Portada :: Colombia :: Crimen de guerra e invasin de Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-03-2008

Presidentes de Amrica Latina discuten y resuelven crisis andina

Claudia Herrera Beltrn
La Jornada


El presidente colombiano, lvaro Uribe, se levant de su lugar y extendi la mano al ecuatoriano Rafael Correa, quien correspondi el detalle, aunque todava espet: El problema no se soluciona con un abrazo, acepte la intermediacin internacional para resolver el problema de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia).

As se super la crisis andina en la vigsima cumbre de Ro y quedaron atrs seis das de guerra verbal que tuvo su peor momento con el rompimiento de relaciones entre ambos pases, sumndose de ltima hora Nicaragua.

En seis horas, 14 mandatarios reunidos en esta capital pasaron de las recriminaciones a los abrazos, de los adjetivos duros a escuchar a un Hugo Chvez cantando una meloda dominicana y de estar al borde del precipicio a encontrar la reconciliacin.

El conservador Uribe qued cercado por el grupo de presidentes de izquierda en Amrica Latina: Chvez, de Venezuela; Cristina Fernndez, de Argentina; Evo Morales, de Bolivia, y Michelle Bachelet, de Chile, que cobijaron a Correa alzando voces de reclamo por el bombardeo del ejrcito colombiano a un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, el pasado primero de marzo.

Los primeros escarceos verbales confirmaron que esta cumbre iba a marcar la diferencia de las anteriores, porque el conflicto Colombia-Ecuador sirvi de marco para que los mandatarios hicieran patentes sus diferencias ideolgicas en un espacio donde tradicionalmente domina la diplomacia.

Confrontacin verbal

Mi patria ha sido bombardeada, ultrajada por aeronaves y soldados extranjeros, as inici su denuncia el ecuatoriano, que catalog de farsa la versin de Uribe sobre los hechos en que fue asesinado Ral Reyes, el segundo jefe ms importante de las FARC.

El ecuatoriano inici el recuento de agravios y describi que en su contacto con Uribe, pocas horas despus de la incursin militar de Colombia en territorio ecuatoriano, recibi informacin falsa.

Auxilindose con mapas y fotos, explic a los mandatarios presentes los detalles del ataque areo en la frontera entre Colombia y Ecuador, donde dijo que ocurri una verdadera masacre.

El colombiano tuvo que ocupar una hora en su defensa y si bien reconoci que no inform del operativo a Correa, dijo que no lo hizo porque haban fracasado en cinco intentos anteriores por la falta de colaboracin del ecuatoriano.

Frente a un Correa que mostraba gesto de incomodidad, arguy que no bombarde al pueblo ecuatoriano, sino a tenebrosos terroristas. Pero por ms que intent justificar la accin, termin por reconocer la incursin territorial hecha por su ejrcito y pidi perdn.

La confrontacin verbal no qued ah. Correa abandon repentinamente el saln de sesiones de la cancillera Dominicana y ante la confusin que esto provoc que la canciller de su pas, Mara Isabel Salvador, tuvo que explicar: fue un momento al bao.

Pero la tregua termin cuando el ecuatoriano regres a su lugar y acus a Uribe de que volvera a atacar otro lugar si piensa que hay otro Ral Reyes. Cuando el colombiano quiso interrumpirlo, fue llamado al orden: Sernese, presidente, clmese presidente.

Enojado, Uribe respondi: No me aplique el cinismo que tienen los nostlgicos del comunismo. Todo ello se daba en medio de los llamados a la calma del anfitrin, el presidente Leonel Fernndez.

Indignado, Correa volvi a la carga en relacin con los sealamientos de que haba cobijado a un grupo terrorista en su pas. Quin puede ser tan insensato de estar al lado de las FARC? Se necesitan fuerzas internacionales de paz que del lado de la frontera de Colombia vayan a controlar lo que el presidente Uribe no puede controlar. Basta de falacias. Los culpables no son Ecuador, Venezuela el culpable es Colombia.

Empeados en bajar la temperatura, los presidentes de Guatemala, Alvaro Colom; de Mxico, Felipe Caldern, y de Chile, Michelle Bachelet, propusieron adoptar el resolutivo de hace dos das de la Organizacin de Estados Americanos (OEA) para crear una comisin investigadora integrada por personajes y ex presidentes.

Al presidente nicaragense, Daniel Ortega, no le convenci el planteamiento. No hay nada que investigar, exclam, y con la experiencia de lo ocurrido en Nicaragua dijo que este tipo de prcticas de persecucin a grupos armados simplemente se conocen como terrorismo de Estado.

La presidenta de Argentina pidi a Colombia que combata desde la legalidad y que no se acepte la doctrina de la unilateralidad.

Observada por el secretario general de la OEA, Jos Miguel Insulza, una de las dos presidentas latinoamericanas que han hecho historia porque adems surgieron de la izquierda, hizo notar que escenas que les toc ver hasta ese momento en la cumbre nos convierten a las mujeres en las personas ms racionales del planeta, lo que despus fue aplaudido por Chvez como la doctrina de la superacin de las mujeres.

Ms que las propuestas pro comisin de la OEA, lo que dio un giro a la discusin fue la intervencin de Chvez, que convoc a crear el Grupo de Paz Santo Domingo. Record que se encontraban en la tierra del merengue y comenz a cantar una cancin.

Aunque antes hizo un parangn del operativo colombiano con la doctrina Bush, con el guerrerismo del imperio y enseguida se quej de que a la senadora colombiana Piedad Crdoba y Yolanda Pulecio, madre de Ingrid Betancourt, secuestrada por las FARC, se les negaba el acceso al saln. El presidente dominicano hizo una seal y de inmediato entraron las dos mujeres al saln.

An Evo Morales dio una estocada ms a Uribe cuando se refiri a adjetivos que se usan para descalificar a quienes piensan diferente. A partir del 11 de septiembre no somos narcotraficantes, somos terroristas, y como se declar vctima de una conspiracin estadunidense, dijo: si es as, hay un terrorista sentado con ustedes.

En su papel de mediador, el dominicano le pidi a Correa, Chvez y Uribe que se dieran un abrazo con el compromiso de asumir juicios sobre la actuacin en el contexto del multilateralismo y continuar un dilogo constructivo.

Avasallado con la argumentacin de los diversos mandatarios, el colombiano dijo que no era un hombre de odio y que asuma sus responsabilidades, y se levant de su lugar para buscar a Correa.

Ambos se dieron la mano, aunque el ecuatoriano de inmediato le dio la espalda y ya no llegaron al esperado abrazo. Soy un hombre de carne y hueso y morir indignado con los que agredieron a mi patria, dijo Correa tras declarar superado el diferendo.

Uribe luego fue a saludar a Chvez teniendo como testigo al presidente dominicano, y de pronto aquel escenario de confrontacin y de debate fue de camaradera y de felicitaciones.

El colombiano tambin abraz a Ortega y an se dio un ltimo debate por el aejo diferendo que sostienen ambos pases por la isla San Andrs. No dejemos solo a Ortega, alcanz a decir Correa, mientras Uribe prometa pagar el boleto de regreso a Colombia del embajador nicaragense.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter