Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-03-2008

Carta imaginaria de la esposa de uno de los cinco cubanos presos en EEUU a Rodrguez Zapatero

Pascual Serrano
Rebelin


Estimado Jos Luis Rodrguez Zapatero, presidente de Espaa:

Ayer pude comprobar en la prensa que usted envi una carta de solidaridad a la esposa de un cubano preso tras ser sometido a juicio en mi pas.

En ella, usted le expresa que "puede tener la seguridad de que Espaa har todo lo posible por la liberacin de los presos polticos". Igualmente le muestra su admiracin por el trabajo de las denominadas damas de blanco, las esposas y madres de varios presos en la isla. Su carta de solidaridad, casualmente, coincide con la de George Bush.

No voy a detallar las razones de ese encarcelamiento, basadas en el cdigo penal cubano que establece, al igual que el espaol, el delito de trabajar para una potencia enemiga. Pero s le quiero expresar mi tristeza por no haber recibido de usted nunca ninguna carta de solidaridad hacia la detencin de mi esposo ni de sus cuatro compaeros encarcelados desde hace diez aos en Estados Unidos.

Nosotras no nos podemos manifestar en el pas donde cumplen condena porque, o raramente nos conceden visado o nos extraditaran o encarcelaran solo por manifestarnos en Washington pidiendo su libertad. Dos de nosotras nunca pudieron visitarles en prisin ni viajar a Estados Unidos.

Los cinco cubanos de los que le hablo estn condenados a largas penas o cadena perpetua slo por intentar conocer los planes terroristas que algunas organizaciones de la Florida estaban tramando contra Cuba, tal y como han estado haciendo durante muchos aos. No creo que usted piense que esa misin es motivo para pasar el resto de la vida en prisin, tal y como considera su compaero en el envo de cartas de solidaridad, el presidente George Bush.

Tampoco quiero ser egosta y reclamar slo su solidaridad hacia mi esposo y sus cuatro compaeros, en la base de Guantnamo hay centenares de presos sin asistencia letrada ni visitas de familiares ni garantas jurdicas. Es una pena que no aprovechase el sobre postal enviado a Cuba para incluir alguna carta a las esposas y madres de esos detenidos.

Tenga en cuenta, que hasta las peticiones de justicia pueden ser injustas cuando se solicitan de forma desigual. Incluso hipcritas si son motivadas por razones que no son las estrictamente humanitarias.

Espero, por tanto, su carta de apoyo como muestra de que las razones que le han movido a escribir a esa esposa cubana son verdaderamente solidarias.


Atentamente.

La esposa de uno de los cinco cubanos encarcelados en Estados Unidos.



Nota: Con mis excusas a Rosa, Adriana, Olga y Elizabeth por la suplantacin




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter