Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-03-2008

Los Ponchos Rojos administran Correos de Bolivia
Un desafo para la transparencia Indgena

Wilson Garca Mrida
Datos & Anlisis



El pasado jueves 13 de marzo fue una jornada significativa para el proceso de cambios revolucionarios que experimenta Bolivia bajo el gobierno de Evo Morales, el Presidente Indgena. La abogada aymara Amalia Morales Rondo, quien desempea funciones en el sistema judicial desde hace 12 aos, fue ascendida por el rgimen al posesionarse como Jueza de Instruccin en lo Penal para la provincia de Yungas, constituyndose en la primera magistrada chola (mujer mestiza de pollera) que registra la historia del pas. Posteriormente, el nuevo Ministro de Obras Pblicas, scar Coca, posesion a un profesional indgena ligado a la milicia de los Ponchos Rojos el auditor financiero Marvel Vargas Ortiz como el nuevo gerente general de la Empresa de Correos de Bolivia (Ecobol), hecho tambin muy significativo ya que incorpora en el aparato administrativo del Estado boliviano, de manera real, a la faccin aymara ms radical y consecuente que respalda al presidente Morales.

Sobre la primera posesin, la prensa reaccion tal cual habitualmente lo hace en estos casos, mostrando a la jueza aymara como otra pintoresca ancdota de incorporaciones indgenas en la administracin pblica de Bolivia. Respecto a la entrega de Ecobol a manos de los Ponchos Rojos, los medios de comunicacin privados alzaron grito al cielo criticando que el juramento del posesionado no fue ante la Biblia sino ante los mismsimos Ponchos Rojos, hecho calificado por algn periodista como hereja. Pero lo realmente inslito fue que los medios informativos del Gobierno, como ABI y Canal 7, minimizaron y prcticamente ocultaron la presencia de los milicianos indgenas en la posesin del nuevo gerente de Ecobol, incurriendo en una inadmisible desinformacin.
 
DESINFORMACIN OFICIAL
La crnica oficial de la posesin difundida por ABI se limit, muy escuetamente, a reflejar un fragmento del discurso del ministro scar Coca y a un resumen del currculum del nuevo gerente de Ecobol, omitiendo deliberadamente detalles del acto central que consisti en el compromiso de los Ponchos Rojos para fiscalizar rigurosamente la gestin institucional que asume esta milicia indgena no armada. La labor de las autoridades informativas del Gobierno en este caso, devela la inconsistencia del aparato comunicacional estatal que incurre en actos de desinformacin y manipulacin al mismo estilo de regmenes pasados.

Los Ponchos Rojos arrastran una especie de estigma por un acto televisado el pasado 22 de noviembre, que consista en ahorcar pblicamente a indefensos perros como un modo simblico de advertir al fascismo separatista que si los lderes de la media luna quieren derribar a Evo Morales por la fuerza, ah estarn estas milicias aymaras oponiendo, a la violencia fascista, la violencia de una vanguardia indgena. Sin duda fue un error aquel acto canicida; caus estupor y justo repudio entre una mayoritaria opinin pblica boliviana que clama por la pacificacin del pas. Pero es tambin de suponer que los Ponchos Rojos, revolucionarios como son, han sabido asumir autocrticamente aquel error y no hay indicio alguno de que se volver a incurrir en tal exceso. Sin embargo, los encargados de la informacin oficial ejercen una censura contra este grupo, del mismo modo en que lo hacen los enemigos separatistas. El antecedente de los canes no es motivo valedero para omitir de las crnicas oficiales el hecho de que los Ponchos Rojos, al asumir control de la Empresa de Correos, asumen el reto de la Transparencia en esta gestin indgena. Minimizarlo desde los medios de comunicacin del Gobierno, adems de suponer escaso rigor periodstico en el tratamiento del tema, resulta un acto de prejuicio racista que es inslito se produzca dentro el propio Gobierno de Evo Morales. Algo est fallando en la Vocera Presidencial.
   
LA TICA INDGENA A PRUEBA
Segn la crnica del conservador peridico La Razn , durante el acto de posesin de Marvel Vargas, los Ponchos Rojos le regalaron al ministro Coca un poncho y un chicote, este ltimo para castigar al nuevo gerente de Ecobol en caso de que no cumpla en forma adecuada con su gestin.

Ese acto emblemtico minimizado desde los propios medios gubernamentales, tiene un significado estratgico y trascendental para el proceso que se vive en Bolivia. Es primera vez que un grupo indgena organizado toma control directo de una reparticin estatal en un mbito administrativo enteramente institucional, de alcance nacional, con el explcito objetivo de imponer una gestin transparente. La Empresa de Correos de Bolivia es una de las entidades ms corrompidas de la administracin pblica. Fue durante dcadas un botn de pegas del gonismo y el banzerismo, al extremo de que esta empresa fue utilizada para el trfico de drogas por narcotraficantes que militaban en el MNR, MIR y ADN, perdiendo eficiencia en su servicio y permitiendo que el mercado postal sea controlado por empresas privadas de courrier.

El ministro Coca anunci que Ecobol, bajo la nueva gestin controlada por los Ponchos Rojos, debe desplazar del mercado postal a las empresas privadas de courrier y brindar un servicio eficiente, moderno y accesible a la mayora de la poblacin boliviana, especialmente en las provincias y ciudades intermedias del pas.

Aquel objetivo slo puede ser alcanzado mediante una poltica radical de transparencia, donde la tica indgena que encarnan los Ponchos Rojos debe articulase con una institucionalidad que garantice racionalidad y eficiencia administrativa. Este modelo indito en la gestin pblica debe ser asumido por el Gobierno como un Proyecto Piloto de Transparencia Indgena con la eventualidad, en caso de ser exitoso, de replicarse en otras reas estatales. Para ello, debern los Ponchos Rojos contemplar las siguientes polticas de gestin institucional transparente:
1.- Apoyar a la Contralora General de la Repblica en su labor fiscalizadora, respetando la independencia de aquel organismo tcnico en sus especficas competencias constitucionales.

2.- Involucrar a la Superintendencia del Servicio Civil para institucionalizar cargos y eliminar los ndices de nepotismo, dentro una poltica de recursos humanos basada en los mritos profesionales y laborales, y no slo en la militancia partidaria.

3.- Impulsar mecanismos de Autofiscalizacin en la Empresa de Correos de Bolivia, creando una Unidad de Transparencia y Fortalecimiento Institucional bajo los principios indgenas de honestidad, respeto a las personas y tica de trabajo.
Con la aplicacin de aquel programa mnimo de Transparencia, la presencia indgena en el aparato estatal, en este caso a travs de los Ponchos Rojos, habr producido una de las seales ms importantes que espera la sociedad civil del rgimen que preside Evo Morales.

Con la aplicacin de aquel programa mnimo de Transparencia, la presencia indgena en el aparato estatal, en este caso a travs de los Ponchos Rojos, habr producido una de las seales ms importantes que espera la sociedad civil del rgimen que preside Evo Morales.

Aunque fue inslitamente minimizada por los propios medios oficiales de informacin, la decisin de los Ponchos Rojos de administrar la Empresa Boliviana de Correros con una propuesta explcita de transparencia indgena en la gestin, ha generado una expectativa que guarda ntima relacin con el futuro del proceso libertario que vive Bolivia. Si bajo este control indgena Ecobol desplaza del mercado postal a las empresas privadas de courriers y elimina la corrupcin que se hereda en esta empresa pblica desde los pasados regmenes neoliberales, los Ponchos Rojos se habrn reivindicado de aquella imagen canicida que espant al pas en noviembre del 2007.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter