Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-02-2008

El caso de SAPA
El Gobierno Vasco sigue financiando la industria de armamentos

Colectivo Gasteizkoak
eutsi.org


El 9 de enero del presente ao el Boletn Oficial del Pas Vasco publicaba la Ley 14/2007 de 28 de diciembre de Carta de Justicia y Solidaridad con los Pases Empobrecidos. Una ley que tanto por su contenido (aborda en su declaracin de intenciones cuestiones como la abolicin de la deuda externa; utilizacin del actual gasto militar para cubrir las necesidades sociales, humanas y ambientales; desarrollo del denominado comercio justo ; promocin de la reforma o desaparicin del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o la Organizacin Mundial del Comercio; igualdad de derechos a las personas inmigrantes) como por su peculiar forma de gestacin y aprobacin (nace de una iniciativa legislativa popular y necesit de varias rondas de votacin con curiosos empates y llamativas alianzas, abstenciones y otros pormenores) debera estar ocupando en los medios de opinin y reflexin pblica mucho ms espacio del poco que hasta el momento ha obtenido.

Pero desde Gasteizkoak, como colectivo antimilitarista que desde hace muchos aos venimos denunciando la vergonzosa existencia de la industria vasca de armamento (que cuenta con el apoyo y participacin de empresas, instituciones, entidades, organizaciones polticas, sindicales), queremos centrarnos en esa cuestin, tambin abordada por la Ley 14/2007, y contrastarla con la realidad.

La mencionada Ley, en su Artculo 3 -Actuaciones y convenios-, establece en su prrafo 3:

En sus polticas de promocin y apoyo a las empresas, el Gobierno Vasco no colaborar de ninguna forma con aquellas personas fsicas o jurdicas dedicadas a la produccin, comercializacin y financiacin de armas.

Cualquier persona que conozca mnimamente la realidad de la industria militar vasca, sabe que hasta la fecha- la poltica que los diferentes ejecutivos vascos han practicado es justamente la contraria.

Esta poltica, por poner algunos ejemplos, ha venido caracterizada tanto por el impulso de planes especficos para el sector -en el subsector de Arma corta -, como multimillonarias ayudas, subvenciones a fondo perdido, avales, beneficios fiscales a muchas de las empresas implicadas (desde Gamesa Aeronutica hoy Aernnova- hasta Sener, Industria de Turbo Propulsores ITP- o la multitud de Centros y Parques Tecnolgicos o de Investigacin presentes en la red de empresas vascas que participan en los principales programas europeos de aeronutica militar Avin de Combate Europeo , Avin de Transporte Militar Europeo, Helicptero de Ataque Tigre-).

Tampoco ha faltado la participacin directa en el accionariado de algunas empresas por parte del ejecutivo, como en Gamesa Aeronutica hace una dcada-, o en la actualidad en Sener Aeronutica, quien posee la mayora de ITP.

Estas empresas tambin han contado con el respaldo poltico mediante la presencia de representantes del ejecutivo vasco -al ms alto nivel- tanto en la inauguracin de nuevas instalaciones: como en la presentacin de la firma de nuevos contratos; en los viajes internacionales con objeto de abrir nuevos mercados a su produccin militar. O, dicho ms crudamente, para la promocin de nuevas guerras y conflictos, que no para otra cosa sirven las exportaciones de armamentos.

Pero vista la claridad y rotundidad del apartado ya comentado de la ley, habra que pensar que toda esta lnea de apoyo poltico a la industria militar vasca va a cambiar radicalmente aunque eso supondra un tremendo revolcn para buena parte de los hilos que tejen la poltica vasca (como la del resto de administraciones), pues gran parte de lo comentado hasta aqu tiene bastante que ver con las fluidas relaciones que ex altos cargos de la poltica tienen con los Consejos de Administracin de las empresas del sector y con los suculentos beneficios que la industria militar supone para las entidades financieras que conceden prstamos a las organizaciones polticas. Mucho nos tememos que no vaya a ser as.

Y hacemos esta valoracin no porque seamos pesimistas recalcitrantes, sino porque dos semanas despus de la aprobacin de la Ley nos hemos encontrado ya con la primera demostracin palpable: el pasado 10 de enero la mayora de medios escritos recogan la noticia de que el Gobierno Vasco haba aprobado la concesin de ayudas a 7 empresas por valor de 24 millones de euros (financiados por el ejecutivo vasco y por las tres diputaciones forales) como apoyo a proyectos estratgicos . Y echando un vistazo a esa lista de empresas nos encontramos con SAPA-Placencia, a la que se le adjudica una subvencin de 3,1 millones de euros para la creacin de nuevas instalaciones donde mejorar su produccin centrada en las transmisiones y unidad de potencia auxiliar de vehculos especiales.

Para comprender la verdadera enjundia de esta noticia que por s sola supone la evidencia de que el ejecutivo vasco se cisca sin pudor alguno en lo aprobado en la Carta de Justicia y Solidaridad con los Pases Empobrecidos - hay que intentar responder a algunas cuestiones: Quin es SAPA?, cules son esos vehculos especiales a los que se dedica?, por qu necesita unas nuevas instalaciones?, qu curiosos personajes estn presentes en su Consejo de Administracin o en sus cargos de asesoramiento? Intentemos responderlas brevemente.

SAPA-Placencia hasta hace unos aos conocida como Sociedad Annima Placencia de las Armas- es la empresa de produccin militar ms antigua del Estado espaol sus orgenes se remontan al ao 1573- y en la actualidad la principal empresa vasca del sector de armamento y municin. A lo largo de su historia se ha destacado en la produccin y mantenimiento de piezas de artillera. De hecho, cuando la actual SAPA-Placencia se constituye hace unos aos declara como objeto social de la empresa: cualesquiera actividades comerciales industriales y de investigacin relacionadas con material de guerra preferentemente de artilleria y municiones .

Sin embargo en los ltimos aos, de la mano de su departamento de I+D se ha especializado en la unidad de potencia auxiliar (UPA) y en las transmisiones mecnicas para vehculos pesados. En concreto la UPA es un elemento diseado para su integracin en el Carro de Combate Leopardo 2E, mientras que la transmisin SG-850 ha sido diseada para el vehculo blindado Pizarro, dos de los principales programas de armamento en los que actualmente despilfarra dinero pblico el Ministerio de Defensa espaol.

Habr quien piense que, no obstante, ambos desarrollos probablemente tengan una clara aplicacin civil. Pero todas las dudas se disipan leyendo las declaraciones del Director Industrial de la empresa quien en su propio boletn Innovacin de junio de 2007 a la pregunta tiene SAPA PLACENCIA la intencin de introducir sus productos en el mercado civil?, contesta:

La intencin de SAPA PLACENCIA, a da de hoy, es ampliar el mercado militar a nivel internacional. () El mercado civil es muy distinto a la industria militar. Aunque la tecnologa sea la misma, la forma de producir es muy diferente con una produccin en masa de forma inteligente. En SAPA PLACENCIA, la produccin s que es militar.

Y, de hecho, en ese mismo boletn se informa de que :

La UPA desarrollada por SAPA PLACENCIA ha sido preseleccionada por US TACOM (Centro de Ingeniera y Desarrollo del Ejrcito Americano) como candidata para ser introducida en los tres principales vehculos de su Ejrcito: Abrahams, Bradley y Stryker.

Curioso tambin los referente a las nuevas instalaciones. Hasta finales de 2004 SAPA posea dos plantas industriales, una en Soraluce (Placencia de Armas) y otra en Andoain. Como declar el propio Alcalde de Soraluce (Gara, 19-11-2004) la empesa intent que el Ayuntamiento recalificara los 11.000 metros cuadrados que la empresa posea, para que cuando sta los vendiera all se pudieran construir viviendas. Como el Ayuntamiento se neg a la maniobra especulativa, la empresa cerr la fbrica de Soraluce trasladando toda su produccin a Andoain.

Pues bien, durante 2007 ha vuelto a repetir la jugada, pero ahora en Andoain y contando con el visto bueno municipal. As, ha firmado un convenio con el Ayuntamiento que supondr el desarrollo residencial de los terrenos en los que se ubica la empresa, lo que permitir la construccin de 500 a 600 viviendas. Y, claro, ello trae consigo que SAPA necesite una nueva planta que, gracias al convenio con el Ayuntamiento, ubicar en el nuevo polgono industrial Antzizu, junto a Leizotz. As logra realizar el negocio que le negaron en Soraluce y consigue una instalacin nueva que, adems, va a contar con los 3,1 millones de euros de ayuda que para ello le ha concedido el Gobierno vasco. Todo un chollo.

Nos queda por abordar una de las cuestiones planteadas. Qu personas y personajes estn tras las siglas SAPA?. La empresa pertenece de antao a la familia Aperribay. Joaqun Aperribay Elosua antiguo alcalde de Deba- es el Presidente del Consejo de Administracin y su hijo Jokin Aperribay Bedialauneta uno de los Consejeros. Tambin es conocido que el histrico dirigente jeltzale Ramn Labayen antiguo Alcalde de Donostia- ha sido durante aos Asesor militar de la empresa.

Pero las especiales relaciones de la empresa son de otro calibre. Durante aos su Vicepresidente ha sido Enrique Falc Carrin, Conde de Elda y presidente del Consejo de la Grandeza, organismo consultivo de la Administracin del Estado en el que estn agrupados los 300 Grandes de Espaa.

Hasta su muerte tambin estaba en su Consejo de Administracin Gabriel Pea Aranda, miembro del famoso grupo de opinin de la transicin denominado Tcito , Director General de Televisin espaola durante los aos 1975 y 1976 y posteriormente Director de la Divisin de Defensa del Instituto Nacional de Industria en el gobierno de la UCD.

Tras la muerte de Pea Aranda y con intencin de sustituirle por alguien con parecida capacidad de influencia en las esferas polticas relacionadas con la industria armamentstica, nos encontramos con la ltima sorpresa en su Consejo de Administacin: Pedro Morens Eulate, Secretario de Estado de Defensa de 1996 a 2000; Secretario de Estado de Seguridad de 2000 a 2002 y Secretario de Estado de Ciencia y Tecnologa de 2002 a 2004. Un gran conocedor de los entresijos administrativos ligados a las fuerzas militares y policiales quien, adems, recientemente ha sustituido precisamente al Conde de Elda como Presidente del tan selecto como exclusivo Club Puerta de Hierro de Madrid.

Tras estos datos es ms fcil entender cmo despus del gran reajuste que ha sufrido a nivel internacional el sector de armamento y municin (especialmente en Europa), donde las pequeas empresas o han desaparecido o han sido absorbidas por grandes multinacionales del sector, la pequea SAPA goza de una salud excelente y no carece de pedidos y expectativas para su produccin de armamentos. Es miembro de la Asociacin Espaola de Fabricantes de Armamento y Material de Defensa y Seguridad -AFARMADE-; es accionista del consorcio pblico-privado para la exportacin de material militar DEFEX (Defensa y Exportacin); es igualmente -y aqu coincide con el Gobierno Vasco- Socio Protector de la revista Memorial Ingeniera de Armamento, y parte de sus beneficios los invierte como empresa en el Fondo de Inversin de Acumulacin DINERBANC F.I., perteneciente al Grupo Banco Atlntico, en el que posea en 2004 cerca de la tercera parte de todo el patrimonio.

Pues bien, a esta empresa es a la que el Gobierno Vasco ha otorgado esos 3,1 millones de euros, incumpliendo flagrantemente la ley aprobada el 28 de diciembre.

Todo apunta a que ste no ser el nico incumplimiento, ya que las ayudas y subvenciones a la industria militar vasca que en los ltimos aos ha cambiado de arriba abajo (a lo largo del ao nos proponemos publicar un informe sobre su actual realidad) son, desgraciadamente, el pan nuestro de cada da.

Ante todo ello, nos quedan al menos dos salidas. O hacemos odos sordos a estos datos y dejamos que se sigan riendo en nuestra cara, o tomamos conciencia de una vez por todas de que para acabar con esa vergonzante industria vasca de armamentos nada cabe esperar de instituciones y organizaciones polticas y que en esto, como en tantas otras cosas, est en juego el convertir nuestros deseos transformadores en realidad, lo que depender del empeo que pongamos en conseguirlo. Sigan ellos con sus palabras huecas. Eso s, no permitamos que no nos tomen por idiotas.

http://www.eutsi.org/kea/control-social/represion/el-gobierno-vasco-sigue-financiando-la-industria-de-armamentos.-el-caso-de-sapa.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter