Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2008

Por qu cobran tanto los mercenarios?

Daniel Pereyra
Rebelin


El precandidato en las primarias de Estados Unidos, John Edwards, se preguntaba Cul es el mrito de esos mercenarios para cobrar tanto?

El sin duda lo sabe, puesto que como tantos otros polticos norteamericanos apoy la guerra de Irak, y aun la apoya.

Pero no es conveniente dejar la pregunta pendiente, como si los elevados salarios, ms de 10.000 dlares en muchos casos, fueran una incongruencia, un sin sentido, que en el reino del Capital, donde constantemente se tiende a la baja de las retribuciones, haya personal que cobra tanto.

Los mercenarios cobran lo que cobran porque cada vez hay menos norteamericanos dispuestos a enrolarse a un ejrcito que los enva a luchar a un teatro de operaciones Irak- donde ya han muerto ms de 4.000 soldados de la coalicin invasora.

Y que los manda a otro escenario blico Afganistn- donde los muertos se acercan a 1.000 soldados, y donde los aliados de la OTAN cada vez son ms renuentes a enviar sus tropas a las zonas de mayor resistencia, que no cesa de crecer. Las amargas quejas de los mandos norteamericanos as lo demuestran.

Y cobran tanto porque estn dispuestos a realizar todas las tareas sucias, a torturar, a asesinar, a violar, que tambin son prcticas comunes de los soldados norteamericanos, pero que les causan efectos negativos para la moral de la tropa. Adems en algunos casos, los ms terribles, han obligado a los mandos a realizar tmidas investigaciones, con en los casos de las torturas del penal de Abu Grhaib o del campo de Guantnamo o en los asesinatos de familias enteras en Bagdad.

Estas situaciones no se dan en absoluto en el caso de los mercenarios, los que solo responden ante sus contratantes, las Corporaciones Militares Privadas, que como Blackwater, gozan de la mayor impunidad para operar.

De todas formas conviene matizar: cuando se habla de cobrar tanto hay que poner en el otro platillo de la balanza los riesgos que corren estos autnticos perros de la guerra: son muchos los que han cado en Irak y Afganistn, aunque la cifra es un secreto muy bien guardado. Y tambin hay que considerar que las empresas contratantes buscan bajar esos altos salarios, como cualquier empresario que se precie. Por eso se contrata militares latinoamericanos y de otras regiones del Tercer Mundo, bregados en las dictaduras, combatientes, torturadores, interrogadores, ofrecindoles salarios notoriamente ms bajos que los que disfrutan sus colegas del Primer Mundo.

Daniel Pereyra es autor de Mercenarios, guerreros del Imperio



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter