Portada :: Cuba :: Absuelto por la historia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-02-2008

Absuelto por la historia

Pascual Serrano
Pblico


Fue ayer, 19 de febrero de 2008, cuando el mundo supo que Fidel Castro dejar de ser el presidente de Cuba. Repasemos framente cmo ha sucedido. Se celebraron en octubre elecciones donde vot el 96 de los cubanos, se eligieron los diputados que integrarn el Parlamento, y el 24 de febrero stos decidirn quines integrarn el Consejo de Ministros y quin presidir el Consejo de Estado (jefe de Estado). Y no ser la misma persona que hasta ahora porque su estado de salud no se lo permite, y as lo hace saber.

Antes de llegar a esta situacin, dijeron que comenzaba el final del socialismo cubano cuando vieron a Fidel Castro marearse en un mitin en el ao 2001 en La Habana, lo repitieron despus cuando tropez en Santa Clara y se fractur varios huesos en 2004. De nuevo lo anunciaron el momento que anunci su retirada temporal del poder por una grave intervencin quirrgica en 2006. Mientras tanto, durante toda su presidencia, se contabilizaron ms de seiscientos intentos de asesinarlo.

Desde La Habana estoy comprobando la paradjica situacin de que un pas cambia de jefe de Estado, y es precisamente en el resto de las naciones donde se produce la polmica y la convulsin, mientras que aqu no pasa nada, el pueblo cubano lo afronta con toda naturalidad y tranquilidad. No es que el gobierno no haga declaraciones o reacciona oficialmente ante el acontecimiento, es que la vida sigue con normalidad absoluta al tiempo que se encaja la noticia de lo que era un secreto a voces entre los cubanos. 

Odiado y amado como pocos lderes del mundo, Fidel Castro ha sido absuelto por la historia de su intento de derrocar al dictador cubano Fulgencio Batista. Quien nunca le absolvi ha sido el pas que ms golpes de Estado y crmenes ha cometido en el ltimo siglo, ni los grandes emporios empresariales que no pudieron saquear Cuba. Y, observando los grandes medios de comunicacin, parece que tampoco por quienes se han alineado con el dinero y el mercado en su objetivo de criminalizar a una revolucin, un gobierno y un pueblo que slo ha exigido y defendido su derecho a elegir su futuro y defender su soberana. Si Fidel Castro hubiera regalados las riquezas de su pas a las potencias extranjeras como hicieron tantos presidentes latinoamericanos, hubiera negado el derecho a la salud a los cubanos como hacen los gobernantes de la mayora del planeta, no hubiera luchado contra el analfabetismo para lograr que Cuba fuese el primer pas en que no existiese ningn ciudadano que no supiese leer y escribir, y no se dedicase a esa peculiar injerencia de enviar mdicos y maestros a los lugares ms recnditos y pobres del mundo, seguro que hoy lderes mundiales, grandes medios de comunicacin  e ilustres columnistas estaran difundiendo a coro sus loas y panegricos al lder cubano. Pero como hizo todo esto, quien le aplaude, le saluda, le admira y le sigue considerando un referente tico y digno para los pueblos, son los millones de cubanos y no cubanos que aprendieron que se puede enfrentar al imperio ms poderoso del mundo, que descubrieron que, hasta en los momentos ms duros, otro mundo era posible, y que la solidaridad no poda ser derrocada por el dinero, el mercado y la mentira.

www.pascualserrano.net


 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter