Portada :: Opinin :: H. Dieterich
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-03-2008

Neutralizado el gobierno de Evo Morales, Washington va por las cabezas de Rafael Correa y Hugo Chvez

Heinz Dieterich
Rebelin


1. La paralizacin del gobierno popular en Bolivia

En la poltica de destruccin de los gobiernos bolivarianos Bush ha alcanzado su primer objetivo estratgico: paralizar el proyecto popular y destruir la fuerza efectiva del gobierno de Evo Morales. El eje imperial-oligrquico ha logrado crear un poder dual en Bolivia que limita la ejecucin efectiva del proyecto de Evo Morales a tres de los nueve Departamentos del pas, esencialmente al altiplano. La aceptacin de Evo de que negociadores internacionales o de la iglesia medien en el conflicto con la oposicin es la demostracin clara de este hecho. De esta manera, el mandato electoral de las mayoras por una transformacin democratizadora y popular del pas ha sido prcticamente revocado y ser sustituido por una negociacin con mediadores de la Iglesia y fuerzas internacionales (sic).

2. El papel estratgico de las supuestas computadores de Ral Reyes en la desestabilizacin de Ecuador y Venezuela

El segundo paso es la planeada destruccin de los gobiernos de Venezuela y de Ecuador. El medio de agresin usado por Washington son las supuestas computadoras de Ral Reyes que se convierten en una fuente inagotable de chantajes e intimidaciones contra todos los gobiernos, fuerzas y personas progresistas e independientes de Amrica Latina. Las supuestas computadoras son el arma estratgica de la guerra sucia meditica-poltica-jurdica para destruir el proyecto integracionista latinoamericano y revalidar a sangre y fuego la Doctrina Monroe; son, al mismo tiempo, la justificacin para la intervencin militar.

3. Como defenderse de la ofensiva de Washington?

Frente a esta arma Amrica Latina solo tiene dos formas de protegerse. En primer lugar, debe demandar la entrega de las supuestas computadoras al gobierno del Ecuador. La escena del crimen fue el territorio ecuatoriano y las supuestas computadoras son evidencia fsica forense, que pertenece a las autoridades ecuatorianas que investigan el caso. La expatriacin de esta evidencia forense por tropas colombianas constituye un nuevo delito criminal que debe ser remediado. Entregada esta evidencia a las autoridades competentes ecuatorianas, stas decidirn si piden ayuda a instituciones criminolgicas internacionales. Si Uribe no entrega esta evidencia forense, los gobiernos latinoamericanos podran negar justificadamente cualquier validez a futuras acusaciones colombo-estadounidenses respectivas.

Bush y Uribe no quieren negociar; quieren la capitulacin incondicional o la destruccin fsica de la guerrilla. Ante este escenario, hay una sola fuerza capaz de lograr una solucin negociada: el bloque de gobiernos latinoamericanos y caribeos; eventualmente, pero no necesariamente, reforzado por algunos gobiernos europeos y algunos sectores de la clase poltica estadounidense. Este Bloque latinoamericano debera negociar con Uribe una formula diplomtica que permitiera el inicio de negociaciones serias entre el gobierno y la guerrilla. El poder de negociacin del Bloque latinoamericano es doble: la posibilidad de aislar polticamente a Uribe en Amrica Latina y el Caribe ---y en caso extremo, el reconocimiento unilateral en bloque a las FARC como fuerza beligerante---, y el posible cambio de su patrocinador en la Casa Blanca, en noviembre de este ao.

4. Brasil: el poder decisivo

El papel decisivo latinoamericano en este conflicto lo juega Brasil. La ausencia de Lula en la Cumbre del Grupo de Ro en Santo Domingo, fue una clara seal que Brasil no pondr en riesgo sus intereses estratgicos ---por ejemplo, la constitucin del Consejo de Defensa de Amrica del Sur en octubre de este ao--- por el conflicto fronterizo entre Colombia y Ecuador. Fue esa decisin que motiv el discurso conciliador de Hugo Chvez frente a Uribe y, en consecuencia, la aceptacin de la posicin brasilea por Daniel Ortega y, a regaadientes, del Presidente ecuatoriano.

El viaje de Condoleezza Rice a Brasilia (14.3.) fue para obligar a Lula a mantener esa posicin durante la reunin extraordinaria de los cancilleres de la OEA, el lunes 16 de marzo. Si en esta reunin se condena formalmente a Colombia, lo que no es muy probable, es secundario. Lo que realmente est en juego es el status colonial de Amrica Latina.

5. Se decide el status colonial de Amrica Latina

En esta guerra de doscientos aos entre la Doctrina Monroe y la Doctrina de Bolvar, Lula ha de saber, que si Amrica Latina no declara nula la doctrina del terrorismo internacional, que es el nuevo ropaje ideolgico que la Doctrina Monroe ha asumido en Amrica Latina y neutraliza el arma de las supuestas computadoras, los gobiernos de Hugo Chvez y de Rafael Correa podran ir el camino del gobierno de Evo Morales.

Si Brasil y Argentina se dejan intimidar por Washington y no encabezan la constitucin del Bloque Regional de Poder latinoamericano, que pasa por su fase crucial en este ao, los Estados pequeos bolivarianos no tendrn futuro soberano. Pero, sin estos Estados pequeos bolivarianos, Brasil y Argentina tampoco lo tendrn.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter