Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-03-2008

Inmigrantes: malvenidos al paraso
Sobre la libertad de emigrar o salir de cada pas

Ricardo Daher
Barmetro Internacional




En los ltimos das, tras las elecciones cubanas y la designacin, por parte de la Asamblea Nacional del Poder Popular, del nuevo presidente, los grandes medios de comunicacin social volvieron a plantear que una de las tareas del nuevo gobierno es permitir la libre salida de los cubanos al exterior.

Para insistir en este planteo han reiterado, editado cuidadosamente sin incluir la respuesta completa de Ricardo Alarcn, un debate entre el presidente de la Asamblea Nacional y varios estudiantes. En ese corto video se escucha al estudiante reclamar por la libertad de salida del pas.

De esta manera se ha presentado la prerrogativa de emigrar como una cuestin bsica de libertad.

Pero qu tan libres somos todos los ciudadanos del mundo de emigrar, o simplemente viajar como simples turistas a cualquier parte del mundo, incluyendo a los pases que exigen que se respete ese derecho?. No hay que ser especialista en derecho internacional, ni siquiera meramente enterado del tema para responder que la libertad de emigrar o moverse libremente entre fronteras es un mito. Y si se trata la libertad de un ciudadano de un pas pobre de visitar siquiera un pas rico, ms que mito es un imposible.

Vamos a mencionar primero la ms elemental de las objeciones, el costo del pasaje. Cualquier persona interesada en viajar se debe preguntar primero cunto cuesta el pasaje, y alli comienza la primera barrera. Un viaje de ida y vuelta entre Amrica Latina y nos referimos a este continente porque se habla de Cuba- y Europa cuesta en promedio unos 1.500 dlares. De esta manera, ms del 20 por ciento de la poblacin de Amrica Latina (que vive con ingresos menores a un dlar diario) necesitara ahorrar todos sus ingresos sin comer ni gastar en nada- durante 1.500 das, es decir 4 aos y 3 meses y medio, para ahorrar para el pasaje.

En Africa subsahariana, ms de 300 millones de personas sobreviven con menos de un dlar al da, as que all tienen todava ms dificil hacer uso de la libertad de emigrar. Si alguien lograra ese milagro, todava debera ahorrar mucho ms para pagar la visa, el seguro mdico y el dinero que se exige para la manutencin durante el perodo de estada.

Algunos ciudadanos logran saltearse estas barreras econmicas y se montan en embarcaciones para emigrar ilegalmente. Y no se trata slo de los llamadosbalseros cubanos. Tambin hay balseros haitianos, dominicanos, ecuatorianos, mexicanos, etc.





La prensa internacional no recoge los relatos de los nufragos de otras nacionalidades que fracasan en sus intentos por llegar a Estados Unidos. Los que lo logran reciben un tratamiento muy distinto al de los cubanos que llegan en las mismas condiciones. Un cubano que llega pisar territorio norteamericano es de inmediato incorporado como inmigrante legal, mientras que los de otras nacionalidades, si son detenidos, son expulsados de inmediato.

Tampoco es fcil llegar a cruzar la frontera, miles de policas, barreras de cemento, de chapas, de alambrados, tejidos, y bandas armadas, estn all para impedir el paso. Cada ao unos 200 inmigrantes mueren en la frontera en su intento de cruzar a Estados Unidos desde Mxico. Aqu nadie reclama el derecho de salir del pas. En esta macabra cifra no figuran los que fallecen ahogados en sus embarcaciones.

Un captulo aparte merecera el intento de los africanos por llegar a Europa, potencia que los coloniz, explot y desangr durante siglos. Millones de euros se gastan mensualmente para impedir el ingreso de los inmigrantes. Barcos de guerra, satlites, legislaciones restrictivas se unen para impedir que los pobres lleguen a buscar un trabajo no digno, cualquier trabajo- en tierras europeas.

Europa reclama la libertad de salida del pas de los cubanos, pero no se niega a recibir a quienes logran salir, de cualquier manera, de otros pases. Sera interesante saber cuntos cubanos estaran dispuestos a recibir si las fronteras se abrieran completamente y los cubanos decidieran emigrar a Europa y tuvieran los recursos para hacerlo.

Se podr cuestionar que estos casos son personas que quieren emigrar definitivamente y que ello representa una carga adicional para los pases de acogida. Pero, es fcil llegar de turista a Europa o Estados Unidos?.

Visas de 85 dlares y seguro mdico de 30.000 euros

Las exigencias para el ingreso de turistas es cada vez mayor. Los pases miembros de la Unin Europea exigen, por lo menos a los latinoamericanos, algunas cosas en comn.

En primer lugar hay que solicitar la visa del convenio de Schengen, que permite la estada hasta 90 das en los pases de la Unin. El costo de la misma oscila segn el cambio en cada pas, pero es de aproximadamente 85 dlares. Este dinero se debe pagar por anticipado, y si se rechaza la visa, no se devuelve.

Estados Unidos cobra un poco ms, 131 dlares, y tampoco tiene retorno. Las respuestas de las embajadas pueden tardar hasta un mes, por lo que hay que planificar

los viajes con antelacin.

Pero con esto no alcanza, adems para ingresar a Europa hay que contratar un seguro mdico que cubra 35.000 euros. Algunos pases exigen que el viajero demuestre que puede mantenerse durante su viaje y se le exige que lleve al menos el equivalente a 50 euros por cada da de estada. Si la persona va a residir en casa de un familiar o amigo, debe presentar una carta de invitacin, papeles que acrediten la residencia legal de quien invita y documentos que demuestren que puede mantenerlo durante la estada, por ejemplo, un extracto bancario.

Adems el viajante deber convencer a las autoridades de las embajadas de que retornar a su pas.

La Embajada de Suecia en Bogot es muy clara al respecto y as lo advierte en su pgina de internet. Al tomar la decisin de otorgar una visa, la Embajada y la Direccin General de Migraciones de Suecia debern estar seguras de que su visita ser temporal y que usted abandonar el territorio Schengen luego de la misma. Si la Embajada o la Direccin General de Migraciones evalan/consideran que sus intenciones no son las mismas que fueron indicadas en su solicitud, la solicitud ser negada.

Es decir, debe causar buena impresin tambin en su visita a la embajada. La resolucin de negacin de una solicitud de visa es inapelable, pero no existen problemas para volver a solicitar la visa Schengen nuevamente. Sin embargo, el aplicante debe mostrar mejores condiciones que le permitan acceder a la visa, aclara la Embajada.

Lamentablemente Suecia es muy restrictiva en permitir el ingreso de colombianos, por insistir en este caso.

Casamientos a medida

En Suecia existe un mercado negro para el ingreso de inmigrantes mediante casamientos legales pero provisorios. Un casamiento por conveniencia se paga como mnimo 100.000 coronas (algo ms de 15.000 dlares). La mitad antes del casamiento y la otra mitad a los dos aos cuando la pareja se puede disolver legalmente sin que peligre la estada del conyugue extranjero.

Para ello el inmigrante debe contar con un pariente o amigo que invierta esa dinero. La embajada sueca en Bogot no tiene estadsticas de rechazo, pero la embajada de Espaa advierte que el 50 por ciento de las solicitudes son rechazadas.

Las mismas exigencias son presentadas por las embajadas europeas en otros pases latinoamericanos de fuerte emigracin, como Per, Bolivia, Ecuador, Uruguay, etc.

Los cubanos no lo tienen ms facil para ingresar a Europa. La embajada de Espaa en Cuba resume los requisitos: la visa Schengen (85 dlares), dos fotografas, seguro mdico (se obtiene en agencias como Cuevas de Altamira u Online Tours y cuesta unos 45 pesos cubanos), certificado de poseer 500 dlares en una cuenta de banco cubana. Certificado de medios de vida del invitante: contrato de trabajo y tres nminas o declaracin de la renta o saldo medio de la cuenta bancaria. La carta de invitacin debe ser legalizada en el consulado de Cuba en Espaa y tiene un costo de 175 euros, ms 30 euros para su envio a la embajada de Espaa en La Habana.

Cualquiera que disponga de tiempo puede revisar los diarios latinoamericanos y encontrar relatos de personas que una vez cumplidos todos esos requisitos, son expulsados de Europa, apenas pisan el aeropuerto de llegada porque las autoridades locales consideran que no tienen recursos suficientes para mantenerse en la estada, o porque les resulta sospechoso, o creen que no van como turistas sino a quedarse como inmigrantes ilegales una vez vencida la visa.

Expulsados del paraso

No hay cifras globales sobre la cantidad de inmigrantes, turistas, etc, que son expulsados anualmente en Europa. La bsqueda del paraso termina muchas veces en un verdadero infierno.

Segn el euro-comisario de Justicia, Franco Frattini, en 2004 en la Unin Europea se expuls a 660.000 extranjeros. "Pero slo sabemos de 212.000 que efectivamente han partido", dijo. Se estima que a Europa llegan al ao unos 500.000 inmigrantes ilegales.

Espaa, por ejemplo, en 2006, expuls casi 99.000 personas por distintas modalidades. 19 mil fueron expulsados directamente en los aeropuertos. El primer ministro francs, Franois Fillon, adelant que para este ao el gobierno se ha fijado como objetivo expulsar a 26.000 sin papeles.

Otro aspecto que no se menciona es la forma en que son expulsados los inmigrantes ilegales y las condiciones en que son retenidos mientras se espera para devolverlos a sus pases de orgen.

Se calcula que en Europa hay unos 200 centros de detencin de inmigrantes ilegales donde los detenidos viven en condiciones muy difciles y en una especie de limbo legal.

Hace un par de aos el padre Jan Stuyt, el director del Servicio Jesuita a Refugiados en Bruselas denunci que en la mayora de los centros de detencin de extranjeros rechazados de Europa la situacin es inhumana. Desde entonces las cosas no han cambiado mucho. Amnista Internacional ha denunciado que en esos centros existe arbitrariedad y se hace caso omiso de las condiciones mnimas que fueron establecidas por Naciones Unidas.

El tiempo en que los inmigrantes a ser expulsados pueden permanecer detenidos vara en cada pas. Por ejemplo, en Dinamarca un inmigrante expulsado pasa en un centro de detencin no ms de 72 horas mientras que en Alemania los extranjeros rechazados pueden permanecer detenidos hasta 18 meses.

Los gobiernos se muestran reacios a proporcionar informacin sobre esta forma de detencin de extranjeros en centros cerrados. Algunos pases encierran a los extranjeros rechazados en crceles, celdas de comisaras o en barracas del ejrcito; otros encierran a los inmigrantes ilegales en crceles fronterizas o en barracas rodeadas de alambre de pa. La prensa es excluida.

Como novedad, los pases europeos han llegado a acuerdos con pases africanos para establecer en sus territorios estos campos de concentracin denominados centros de acogida. De esa manera, el problema se oculta lejos de la frontera limpiando conciencias de los ricos que no quieren compartir ni siquiera el trabajo. Lo curioso es que Europa necesita inmigrantes desesperadamente.

Segn un estudio elaborado por la Comisin Europea en octubre de 2007, para compensar el descenso del nmero de personas en edad de trabajar en la Europa de los Veintisiete sera necesario que llegaran a la Unin Europea unos 56 millones de personas antes del ao 2050 para cubrir esas bajas y que con su trabajo y pago de impuestos a la seguridad social, poder mantener a los jubilados y pensionistas.

En lugar del paraso, el prostbulo

La contradiccin entre la necesidad de contar con mano de obra extranjera, y las polticas de los gobiernos de los pases europeos de acentuar los controlar a la inmigracin, ha provocado un mercado de trfico ilegal de personas. La Comisin Europea reconoci este problema en el informe de la Comisin de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior sobre el plan de poltica en materia de migracin legal presentado en 2006.

En el informe se considera que los pases europeos presentan requisitos demasiado restrictivos para la entrada legal en la Unin Europea lo que fomenta la inmigracin ilegal y la trata de seres humanos.

Junto al contrabando de mano de obra ilegal, que llega a trabajar en condiciones similares a la esclavitud, crece la denominada trata de blancas en que se someten a millones de mujeres y nias o nios a la prostitucin.

Segn la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT) hay ms de 12 millones de personas sometidas a trabajos forzados y servidumbre sexual. El informe del Departamento de Estado norteamericano eleva la cifra de vctimas a unos 27 millones. Mientras que en Asia, Amrica Latina y el frica subsahariana la proporcin de personas objeto del trfico destinado a la explotacin sexual, respecto al total de trabajadores forzosos, es inferior al 20 por ciento, en los pases industrializados, dicha proporcin supera el 75 por ciento. Segn afirma un informe de la OIT, el beneficio ilcito total generado en un ao por un solo trabajador del sexo comercial en los pases industrializados asciende como media a 67.200 dlares norteamericanos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter