Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-03-2008

Ezra Pound: Vanguardia y Fascismo (entre Confucio y Mussolini)

Nicols Alberto Gonzlez Varela
Rebelin





"La 'Edad peda' sobre todo una impresin en yeso,
hecha sin prdida de tiempo,
Un cine en prosa, no, no ciertamente el alabastro
ni la escultura de la rima"

("Ode pour l'lection de son spulcre", 1918)

 

 

P or qu leer a Pound? Fascista recalcitrante, antisemita rubicundo, traidor a su patria adems de desequilibrado mental (psictico). Como Heidegger, como Cline, como Paul de Man, como Blanchot, como Cioran, como Elade como Pessoa, como Michels y como tantos otros el problema en cualquier esbozo biogrfico de estos intelectuales son los aos que transcurren entre el fin de la Primera Guerra Mundial (1918) y la derrota del Tercer Reich (1945). Todos abrazaron con fascinacin el naciente fascismo. Pero Pound no slo merece estar en la galera de los sospechosos de siempre de la historia intelectual: revolucion la literatura directa e indirectamente. Adems de ser el ms grande de os poetas del siglo XX fue editor, corrector y artfice de la publicacin de "No Man's Land" de T. S. Eliot, el primer poema realmente modernista que formate todo lo que vena del pasado, hacindolo caduco y ridculo. Sin embargo, mientras que Eliot pas a convertirse en el principal crtico y poeta de su tiempo, a pesar de su carga teolgica, la posicin de Pound ha sido empaada por su apoyo incondicional a Mussolini y Hitler, sus programas radiofnicos de agitprop fascista en Roma durante la Segunda Guerra Mundial y por su antisemitismo visceral. Como en los debates sobre autores hechizados por el fascismo, en el caso de Pound tenemos tambin interpretaciones opuestas, una herradura hermenutica que oscila entre separar artificial y absolutamente la obra del hombre (el clsico es Julia Kristeva) o directamente hacer preceder a la poesa de su adhesin poltica al fascismo (Massimo Bacigalupo). La conclusin es un silogismo ridculo: Pound no fue fascista (cuando efectivamente lo fue); Pound no fue realmente un poeta (cuando lo fue y cmo). O, profundizando un poco, Pound fue fascista sui generis pero su poesa no. Habra un Pound bueno, el enhebrador de stanzas y rimas libres, un essential Pound y un Pound malo, demente, irracional, loco de atar, un pobre desequilibrado que crea ser fascista aunque no era fascista en el fondo. Por supuesto, la mayora de los estudiosos, en ambas mrgenes de la interpretacin, no tienen idea de qu era el fascismo en su versin italiana. Al no comprender la originalidad no entienden proyectan su propia ignorancia en Pound. Para muchos sigue siendo impensable que el fascismo haya atrado verdaderamente a ilustrados de la magnitud de Pound. Como sealaba Connor Cruise O'Brien sobre Yeats cmo se puede conciliar la poesa que ms amas con la idea poltica que ms odias? ste es el dilema Pound. Hay una tercera variante de hagiografa clnica, que intenta exculpar a Pound por su supuesta demencia durante al Segunda Guerra Mundial. Incluso lo sostienen autores progresistas o de izquierdas. Esta va de exoneracin est clausurada hace tiempo, tenemos las declaraciones del Dr. Jerome Kavka, que examin a Pound en el psiquitrico de St. Elizabeth's, quin a repetido que no sufra de psicosis y que la internacin se debi a los temores de Pound a ser ahorcado por traidor durante la puration. La puesta en escena clinnianne de Pound fue idea de su crculo de amigos para evitar un juicio catastrfico. La discusin sobre la deriva fascista en torno a Pound se reaviva en Inglaterra por la edicin de unas cartas inditas a intelectuales chinos, algunas de la cuales hablan no slo de su trabajo como escritor, poeta, guionista y editor sino adems de su afinidades polticas y de su decisin de apoyar el fascismo (Pound no diferenciaba entre fascismo y nacionalsocialismo). Las 162 cartas, escritas en un raro acento fontico, fueron rastreadas y localizadas a lo largo de 15 aos por el profesor Zhaoming Qian, de la Universidad de Nueva Orlens. Abarcan un perodo de cuarenta aos y nos dejan ver su adhesin a formas polticas del confucianismo, comentarios sobre cmo se reciba en Occidente su opera magna "The Cantos" ("Cantares" en espaol) y opiniones sobre poetas y escritores de la poca, incluido por supuesto, su alter ego T. S. Eliot. Uno de los bigrafos ms profundos de Pound, David Moody, seala que estas cartas nos permiten explicar el distanciamiento entre los dos grandes poetas, separacin marcada por criterios polticos. Eliot, a travs de su revista "The Criterion", aplicaba su mandarinesca Kulturkritik contra el capitalismo y su brbaro modernismo. El escalpelo eliotenne se afilaba con piedra de amolar catlica y sus parmetros pueden calificarse de "reaccionarios". Nunca llega a desembocar en la decisin por el fascismo. Eliot era un Edmund Burke revivido y redimido. Clamaba por una nueva tercera va, ni bolchevique ni capitalista, pero su modelo era un renacimiento del corporativismo con espritu latino. Era esto, y no ninguna lucha dialctica por la esttica, lo que enfureca a Pound. En sus cartas llama a Eliot "Elephant", "Buzzard", que tiene "Head full of Mouldy Old Christianity". La correspondencia adems nos explica la tensin ideolgica y el intento de sincretismo entre la teora fascista y Confucio. Por supuesto, una sntesis para nada absurda o producto de una locura en ciernes, que en realidad nunca existi. Y de cmo se produca la retroalimentacin con su proyecto subversivo de escritura poetica.

 

Un "poeta economista" en la Italia fascista: "Mussolini es un macho de la especie y autor de la consegna de este ao" escriba Pound en "Make it New", una coleccin de su mejor prosa literaria. Los diarios fascistas, como el reconvertido "Gazzetta del Popolo", lo llamaban "el poeta economista". En su ltimo domicilio en Venecia, donde muri, sito en la calle Querini, 252, figura una plaqueta en mrmol blanco en la que reza "Titano della Poesia". Nunca tan bien dicho. Es uno de los poetas ms revulsivos y decisivos del siglo XX. Y lo saba. Su fiel Penlope fue Gustav Flaubert, como le gustaba repetir. Hay una imagen curiosa donde se lo ve, una foto en blanco y negro, como un smbolo futurista encarnado: hiperactivo, atltico, vigoroso. Juega al tenis en su residencia en Rapallo, Italia. El pas est gobernado por el Il Duce Benito Mussolini, el lder que tena "sentido del tiempo". Sabe que el "juego con el arte" ha cambiado. Pero Pound, pese al New Criticism que ve artistas inmaculados dedicados en alma y vida a la causa literaria en impolutas torres marfilescas, no era un poeta en sentido estricto y dbil. No era simplemente un jugador de estilo ms. No era un Mallarm. No lo permita su propia gigantez. La escritura para Pound deba ajustar cuentas con el terremoto de la guerra, con la matanza colectiva y con la crisis de las democracias liberales. El estilo debe hacer un control de daos para remover de la bancarrota a la Kultur occidental. La poesa, "esa vieja puta desdentada" es parte de la decadencia sin fin. AL liberalismo lo llama sin pudor "a running sore". Su poesa es una toma de postura poltica, es la "impresin en yeso" que la edad del modernismo reaccionario exiga. Pound, artfice del Imagismo primero, del Vorticismo despus, experimentador rabioso, critico furibundo del Futurismo. El diagnstico del vaciamiento del sujeto de la cultura humanista y la disolucin del lenguaje tambin son hiperpolticas. Igual de polticas son las de sus compaeros de viaje Yeats y Eliot. Y no podra ser de otra manera. Se trata de atravesar transversalmente todos (y "todos" no es retrica) los modelos de formalizacin del lenguaje literario antes que la cultura occidental se diera una forma econmica basada en el plusvalor (con el paso del valor de uso al valor de cambio). Si Pound bucea incansablemente en el vers libre de los poeta mlicos, en los clasicistas isabelinos o en los trovadores franceses, en los haikus de la poesa provenzal o los juglares bretones, es que busca un lenguaje, en forma y ritmo, que supere la irreversible reificacin capitalista y la lenta fragmentacin-alienacin del material por medio del cual la literatura (y la poesa) trabaja. El retorno a los orgenes "que fortifica, porque implica un retorno a la naturaleza y a la razn", no es romanticismo banal (para eso esta Filippo Tommaso Marinetti!), sino el intento de buscar el inicio autntico fuera de las mediaciones del capital. El hombre de la nueva era "no quiere hacer lo que debe donde no debe". Tradicin no significa ataduras que nos liguen al pasado: es algo bello que conservamos y que se mantiene inmune al circuito dinero-mercanca-dinero. El fetichismo del dinero es el que ha hecho mercanca al propio lenguaje. Para entender a Pound y su revolucin potica debe comprendrselo como un pensador en toda la extensin del trmino. Pound es como la Quimera homrica: poeta por delante; economista por detrs y en el medio el poltico. Pound, como Heidegger, como Blanchot, como Cline, como tantos, abraz la solucin fascista no como residuo de una fantstica psicosis, no cmo un error por inexperiencia poltica sino como resultado coherente de sus propias reflexiones sobre la economa y la poltica de su tiempo. En el siglo XX la rebelin ideolgica liberal precedi a la poltica, la voluntad de purificar el mundo burgus de las hipotecas del siglo XVIII, as como el rechazo al "malestar" liberal y burgus se unen en un mismo impulso en las ms importantes vanguardias literarias y artsticas de Europa.

 

Modernismo y proto fascismo: "La revolucin fascista fue hecha PARA la preservacin de determinadas libertades y PARA el mantenimiento de un cierto nivel de cultura, de ciertos estndares vida, pero NO fue hecha para hacer descender un nivel de riquezas o de pobreza, sino que es una denegacin a entregar ciertas prerrogativas inmateriales, una denegacin de entregar una gran porcin de nuestro patrimonio cultural Es posible que todas las dems revoluciones se han producido slo despus, es decir, muy considerablemente DESPUS de un cambio en las condiciones materiales, pero la 'revolucin continua' de Mussolini es la primera revolucin que ocurren simultneamente con el cambio de las bases materiales de la vida." ("Jefferson and/or Mussolini", escrito en 1933, publicado en 1935) As resuma Pound la positividad del fascismo como fenmeno epocal y, en sus propias palabras en el prefacio de la edicin norteamericana del phamplet, nos explicara a sus lectores "la idea statale del fascismo tal como yo la he visto". Estas ideas no se las contagi al ver la rivoluzione continua en vivo en Italia: siempre confes que su Turn hacia la nueva derecha haba ocurrido en Inglaterra. Pound fue un intelectual comprometido con su tiempo. Como tantos intelectuales del '900 y como su futuro hroe, Mussolini, Pound tambin comenz su deriva fascista desde el socialismo. Su lugar fue el diario "New Age", en el que escribi sin interrupciones diez aos: de 1911 a 1921. El diario perteneca a las Fabian Arts Society y portaba como motto "An Independent Socialist Review of Politics, Literatura and Art". Antes de la Gran Guerra era considerado el mejor diario de la izquierda britnica. All escribieron Shaw, Chesterton, Belloc y muchas futuras figuras intelectuales del Labour Party. El diario intentaba realizar una rara sntesis, que ya veremos en otros tipos de fascismos, entre socialismo evolucionista y el sindicalismo. La formacin econmica de Pound se realizn ntegramente gracias a este diario a travs de la difusin de economistas heterodoxos, algunos importantes an hoy en da, como Silvio Gesell y otros que han pasado al justo olvido, como C. H. Douglas. Ya en pleno fascismo italiano Pound dio conferencias sobre economa planificada y la base hitrica de la economa en la Universidad de Miln a lo largo de 1933. Al inicio del '900 en sucesivos artculos Pound defiende las reformas socialistas llamadas "Social Credit", en clave proudhonnistes y su economista de cabecera es siempre Gesell. Como muchos pre fascistas, Pound cree que modificando la esfera de la circulacin y la distribucin podra nacer una nueva sociedad sin tocar las estructuras sociales y polticas, sin tocar el derecho de propiedad bsico. El fascismo es el nico, entre el comunismo y el capitalismo liberal, de llevar a buen trmino, la justicia econmica. Paralelamente a su actividad como socialista de la tercera va (ni bolchevique, ni liberal) Pound inicia otro tipo de actividades poltico literarias. En diciembre de 1913, Ezra Pound le escribe al poeta William Carlos Williams una carta donde llama a la escena artstica literaria de Londres ''The Vortex", el vrtice. Ser un trmino que har historia. La aparicin en Londres de la revista "Blast" en junio de 1914 anuncia pblicamente el nacimiento del "Vorticism", un movimiento vanguardista emparentado con el futurismo pero que rompa con l en lo esencial. Hasta el "New York Times" de la poca destac la ruptura que se avecinaba. Segn la defini Pound en carta a sus padres " la ms inteligente revista de Londres. Ustedes la detestaran ". Lewis haba tomado la idea de "Blast" de los cubistas. Marinetti estuvo en Londres en 1913. La revista no slo destacaba en contenidos sino revolucionaba la forma hasta en los colores (rosa chilln en plena poca victoriana!) y la tipografa. Su objetivo era "devastar": devastar la cultura francesa, el humor ingls, la iglesia anglicana, la cultura popular, la prensa tradicional, las autocredas vanguardias, la burguesa segura y establecida. En la revista escribirn, entre otros, Ford Madox Ford y T. S. Eliot. Ms tarde Pound emplear el trmino "Vortex" para definir la especificidad del arte de su amigo Wyndham Lewis. Lewis es "un verdadero maestro", fue l el que redacto el "Vorticist Manifesto", y para Pound debera estar al lado de Gaudier, Picasso o Joyce en cuanto a su papel revolucionario en el arte y la literatura. A Ernest Hemingway, que lo conoci, le disgustaba, y dijo que tena los ojos " de un violador fracasado ". Pound se arrepentir de no haber escrito un libro sobre l toda su vida. De la novela de Lewis "Tarr" (1918, re escrita en 1928), Pound dir que es "la novela inglesa ms vigorosa y vehemente de su tiempo y su autor el fenmeno ms excepcional de la poca". El nico escritor contemporneo que puede comparrsele es Joyce. El escritor y pintor Wyndham Lewis escribir un libro en 1931 elogiando a Hitler, editado por Chatto&Windus, aunque nunca llegar al extremo del intelectual fascista comprometido como Marinetti, Drieu, Brasillach o Paul de Man. Lewis considera al nacionalsocialismo (todava en la oposicin) como una respuesta al comunismo, en la que el concepto de raza es un antdoto saludable contra la idea de Klassenkampf, de clase social. El programa hitleriano es un excelente plan para salvar a Europa frente al peligro del bolchevismo asitico. En sntesis: el fascismo, dir Lewis sin arrepentirse nunca (de manera similar a cmo Heidegger segua justificando al nacionalsocialismo hasta su muerte) es la expresin revolucionaria ms adecuada y ms acabada de la oposicin al status quo burgus. El modernismo revolucionario. Curioso o no Lewis fue ampliamente difundido en Argentina a travs de la revista "Sur" de Victoria Ocampo. Pero la figura de Lewis personifica perfectamente el intelectual modernista reaccionario atraido por la vitalidad, al energa de lo irracional, la fuerza del instinto, todos fenmenos de esta rebelin contrailuminista, antimaterialista, antiburguesa y antimarxista que representar en un primer momento el fascismo italiano, luego el nacionalsocialismo y los diversos fascismos menores de Europa. El vorticismo contribuir a ilustrar la naturaleza de las afinidades entre revuelta cultural, modernismo reaccionario y el ascenso irresistible del fascismo. Las races del modernismo se encuentran entrelazadas con las afinidades electivas de la derecha revolucionaria, el pasado perfecto del futuro fascismo.

 

Derecha revolucionaria y filosofa: en el grupo vorticista tena un idelogo ms profundo, un filsofo en toda lnea, una especie de Heidegger o Drieu de la Rochelle ingls. Su nombre era Thomas Ernest Hulme. Su ascendencia sobre Pound, Yeats o T. S. Eliot es incuestionable. Ya el perspicaz Borges lo haba notado cuando escribi "fue discpulo del filsofo Hulme, con el cual inaugur el Imagismo, destinado a purificar la poesa de todo lo sentimental y retrico" (habr influenciado a su vez el reaccionario Hulme a Borges?). Tanta era la admiracin de Pound por Hulmes que en su cuarto libro, " Ripostes" (1912) , incluye un curioso eplogo, compuesto por los pomposamente calificados Complete Poetical Works of T.E. Hulme. Se trata de cinco poemas, breves, en el estilo de los haikus. Hulme era una personalidad excepcional y el verdadero terico del clasicismo revolucionario, del que bebern tanto el fascismo como el nazismo. El joven filsofo y crtico de arte reaccionario reuna en el caf "Tour Eiffel" del Soho, los jueves por la tarde, a un grupo de escritores que constituan una secesin del tradicional Poet's Club londinense creado por un banquero. El jueves 22 de abril de 1909, Pound lleg por primera vez a ese cenculo, invitado por su maestro Hulme. Un miembro del grupo, F.S. Flint, quin junto con Hulme y Pound crearn el "Imagism", recuerda esa primera y memorable ocasin: "(Pound) debe haber olvidado, o nunca se enter, de la excitacin con la que los clientes de las dems mesas le oyeron declamar su Sestina: Altaforte... qu fuerte vibraba la mesa en resonancia con su voz". Los imagistas editarn una antologa que har poca llamada " Des Imagistes" ser publicada en 1914 en EE.UU. y el Reino Unido. La integraban: Richard Aldington, F.S. Flint, Skipwith Cannell, Amy Lowell, William Carlos Williams, D.H. Lawrence, James Joyce, Ford Madox Hueffer (todava no era Ford Madox Ford), Allen Upward, John Cournos, y Ezra Pound. Hay all al menos tres de los mayores escritores en lengua inglesa del siglo (Lawrence, Joyce y Williams) reunidos por mrito exclusivo del cuarto de ellos. El libro fue recibido con desprecio e indiferencia. Pero sigamos con Hulme. El filsofo tom la iniciativa de traducir al ingls las "Rflexions sur la violence" de Georges Sorel, el terico sindicalista que revisaba en clave antimaterialista a Marx. Mussolini declaraba que "mis modestas ideas han encontrado confirmacin autorizada en la obra de Georges Sorel". El fascismo consideraba la obra soreliana como una fuente de inspiracin y un antdoto saludable contra las perversiones marxistas. Hulme tambin tradujo al ingls a Henri Bergson y su vitalismo antikantiano, otra de las fuentes filosficas del futuro fascismo. Hulme se present como voluntario entusiasta y muri en la Gran Guerra en septiembre de 1917, en Flandes a la edad de 34 aos. En su poca, segn relatan diversos testimonios, se haba transformado en una de las inteligencias ms influyentes y uno de los principales protagonistas de la escena intelectual. T. S. Eliot dijo que era "el gran precursor de un estado de nimo nuevo, el estado de nimo del siglo XX" y lo defina como "un clsico, un reaccionario y un revolucionario en las antpodas del espritu ecltico, tolerante y democrtico del siglo pasado". La mdula del pensamiento de Hulme, todava no maduro por su edad, es un violento ataque al humanismo, a la perfectibilidad humana, a la empata artificial y a la idea de progreso. Su objeto de demolicin es la idea segn la cual la existencia es o debe ser la fuente de la que emana todos los valores. Hulme arremete contra todo el espritu y el arte del Renacimiento (Donatello, Miguel Angel, Marlowe) y contra la tica y la poltica dereivada de l: Descartes, Hobbes, Spinoza, Rousseau. Su etxtos declaran la guerra al romanticismo, pero al romanticismo de 1789 (el de la Gran Revolucin Francesa) ya la concepcin roussoniana del individuo (el hombre es bueno por naturaleza). Hulme adopta el punto de vista del gran reaccionario Burke, las posiciones y definiciones de Charles Maurras (lo dice especficamente), de Laserre y de los proto fascistas de la Accin Francesa. Los romnticos creen en la infinidad del hombre, nosotros, dir Hulme, en sus lmites. Es necesaria, sobre la lenta Untergang de Occidente, una estricta disciplina religiosa (o un sustituto a este lazo) que implica, en las formas institucionales, disciplina poltica (ya no basada en ese invento llamado "contrato social") y obediencia al estado. Este es el fundamento de la llamada "Anti-Democratic Intelligentszia": rechazar de plano la tradicin plumista y humanista; criticar con violencia extrema y subversiva la democracia liberal. La tarea del siglo XX, sealaba Hulme, era logra disociar a la clase obrera de la democracia. En este marco es el que hay que entender el trabajo potico y el alcance de la creacin literaria de Pound. Hulme, admirador de Sorel, ofreci un retrato del terico de la violencia y del sindicalismo revolucionario que podra aplicarse a su discpulo Pound: "Un revolucionario que es un antidemcrata, un absolutista en cuestiones de tica, que rechaza todo tipo de racionalismo y de relativismo, que concede la mayor importancia al elemento mstico en religin, elemento que est convencido que nunca desaparecer, que habla con menosprecio del modernismo y del progreso y utiliza un concepto como el honor sin el ms mnimo toque de irrealidad".

 

Confucio & Mussolini: Pound empez a leer a Confucio de traducciones del francs en 1914-1915. Hizo varias pequeas traducciones y en 1928 apareci su primera gran versin inglesa de uno de los clsicos "El Gran Compendio". Ya en sus "The Cantos" se encontraban numerosas citas de "Las Analectas". En sus cartas recientemente descubiertas se ve la tensin de Pound en su busca de una tica comunitaria que pudiera complementarse con el fascismo sobre el terreno. Cmo intent realizar Pound una sntesis hegeliana entre confucianismo y fascismo italiano? Confucio "que tena a su espalda dos mil aos de historia documentada, que l condens de manera que fuera de utilidad a los hombres que ocupan cargos oficiales" permita una Sittlichkeit, una moralidad estatal basada en salidas pragmticas, evitando la politiquera y las discusiones abstractas de la burocracia. Confucio adems sostena una antropologa pesimista sobre el hombre y un regreso a una poca dorada imperial, en la cual los hombres de letras y eruditos gozaran de una posicin de clase ventajosa. Los funcionarios superiores del Stato Totale deberan ser instruidos en "Las Analectas" confucianas y como regla general "no se debe permitir que ningn cristiano desempee cargos ejecutivos". A Mussolini, el fondatore dell'Impero que haba ya cambiado el gobierno burgus por "algo positivo, por una mquina til", le podra ser de enorme ayuda el aporte autoritario, centralista y prctico del confucianismo. Del judasmo ni hablar, aunque podran conservarse "unos cuantos judos serios". Confucio ms Mussolini era la Ocana ideal, que superara el comunismo bolchevique y las plutocracias occidentales. Pound pensaba que el nacionalsocialismo estaba ms cerca que el fascismo en los ideales confucianos de su estado. El final ignominioso de Pound es ya conocido. Hay algunas ancdotas que nos pintan qu lejos estaba en su adhesin al fascismo de la esquizofrenia. Un Pound entusiasmado contaba que a Mussolini, "que tiene sentido del tiempo", le gustaba la msica clsica por sobre la msica ligera contempornea. El clasicismo revolucionario se encarnaba en il Duce. Y que il Fascio (como llamaba en su florido lenguaje a la dictadura fascista) era "un fenmeno interesante", tras el cual "hay perspectiva histrica". El "estado imperialista capitalista" (sic) no slo tena que ser juzgado en comparacin con el fascismo desplegado o con las utopas sin realizar sino con las formas pasadas de sociedad. La poca no era de pasividad, de espectadores sino de accin: en su entusiasmo reaccionario se puso a preparar un guin cinematogrfico en 1932 sobre la historia del fascismo, envindole un ejemplar a Mussolini con dedicatoria. Finalmente logr el encuentro ms deseado: el 30 de enero de 1933 se entrevist con il Duce en el Palazzo Venecia, presentndole al dictador una lista de propuestas sobre reformas monetarias, econmicas y adems, como confes, vislumbrar la grandeza mental de Mussolini. Le regal un draft de XXX Cantos, el dictador lo hoje, ley algunos poemas y le dijo que lo encontraba "divertente". Pound consider esa frase un comentario muy serio que indicaba que el gran hombre de estado en un instante haba llegado al alma de su obra. Emocionado como Hegel cuando vio a Napolen en Jena, Pound consider el hecho como una prueba de la brillantez de Mussolini y el hecho que "The Cantos" sera una obra para bermenschen, superhombres. Su impresin en yeso para esta poca. Desde aquel da Pound no llamaba a Mussolini por su nombre, sino se refera a l como "Muss" o "The Boss" (como le llama en los primeros versos del canto 41). Era el "artifex", un genio sin medida. Eliot en "The Criterion" le public un artculo titulado "Asesinato por el Capital", donde presenta a Mussolini como "el primer jefe de estado de los ltimos tiempos en percibir y proclamar que la calidad era una dimensin de la produccin nacional". En "Gua de la Cultura" (1937), impresionado por ese encuentro (que ser el ltimo) Pound deca que "Mussolini, un gran hombre, demostrablemente en sus efectos sobre los acontecimientos, inadvertidamente en la rapidez mental, en la velocidad con que se expresa su verdadera emocin en su cara, de tal modo que nicamente un hombre retorcido podra malinterpretar lo que quiere decir y cuales son sus intenciones bsicas". Y "The Cantos" tiene sus propios captulos fascistas: los cantos LXII al LXXII, conocidos como The Adams Cantos. Quiso escribir un libro sobre il Duce que nunca pudo realizar. Cuando viaj por ltima vez a los Estados Unidos, en 1939, al descender del trasatlntico italiano Rex (por supuesto en una suite de 1 calse) declar a la prensa que "Mussolini y Hitler han hecho ms cosas por la paz que todas las democracias liberales". Ya en esos momentos Hitler se haba anexionado Austria y los Sudetes, Mussolini ya haba conquistado con sangre Abisinia para su nuevo Imperium romano, y Pound apoyaba la operacin colonialista: "Abisinia est mejor bajo el mandato de il Duce que de Negus (el emperador nativo)". En tan slo unos meses el III Reich atacara Polonia, estallando la Segunda Guerra Mundial. Pound utilizaba un papel de diseo propio para escribir, tena un dibujo de s mismo diseado por Wyndham Lewis y tena un motto fascista en el encabezado que deca: "La libertad es un deber, no un derecho". A la vuelta a Rapallo desde los EE.UU. se desat la guerra. Pound ofreci sus servicios al gobierno italiano para montar una serie de emisiones radiales que llevaran a los americanos a apreciar y simpatizar con el fascismo. La primera emisin fue en enero de 1941. La idea general de Pound era que las guerras eran creadas por la codicia de los usureros y los fabricantes de armamento. Cuando Japn atac Pearl Harbor, obligando a los EE.UU. a declararle la guerra el Eje (diciembre de 1941) Pound decidi seguir emitiendo con su propio nombre y seal que "Roosevelt est en manos de los judos ms de lo que el presidente Wilson lo estuvo en 1919". El 26 de julio de 1943, una corte federal de los Estados Unidos acus a Ezra Pound de adherir a los enemigos de los Estados Unidos. En otras palabras, traicin. La pena iba desde 5 aos de prisin y U$S 10.000, a la silla elctrica o mejor dicho, la horca.

 

La cada de los dioses: El 10 de julio de 1943, tropas britnicas y estadounidenses desembarcan al sur-este de la isla de Sicilia y la ocupan en poco ms de un mes. La invasin aliada de territorio italiano provoca que, el 24 de julio, se produzca un putsch palaciego, el rey de Italia Vctor Manuel IIII ordene la detencin de Mussolini y nombra al mariscal Badoglio nuevo presidente del pas. El gobierno de Badoglio se rindi a los aliados y los alemanes ocuparon toda Italia. Un comando libera a Mussolini quin establece la Italia fascista en el norte, con capital en Miln. Se la conocer como la Repubblica Sociale Italiana (RSI) , pero su nombre popular ser Repblica de Sal, debido a que la residencia de il Duce estaba en Sal, pequea ciudad en el lago Garda. Pound estaba en ese mes crucial de septiembre de 1943 en Roma. Un empleado del Minculpop (Ministerio de Cultura Popular fascista) recuerda haber visto a Pound deambulando por las desiertas oficinas, buscando manuscritos de sus charlas radiales. Los das finales fueron un caos, con los fascistas huyendo hacia el norte. Pound tambin lo hizo, al mejor estilo de Cline: sali de Roma por la va Salaria, cruz el municipio de Fara Sabina y durmi bajo las estrellas. Tomo un tren abarrotado y medio a pie logr llegar al Tirol, zona segura. Toda esta experiencia de huda hacia Sal tambin aparecern en "The Cantos" 77, 78 y 79. Se reincorporar al movimiento y pone todo su talento para sostener la repblica de opereta de un Mussolini ya quebrado. Compone canciones para las milicias fascistas, traduce y escribe panfletos, artculo, manifiestos y posters, todo ello en italiano. Los posters fueron impresos con mximas confucianas o slogans fascistas de la poca reformados por Pound. Entre 1943 y 1945, fecha en al que es encarcelado, Pound imprimi seis obras en la Repblica de Sal, incluido el testamento de Confucio. Escribi artculos en la revista propagandstica del rgimen "Gladio". Pound apoya el fascismo de izquierda, una especie de vuelta a los orgenes, de Mussolini, aportando ideas y proyectos culturales. Su foto y descripcin haban sido distribuidas en el frente y lo buscaba no slo el ejrcito, sino un fiscal general y el FBI. Cuando lo atraparon en Sant' Ambrosio estaba traduciendo el "Libro de Mencio", el seguidor ms fiel de Confucio pero el ms populista. Para vergenza de su etnocentrismo, Pound se rindi en mayo de 1945 a una raza inferior: un soldado negro con una carabina que lo llev bajo arresto a Lavagna. En una conversacin con uno de los ministros de Sal, Pound le explic la amalgama de fascismo y confucianismo, su valor para elevar la moral del combate: "The Value of Philosophy (or of a Philosophy) is that it Reinforces Courage. Confucius is the Staff to take in the Trenches". (NGV)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter