Portada :: Otro mundo es posible :: VIII Foro Social Mundial (Enero 2008)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2008

Foro Social, ms mundial que nunca

Manoel Santos
Altermundo

Traducido del gallego original para Rebelin


Hay algo que el Foro Social Mundial FSM fue capaz de hacer mejor que ningn otro actor poltico o social en el mundo de hoy. Supo leer y posicionarse en esa coyuntura global ultracapitalista, depredadora del planeta y quien lo habita, a la que la izquierda hexemnica no fue quien de dar respuesta. Lo explica muy bien el profesor Boaventura de Sousa: Revolucin, socialismo, comunismo e incluso reformismo parecen haber sido escondidos en los cajones ms altos del armario de la historia, all donde slo llegan los coleccionistas de desgracias [1].

Suavemente podramos decir que la mencionada izquierda se derechiz, o lo que es lo mismo, llegado un momento fue absorbida por el pensamiento nico e invitada con xito a participar de la alternancia (bi-tri)partita de las formaciones polticas neoliberales, que son prcticamente todas las que hoy obtienen representacin parlamentaria en Europa. No as en muchos rincones del sur global. Bruscamente podramos decir que la izquierda se dej comprar, o se vendi. Y si somos realistas diramos que desapareci, al menos como la entendimos hasta ahora.

En el debe del FSM est sin duda la creacin, o mejor la visualizacin, de un pensamiento global articulado entre el norte y el sur pero con extraordinario peso de los segundos, que muchas veces cristaliza en acciones y alternativas concretas contra la visin economicista de todo lo planetario que tienen los poderosos. A lo mejor hablamos de una nueva izquierda que entendi que el camino est fundamentalmente en la horizontalidad y en el respeto e incluso potenciacin de la diversidad. Vaya, que no hay otro mundo posible, sino muchos.

El FSM sirvi, al fin y a la postre, para que los movimientos conectaran entre s como nunca antes en la historia. Desde l se tejieron redes de accin entre pueblos, entre pases, entre estados y entre naciones muy alejadas entre s, y naci un discurso global que, a parte de las luchas locales o sectoriales de cada uno ninguna ms importante que otra, focaliz al enemigo comn y le dio nombre: globalizacin. El FSM tiene pues una parte importantsima en la gestacin de los movimientos antiglobalizacin, que hoy parecen la nica esperanza que le queda al mundo. Y al planeta.

Cierto es que, como bien dice Carlos Taibo, el xito no fue slo del FSM, a pesar de que ste constituya la expresin ms conocida de los antiglobalizacin. Fue toda esa amalgama de movimientos sociales que trabajan, muchas veces a oscuras y muy desde abajo, para oponerse a la globalizacin. El FSM es importante, pero no el nico camino: el futuro de los movimientos antiglobalizacin no se dirime en Porto Alegre, en Mumbai o en Nairobi: se dirime, antes bien, en el da a da del trabajo srdido, casi siempre poco vistoso, de quienes, en barrios y pueblos, han decidido plantar cara a esa vorgine de especulacin, concentracin del poder, deslocalizacin, desregulacin y crecimiento del crimen organizado que es la globalizacin capitalista. [2].

Es por esto que a uno le entr un pnico controlable al conocer que este ao no habra Foro Social Mundial. Mora la utopa nada ms nacer? Fue Cndido Grzybowski el que me convenci de lo contrario: No gusto del mensaje que no tendremos Frum en el 2008. A lo mejor acontecern ms de una centena de Fruns durante el ao y muchos alrededor de la Jornada de Movilizacin. Precisamos dar ms visibilidad a la grandiosidad del activismo ciudadano por el mundo. [3]

Y acert. Y eso que el Da de Movilizacin y Accin Global de este 26 de enero no tuvo tanto peso como los FSM centralizados, tanta fuerza meditica, si es que tiene alguna ya. Es posible que ese silencio meditico no indique, como muchos dicen [4], que ya no amedrenta los poderosos. Puede que sea todo el contrario, que el silencio y el obstracismo al que someten a los movimientos antiglobalizacin se tenga que traducir en que les estn a incordiar ms de lo que pensamos. Ya sabemos que para ese mundo irreal que nos vende el poder lo que no sale nos medios no existe. Mas nosotros sabemos que esto no es as. Y ellos tambin.

Se acert, deca, con este foro descentralizado porque si algo consigui fue a acercar la cultura del foro a lugares donde nunca haba llegado. Todos tuvimos de uno u otro modo nuestro FSM. Hubo actos en ms de 80 pases. Muchos fueron actos sencillos, humildes, como pequeas asambleas, alguna conferencia, una pequea movilizacin, una proyeccin audiovisual pero se consigui desparramar por el mundo una idea que el propio Carlos Taibo me expresaba en una conversacin telefnica entre Madrid y Galiza la noche del 26: parece que el movimiento sigue vivo. Tuvimos, por tanto, un foro social ms mundial que nunca.

El ejemplo del foro gallego: la semilla de Compostela


Y fue gracias a esta frmula arriesgada que el FSM lleg por primera vez a la Galiza nuestra, tierra pequea y antigua, periferia en el centro del sistema que lucha an por encontrar su lugar en el mundo. Fue en forma de asamblea de movimientos sociales con una pequea feria de alternativas que le di vida y color en las dependencias de la vieja Universidad compostelana.

Ms de 80 colectivos y 200 personas hablaron durante dos horas y media sobre la necesidad de crear un verdadero Foro Social Gallego [5]. Todas fueron intervenciones en el mismo sentido, todas respetuosas, todas en clave de pas y todas tendientes a la necesidad de crear espacios de convergencia para situarnos en el mundo y actuar. Sobre todo actuar.

Porque las gallegas y los gallegos tenemos tambin nuestra visin del mundo y nuestra problemtica concreta dentro de la globalizacin. Tambin tenemos despoblacin en el rural, destruccin del territorio por trasnacionales y polticos de esa izquierda prostituida de la que hablbamos arriba, uniformizacin cultural y lingstica ajenas, desregulaciones y deslocalizaciones Claro que todo dentro de nuestro privilegiado nivel de vida en el norte global. Eso tambin lo supimos plasmar y lo plasmamos da tras dao, sobre todo en el ltimo par de aos con el surgir de nuevos movimientos y redes, de colectivos dispares que van desde lo acadmico a lo profundo de los centros sociales autogestionados para trabajar en el desmantelamiento de esa barbarie ultracapitalista que sin enterarnos alguien consigui imprimir en la conciencia social. Tenemos pues que borrar e imprimir de nuevo.

All, en la vieja universidad, estuvieron buena parte de estos hetereoxneos movimientos, a lo mejor porque alrededor del espritu de Porto Alegre aun tenemos algo en comn, el enemigo, y a lo mejor porque somos conscientes de que luchas, luchadores y luchadoras tener s que tenemos, mas precisamos an espacios de intercambio para conocernos ms, para tejer ms redes y ms acciones, para reflexionar y levantar la voz.

Hace falta ahora seguir regando la semilla de Compostela. Hace falta el compromiso de los colectivos, una humildad y mesura en los objetivos, olvidar las diferencias y concentrarnos en el comn contrincante. Hace falta seguir trabajando y definir qu es lo que queremos hacer brotar de esta semilla y como la queremos regar. Un Foro Social Gallego, como el Mundial, es necesario, como otro mundo. Enhorabuena a todas y a todos.

Notas:


[1] Santos, Boaventura de Sousa. El Foro Social Mundial y la Izquierda Global. El Viejo Topo, xaneiro 2008.
[2] Taibo, Carlos. El Foro Social Mundial, ms cerca. Publico, 2008.
[3] Entrevista a Cndido Grzybowski. Altermundo, xullo 2007. http://altermundo.org/portal/content/view/786/327/
[4] La crisis poltica del Foro Social Mundial. Entrevista a Ignacio Ramonet. Sin Permiso: http://www.sinpermiso.info
[5] Iglesias Diguez, Alfredo. Galicia con el Foro Social Mundial. Rebelin: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=62535


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter