Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-02-2008

Votas o enriqueces? La financiacin de los partidos polticos

Diego Urioste
Rebelin


El diccionario de la Real Academia Espaola de la lengua define al poltico como una persona que interviene en las cosas del gobierno y negocios del Estado. A esto habra que aadir que hace de su profesin pblica un negocio en vez de un servicio al estado y sus ciudadanos.

Las campaas electorales duran ya toda la legislatura, y el enfrentamiento entre partidos es cada vez ms violento en lo dialctico. Los partidos polticos, empresas al uso con plantilla de trabajadores, gastan cada da ms sus recursos econmicos en publicidad y marketing agresivo, buscando el mayor impacto meditico de su ataque al adversario. La estrategia poltica actual se basa ms en machacar al contrario que de proponer alternativas y opciones basadas en ciertos posicionamientos ideolgicos. De hecho el voto ideolgico es cada vez ms residual y marginal, y en todo caso este se gua ms por la identidad e imagen de cada partido, creada en laboratorios publicitarios expertos en creatividad y personalidad corporativa. Son, en definitiva, las mismas tcticas que las de las empresas. El producto. el partido.

Parece que todo est permitido en la contienda poltica. un gesto, la vida privada, el pasado o las amistades son motivos suficientes para construir una nueva campaa. Todo? No, todo no. Hay un terreno que ningn poltico tocar, nadie hablar de ello de verdad. Se trata del negocio de la poltica, de la financiacin de los partidos y de su dependencia total.

Existe una legislacin sobre financiacin de partidos polticos (ver) que convendra leer, estudiar y dar un buen repaso. Pero es imposible pues slo se puede hacer desde el poder, y es al poder al que no conviene. Del mismo modo que jams cambiar el sistema electoral donde un partido con un milln y medio de votos como IU tiene 5 representantes y un partido como CiU, con 835.47, tenga 10 (el que tiene el doble de votos tiene la mitad de representantes).

En el libro de Jos Manuel Urquiza [1] se puede leer que la Ley Orgnica 3/1987, de 2 de julio, sobre financiacin de partidos polticos, naci con el objetivo fundamental de establecer el marco normativo bsico que discipline, con arreglo a principios de suficiencia y publicidad, la actividad econmica de aquellos. Fue aprobada por consenso (obviamente) en el Parlamento y es de destacar el hecho de que tuvo como ponente al diputado socialista Carlos Navarro, que despus fue condenado e ingres en prisin por ser el mximo responsable del mayor entramado de financiacin irregular de un partido poltico, que ha conocido este pas (Caso Filesa, Malesa, Time Export). En declaraciones a los medios de comunicacin, el Sr. Navarro haba dicho por entonces: Con la nueva legislacin, los partidos dejan de ser cajas negras para convertirse en instituciones absolutamente transparentes y fiscalizadas, no slo para el dinero pblico sino tambin para el privado (Diario Ya, 20-06-87) He aqu un claro ejemplo de hipocresa poltica.

Segn un artculo aparecido en El Pas, firmado por Jose Mara Irujo, el PP recibi durante la ltima dcada auditada por el Tribunal de Cuentas 20,4 millones de euros en donativos, en su mayora annimos, 10 veces ms que el PSOE, segn se desprende de las memorias de fiscalizacin de dicho organismo. Al PP le siguen en la cabeza de recaudadores CiU y el PNV, con 20,8 y 15,6 millones de euros, respectivamente. Ambos acaparan el 60% de todas las donaciones y son, proporcionalmente, los ms agraciados. Pese a las subvenciones pblicas, el endeudamiento de partidos como el PSOE y el PSC es preocupante. Juntos suman una deuda de 55 millones de euros; le siguen el PNV, con 19; CiU, 14; IU, 9; y el PP, nicamente 8. La deuda total vencida con la banca se eleva a 37 millones.La partida presupuestaria de subvenciones ordinarias a los partidos polticos, 58 millones de euros, est congelada desde 1997 por razones de austeridad.

Estas donaciones generan servidumbres y favores. Los partidos por lo tanto estn a merced tanto de los propios donantes (empresas) como de los bancos que condonan sus deudas. Las elecciones no son un gran acto donde se cuestiona la poltica del estado, sino una lucha entre intereses superiores, entre corporaciones, empresas y bancos. El pueblo en esta democracia no es ms que el sustento popular que nutre este sistema, el cual con su voto -su aprobacin oficial- legimita el sistema y todo lo que ello conlleva. Sin nosotros, ellos no podra existir, no al menos bajo la denominada democracia. Por eso es comprensible que algunos no quieran seguir nutriendo a este monstruo con su voto y hayan decidido hacer campaa por la abstencin.

Es el compromiso que adquieren los partidos polticos con distintas empresas y lobbys lo que decide las polticas durante su mandato. Tras todos los grandes debates polticos no hay diferentes sensibilidades ideolgicas, ni criterios distintos, sino la defensa de distintos intereses financieros. A quienes representan los polticos? Sin duda alguna y practicamente en exclusiva, a esas empresas y bancos.

Si Usted quiere seguir conociendo la verdad, si quiere leer ejemplos concretos de esta putrefacta macroempresa poltica, si quiere saber hasta dnde llega la megamquina financiera, lea los siguientes enlaces del portal Solidaridad.net:

El PSOE debe ms de 60 millones pese a sus pactos bancarios para cancelar deuda
Las cajas de ahorros prestaron a los partidos polticos 80 millones de euros durante 2004
La Caja de Ahorros de Jerez perdon prestamos personales a Manuel Chaves y 31 dirigentes del PSOE
IU es el partido mas endeudado con la Cajas Andaluzas
El PSC debe 14 millones de euros a La Caixa desde hace 11 aos.
El PSOE debe en total 48 millones y el PNV 19,8
El banquero Emilio Botn, un inesperado maestro para Zapatero

Nota:


[1] Corrupcin Municipal, J.M. Urquiza; Edit. Almuzara. 2005.

http://urioste.wordpress.com/2008/02/27/%c2%bfvotas-o-enriqueces-la-financiacion-de-los-partidos-politicos/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter