Portada :: Iraq :: Cinco aos de la ocupacin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-03-2008

Informe de la Cruz Roja
Tras cinco aos de guerra, la situacin humanitaria en Irak es una de las ms graves del mundo



Cinco aos despus del desencadenamiento de la guerra en Irak, la situacin en la mayor parte del pas sigue siendo, desde el punto de vista humanitario, una de las ms crticas del mundo. El conflicto impide que millones de iraques tengan suficiente acceso a agua potable y a servicios de salud y de saneamiento adecuados. Adems de la actual crisis, perduran los efectos de los anteriores conflictos armados y de los aos de sanciones econmicas.

A pesar de ciertas mejoras por lo que respecta a la seguridad en algunas zonas, la violencia armada sigue teniendo desastrosas consecuencias. Las hostilidades continan causando la muerte de personas civiles y muchos heridos no reciben una atencin mdica apropiada. Para millones de personas, el abastecimiento de agua es insuficiente y de mala calidad, debido a la falta de mantenimiento de las plantas de abastecimiento de agua y de tratamiento de aguas residuales, as como al escaso nmero de ingenieros.

El actual conflicto ha causado la separacin de los miembros de muchas familias, pues unos han tenido que huir y los que no se han marchado luchan da a da por su subsistencia. La continua crisis econmica, en que sobresale la alta tasa de desempleo, agrava an ms su difcil situacin.


Para impedir que empeore la crisis, es necesario redoblar los esfuerzos para atender a las necesidades bsicas de los iraques. Es primordial que cada hombre, mujer o nio iraqu pueda recibir atencin sanitaria y mdica, abastecerse de agua potable y contar con servicios adecuados de electricidad y saneamiento. Adems, todos los que participan en el conflicto y los que pueden influir en ellos deben hacer todo lo posible por que las personas civiles, as como el personal y los establecimientos sanitarios, no sufran los efectos del conflicto. Es una obligacin que impone el derecho internacional humanitario y se aplica a todas las partes en un conflicto armado, sean Estados, sean actores no estatales.

A pesar de la difcil situacin de seguridad, el CICR ha podido ayudar a miles y miles de iraques que necesitaban acuciantemente recibir ayuda. Hasta la fecha, ha trabajado en estrecha colaboracin con las organizaciones locales para que las personas en el pas reciban la ayuda que ms necesitan.

Es sumamente difcil obtener estadsticas fiables y completas sobre el estado de los servicios pblicos en Irak. Este informe se basa en las conclusiones a que ha llegado el personal del CICR, as como en las observaciones que han hecho en los contactos que mantienen, con regularidad, con el personal de los hospitales, de los centros sanitarios y de los servicios de agua y saneamiento, as como con las autoridades pblicas y otras organizaciones.

Familias separadas

Desde el desencadenamiento de la guerra entre Irak e Irn en 1980, los decenios de conflicto se han cobrado muchas vctimas entre la poblacin civil iraqu. Miles de personas han quedado separadas de sus familiares, han perdido a la persona que velaba por su sustento, tienen a parientes enfermos, heridos o detenidos y algunos han tenido que huir a otras regiones o al extranjero. Muchas vidas se han visto truncadas. Las personas que no se han marchado son cada da ms vulnerables, y a duras penas ganan para vivir. Las mujeres son las que peor lo llevan.

Segn fuentes pblicas, de 375.000 a un milln de personas desparecieron en el periodo de 1980 a 2003 a causa de los conflictos. Desde entonces, han desaparecido otros miles y miles de personas. Ha sido imposible identificar muchos cadveres en las actuales circunstancias de violencia porque son pocos los que se entregan al Instituto Forense de Bagdad o a otras instituciones gubernamentales iraques.

Actividades del CICR en 2007 en favor de las familias de personas desaparecidas

El CICR trata de averiguar la suerte que han corrido las personas desaparecidas a raz de un conflicto armado y, para ello, trabaja en estrecha cooperacin con las autoridades.

La colaboracin consiste en apoyar los esfuerzos que despliegan las autoridades para establecer mecanismos que permitan saber qu ocurri con las personas que desaparecieron a raz del conflicto Irak-Irn. En 2007, el CICR ayud a esclarecer la suerte de 94 iraques desaparecidos.

El CICR elucid tambin la suerte de 12 personas que fueron dadas por desaparecidas desde la guerra del Golfo. El nmero de casos resueltos se eleva a 293.

En 2007, el CICR prest ayuda a los establecimientos medicolegales que se ocupan de la identificacin de los restos mortales, proporcionndoles equipamientos forenses, como secuenciadores de ADN, que sirven para analizar y cotejar muestras de ADN, as como frigorficos de muy bajas temperaturas, esenciales para conservar las muestras de ADN a -70 C. El CICR hizo las refacciones necesarias en los depsitos de cadveres de cinco hospitales.

Miles y miles de iraques, la mayora hombres, se encuentran actualmente detenidos, a menudo lejos de donde vive su familia, y una mujer vela por su sustento. El campamento de Bucca, ubicado en el sur del pas, cerca de Basora, y que est bajo el mando de la fuerza multinacional en Irak dirigida por Estados Unidos, es el establecimiento de detencin ms grande de Irak, y hay en l ms 20.000 reclusos. Las respectivas familias van de todo Irak a visitarlos, especialmente de la gobernacin de Anbar y de Bagdad. La mayora de los visitantes son mujeres, pues para los hombres es sumamente peligroso viajar hoy a otras gobernaciones. Para una visita que dura dos horas, las mujeres emprenden con sus hijos viajes peligrosos que pueden durar das y que, antes de la guerra, duraban slo unas horas. Muchas pueden viajar slo gracias al apoyo econmico que reciben del CICR.


Visitas del CICR a los detenidos

El CICR visita con regularidad a las personas detenidas por la fuerza multinacional en Irak, el gobierno regional kurdo, y el Ministerio de Justicia iraqu para comprobar las condiciones de detencin y el trato que reciben los detenidos. El CICR les da la oportunidad de intercambiar noticias de carcter familiar mediante los mensajes de Cruz Roja.

En 2007, el CICR visit 21 lugares de detencin en todo el pas, donde hay ms de 33.500 detenidos. El personal de CICR se entrevist en privado con unos 5.000 detenidos. Se intercambiaron ms de 76.000 mensajes de Cruz Roja entre los detenidos y los respectivos familiares. El CICR recogi y distribuy esos mensajes con la cooperacin de la Media Luna Roja Iraqu.

El CICR proporcion tambin una ayuda econmica para el viaje de 31.000 personas que visitaron a ms de 11.600 familiares detenidos en el campamento de Bucca y en el Centro de Internamiento Divisionario en el aeropuerto de Basora.


Actividades de socorro del CICR en 2007

En 2007, el CICR proporcion socorros tanto a los desplazados internos como a los residentes. La Institucin realiz las distribuciones, sea por su cuenta, sea en colaboracin con asociados locales iraques, entre los cuales la Media Luna Roja Iraqu.




Estado crtico de la asistencia sanitaria

Han pasado cinco aos desde que comenz la guerra, y muchos iraques no tienen acceso a la ms mnima atencin sanitaria. Falta personal cualificado y el mantenimiento de muchos hospitales y centros de salud ha sido deficiente.

Dadas las precarias condiciones de seguridad en el pas, los enfermos y los heridos no tienen posibilidad alguna de recibir asistencia mdica. En algunas zonas, es sumamente difcil prestar servicios mdicos de urgencia o transportar material y equipamiento mdico a causa de los numerosos puestos de control en las carreteras y los toques de queda que restringen el trnsito de personas y vehculos.

Algunos pacientes van a clnicas privadas donde los servicios son ms seguros, pero tambin muy onerosos, a tal punto que estn fuera del alcance de la mayor parte de la poblacin. En el sector privado, una consulta cuesta normalmente entre dos y siete dlares estadounidenses, segn el servicio. Es imposible imaginar que las personas que ganan menos de cinco dlares al da puedan pagar tanto.

En los hospitales y los centros sanitarios faltan con frecuencia los medicamentos y otros suministros mdicos esenciales. Los servicios de urgencia y los quirfanos no dan abasto en las situaciones en que hay muchas vctimas. Actualmente, hay 172 hospitales pblicos con una capacidad de 30.000 camas lo que est muy por debajo de las 80.000 camas que haran falta, as como 65 hospitales privados. La mayora fueron construidos hace ms de treinta aos y no renen las condiciones mnimas. Lo mismo vale para los muchos centros de atencin primaria de salud que utilizan el mismo equipamiento desde hace 25 aos. En todas partes, salvo en el norte del pas, es necesario reemplazar y refaccionar, respectivamente, el equipamiento y los establecimientos mdicos. Dada la precaria situacin de seguridad, ha sido imposible proceder a un mantenimiento apropiado.

La falta de personal sanitario cualificado y con experiencia, en especial en las gobernaciones de Nayaf, Misan, Anbar, Wasit y Babil, tiene una incidencia directa en el nivel de atencin disponible. Por ejemplo, la falta de parteras significa que muchas mujeres que dan a luz por la noche tienen que hacerlo sin asistencia, dado que las precarias condiciones de seguridad y los toques de queda les impiden ir a un hospital. Como muchos otros iraques, los mdicos, enfermeros y sus familias corren el riesgo de que los secuestren o los maten. Algunos han sido amenazados. Segn fuentes oficiales iraques, desde 2003, se ha dado muerte a ms de 2.200 mdicos y enfermeros y ms de 250 han sido secuestrados. De los 34.000 mdicos inscritos en 1990, por lo menos 20.000 han abandonado el pas.

Actualmente, el sistema de salud iraqu est en peores condiciones que nunca. Ha habido muchas prdidas de vida porque no se dispone de una atencin sanitaria rpida y apropiada. Es necesario hacer ms para garantizar a todos los iraques el acceso a mejores servicios sanitarios. Se debe proteger mejor contra las consecuencias de la guerra al personal sanitario y las instalaciones donde trabajan. Se requiere emprender nuevos esfuerzos no slo para mantener y mejorar las instalaciones sanitarias, sino tambin para desarrollar los conocimientos y la capacidad del personal sanitario.

El deterioro del sistema iraqu de atencin de salud

A causa de aos de sanciones y de conflictos armados recurrentes, el sistema iraqu de atencin de salud ya haba comenzado a deteriorarse mucho antes de 2003. Esto ha tenido consecuencias en mbitos como la atencin preventiva y curativa, la nutricin y la educacin para la salud.

Desde 1980, el deterioro de las instalaciones de atencin de salud se debe, en parte, a que stas no han podido extenderse lo suficiente al mismo ritmo que el crecimiento de poblacin. Las sanciones impuestas despus de 1990, indujo a que el sistema iraqu de atencin de salud se centrara en los servicios de urgencia, a costa del tratamiento de enfermedades crnicas, de programas de salud pblica, del mantenimiento de la infraestructura y de la formacin del personal.

El apoyo prestado por el CICR a los servicios sanitarios en 2007

El CICR presta apoyo a los servicios sanitarios de urgencia mediante el mejoramiento de las instalaciones y el suministro de equipo quirrgico y dems suministros mdicos. En caso de situaciones con gran nmero de heridos, la Institucin proporciona asistencia de emergencia para los hospitales donde se trata a los heridos.

En 2007, el CICR proporcion a 28 hospitales cantidades suficientes de suministros mdicos y frmacos para tratar a ms de 5.000 personas con heridas de guerra. Tambin procur equipo para casi 70 salas de emergencia y 30 quirfanos. Se entregaron a ms de 80 hospitales y 12 centros de atencin primaria de salud suministros mdicos, incluidos anestesia, apsitos y jeringas.

El CICR tambin efectu obras de reparacin en las instalaciones elctricas y mecnicas, as como en las instalaciones de agua y saneamiento, incluidos los sistemas de alcantarillado y desage, de diferentes hospitales y centros de atencin primaria de salud. Adems, construy tres nuevos centros de atencin primaria de salud.

El agua: an escasa y de baja calidad

Muchos iraques estn obligados a abastecerse en fuentes de agua insalubres. Las consecuencias del crecimiento de la poblacin, del alza de precios y de las precarias condiciones de seguridad se acentan por la falta de personal calificado para mantener y reparar las instalaciones de agua y saneamiento. Al tiempo que aumentan las necesidades, estas instalaciones han colapsado en algunas partes de Irak. Ni siquiera las regiones donde ha mejorado la seguridad se libran de esta situacin, pues se solicitan ms acuciantemente los limitados servicios disponibles, a causa de una afluencia de personas desplazadas. Durante el ao pasado, la situacin no dej de empeorar, excepto en algunas zonas en el sur y en el norte del pas, donde aument la produccin de agua potable.

As pues, muchos iraques ya no pueden abastecerse de agua potable en los servicios pblicos. Muchas personas, que se las tienen que arreglar solas, especialmente las ms pobres, luchan sin descanso para conseguir lo que les hace falta. Actualmente, en Irak, se estima el salario mensual medio en unos 150 dlares estadounidenses. Puesto que el costo del agua potable es aproximadamente de un dlar por 10 litros, cada familia tiene que gastar por lo menos 50 dlares slo para abastecerse de agua.

El CICR achaca el inadecuado abastecimiento de agua y el tratamiento y la eliminacin insuficientes de las aguas residuales a la falta de mantenimiento de la infraestructura, a la escasez de ingenieros y de mecnicos experimentados, as como al mal empleo que se hace del equipo y a las averas.

Hay otros factores causantes de la deficiente calidad de gran parte del agua, entre los cuales las tomas clandestinas que se hacen en el sistema de abastecimiento de agua, las anticuadas redes de caeras que no protegen el agua de la contaminacin, y la frecuente discontinuacin en el suministro de los productos qumicos necesarios para el tratamiento y la desinfeccin del agua. Adems, las plantas de tratamiento de agua, a menudo, no funcionan debidamente porque se avera el equipo y no hay un suministro regular de electricidad.


El cloro es esencial para la esterilizacin del agua potable; sin embargo, puesto que puede utilizarse en la fabricacin de bombas y de otras armas, hay restricciones en su distribucin. Muchas personas especialmente en algunas partes de Bagdad, Salah ad Din, Diyala y Nnive, no tienen otra alternativa que bombear el agua sin tratar, directamente de ros o pozos.

Son alarmantes las deficiencias en el saneamiento. Con frecuencia, los sistemas de alcantarillado estn tan deteriorados que hay verdadero peligro de que el agua potable se contamine con las aguas residuales; esto supone obviamente un grave riesgo sanitario. El brote de clera en 2007 es slo un indicio del peligro inminente que actualmente se cierne sobre los iraques. Las autoridades y las organizaciones humanitarias tomaron efectivamente medidas para atajar el brote de la enfermedad; pero, la situacin seguir empeorando, si no se hace un mantenimiento adecuado a la infraestructura y se da a conocer a la poblacin el peligro que implica usar el agua que no ha sido tratada.


Actividades del CICR durante el brote de clera en 2007
En septiembre de 2007, el CICR prest apoyo a las autoridades iraques en su esfuerzo para controlar el brote de clera, mediante la donacin de suministros de desinfeccin para los hospitales, los centros de atencin primaria de salud, las plantas de tratamiento de agua y otros edificios pblicos, incluidas escuelas y mezquitas. El CICR tambin entreg 100 toneladas de suministros mdicos a hospitales en las regiones afectadas, para ayudarlos a combatir la enfermedad.

Los repetidos apagones y el suministro irregular de electricidad siguen afectando a muchos iraques. "En verano, es imposible vivir sin electricidad", dice Abu Samer de Bagdad. "Gano 150 dlares al mes. Si pido que me conecten a un generador particular seis horas al da, tengo que pagar, por lo menos, 50 dlares. Tambin tengo que pagar por el agua potable. Hay momentos en que la vida es imposible para mi familia". Pero, los que ganan suficiente dinero tampoco estn libres de problemas: A veces, tengo que hacer cola durante un da entero para comprar 20 litros de combustible", dice Ibrahim Kassem, que vive en Ramadi. Pero hacer cola tambin es un peligro. Nunca se sabe cuando estalla una bomba.

La red de suministro de electricidad se deterior a lo largo del ao pasado, excepto en las gobernaciones del norte y en las de Babil y de Thi Qar. Como resultado de esto, muchas plantas de tratamiento de agua estn completamente cerradas o funcionan a capacidad reducida. En partes de Bagdad, donde las temperaturas llegan a 50 C en el verano, suelen tener slo una hora de electricidad por da. La situacin es la misma en la gobernacin de Anbar. Dan lugar a esta crisis un mantenimiento deficiente, un suministro insuficiente de combustible refinado, el uso de aceite combustible pesado en vez de gas natural en las plantas de turbina de gas, los actos de sabotaje, y por ltimo, pero no menos importante, la omisin de efectuar las reparaciones necesarias y de mejorar la capacidad generadora. Por lo tanto, las plantas de tratamiento de agua, los centros de atencin primaria de salud y los hospitales dependen de generadores durante gran parte del tiempo; pero, incluso este mecanismo de reserva falla con regularidad porque se usa demasiado y porque, cada vez ms, hay una acuciante escasez de combustible refinado.

Actividades de agua y saneamiento del CICR efectuadas en 2007

En 2007, ms de tres millones de personas, incluidos los pacientes y el personal de hospitales, civiles atrapados por los combates y personas desplazadas internas, se beneficiaron de la realizacin de ms de 144 proyectos del CICR en el mbito del agua y saneamiento. El CICR construy o mejor las instalaciones de abastecimiento de agua y las estaciones de evacuacin de aguas residuales, repar canales de irrigacin y construy o repar hospitales y clnicas en todo el pas.

Adems, con regularidad, el CICR abasteci de agua potable a hospitales y campamentos para personas desplazadas. A raz de necesidades de emergencia, tambin distribuy 1,5 millones de litros de agua en bolsas individuales de agua, principalmente a los pacientes y al personal de hospitales y a desplazados internos.

Ver tambin :



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter