Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-10-2004

Las aficiones de la Corte espaola

Juanlu Gonzlez
Bits RojiVerdes


En 1976, impulsado por los documentales de Flix Rodrguez de la Fuente, me hice socio de Los Linces, el club juvenil de la Asociacin de Defensa de la Naturaleza, ms conocida como ADENA. Fueron sin lugar a dudas mis primeros pasos en la defensa del medio ambiente y en el asociacionismo. Como tantas otras personas de todo el estado, a travs de la potencia meditica y el apasionamiento de doctor, en aquella lejana poca sent la llamada del conocimiento y el compromiso con el patrimonio natural.

Aos ms tarde, conocimos la filiacin poltica de Rodrguez de la Fuente y determinadas prcticas para conseguir imgenes sobre fauna que a algunos nos ponen los pelos de punta. Sin embargo, el conservacionismo y el ecologismo en la Pennsula Ibrica (y hasta en Marruecos) le debe mucho a este investigador y divulgador. No podemos negarlo. Su imagen an sigue viva, esta misma semana se anuncia a bombo y platillo la reedicin de una de sus muchas obras editoriales que an adornan mis estanteras.

Yo continu en ADENA muchos aos ms, en parte por tradicin y nostalgia, hasta los aos noventa, cuando un escndalo relacionado con la familia real me hizo apartarme, con cierto dolor, de la organizacin que me acompa en mi infancia, adolescencia y juventud. En aquel entonces el presidente de honor de la asociacin, el Duque de Calabria, primo hermano del rey, se vio envuelto en un desagradable affaire cuando se encontraron en su finca cebos envenenados para acabar con los predadores y as potenciar las poblaciones de conejos, perdices y dems fauna considerada cazable. Mis protestas y cartas nunca fueron contestadas ni publicadas en el rgano de comunicacin de la asociacin. As que ped la baja y me fui.

Pero esta semana pasada, una noticia relacionada con actividades venatorias de la Casa Real y ha saltado a muchas rotativas reales y virtuales. Juan Carlos de Borbn estuvo la pasada semana en Rumana en una cacera de osos, lobos y jabales. Concretamente en la zona de los Crpatos, la empresa Abies Hunting organiz una montera especial para el rey en una zona realmente privilegiada desde el punto de vista natural y paisajstico.

Pero mucha gente carece de la sensibilidad necesaria para relacionarse con el medio de forma no agresiva. En la montera real, alrededor de medio centenar de batidores fueron empleados para espantar a los animales hacia el lugar donde se encontraban los puestos. En un acto deportivo donde los haya, los monteros esperan a que los animales pasen por delante de ellos para asestarle el tiro de gracia. Se dice que Juan Carlos asesin de esta manera a nueve osos jvenes, una osa gestante y un lobo.

La polmica que ha suscitado el evento tiene connotaciones de muy diverso signo. Obviamente ambientales pues Francia se ha opuesto a la matanza de osos, especie no cazable segn el convenio de Berna. Lo mismo han manifestado organizaciones ecologistas de fuera y de dentro del pas. As que el gobierno rumano se encontraba necesitado de algn refrendo a su modelo de gestin de la fauna silvestre y han usado al rey para buscar la complicidad de algn representante europeo. Habra picado el monarca y toda su Casa como un pardillo comn (Carduelis cannabina)? O peor an, acudi a sabiendas de la instrumentalizacin de la que poda ser objeto?

Pero la cacera tambin ha tenido lecturas polticas preocupantes. Las simpatas hacia los espaoles parece ser que han decado mucho en los ltimos aos tras conocer el trato que aqu se dispensa a los emigrantes rumanos. El hecho de que el monarca vaya ahora a matar especies protegidas no es algo que suscite muchas alegras entre la poblacin que ha usado el tema para cargar su furia contenida contra todo lo que huela a Espaa. Han comparado a Juan Carlos de Borbn con dictadores rusos aficionados a la caza, o han recordado sus visitas anteriores invitado por el mismsimo Ceaucescu.

Hace ms de un dcada me di de baja de ADENA, ahora me gustara darme de baja de la Casa Real. Nunca me ha representado y nunca me representar. Lgicamente no profeso demasiadas simpatas hacia esta institucin, pero el hecho de que entre todos y todas paguemos a escote estas salvajadas me parece adems de muy poco tico un hecho lamentable. A dnde tengo que dirigirme para dejar de ser sbdito del reino de Espaa? Cundo podr votar para hacerlo? Nunca nadie me pregunt por tal asunto.

Copyleft Juanlu Gonzlez
Bits RojiVerdes
http://www.nodo50.org/bitsrojiverdes/wordpress/
Noticia enviada por: Isabel del Hoyo Fernndez


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter