Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-01-2008

Comodines
Codician el voto latino en Nevada

Laura Carlsen
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Cuando los trabajadores de la franja de casinos de Las Vegas entraron en fila al saln de baile Concorde del hotel Paris, la lnea divisoria se hizo evidente. Trabajadores afro-estadounidenses con camisetas sindicales, estaban sentados a un lado del pasillo y la mayora de los trabajadores latinos llenaban los asientos del otro lado. Despus de batallas a gritos, los coros en competencia de "Hillary" y "Obama," el recuento de los presentes, y los clculos matemticos, Hillary Clinton venci en el caucus [asamblea partidaria] demcrata general del Paris por 211 votos contra 98, obteniendo 42 de sus delegados contra 19 de Obama.

Escenas similares se repitieron en otros caucus generales y en toda el rea de Clark County donde se encuentra Las Vegas. Aunque Obama venci en las reas del norte del Estado y rurales, Clinton termin con una ventaja de un 6% y una victoria muy necesaria. Tal como estn distribuidos los distritos, sin embargo, Obama queda con 13 delegados frente a 12 de Clinton si los compromisos de los delegados se mantienen hasta la convencin nacional.

Lo que sucedi en el saln de baile Concorde y en todo el Estado de Nevada importa an ms que las cifras. Destinado a ser un presagio para predecir tendencias ulteriores, Nevada ofreci un vistazo de lo que podra esperarse cuando las campaas pasen a otros Estados, ms cargados de delegados. Lo que vimos dio motivos de preocupacin.

Por qu Nevada?


Las Vegas es irreal, literalmente. Es el sitio en el que iconos culturales se convierten en dinero efectivo un viaje de cinco minutos te hace pasar ante rplicas comerciales de la Ciudad de Nueva York, la Torre Eiffel, la Esfinge de Egipto, los canales Venecia y las columnas de Roma y cada fachada alberga a miles de personas que convierten dinero en esperanzas ilusorias.

Y, a pesar de todo, los partidos polticos escogieron al Estado de Nevada para que represente una muestra representativa de la nacin y por la primera vez le fijaron una codiciada fecha temprana para un caucus. Nevada realiz sus caucus el 19 de enero como el tercer Estado que prueba la temperatura en una eleccin que slo tendr lugar dentro de 290 das.

Existen buenos motivos para colocar a Nevada en ese lugar. Howard Dean, presidente del Comit Nacional Demcrata declar a El Mundo, el peridico en espaol del Estado, que el caucus de Nevada apuntaba a medir la fuerza del partido en el oeste antes de pasar a las primarias del 5 de febrero en 22 Estados a escala nacional. Dean seal que Iowa y Nueva Hampshire no reflejan un verdadero cuadro demogrfico y racial de la nueva composicin poltica de EE.UU. y Nevada s lo hace, especialmente debido a su elevada poblacin latina. Nevada tiene una poblacin de una amplia diversidad: un 59% blanco, 24,4% latina, 7% afro-estadounidense, 5,8 asitica y un 1% estadounidense nativa. Entre los demcratas, los grupos tnicos tienen un papel an mayor en la poltica de Nevada: un 50% de los demcratas registrados son blancos, un 30% latinos, y un 20% afro-estadounidense. La dirigencia del partido quera informarse sobre esas poblaciones antes de ser inundada por el tsunami de primarias del martes.

Lejos de la franja de fantasa, Nevada refleja muchas realidades de una economa de EE.UU. en pleno cambio: es tradicionalmente de rpido crecimiento, orientado hacia los servicios, e internacional. Tambin son cada vez ms evidentes otros aspectos menos optimistas; el Estado enfrenta una tasa de desempleo de un 5,4% (superior al promedio nacional) y una crisis inmobiliaria real hecha y derecha, y la gente de trabajo teme perder sus casas. Los sindicatos encaran duras batallas por el derecho a organizarse en la industria del juego y los latinos informan de cada vez ms redadas de trabajadores indocumentados en sus comunidades y lugares de trabajo.

Los comodines latinos


Dos tipos de votantes hacen su debut en Nevada, despus de ser en el mejor de los casos elementos marginales de la dinmica poltica en Iowa y Nueva Hampshire: miembros de los sindicatos y latinos. Los sondeos de ingreso mostraron que los miembros de los sindicatos estaban divididos, pero que el premio que buscaban los eruditos, el voto latino iba a favor de Clinton por un margen de 2 a 1.

El voto latino es histricamente un comodn, por muchas razones. Uno, es que es mucho menos monoltico que el voto negro es menos abrumadoramente demcrata y menos predecible. Las diferencias entre las generaciones y orgenes tnicos dividen las opiniones y las preferencias, y un elevado porcentaje de la comunidad no puede votar porque se trata de residentes indocumentados.

El poder de este grupo ha crecido sustancialmente, a pesar de todo. Un reciente estudio de la Fuente de Informacin sobre la Migracin muestra que en 2006 haba cerca de 18 millones (17.75.43) de ciudadanos latinos elegibles para participar en la votacin en el pas. Estadsticas del Programa de Educacin para el Registro de Votantes del Sudoeste (SVREP) muestran que en 2004 slo un 58% de los ciudadanos latinos se registraron para votar y que al final representaron un 6% de los votos.

Pero el potencial es muy superior, con cerca de siete millones de ciudadanos latinos que podran ser registrados para votar, a pesar de que en todo el pas cerca de la mitad de la poblacin latina en edad de votar debe ser excluida por falta de papeles de ciudadana.

Las movilizaciones por los derechos de los inmigrantes llevaron a parte del movimiento a emprender iniciativas de registro de votantes entre los latinos para aumentar el poder poltico en el campo electoral. Aunque el SVREP no logr cumplir sus objetivos de aumentar la influencia electoral latina mediante masivas iniciativas de registro, la cantidad de latinos aument en las elecciones de mitad de perodo de 2006 y segn un sondeo de boca de urna de CNN, un 69% de ellos vot por candidatos demcratas a la Cmara, un aumento en comparacin con un 55% en 2002.

No es sorprendente que dos de los candidatos demcratas mejor colocados, Hillary Clinton y Barack Obama, hayan estado tratando de obtener el voto latino con tanto fervor. Las emisoras y los peridicos en idioma espaol de Nevada han estado repletos de anuncios pagados, columnas de opinin, y noticias, patrocinados por propietarios de los medios sobre los favoritos.
Gran parte no es nada bonito. Al comenzar la carrera por los votos, se consideraba que el voto latino era cosa segura para Clinton y los sondeos mostraban que gozaba de una ventaja de 20 puntos sobre Obama. Con una maquinaria poltica demcrata a su favor, con las tensiones entre las poblaciones negra y latina, y con el trabajo de base de su campaa ya hecho, pareca que era cosa clara para los expertos, incluso despus de la sorprendente victoria de Obama en Iowa.

Pero entonces, el 9 de enero, un da despus de que Clinton se recuperara en la primaria de Nueva Hampshire, la Unin de Trabajadores Culinarios [CWU] apoy a Obama. El Local 226 de la Unin de Trabajadores Culinarios, representa ms trabajadores que ningn otro sindicato en Nevada y pertenece a UNITE HERE nacional, que tambin apoy con todo su peso a Obama. Citando su apoyo a sindicatos como organizador comunitario en Chicago y sus posiciones sobre el aumento del salario mnimo y su apoyo activo a la Ley de Libre Eleccin de los Empleados, portavoces del sindicato llamaron a sus miembros a decidirse por Obama.

El hecho no carece de importancia. La CWU es un sindicato de 60.000 miembros que son latinos en un 40%. Su apoyo introdujo a dos sectores de los que se pensaba que estaban firmemente de parte de Clinton: sindicalistas y latinos. El apoyo destroz las suposiciones de una victoria fcil y la campaa de Clinton se puso a trabajar a toda marcha.

Para empeorar las cosas para el campo Clinton, periodistas investigativos descubrieron que partidarios de Clinton haban entablado una demanda para eliminar el establecimiento de asambleas partidarias generales en la franja de casinos. Las Vegas es una ciudad abierta veinticuatro horas al da, siete das a la semana, y miles de trabajadores mantienen ese reloj funcionando en los gigantescos hoteles y casinos apiados a lo largo de la franja. El Comit Nacional Demcrata decidi organizar caucus generales, que permitiran que los empleados de la franja se reunieran dentro de 4 kilmetros de sus sitios de trabajo sin tener que estar en una lista de una circunscripcin especfica. Los Clinton y el sindicato de maestros que apoya a Hillary Clinton sostuvieron que los caucus generales favorecan a un grupo de trabajadores por sobre otros y que al hacerlo lo sobre-representaban. No exista ninguna evidencia genuina de sus afirmaciones, pero segn entrevistas del Las Vegas Sun numerosos votantes creyeron que eran verdicas. Por otra parte, muchos grupos, especialmente los sindicatos, interpretaron la accin legal como supresin de votos.

La accin provoc un remolino de protestas y acusaciones mutuas. Spots publicitarios en la radio, de UNITE HERE, acusaron a Hillary de un vergonzoso intento de privar de derechos a trabajadores. El Sustituto-en-Jefe de Hillary Clinton, Bill Clinton, perdi la calma con un periodista y, con la cara enrojecida, afirm que las asambleas permitiran reducir a los trabajadores a una ventaja estadstica de cinco a uno, sin fundamentar la base de esta afirmacin. El caso fue finalmente rechazado por el tribunal, pero el dao haba sido hecho.

En ltima instancia, da a las dos partes. Los sindicatos invirtieron tanto esfuerzo en la denuncia del caso judicial que puede argumentarse que se olvidaron de presentar suficientemente el mensaje de su candidato, o de organizar suficientemente a la gente como para movilizar a sus miembros para que asistieran a las asambleas. A muchos votantes latinos, o no les import el intento de supresin de votantes o les repugn la publicidad negativa. En todo caso, votaron a pesar de todo por Hillary y gan en siete de las nueve asambleas generales.

En los caucus

De vuelta en el hotel Paris, la tensin en el grupo en su mayora afro-estadounidense favorable a Obama y los latinos por el otro lado era palpable y veleidosa. Nadie mencion especficamente la raza como factor de sus preferencias en las entrevistas, pero las tensiones raciales calentaban el aire entre los dos campos fuertemente divididos.

En la preparacin para los caucus de Nevada, partidarios de Clinton hicieron varias declaraciones que algunos participantes en las asambleas en Nevada y comentaristas negros en el mbito nacional interpretaron como provocaciones raciales. Hillary Clinton declar que fue el presidente Lyndon Johnson quien promulg la Ley de Derechos Cvicos porque se requiere a un presidente para hacer un cambio, se cit a un asistente annimo refirindose a Obama como un amigo negro en la onda y Andrew Cuomo hizo una declaracin insinuante sobre como: no se puede perder el tiempo y hablar bobadas en una conferencia de prensa. Bill Clinton tir lea al fuego caracterizando el historial de guerra de Obama como el mayor cuento que he visto en mi vida.

En el caucus del Paris, Ray Wadsworth, un voluminoso afro-estadounidense con traje de cocinero, interpret a su manera la situacin: Tenemos a la hermana Souljah," se quej. Se refera a cuando Bill Clinton acus en 1992 a un popular artista negro de rap de incitar a la violencia racial en un intento de ganar el voto moderado blanco. Podra funcionar aqu, continu, pero va el tiro le va a salir por la culata en otros Estados. El voto afro-estadounidense es prescindible aqu en Nevada, pero no en otros sitios.

Ante esta corriente subterrnea racial, la mayora de las acusaciones explcitas en la asamblea del hotel Paris tuvo que ver con la lealtad sindical. Muchos de los participantes en el caucus favorables a Obama llevaban las camisetas rojas del sindicato culinario, mientras que aqu, y segn los sondeos de ingreso y tambin en otros caucus generales, el campo favorable a Clinton estaba formado predominantemente por trabajadores no sindicalizados de la franja u oficinistas. Muchos llevaban pancartas que decan apoyo a mi sindicato, apoyo a Hillary. Los trabajadores pro-Obama lo consideran una traicin. Wadsworth grit enojado: Hillary no ha participado en un solo piquete... Esta es una carrera de dos caballos, y yo voy por el caballo que corre con el sindicato.

La competencia de gritos entre el H-I-L-L-A-R-Y de una animadora y un Con Obama sincopado slo disminuy cuando un exasperado dirigente de la asamblea amenaz con expulsar a todo el que no se callara.

Mujeres latinas que apoyaban a Clinton citaron el gnero como motivo principal para su preferencia. Blanca, una cajera del Paris, seal su esperanza de que habr un cambio con una mujer en el poder. Hablando en espaol, cit la amnista para trabajadores indocumentados y la asistencia sanitaria para escoger a Clinton despus de estudiar en lnea las posiciones de los candidatos. Ha habido muchas redadas aqu, declar. Ojal Hillary cumpla con su promesa y las detenga.
Paulina, una chilena que ha vivido en Las Vegas durante 40 aos, apoy a Clinton y se inscribi como delegada a la convencin estatal. Ha llegado la hora de que una mujer llegue al poder. Sudamrica tiene dos y juegan un buen papel, especialmente en Chile, seal, refirindose a la presidenta chilena Michele Bachelet.

Gan la democracia?


La asamblea de Nevada mostr algunos aspectos positivos y negativos para el proceso democrtico. Del lado positivo, la participacin mayor de la prevista de 116.000 mostr un genuino inters y participacin de los votantes, muchos de los cuales no haban participado anteriormente. El Partido Demcrata registr a miles de nuevos votantes para la participacin en las elecciones generales, y espera que tambin lo hagan despus.

La campaa de Clinton trabaj con una doble estrategia de conseguir importantes apoyos de personalidades demcratas estatales y de dirigentes comunitarios, y de organizar en el terreno. Una diferencia aparente en las dos campaas fue que la campaa de Clinton desarroll y capacit a una gran cantidad de organizadores locales de la campaa, mientras Obama llev a trabajadores externos de la campaa y comenz ms tarde la campaa en el terreno, dejando gran parte en manos de los sindicatos.

La victoria de Obama en las reas rurales mostr que esos sectores irn ms all de la raza y decidirn sobre la base de criterios polticos. Obama recibi un abrumador 80% del voto negro. Las mujeres, que componen un 59% del los participantes en los caucus, votaron por Hillary Clinton por una mayora de un 13%.

En cuando al codiciado voto latino, nadie saca conclusiones definitivas por el momento. Antes de los caucus, Danny Seplveda, miembro del personal de la oficina de Obama en Washington, minimiz la representatividad del voto latino en Nevada para el resto del pas, comparndolo con la poblacin latina de California. Nevada no es realmente un indicador del voto latino en California. El voto en California es ms maduro, tienen ms experiencia en el partido, dijo. Lo que importa es no hablar del voto latino el Supermartes ser la verdadera prueba y para entonces ser demasiado tarde para que los candidatos ajusten su enfoque, sino cmo llegar a ellos. Y Nevada mostr que hay un camino exitoso y un camino duro para hacerlo.

Los caucus destacaron el factor raza de un modo que nadie quiere encarar realmente. La divisin es impresionante, admiti Mrquez poco despus del caucus del hotel Paris. No es algo que haya comenzado en la sala de la asamblea, es una herida supurante de la sociedad de EE.UU., desde las comunidades a los sitios de trabajo. El problema es como es tratado en el proceso electoral. En una sociedad con carga racial, no se necesita gran cosa para prender fuego a las pasiones y esta vez la campaa de Clinton lanz algunas chispas.

Nevada revel una coyuntura crtica los candidatos pueden ser fieles a la retrica de la unidad y de la cicatrizacin de heridas. O pueden caer en un sutil acoso racial y en la reapertura de esas heridas. Algo semejante podr beneficiar a un lado a corto plazo, pero podra destruir a un pas que busca desesperadamente una nueva direccin.

Todava no se trata de una acusacin. Es un ruego sincero a los candidatos y a todos sus sustitutos por el bien de la nacin: no vayan por ese camino.

...................
Laura Carlsen (lcarlsen(a)ciponline.org) es directora del Americas Policy Program (www.americaspolicy.org) en Mxico, donde ha trabajado como escritora y analista poltica durante dos decenios.



http://www.counterpunch.org/carlsen01252008.html




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter