Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2008

Los hechos de Dimona indican que prosigue la resistencia palestina

Lamis Andoni
Al Yasira

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


No cabe entrar en juicios morales, el acto de suicidio-bomba en Dimona del pasado lunes es una llamada de atencin en el asedio impuesto contra todos los palestinos de los territorios ocupados y representa la continuidad de la rebelin palestina que la pasada semana abri brechas en el muro levantado entre Gaza y Egipto.

El hecho de que los dos combatientes de Hamas cruzaran desde Hebrn, en Cisjordania, y alcanzaran Dimona, en el sur, es un golpe a las proclamas del gobierno israel de que el muro de separacin, que ha engullido pedazos de la tierra palestina, se construy para proteger a los israeles de los ataques palestinos.

Adems, las alegaciones iniciales de autora de las Brigadas de Al Aqsa de Fatah y del Frente Popular de Liberacin de Palestina (FPLP), apoyadas en vdeos donde aparecan dos habitantes de Gaza despidindose antes de comenzar una misin, pusieron de manifiesto la solidaridad con Hamas.

Los acontecimientos se desarrollaron de la forma siguiente:

Aunque ms tarde result que las Brigadas de Al Aqsa y el FPLP no llevaron a cabo el ataque de Dimona, su declaracin inicial de autora (vase el cuadro anterior) subraya que todos los grupos aparecen ahora implicados en la resistencia contra el asedio israel a Gaza.

As pues, el conflicto aparece ahora como una guerra israel contra todos los palestinos y no como una guerra contra Hamas.

Estrangulados por los cierres, incursiones militares y matanzas, era slo cuestin de tiempo que los grupos palestinos reanudaran los ataques en el interior de Israel.

A pesar de las divisiones entre Fatah y Hamas, los movimientos rivales tienen en comn que todos son objetivo del ejrcito israel.

Las escenas emitidas en todo el mundo sobre el asedio de Gaza y, especialmente, las de sus habitantes rompiendo el muro entre la Franja y Egipto, conmovieron e inspiraron a todos los palestinos con independencia de las divisiones geogrficas o polticas.

La contrariedad de Fatah

Pero lo que resulta ms impactante del episodio de Dimona es que las Brigadas de los Mrtires de Al Aqsa, pertenecientes a Fatah, estn desafiando contundentemente a Mahmud Abbas, el presidente palestino, y a su poltica de colusin con los intereses israeles y estadounidenses.

En su declaracin, las Brigadas saludaron tanto a Yaser Arafat, el difundo presidente palestino, como al actual dirigente Abbas, pero la deferencia hacia el presidente supone, de hecho, una protesta tcita contra Salam Fayad, el actual primer ministro.

El mismo episodio es una seal de la creciente tensin dentro de Fatah y de que cada vez se piensa ms que las continuadas negociaciones israelo-palestinas no son sino una futilidad, cuando no una tapadera para las actuaciones israeles contra los palestinos.

En declaraciones emitidas hace tres semanas, las Brigadas pidieron la dimisin de Fayad, responsabilizndole por desarmar a sus miembros.

El supuesto plan de seguridad de Fayad implicaba convencer a las Brigadas para que devolvieran sus armas y se unieran a las fuerzas de seguridad oficiales para as privar de un pretexto a Israel bombardear las ciudades cisjordanas.

El plan se vino abajo a principios de enero, cuando las fuerzas israeles lanzaron una operacin militar de tres das de duracin en Nablus, matando e hiriendo a civiles y a miembros de las Brigadas y llevando a cabo redadas de antiguos combatientes de Fatah.

En ese momento, un portavoz de las Brigadas en Gaza critic a Fayad y lanz amenazas contra su vida.

Liderazgo minado

No es un secreto que los dirigentes de Fatah haban decidido parar los suicidios-bomba y los ataques en el interior de Israel. Pero la capacidad de ese liderazgo para imponer esas directivas se vio socavada por los continuos ataques israeles y el estrangulamiento y estado de sitio contra Gaza.

Adems, las Brigadas de Al Aqsa de Fatah no responden a un mando unificado, lo que indica divisiones internas, caos y desacuerdo con la poltica de sus dirigentes.

Segn fuentes bien informadas de Fatah, las Brigadas se sintieron impotentes y descorazonadas por las reticencias de la Autoridad Palestina a emprender alguna accin o, como mnimo, suspender las conversaciones con Israel por el estrangulamiento impuesto contra la Franja de Gaza.

Las Brigadas se han sentido engaadas en parte por Fayad, que confi en las promesas israeles de que su ejrcito detendra la caza y captura contra ellos.

Tambin sienten que se han roto las promesas de llevar a cabo pasos concretos hacia la paz y el alivio de los sufrimientos palestinos.

Todo esto ha contribuido a que vaya aumentando el resentimiento dentro de Fatah. Sus partidarios observan cmo sus dirigentes polticos sonren junto a sus homlogos israeles en todas las ocasiones de foto mientras aumenta la cifra de vctimas palestinas.

Por eso, con ocasin de las declaraciones de Israel y de las autoridades palestinas condenando el ataque de Dimona y manifestando su preocupacin por las negociaciones de paz supuestamente recuperadas por la conferencia de Annapolis-, la mayora de los palestinos manifiestan que no han visto prueba alguna de paz o seguridad.

Mientras tanto, Hamas ha venido reafirmndose a s misma incluso entre sus crticos y oponentes- por estar al lado del pueblo de Gaza, participando en todos sus actos, encabezando abiertamente las brechas abiertas en la frontera de Rafah la pasada semana.

Ese fue un acto por el que los palestinos se sintieron profundamente conmovidos y orgullosos.

Annapolis: La Fachada

Muchos en los territorios ocupados ven ahora la conferencia de Annapolis como una fachada internacional que no ha hecho sino anunciar una nueva y ms feroz etapa y con reforzada impunidad- de agresin e intento de sometimiento por parte de Israel con el apoyo estadounidense de siempre.

Desde el encuentro de Annapolis, las incursiones y bombardeos israeles tanto en la Franja de Gaza como en Cisjordania han servido para asesinar a ms de 141 palestinos.

Israel ha estado llevando a cabo tambin una media de 20 a 30 incursiones semanales en Cisjordania, acorralando y asesinando a miembros de los grupos palestinos, incluido Fatah.

Dado lo anterior, no resulta sorprendente que un miembro de Fatah hubiera podido llegar a ejecutar el ataque suicida de Dimona.

Adems, como manifestacin de la rabia palestina, Fatah ha reafirmado en parte ahora sus credenciales como movimiento de resistencia.

El mismo ataque podra ser an un hecho aislado, pero no es aislado en su expresin de que se est incubando una rebelin palestina, en semejanza con las acciones que llevaron a los levantamientos intifadas- de 1987 y 2000.

La diferencia hoy es que los palestinos no tienen slo que lidiar con el muro de separacin sino tambin desafiar los muros internos que los dividen.

Esto podra transformar la conmocin de un levantamiento popular en un estallido de ira sin visin ni liderazgo poltico.

Enlace con el texto en ingls:

http://english.aljazeera.net/NR/exeres/D5F74457-6849-4FB3-8E44-0F54A68FA891.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter