Portada :: Iraq :: Cinco aos de la ocupacin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-03-2008

Quinto aniversario de la invasin de Iraq
Radiografa dramtica de un lustro de ocupacin

Gara


El 20 de marzo de 2003 EEUU inici con una noche de bombardeos la invasin de Iraq. Lo hizo tras una campaa de mentiras e intoxicacin para la que cont con sus aliados britnicos y espaoles. Cinco aos despus, las mentiras y la desinformacin ocultan un panorama dramtico, desvelado ahora por la Campaa Estatal contra la Ocupacin y Por la Soberana de Iraq.

Bush, Blair y Aznar insistieron en la mentira de que Iraq tena armas de destruccin masiva. Cinco aos despus, el pas ha sido destruido de forma masiva. El Pentgono acaba de reconocer sottovoce que no era cierto que Saddam Hussein tuviera relacin alguna con al-Qaeda. Un lustro despus, los propios iraques luchan contra los bastiones de la red de Osama Bin Laden en el centro, norte y oeste de Iraq.

20 de marzo de 2008. EEUU sigue mintiendo a espuertas sobre la situacin en Iraq. Donde hay desolacin presenta avances. Donde hay sometimiento total anuncia soberana. Presenta como incremento en la seguridad de Iraq una estrategia que busca limitar nicamente sus propias bajas extendiendo el castigo colectivo a la poblacin iraqu. Baste, como prueba, esta radiografa de la situacin cinco aos despus.

Balance: casi una cuarta parte de la poblacin ha muerto o ha huido

Un nuevo informe dado a conocer en enero de 2008 (realizado por la empresa britnica ORB en colaboracin con una institucin iraqu independiente, IIACSS) calcula en ms de un milln los iraques muertos desde el inicio de la ocupacin, una cifra diez veces superior a las cifras oficiales. Este nuevo estudio ratifica el balance aportado por los dos estudios anteriores realizados por la Escuela de Salud Pblica Bloomberg de la Universidad John Hopkins de Baltimore (EEUU) y publicados en la revista mdica The Lancet, y que los ocupantes han procurado descalificar. Todos los estudios coinciden en considerar la actuacin de las fuerzas de ocupacin como la principal causa de muerte violenta en Iraq, tanto en trminos absolutos como relativos.

Adems del milln de muertos, la ocupacin ha generado la mayor y ms rpida crisis mundial de refugiados de las ltimas dcadas incluidas el xodo palestino y el genocidio de Ruanda. Iraq es el primer pas del mundo en nmero de refugiados, ya por delante de Colombia. Al menos 2,5 millones de iraques se han convertido en desplazados internos 2.000 al da y otros 2,2 millones en refugiados en pases vecinos, sobre en todo en Siria, drenando sus limitados recursos y generando tensiones.

Las causas del xodo de la poblacin iraqu han ido superponindose: los masivos operativos militares de los ocupantes y la destruccin sistemtica de las infraestructuras; el deterioro de las condiciones bsicas de vida de la poblacin debido a la destruccin del Estado, la rampante corrupcin y el afianzamiento de las mafias locales; y la violencia sectaria desarrollada, esencialmente a partir de 2005, por los servicios de seguridad, milicias y escuadrones de la muerte vinculados a las formaciones que integran el gobierno colaboracionista iraqu y que en su campaa de terror han contado con el estmulo o cuando menos con la tolerancia de los ocupantes

Desolacin: La situacin cotidiana del pueblo iraqu es atroz

El 43% de los iraques vive en la extrema pobreza (con menos de un dlar al da); el 60-70% de la poblacin activa no tiene trabajo. Seis millones de personas precisan ayuda humanitaria, incluida la alimentaria, el doble que en 2004. Ya solo el 60% de los iraques tiene acceso a las raciones de comida gubernamentales, cuya cobertura era universal antes de la invasin. Por presiones del Banco Mundial, el gobierno iraqu ha informado que el prximo mes de junio este sistema de abastecimiento se suprimir, as como los subsidios a los carburantes.

La malnutricin infantil ha aumentado en el perodo de ocupacin: la mitad de los menores de cinco aos la sufren en alguna de sus modalidades; el bajo peso se ha triplicado hasta afectar al 11% de los nacidos.


El 70% de la poblacin no tiene suministro adecuado de agua potable y el 80% carece de servicios de saneamiento; el clera se extiende ya por la mitad de las 18 provincias del pas.

2.000 mdicos iraques han sido asesinados y la mitad de los 34.000 que est aban registrados en 2003 han abandonado su pas. El 90% de los 180 grandes hospitales carece de recursos esenciales. Bajo control de la corriente del clrigo chi Moqtada al-Sadr, el Ministerio de Sanidad se ha hundido en la corrupcin, al tiempo que los hospitales se han transformado en centros clandestinos de detencin, tortura y asesinato de los escuadrones de la muerte.

La combinacin de malnutricin y carencia o escasez de agua potable, junto con el deterioro sanitario, sita a Iraq entre los 60 pases del mundo con las tasas ms altas de mortalidad infantil, mortalidad en menores de cinco aos y mortalidad materna.
Ms de 800.000 escolares han dejado de asistir a la escuela primaria (el 22%) y slo la mitad de los que completan estudios primarios inician los secundarios. Otros 220.000 nios y nias refugiados con sus familias en pases vecinos estn desescolarizados.

Al menos 300 profesores y profesoras de todas las universidades del pas y de todas las disciplinas han sido asesinados en una campaa sistemtica y selectiva. Las milicias confesionales paragubernamentales han impuesto en las universidades la segregacin de sexos y la vestimenta islmica.

El suministro de electricidad alcanza dos horas al da, incluido Bagdad. Sin cmputo centralizado y fiable sobre la produccin de petrleo, Iraq tiene que importar combustibles para el transporte y el uso domstico al tiempo que buena parte del petrleo, bajo control de mafias locales, sale de contrabando del pas.

Los servicios pblicos se han desmoronado. Ya en 2006, el 40% del personal cualificado iraqu haba abandonado su pas.

Tabula rasa: destruir la sociedad iraqu para acabar con la resistencia

Interesados en favorecer la desestructuracin estratgica del pas, regmenes de pases vecinos de Iraq (Israel, Irn, Arabia Saud) han alentando tambin la violencia sectaria. Pero es a los ocupantes a quienes cabe atribuir la responsabilidad absoluta y final de la violencia que asola el pas al haber impuesto el viejo modelo colonial de reparto de poder por cuotas confesionales y tnicas, germen inevitable del sectarismo.

EEUU se ha valido de la violencia sectaria para destruir la base social de la resistencia a la ocupacin y para aniquilar a los sectores civiles ms cualificados y secularizados, aquellos capaces de gestionar un futuro soberano, democrtico e integrador para el pas. EEUU sigue justificando su presencia en Iraq bajo el pretexto de evitar una guerra civil y combatir el terrorismo.

La destruccin de las instituciones, el empobrecimiento generalizado y la desintegracin social alimentan la expansin de las corrientes regresivas y confesionales, las cuales han recurrido al terror para controlar y fragmentar el territorio. Entre tanto, las nuevas leyes rompen el marco jurdico unitario, suprimen el concepto de ciudadana y someten la legislacin a la religin. La particin de Iraq emerge as inevitablemente, y con ello cobra sentido estratgico la extrema violencia que est sufriendo el pas.

Tras ello est el control del petrleo. Gravemente regresiva en derechos civiles y econmicos, la nueva Constitucin iraqu aprobada fraudulentamente en 2005 anticipaba la nueva Ley de Hidrocarburos, aprobada en 2007 por el gobierno iraqu y pendiente de ratificacin por el parlamento. Esta ley ha sido literalmente redactada por tcnicos nombrados por EEUU y Gran Bretaa junto con nueve compaas petroleras internacionales y sancionada con posterioridad por el FMI, todo ello antes de llegar a manos de los colaboracionistas. La Ley de Hidrocarburos confirma la ruptura del marco jurdico del Estado iraqu, sanciona la gestin local de los recursos an no explotados (el 78% de todas las reservas, ms de 111.000 millones de barriles) y abre la puerta a su privatizacin gracias a los Acuerdos de Participacin en la Produccin, por los que ya compiten 70 compaas internacionales, entre ellas la espaola Repsol YPF.

A lo largo de 2008, los gobiernos estadounidense y el colaboracionista iraqu han de alcanzar un acuerdo para el establecimiento de un marco de relaciones bilaterales que sustituya a la actual cobertura de legitimacin de la ocupacin otorgada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en 2003. Este acuerdo se basara en el documento suscrito por los presidentes de ambos pases el 26 de noviembre de 2007, que incluye explcitamente el compromiso de EEUU de garantizar la seguridad de Iraq (por medio de bases militares permanentes) a cambio de ventajas inversoras para las empresas estadounidenses en el pas, particularmente en el sector de los hidrocarburos.

Seguridad: los nuevos exitos de EEUU provocan ms muertos y refugiados

Las afirmaciones del gobierno de EEUU sobre el incremento de la seguridad en Iraq desde su redespliegue en 2007 siguiendo un plan de refuerzo distan mucho de la experiencia de violencia y falta de seguridad que la poblacin iraqu vive a diario..

Este aumento de la seguridad significa ataques areos contra las casas antes del amanecer, arrestos arbitrarios, secuestros, asesinatos a manos de mercenarios (llamados agentes de seguridad) y coches bomba en concurridos mercados.

Sobre los xitos en el retorno de algunos refugiados y de la creacin de al-Sahwa, la milicia tribal sunn financiada por EEUU [para luchar contra al-Qaeda], constituyen simplemente otra operacin de (des)informacin en un momento de fracaso militar, cuyo objetivo es ocultar el hecho de que la mayora de los refugiados han huido del pas durante el xito del incremento de tropas, adems de la existencia de otros dos millones de desplazados dentro de Iraq.

El regreso de algunos refugiados no tiene nada que ver con el xito de la ocupacin, el restablecimiento de la seguridad o una reduccin de la violencia sectaria, eufemismo que se utiliza para los escuadrones de la muerte que se han infiltrado en los servicios de seguridad y en las milicias locales. Los ahorros de la mayora de los refugiados se han agotado y stos se enfrentan ahora a una pobreza real ya que no pueden competir por conseguir los pocos trabajos disponibles en pases, que han sido histricamente ms pobres que Iraq.

En cuanto a la celebrada milicia tribal sunn aliada con EEUU llamada al-Sahwa (Despertar), las ltimas semanas han demostrado que se est convirtiendo cada vez ms en el monstruo que est a punto de devorar a su creador. Y es que el jeque Ali Hathem al-Duleimy, el jefe de al-Sahwa, afirm en televisin que su milicia no permitira por ms tiempo que el gobierno iraqu o estadounidense interfiriera en su trabajo. En la provincia de Diyala grupos similares inicialmente pagados por EEUU se oponen a trabajar con las fuerzas del gobierno iraqu o estadounidense.

Modelo israel: EEUU castiga colectivamente para reducir sus bajas

Para reducir las bajas estadounidenses durante las incursiones, los iraques han sido sometidos a castigos colectivos al estilo israel. Los soldados estadounidenses quintuplicaron los ataques areos respecto a 2006. Sobre el terreno continan los asesinatos y la deforestacin, que ellos justifican como hechos aislados para deshacerse de miembros sospechosos de al-Qaeda. Es ms, las operaciones de quema controlada la quema sistemtica de rboles y huertos en Diyala, Habaniya y por los alrededores de Bagdad, se han llevado a cabo para hacer que las bases estadounidenses sean menos accesibles a los intrusos y para eliminar la vegetacin que la resistencia utiliza como escondite para ellos mismos y sus armas. Los gobiernos iraques haban invertido millones de euros en plantar esos rboles.

El nmero de detenidos apresados ha aumentado vertiginosamente hasta un 50%; entre los detenidos hay 680 nios, y el ejrcito estadounidense ha ampliado las instalaciones para prisioneros en Camp Bucca, al sur de Iraq y en Camp Cropper, cerca de Bagdad, para acomodar al creciente nmero de detenidos que van llegando.

Bajas propias: 4.000 soldados muertos y un billn de euros de gasto

EEUU mantiene en Iraq el mayor contingente de ocupacin desde la invasin de 2003. A principios de 2007, el presidente Bush orden el envo de otros 30.000 soldados estadounidenses a Iraq, hasta 158.000 una cantidad que los mandos militares consideran que no se podr reducir en los prximos meses, adems de contingentes menores de otros pases y varias decenas de miles de mercenarios sin control alguno. Oficialmente, EEUU reconoce la muerte de casi 4.000 soldados en Iraq, el 82% de ellos en combate. Tras una reduccin del nmero de soldados muertos en los ltimos meses de 2007, en enero y febrero de 2008 EEUU ha vuelto a perder, como media, a ms de un soldado al da en los ataques de la resistencia iraqu.

El Congreso ha reconocido recientemente que la invasin-ocupacin de Iraq le ha costado hasta ahora 1,3 billones de dlares, casi un billn de euros.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter