Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-03-2008

Entrevista con Juan Contreras, dirigente de base de la coordinadora Simn Boliviar en Venezuela:
En Colombia se lucha por justicia social

Martn Piqu
Pgina 12

El dirigente desconfa de que Uribe llegue a aceptar la insercin de la formacin guerrillera en la vida poltica colombiana y recuerda la nefasta experiencia de la Unin Patritica, cuyo liderazgo fue masacrado por los paramilitares.


Uribe narcoterrorista. Vivan las FARC-EP. Ral vive. Las pintadas pueden verse en todos los barrios de Caracas. En Chacato, en Sabana Grande, en el complejo de monoblocks 23 de Enero. Los mensajes tienen algo en comn: los firma la Coordinadora Simn Bolvar, uno de los movimientos sociales que forman parte del chavismo. La CSB surgi en el barrio 23 de Enero. Se hizo conocida en el enfrentamiento cotidiano contra la polica metropolitana de Caracas, que en otros tiempos responda al ex alcalde mayor Alfredo Pea, de la oposicin. Uno de sus fundadores, Alexis Gonzlez, fue asesinado por la polica el da del golpe de Estado contra Hugo Chvez. Hoy el principal dirigente de la CSB es Juan Contreras. Su lugar de mando es un cuartito de la casa de la amistad bolivariana Freddy Parra. El bunker chavista del 23 de Enero.

Contreras recibe a Pgina/12 rodeado de posters que reclaman por la paz en Colombia (el ms impactante muestra una paloma blanca con un orificio de bala que sangra). Trabajador social, ex alumno de un colegio jesuita, Contreras coincide con Chvez en que las FARC deben ser reconocidas como fuerza beligerante. Escucharlo es escuchar la opinin de toda la izquierda chavista. Contreras se cri en el 23 de Enero. Los caraqueos lo consideran el barrio ms peligroso de Caracas. El complejo de monoblocks es como Fuerte Apache pero asentado sobre un cerro.

Todo el edificio es una muestra de la poltica social del gobierno venezolano. Cedido por el Estado, en el inmueble funcionan un mercado de alimentos a precios populares, una FM comunitaria y un cibercaf con computadoras ltimo modelo y monitores de pantalla plana. Las FARC no son terroristas. Son una organizacin revolucionaria a la que hay que reconocer como fuerza beligerante.

Por qu habra que reconocerlas como fuerza beligerante?

En este momento las condiciones para la vida poltica en Colombia no son las mismas que las de Venezuela. Aqu pods participar a travs del voto, de una lucha abierta, dentro del sistema democrtico, con elecciones. Por el contrario, en Colombia guerrillero pacificado es guerrillero muerto. Todo el movimiento popular es atacado. Miles de sindicalistas, de campesinos han sido asesinados por los paramilitares. Porque los paramilitares hacen el trabajo sucio que no hace el ejrcito. Todo esto lleva a las FARC a librar una lucha de esa naturaleza. Son ms de cincuenta aos, desde ese 9 de abril de 1948 en que matan a Gaitn. A la insurgencia colombiana hay que darle el status de beligerancia. Eso permitira que haya un proceso de negociacin, el canje. Hara posible que Colombia enrrumbee hacia la paz. Y la paz de Colombia es la paz de la regin.

En la cumbre del Grupo Ro, Alvaro Uribe dijo que no se poda considerar a las FARC un movimiento insurgente porque estaban combatiendo a una democracia, no como los sandinistas o los movimientos armados de los aos 70 que luchaban contra dictaduras.

Es un argumento falso. El ejemplo es uno de los ltimos conflictos que se acaba de resolver en Europa, hace unos seis: el del IRA en Irlanda del Norte e Inglaterra. Estaban luchando contra un Estado legtimamente constituido, contra un rgimen democrtico, establecido. Y el IRA es una organizacin en armas. Y se sentaron a negociar. Estaban hablando de soberana, independencia y autodeterminacin. En Colombia se est luchando por justicia social, por una democracia que incluya y no sea excluyente, como hasta ahora. Lo que plantea Uribe no es un argumento vlido. En El Salvador, Guatemala y Nicaragua hubo procesos de negociacin. En Nicaragua con la contra. En El Salvador, despus de doce aos de guerra y 75 mil muertos, desaparecidos y lisiados, tambin hubo un proceso de negociacin. Lo mismo en Guatemala. Treinta y seis aos de guerra y doscientos mil desaparecidos. Y tuvieron que sentarse a negociar. En Colombia, despus de cincuenta aos, ni el Estado vence a la guerrilla ni la guerrilla vence al Estado. El presidente Chvez est dando su granito de arena. Incluso hizo una propuesta de ceder parte de un espacio en la frontera para que el Estado colombiano y la guerrilla se sienten a negociar.

Uribe sostiene que las FARC estn vinculadas con el narcotrfico.

Uribe es el menos indicado para hablar de eso. Ahorita acaban de escribir un libro, Amando a Pablo, odiando a Escobar, escrito por una de las amantes de Pablo Escobar (N. de la R.: Su autora es Virginia Vallejo). El libro relata la historia de Uribe, cuando fue director de Aeronutica Civil del gobierno colombiano. La familia de Uribe est acusada de formar parte del narcotrfico. Y Uribe form las Convivir (N. de la R.: Se refiere a las cooperativas de seguridad rural creadas en el campo), que luego le daran paso a todo el paramilitarismo en Colombia. Uribe ha tenido predileccin por sentarse a conversar con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Les ha dado poder poltico, las ha desmovilizado, no han pagado los crmenes de lesa humanidad y tiene ms vinculaciones con el narcotrfico y el paramilitarismo que cualquier otra persona. Cmo acusar a las FARC? Cmo tirar la primera piedra cuando l est empantanado dentro del paramilitarismo y dentro del narcotrfico?

En la primera negociacin para liberar a los rehenes, donde particip el ex presidente Nstor Kirchner, se supona que las FARC iban a liberar a dos rehenes y tambin al nio Emmanuel. Pero Uribe demostr que Emmanuel no estaba en manos de la guerrilla.

Yo creo que las FARC debieron ser sinceras con el presidente Chvez que estaba mediando. Y en ese momento las FARC fallaron como organizacin. No s si arriba, en el secretariado, tenan la informacin de que el nio haca poco haba sido entregado para su custodia para evitar los bombardeos y toda la situacin dura que se vive en la selva colombiana. Lo llevaron a un sitio donde poda haber mejores condiciones para el nio. En ese momento las FARC debieron ser sinceras con el presidente Chvez y no hacer una mala pasada, en la que Uribe por momentos sali victorioso al lograr convencer a la gente y al lograr demostrar que ese nio no estaba en poder de la guerrilla.

Las FARC quieren negociar?

Eso est claro. Y lo han pedido, pues. El canje humanitario es una propuesta de las FARC. El despeje de los dos municipios que estn solicitando es una propuesta de las FARC. Frente al operativo y a la muerte de Ral Reyes, las FARC se han manejado soltando a los rehenes. No han pagado con sangre el hecho de los comandantes que han venido cayendo en forma extraa.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter