Portada :: frica :: Thomas Sankara, El Che Guevara negro
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2008

La influencia de Thomas Sankara sobre el movimiento intelectual y social
Las luchas por la segunda liberacin de frica (I)

Demba Moussa Dembel
AfricaInfomarket


El periodo de las independencias de los pases africanos a partir de finales de los 50 y principios de los 60, marca una etapa importante en la larga lucha de los pueblos africanos por liberarse del yugo colonial y de todas las dems formas de domincacin extranjera. Este periodo suscit grandes esperanzas en los pueblos africanos. Fue percibido como una etapa crucial hacia un desarrollo endgeno cuyos pilares seran la soberana poltica de los pueblos y el control de los recursos naturales.

Las Independencias de los aos 1960 representaban una victoria total sobre la ideologa imperialista de la pretendida ''misin civilizadora'' de los Occidentales en frica. Estas independencias haban contribuido a devolver cierto orgullo a los africanos, abriendo una va para el redescubrimiento y la reapropiacin de la verdadera historia del continente. Bajo el impulso del presidente Nkrumah, los primeros pases independientes haban iniciado un proceso de unidad, que culmin con la creacin de la Organizacin de la Unidad Africana (OUA), el 25 de mayo 1963, en Addis Abeba (Etiopa). Esta unidad, a pesar de las divergencias ideolgicas y polticas de los dirigentes africanos, daba un nuevo impulso a las luchas de liberacin en el continente y a la lucha contra el odioso sistema de apartheid en Sudfrica. Las independencias tuvieron tambin cierta influencia sobre las luchas de los pueblos de origen africano contra la opresin y la discriminacin que padecan. Fue sobre todo el caso del movimiento por los derechos cvicos de EEUU en los aos sesenta.

I) Los lmites de la Primera Liberacin de frica


Pero 50 aos ms tarde, no podemos hacer otra cosa que constatar que las independencias no han acabado con la dominacin del continente africano. Sobre todo, no han llevado a una ruptura con el modelo heredado de la colonizacin. La dependencia externa de frica se ha acentuado, el control y el expolio de sus recursos han empeorado y la perdida de soberana acerca de la elaboracin de sus polticas de desarrollo se ha acelerado con los programas de ajustes impuestos desde hace casi tres dcadas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A pesar de la creacin de la Unin Africana y de la existencia de varias agrupaciones regionales, frica est muy lejos de la unidad, tal y como lo han demostrado las negociaciones con la Unin Europea sobre los Acuerdos de Partenariado Economco. Sin duda alguna, el continente carece de un liderazgo que pueda movilizar a los pueblos en torno a una visin audaz y unificadora, tal y como lo hicieron Nkrumah (Ghana), Nasser (Egipto), Nyerere (Tanzania) y muchos ms, en el ocaso de las independencias.

A) Nacimento del neocolonialismo

Una gran carencia de estas independencias proviene del hecho de que la mayora de ellas fueron otorgadas por las antiguas potencias coloniales, lo cual las convierte en independencias superficiales. Gracias a ello, estas potencias substituyeron la colonizacin indirecta - el neocolonialismo - a la colonizacin directa. Casi todas las relaciones de dominacin siguieron intactas as como las instituciones creadas con el fin de legitimarlas. Hasta el punto de que en la mayora de los casos, la independencia era un engao y daba la ilusin de una ''soberana'' que slo exista sobre el papel. De hecho, algunos pases que se encontraban dentro de esta categora sirvieron de base para desestabilizar a otros pases realmente independientes y a determinados Movimientos de Liberacin Nacional de pases o naciones an dominadas. Por ejemplo, en frica Occidental, Costa de Marfil y Senegal han sido utilizados por Francia para desestabilizar a Guinea, durante los aos de la presidencia de Skou Tour.

En el mbito econmico, estas polticas de desestabilizacin consistan en sabotear econmicamente o en asfixiar a las finanzas nacionales para impedir el xito de los esfuerzos de reconstruccin nacional de los regmenes ''hostiles''. A nivel poltico, se llevaron a cabo determinados golpes de estado contra dirigentes tachados de ''pro-comunistas'' por los pases occidentales durante la guerra fra. Fue el caso del presidente Nkrumah en Ghana y del presidente Modibo Keta en Mal. En otros casos, se cometieron crmenes odiosos, como los asesinatos de Patrice Lumumba en el Congo o de Thomas Sankara en Burkina Faso.

Por lo tanto, uno de los factores ms importantes del fracaso relativo de la Primera Liberacin de frica fue la sustitucin del colonialismo por el neocolonialismo. Las estructuras econmicas, financieras y polticas que haban servido para subyugar a los africanos y para el expolio de sus recursos siguieron intactas. Adems, las antiguas potencias coloniales instalaron bases militares o impusieron acuerdos de defensa que les dieron el control sobre los ejrcitos recin creados de aquellos pases y por lo tanto, sobre su seguridad. A travs de este control, las antiguas metrpolis pudieron llevar a cabo una desestabilizacin permanente de los nuevos estados, como lo demuestra la multiplicacin de los golpes militares que asolaron al continente durante las dos primeras dcadas y despus.

B) Continuidad y persistencia de la ''balcanizacin''

El triunfo del neocolonialismo se hizo posible gracias a la persistencia de la balcanizacin del continente, heredada del periodo colonial. Al aceptar de mantener las fronteras definidas por los colonizadores, los jvenes estados africanos empeoraban su situacin de debilidad, su fragilidad e incapacidad a la hora de resistir a las presiones de las antiguas potencias coloniales. Esta balcanizacin limitaba considerablemente el alcance del proyecto de unidad africana, que representaba la Organizacin por la Unidad Africana (OUA), el antecesor de la Unin Africana (UA). No obstante, el presidente Nkrumah haba advertido de los peligros de esta divisin, al decir que ''frica debe unirse o perecer''. Pero no haba sido escuchado. A la luz de la situacin actual del continente, su advertencia suena como una profeca y frica sigue pagando un precio muy elevado por su fragmentacin, tanto a nivel poltico como econmico.

La razn principal del fracaso de los esfuerzos realizados para alcanzar una verdadera unin poltica reside quiz en las presiones y sabotajes de las antiguas potencias coloniales, que ven en esta unidad un peligro para el mantenimiento de su dominacin. El rechazo de la mayora de los presidentes de los pases independientes es un segundo factor. Prefieren quedarse con sus ''independencias'', su bandera y sobre todo, sus relaciones bilaterales ''privilegiadas'' con la antigua metrpoli. Esto es particularmente el caso de los pases ''francfonos'', es decir, de las antiguas colonias francesas. Explica por ejemplo el fracaso de determinados intentos de unificacin, como la Federacin de Mal, entre el actual Mal y Senegal. Explica tambin el mantenimiento de una moneda como el franco CFA, totalmente controlada por Francia.

Finalmente, la guerra fra entre el campo sovitico y los pases occidentales contribuy tambin a socavar la unidad de los pases africanos y a acrecentar las divisiones de los dirigentes africanos, sometidos a una presin constante por parte de los bandos.

C) Debilidades del liderazgo

A parte de los factores heredados de la colonizacin, la naturaleza del liderazgo africano, sobre todo en la mayora de los pases cuya independencia haba sido ''otorgada'', jug un papel importante en la persistencia de la balcanizacin y el fracaso de la Primera Liberacin de frica. De hecho, en muchos pases, los dirigentes estaban de acuerdo con los planes de la metrpoli, es decir, con la puesta en marcha del neocolonialismo. Al aceptar la continuidad de las relaciones heredadas de la colonizacin, aquellos lderes renunciaban a cualquier intento de transformacin econmica y social y a un autntico programa de construccin nacional y de unificacin africana. De esta manera, fomentaban el reforzamiento de los lazos de dependencia que les unan con la metrpoli, en todos los mbitos.

De hecho, la mayor parte de los dirigentes de los primeros aos de las independencias tenan una ''conciencia nacional'' bastante dbil, es decir, tal y como lo entenda Frantz Fanon, que carecan de voluntad poltica y de cierta disposicin para superar los intereses personales o del grupo con el fin de defender los intereses vitales de la nacin. Muchos dirigentes no tenan otra ambicin que la de ejercer el poder para sacarle provecho. Su adhesin a la ideologa neocolonial era ms fcil an ya que haban heredado de pases sin verdadera infraestructura y con unos recursos humanos muy limitados. Si aadimos la desconfianza de algunos lderes hacia sus propios pueblos e intelectuales, a menudo considerados como unos simples importunos, entendemos la facilidad con la que aquellos presidentes se rindieron al control de la metrpoli. La preponderancia de este gnero de liderazgo hizo fracasar todos los intentos de unidad poltica de frica as como de integracin econmica, a nivel subregional y continental. De hecho, la naturaleza del liderazgo en la mayora de los pases fue y sigue siendo uno de los principales problemas del continente.

Por lo tanto, la conjuncin de estos factores explica el fracaso de la primera liberacin de frica, iniciada por las independencias al principio de los aos sesenta. Este fracaso fue an ms palpable cuando el Banco Mundial y el FMI empezaron sus intervenciones a finales de los setenta, como respuesta a la crisis de la deuda externa. Encontraron a un continente que, en buena medida, iba encaminado hacia el proceso de recolonizacin. La mayor parte de los logros de estas dos primeras dcadas de independencia haba sido cuestionada. Los estados poscoloniales atravesaban una crisis profunda de legitimidad a raz del fracaso del proyecto neocolonial, del cual eran uno de los elementos claves. El Banco Mundial y el FMI no hicieron otra cosa que acentuar este proceso de recolonizacin imponiendo sus programas de ajuste estructural a principios de los ochenta.

II) Las luchas por la Segunda Liberacin de frica


Sin embargo, aquello no fue suficiente como para quebrantar la resistencia de los pueblos africanos. Al contrario, los sindicatos obreros se opusieron con mucha fuerza a los planes de austeridad impuestos por el Banco Mundial y el FMI. Los intelectuales africanos, a travs de varias ONG e institutos de investigacin, desmontaron los anlisis y las tesis de aquellas dos entidades. La OUA y la Comisin econmica para frica (CEA), publicaron el Plan de Accin de Lagos (PAL), un primer y osado intento del continente por romper con los modelos heredados de la colonizacin. Este plan, fruto de varios aos de reflexin y de encuentros entre intelectuales y responsables africanos, era un producto 100% africano, sin intervencin externa. Pero unos meses ms tarde, el Banco Mundial publicaba un documento, conocido bajo el nombre de ''Plan Berg'', del nombre de su autor, Elliot Berg, cuyo principal objetivo era de contrarrestar el Plan de Lagos.

En el mbito poltico, y a pesar de unos medios muy limitados, la OUA segua movilizando la opinin africana e internacional para apoyar la lucha del pueblo sudafricano contra el odioso sistema de apartheid y liberar las ltimas colonias del continente.

A) Las contribuciones de Sankara


En este contexto, la figura emblemtica de Thomas Isidore Sankara, lder carismtico de la revolucin burkinab, toma una dimensin significativa. La llegada de Sankara y de sus compaeros al poder haba sido el resultado de la resistencia llevada a cabo por las fuerzas polticas y sociales africanas contra el neocolonialismo y los intentos de recolonizacin de los programas de ajuste estructural. Sankara y sus compaeros de arma tomaron el poder en un pas considerado como uno de ''los ms pobres'' del mundo! El genio de Sankara consisti en entender que la primera cosa que tena que hacer era de emancipar la mente de sus compatriotas y de descolonizar sus espritus. Eso explica por qu empez por devolverles su orgullo convirtiendo el antiguo ''Alto Volta'' en ''Burkina Faso'', o ''pas de los hombres ntegros''. No fue un simple cambio de nombre, como ocurri con el Zaire de Mobutu. Con Sankara, este cambio tena un trasfondo ideolgico, poltico y cultural. La referencia al ''pas de los hombres ntegros'' permiti que el pueblo recobrara su orgullo y su dignidad, para que tuviera confianza en si mismo y fe en su capacidad por labrarse un futuro, contando sobre todo con sus propias fuerzas.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter