Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-03-2008

La devaluacin verde
Se derrumba el dlar y...?

Pablo Ramos
APM

Podra prolongarse durante ms tiempo el ciclo de precios altos. Y detenerse el crecimiento mundial. Pero la hegemona estadounidense no corre peligro.


Hace quince das, el dlar alcanz el valor ms bajo en relacin al euro, al necesitarse 1,557 unidades de la moneda norteamericana para comprar una europea. El verde billete mantiene una tendencia a la baja hace tiempo, pero la crisis desatada en el sector financiero a fines de 2007 y su ms que posible traslado a la economa real actuaron como agravantes de la situacin.

Qu hace que una moneda pierda su valor? Existen dos explicaciones bsicas: una para todas las economas y otra para Estados Unidos. Para la casi totalidad de las naciones, el signo monetario pierde valor a raz de la emisin espuria por parte de su banco central. En estos pases el detonante es el dficit fiscal, el cual es financiado con emisin de moneda sin respaldo. Si a este rojo en las cuentas estatales le agregamos un dficit en la balanza comercial a la simultaneidad del dficit fiscal y comercial se los llama dficit gemelos-, la devaluacin es inminente.

Los agentes econmicos buscan defender sus ingresos de la inflacin, y acuden a un valor que consideran fuerte y estable. En este caso, el dlar estadounidense. Se incrementa la demanda de la moneda verde y su valor crece. Esta es una explicacin grosso modo.

Para Estados Unidos rigen otras causas. La mayor economa del mundo sufre un fenomenal dficit gemelo desde la primera mitad de los aos 70. Pero su moneda se mantuvo como la ms fuerte desde entonces, salvo el ltimo perodo. La causa tenemos que encontrarla en que, a pesar de lo mencionado, el mundo entero demanda dlares en forma continua. Esta demanda externa es la que mantuvo firme a la verde moneda.

En un sentido, existe una demanda de dlares porque el comercio mundial se realiza en su mayora en esta moneda. El dlar es la moneda internacional, y los precios globales se cotizan en este billete. Al respecto, Argentina y Brasil, que tienen un comercio bilateral de casi 25.000 millones de dlares, planean eliminarlo y reemplazarlo por las monedas propias (el peso y el real) durante el corriente ao.

En otro sentido, miles de familias, empresas y grupos financieros de todos los rincones del orbe atesoran en dlares. En algunos casos, como en Argentina, el dlar tiene devotos, que tienen una fe ciega en el billete con el rostro de George Washington. Nadie sabe si la Reserva Federal (FED, banco central estadounidense) emite espuriamente, pero nadie duda de refugiarse en el dlar cuando asoma alguna crisis.

A tanto ha llegado esta devocin que el pas tiene atado el peso al dlar an ante la cada de este ltimo. Es decir, que con la devaluacin del billete verde se devala el peso, ya bastante maltrecho de por s. Mientras que en las naciones vecinas comprar bienes y servicios importados les puede costar menos, los salarios argentinos se achatan an ms.

Aquellos que tienen una aversin pasional por la Unin van a festejar este derrumbe de su signo monetario. Pero nada es tan sencillo. Por un lado, es casi imposible que el dlar se convierta en una moneda de segunda categora: todava es la mayor economa mundial, y deben pasar muchos lustros para que ceda el cetro a manos chinas. Por cada diez dlares que se producen en el ecmeno, dos y fraccin de ellos se originan en los 50 estados, pero su poblacin es apenas el 5 por ciento del total. Por el otro, al tratarse de una moneda mundial pero que slo la FED puede manipular, Estados Unidos puede exportar su inflacin.

No debemos olvidarnos que en lo que va de siglo los bienes bsicos o commodities (cereales, hidrocarburos, metales, etc.) baten rcord de cotizaciones. La causa principal es la enorme demanda del Lejano Oriente, pero no debemos quitarle mrito a la debilidad del dlar.

La anemia del dlar se contrapone con una corriente concretada en los pases emergentes y que se basa en atesorar esa moneda en sus bancos centrales. China tiene un billn de dlares en billetes y bonos del tesoro, Japn (este es un pas desarrollado) apenas se ubica por debajo de su vecina continental; mientras que en tercer lugar se encuentra la Federacin Rusa. En nuestra regin, Brasil tiene unas reservas en dlares que en 2007 superaron a su deuda pblica (150.000 millones) y Argentina super la semana pasada la barrera psicolgica de los 50.000 millones de la misma moneda.

Qu debemos esperar del derrumbe del dlar? No demasiado. Desde nuestra ptica argentina tendemos a creer que las crisis son tan trgicas como en nuestro pas. El dlar podr caer un poco ms, pero lo ms probable es que se estabilice en algn momento inmediato. El mundo atravesar por un perodo de precios altos y se va a aminorar el crecimiento global. Aqu el problema se volvera peligroso si la recesin estadounidense derivase en depresin y se traslade al resto del mundo. Pero lo sabremos en no demasiado tiempo, as que no vale la pena realizar pronsticos.

Las naciones debieran privilegiar el uso de una canasta de monedas para determinar precios internacionales en lugar del monopolio verde. Pero no se debe pensar en una hiperdevaluacin del dlar, con quita de ceros como ha ocurrido en reiteradas oportunidades en el Cono Sur.

Quienes creen que nos encontramos a la vspera de la cada de Estados Unidos como superpotencia, no se ilusionen. Slo puede aguardarse que esa economa entre en recesin, lo cual no es una buena noticia para nadie. El crecimiento vigoroso que muestran todas las naciones latinoamericanas podra terminarse, y en estas latitudes s podran reiterarse esos sacudones que slo dejan un tendal de pobreza y atraso.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter