Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2008

Gustavo Moncayo, padre de un secuestrado por las FARC. Ha recorrido a pie los 1.500 kilmetros que separan Bogot de Caracas atado a unas cadenas
"Hay quien cree que la paz se puede conquistar con la fuerza"

Gorka Castillo
Pblico


Ha visitado Espaa para participar en un congreso internacional de vctimas del terrorismo. Su hijo, Pablo Emilio, un suboficial colombiano, lleva diez aos secuestrado por las FARC y est incluido en el lote de "canjeables" junto a Ingrid Betancourt.

Durante meses, usted ha recorrido Colombia, casi 1.500 kilmetros a pie. Cmo encontr su pas?
Colombia es uno de los pases ms hermosos del mundo. Pero dentro de la inmensa riqueza y variedad que tenemos, existe una gran problemtica social. Conjugamos mal la riqueza con la pobreza y la mendicidad.

Su hijo, cabo del Ejrcito colombiano, fue secuestrado por las FARC hace ms de 10 aos. Tiene esperanzas de verle pronto en libertad?
S. Hay muchas personas que estn trabajando para que lo liberen. Rezo por ello y lucho por ello. Mi voz pide un acuerdo humanitario.

Cree que este acuerdo puede abrir la puerta a una solucin definitiva al problema de la violencia?
En Colombia, existe el grave problema de los secuestrados, pero tambin hay cientos de extorsionados, desapariciones y ejecuciones extrajudiciales. Hay miles de desplazados y muchos exiliados. Todo esto emana de un conflicto con races muy profundas: la mala distribucin de la propiedad de la tierra y de la riqueza. Ese es el germen.

El presidente, lvaro Uribe, indica que la situacin econmica y social ha mejorado desde que lleg al cargo y que ya no se puede hablar de un conflicto armado.
En mi opinin, falta abrir un proceso de dilogo entre Gobierno y guerrilla. Es indudable que el primer paso es alcanzar un acuerdo humanitario para que las FARC liberen a los rehenes; entre ellos, a mi hijo. Para ello, es necesario convocar a las diferentes fuerzas del pas para que firmen un pacto nacional. Aqu deben estar industriales, terratenientes, ganaderos, sindicalistas, guerrilleros, paramilitares, militares, Iglesia. Todos deben aportar su granito de arena. Colombia debe encontrarse y escucharse para iniciar su reconstruccin en armona.

Hay mucho odio en Colombia?
Tenemos muchas heridas producidas por la violencia y creo que ha llegado la hora de sanarlas. Estamos obligados a buscar alternativas a lo que ahorita se practica en mi pas. El objetivo es evitar que el odio entre colombianos siga avanzando.

Algunas vctimas en Colombia, en concreto usted, parecen encontrarse en medio de un clima poltico asfixiante. Se sienten rehenes de la mala qumica existente entre Chvez y Uribe?
Lastimosamente, hay quien est convencido de que la paz en Colombia se puede conquistar a travs de la fuerza, la arrogancia y el orgullo. Estas personas no se dan cuenta de que esas no son armas tiles para derrotar al enemigo.

Tiene dudas sobre las intenciones de los dirigentes?
S. A veces pienso que no les interesa que la guerrilla nos devuelva nuestros seres queridos o que la paz no llegue a Colombia. A veces, tengo la sensacin de que les mueven intereses mayores.

Usted ha tenido la oportunidad de hablar con los presidentes Uribe y Chvez sobre el secuestro de su hijo. Qu respuestas recibi?
Diferentes. Mientras el presidente Uribe me recibi con dos piedras en la mano, es decir, con una grosera que me hizo dao, el venezolano se ofreci a trabajar por la paz y a buscar alternativas para lograr la libertad de los secuestrados.

Tan diferentes son?
Son antagnicos. Uribe es arrogante. Chvez es idealista y luchador.

La imagen que se est difundiendo en Europa es justo la contraria.
El presidente Uribe hace un doble juego. Dice que quiere dialogar, pero luego incrementa los ataques o militariza zonas que imposibilita el encuentro. Es un hombre con dos caras.

Pero ahora ha presentado un plan para negociar la liberacin de los rehenes, en el que ha incluido a Espaa, Suiza y Francia, a la Cruz Roja y a la Iglesia Catlica. Parece decidido.
Si dejara actuar estara bien. En otros momentos, ya ha sucedido que da la imagen de que su intencin es contribuir a la liberalizacin; pero cuando todo parece a punto de solucionarse, cuando el acuerdo parece ms cercano que nunca, Uribe busca cualquier pretexto para romper las
negociaciones.

Tras el ltimo captulo, que concluy con la liberacin de Clara Rojas y Consuelo Gonzlez, ha quedado el poso en Europa de que Chvez ha intentado asumir un protagonismo que no le corresponda, de inmiscuirse en asuntos del Gobierno colombiano.
Uribe cultiva muy bien su imagen exterior. Y en Colombia parece que va ganando las encuestas. Pero quin no va a ganar encuestas cuando coloca una venda en los ojos del mundo para impedir que se vea la verdad?

Pero las FARC no flexibilizan sus posturas. La situacin de los secuestrados es inhumana.
Luchamos por la liberacin. No queremos ms derramamientos de sangre. No queremos ms luto ni llantos. Y para alcanzarlo debe haber un entendimiento civilizado de las partes. Colombia necesita una salida poltica. Esto no se logra hablando de dilogo al mundo mientras se bombardea la selva. O estamos o no estamos.

Las FARC exigen el despeje de dos zonas para negociar y el Gobierno propone otra diferente. As parece imposible entenderse.
Las FARC proponen el despeje militar de Florida y Pradera durante 30 das por razones logsticas. Creo que eso no es entregar el pas a un grupo terrorista. Por su parte, el Gobierno dice que slo se compromete a despejar una zona donde no hay poblacin civil. Para m, es una contradiccin porque si no hay poblacin civil, no hay nada que proteger y eso significa que la zona ya est despejada. Cul es el objetivo de Uribe?

Est de acuerdo con el estatus de beligerancia para las FARC solicitado por Chvez?
Yo entiendo que es una de las propuestas que puede hacer viable la negociacin. Si eliminamos o flexibilizamos algunos elementos del trato hacia la otra parte, estaremos avanzando en la negociacin. Por el contrario, si alguien pretende hablar con otra persona y lo hace a base de insultos, es muy difcil lograr el entendimiento. Qu gana Uribe cuando dice que no les quitar el estatus de terrorista? Sin embargo, de ese calificativo depende que mi hijo salga vivo de la selva.

Buena parte de la comunidad internacional apoya a Uribe
La Cruz Roja Internacional acaba de emitir un comunicado en el que delimita con claridad lo que es terrorista de lo que es beligerante. No es el pensamiento ni de lvaro Uribe ni de Gustavo Moncayo. Es un anlisis independiente.

Desde cundo no tiene noticias de su hijo Pablo Emilio?
Desde el 5 de julio de 2007, en un vdeo.

Qu le dice?
Una parte est dirigida a Uribe y le pide que si abri una puerta para dialogar con los paramilitares y el ELN, abra una tercera puerta para negociar con las FARC porque su deseo es volver a abrazar a su pap y a su mam. Me llena de orgullo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter