Portada :: Cuba :: Absuelto por la historia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-02-2008

El comunista manifiesto

Paco Azanza Telletxiki
Rebelin


Acaba de anunciar el compaero Fidel que no aspirar ni aceptar el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe, y ya los impresentables de turno han comenzado a pronunciar de manera harto empalagosa la palabrita mgica transicin. No expresar nada acerca de esta prostituida palabra ni de lo que pienso sobre la interesada utilizacin de la misma por parte de tan miserables individuos. Sobre esto ya escrib un artculo que, titulado Cuba ser un eterno Baragu, Alai-amlatina public en su web el 24 de agosto de 2006. El motivo de estas lneas quiz sea el mismo, pero no es igual.

Que Fidel es un tipo inteligente se cae de la mata. Y es que, aun habindolo insinuado en varias de sus reflexiones anteriores, ha dejado descolocado a sus ms acrrimos enemigos. Si Fidel hubiera aceptado seguir al frente de la Revolucin y no me cabe la menor duda de que, por unanimidad, su reeleccin estaba asegurada-, estos hubieran arreciado sus crticas acusando al Comandante de aferrarse al poder; argumento ahora inexistente que no pueden, que no deberan esgrimir.

Soy consciente sin embargo que, cnicos como son, aunque la verdad se haya encargado de mermar sus municiones, seguirn apuntando y disparando con sus armas cargadas de odio y desvergenza.

Para el pueblo de Cuba la noticia ha sido impactante, pero no les ha llegado impregnada de sorpresa. En la Isla todo est tranquilo, la normalidad es absoluta. Por contra, en el resto del mundo qu significativa paradoja- es donde se ha formado tremendo revolico: los medios de comunicacin casi no hablan de otra cosa, y los artilleros del gran capital no cesan da y noche de bombardear desesperadamente a una Revolucin que ni se rinde ni se destruye.

La inmensa mayora de la poblacin cubana protagonista activa de todo el proceso revolucionario, nadie debera obviar tan importante detalle-, tiene plena confianza en la persona que les ha dirigido durante casi 50 aos. Y no es para menos. Su larga y abnegada trayectoria no les permite otras lecturas.

De modo que cuando el Comandante expres en su mensaje que a la todava existente vieja guardia le sigue otra generacin de dirigentes que cuentan con la autoridad y la experiencia para garantizar el reemplazo, y que sta, adems, precede a otra generacin intermedia que aprendi junto a nosotros los elementos del complejo y casi inaccesible arte de organizar y dirigir una revolucin, el pueblo no pude hacer otra cosa que creerle, porque saben que lo que dice es rigurosamente cierto.

Estoy completamente de acuerdo con Hayde Santamara cuando, el 13 de julio de 1967, expres en la Escuela de Ciencias Polticas de la Universidad de La Habana: para mi ser comunista no es militar en un partido: para mi ser comunista es tener una actitud ante la vida.

Fidel es comunista de actitud, no slo de los de carn. Fidel es el comunista manifiesto que hoy tanto escasea y se necesita para llevar a buen puerto las causas justas de todo el mundo.

En la dcada de los 80 coment que si un da la URSS desapareciera, incluso sola, Cuba seguira siendo socialista. Lleg 1991, y los malos hbitos y errores de la dirigencia sovitica acabaron derrumbando su propio proyecto.

Cuando esto hubo sucedido, muchos amigos de Cuba dejaron de serlo. La nueva y complicada situacin fue destiendo a todos los rojos artificiales. Unos fueron destindose poco a poco; otros, desprovistos de vergenza, lo hicieron ms rpidamente. Se destieron hasta quedarse incoloros, transparentes; entonces se les vio el verdadero color que siempre tuvieron bajo la frgil capa de tinte rojo que les camuflaba.

No sin dificultad, Fidel y su Revolucin siguieron caminando por el mismo sendero ideolgico de siempre, enarbolando la misma bandera; con xito, a pesar de los innumerables y duros ataques recibidos.

Ahora Cuba, acompaada de ms amigos sinceros que nunca, afronta el relevo en la Direccin relevo no es sinnimo de transicin, no se confundan-. Plenamente consciente de sus limitaciones fsicas, Fidel cambia de trinchera, pero no abandona la lucha. Como buen soldado que es, de una u otra manera siempre estar ubicado en el frente, nunca en la retaguardia.

Cuba le debe mucho al Comandante, Amrica... el mundo entero. Su mira internacionalista no ha sido vana, no est siendo vana.

A pesar de todo y como no poda ser de otra manera, los mercachifles de turno siempre lo han tildado de totalitario -ser porque durante casi 50 aos ha contado con el apoyo de la totalidad de los cubanos?-, pero quien haya seguido su trayectoria ms o menos de cerca se habr dado cuenta de que probablemente sea uno de los Jefe de Estado que ms ha contado con la participacin de sus gobernados, que ms ha ejercido la saludable autocrtica, y adems sin ocultarla.

Gabriel Garca Mrquez dijo que la explicacin de Cuba es que Fidel es al mismo tiempo el Jefe de gobierno y el lder de la oposicin, y Felipe Prez Roque insiste en que es el principal crtico de la obra.

Agotados sus ridculos argumentos algunos enemigos siguen abriendo la boca, pero ya con cierta desgana. Dicen que Fidel no es perfecto. Claro que no lo es. Personalmente no quiero que lo sea. Lo perfecto no existe. Y si Fidel lo fuera, obviamente dejara de existir; algo que yo y muchsima gente no deseamos; sencillamente porque lo queremos vivo, incluso hasta despus de su muerte.

Por eso desde mi modesta trinchera, hoy ms que nunca reitero mi apoyo y compromiso:

Con Cuba y con Fidel, hasta la victoria siempre!



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter