Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-02-2008

Y por qu tendramos que apoyar a la AP?

Michel Warschawski
Alternative Information Center



El sbado 12 de enero, las fuerzas de polica palestina agredan violentamente a los manifestantes que protestaban pacficamente contra la visita del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, a Ramal. Entre los manifestantes que fueron molestados, haba varios miembros importantes de la OLP (Organizacin de Liberacin de Palestina). El hecho de que el presidente americano no fuera bien acogido por la sociedad palestina no debera sorprender. Desde hace aos, Bush se comporta como un enemigo, apoyando las iniciativas israeles ms agresivas y oponindose abiertamente a la aplicacin del derecho internacional sobre la ilegitimidad de la ocupacin y la colonizacin israeles. Para Bush, Palestina pertenece al eje del mal y debe ser tratada en consecuencia.

El incidente de Ramal no constituye la primera reaccin violenta contra manifestantes pacficos que contestan la poltica de su direccin, pero revela un giro cualitativo en la posicin poltica de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Desde los acuerdos de Oslo, la ANP, bajo la direccin de Yasser Arafat, combin la prosecucin del combate de liberacin nacional con una poltica de compromiso con la ocupacin israel. Estos compromisos levantaron a menudo una oposicin popular, pero nunca fueron percibidos como una traicin hacia el combate nacional. Las iniciativas diplomticas de la direccin de la OLP no recibieron siempre un apoyo unnime, pero eran consideradas inscritas en la aspiracin nacional a la libertad y a un Estado. A semejanza de la direccin poltica de la ANP, las fuerzas de polica palestinas estaban compuestas de antiguos combatientes de la liberacin y consideraban su misin como la prolongacin del combate para liberar al pueblo palestino de la ocupacin israel.

La muerte sospechosa de Yasser Arafat y su reemplazo por Mahmoud Abbas (Abu Mazen) marcan el fin de todo un captulo de la historia del movimiento de liberacin palestino y una autonomizacin de la ANP respecto a la OLP. Desde la destitucin del gobierno de unidad nacional palestino y la separacin forzada de Cisjordania de la banda de Gaza ambos bajo impulso americano- la Autoridad Palestina no es ya la expresin ni de la OLP, ni de la opcin democrtica de la poblacin palestina.

Por duro que pueda parecer, el gobierno y la administracin palestinas son hoy herramientas americano-israeles, desprovistas de toda legitimidad palestina, salvo Mahmoud Abbas que es un presidente electo, un acontecimiento que no se reproducir ms.

Este cambio cualitativo afecta a cada nivel de la Autoridad Palestina: el primer ministro, Salam Fayyad, ha sido impuesto por la Administracin estadounidense, directamente desde el Fondo Monetario Internacional (FMI); no ha sido nunca miembro del Fatah y su primer gesto fue despedir a miles de militantes de la OLP de la administracin de la ANP, reemplazndolos por tecncratas que no tenan ningn pasado en el movimiento nacional. Bajo la direccin del general estadounidense, Keith Dayton, que se ha convertido en el gobernador americano de Ramal, su primera misin consiste en reconstruir una polica palestina fuerte, tras haber obligado a la vieja guardia a dimitir.

Estas nuevas fuerzas de polica han sido formadas en Egipto y no tienen ningn lazo con las viejas organizaciones tradicionales de guerrilla; estn compuestas de mercenarios sin conciencia ni tradicin nacionales, dispuestos a ejecutar cualquier orden proveniente de sus superiores.

Hace algunas semanas, la televisin israel difundi un reportaje sobre las nuevas fuerzas de polica palestinas. En la primera parte, se vean alumnos en prcticas estudiando el hebreo (para poder comunicarse con sus colegas israeles, nos explicaba uno de ellos); en la segunda parte, se les mostraba en accin, atacando violentamente a un supuesto miembro de Hams, gerente de una librera; en la tercera, se vea el interrogatorio del viejo librero, imitacin pattica de un interrogatorio de la ISS (servicios de seguridad israeles). Nada de extrao que con un programa as, el periodista israel se haya mostrado muy complaciente con la renovada polica palestina.

Ha llegado el momento de calificar la situacin por su verdadero nombre: una dominacin neocolonial va una administracin autctona, mandatada como colaboradores, que recibe sus rdenes y su armamento de Washington y de Tel Aviv.

Cuando el recordado Edward Sad llam a Yasser Arafat, Petain y a la Autoridad Naiconal Palestina, colaboradores, tuve una larga entrevista con l, y creo que le convenc de que esas definiciones no eran pertinentes. El rechazo de Arafat a plegarse al diktat de Barak en Camp David y su encarcelamiento en la Mukata confirmaron que no era un Petain. Desgraciadamente, lo que no era cierto para Yasser Arafat lo es hoy para la nueva direccin palestina, convertida en un instrumento al servicio de la ocupacin/colonizacin israeles, no teniendo ya ninguna cuenta que rendir al pueblo palestino y a sus organizaciones nacionales.

Esto es, en efecto, un cambio radical y debera ser una preocupacin importante de la sociedad civil palestina y de los movimientos nacionales. Las estrategias de ayer no son ya pertinentes: la situacin poltica se parece cada vez menos a la de Argelia y cada vez ms a la de frica del Sur, y para los aos que vienen, el principal desafo va a ser adaptar los objetivos polticos y el calendario a esta nueva realidad.

Publicado el 20 de enero en el sitio de Alternative Information Center

Traduccin de Alberto Nadal para VIENTO SUR de la versin francesa aparecida en http://www.france-palestine.org/article7980.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter