Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2008

Negociacin con ETA
Podra estar acabndose el tiempo

J. M. lvarez
Rebelin


Antes de que ETA anunciara su ltima tregua, algunos sectores espaolistas se jactaban de que, tras los atentados islamistas de Nueva York y Madrid, la organizacin vasca se haba achicado. As mismo destacaban, morbosamente, la ausencia de vctimas o que las bombas eran de escasa potencia y, a veces, no estallaban porque utilizaban material caducado. Tambin ridiculizaban a los comandos, afirmando que carecan de formacin y se reclutaban a la desesperada en las tabernas, debido a la decadencia irreversible de la organizacin. En definitiva: esa ETA nada tena que ver con la de los aos 80, y la declaracin de tregua era un sntoma de debilidad.

Pero despus de la ruptura del alto el fuego, ETA ha demostrado que est tan fuerte como siempre, ejecutando varios atentados, algunos con vctimas mortales. Es de suponer que una organizacin al borde de la desaparicin, actuara, en una huda hacia delante, efectuando ataques demoledores e indiscriminados (similares a las masacres que realizan las democracias que nadie condena) y no los anunciara previamente. Pero lejos de eso, ETA avisa media hora antes, que va a explosionar un coche-bomba, junto al cuartel de la Guardia Civil de Calahorra. No parece pues, que est debilitada, o desmoralizada.

El todava ministro del interior, Alfredo Prez Rubalcaba, jams ha subestimado la capacidad de ETA, por eso afirma que "vamos a un ciclo largo de violencia". Sabe que, a pesar de que probablemente detengan a quienes participaron en el atentado que cost la vida del ex concejal socialista de Mondragn, otros tomarn el relevo, pues cuentan con un importante apoyo social. ETA no podr derrotar militarmente al rgimen espaol, pero s puede desgastarlo y disponerlo para convenir una salida al enfrentamiento. Eso no es nada nuevo. A lo largo de la historia, le ha sucedido a Portugal, Francia, Inglaterra y otras potencias coloniales.

Por otro lado, la experiencia demuestra que ni este Gobierno ni otros, han logrado liquidar a ETA por la va policial. Franco utiliz tribunales especiales, torturas, sobornos, estados de excepcin y penas de muerte, sin resultado. Los sucesivos gobiernos del rgimen legado por el dictador, tampoco han tenido xito a pesar de utilizar el terrorismo de Estado, torturas y ejecuciones extra sumariales. Por ello, no es aventurado predecir que, si no se pacta, habr conflicto para aos.

El factor internacional, tambin ha irrumpido en el escenario. El rgimen de Madrid est muy preocupado porque, desde la independencia de Kosovo, otros pases comienzan a decir que en Espaa existen naciones ocupadas. Vladimir Putin, denunci en una rueda de prensa que la gente no quiere vivir en Espaa en un Estado nico, lo que provoc que se pidieran explicaciones al embajador ruso. Fidel Castro argument sobre la cuestin de Kosovo que no se puede jugar con el asunto de las nacionalidades, cualquiera se da cuenta que con esos antecedentes, el Pas Vasco y Catalua se podran acoger a tal principio dentro de la Comunidad Europea (Reflexin,Espero no equivocarme)

Yo s deseara equivocarme, pero creo que Espaa, como miembro de la OTAN y la UE, terminar reconociendo a Kosovo, e incurrir en una contradiccin forzada por su alineamiento, porque aceptara la independencia de una provincia serbia, y seguira impidiendo que los vascos -o los catalanes- decidan su futuro. Qu sucedera si Rusia o Serbia reconocieran una eventual declaracin de soberana del Pas Vasco? En Los Balcanes existe un enorme mercado de aprovisionamiento de armas, all pululan traficantes e intermediarios de muchos pases, entre ellos Rusia y Serbia. ETA lo tendra fcil para adquirirlas, e incluso podra encontrar refugio poltico.

Mariano Rajoy declar hace poco que ETA debe perder toda esperanza de alcanzar sus objetivos polticos (sic). O bien se contradeca, o estaba reconociendo que la organizacin vasca es un grupo poltico-militar. Sea como fuere, la nica solucin al conflicto es poltica; por tanto se hace imperativo abrir un nuevo proceso negociador- sin trampas impuestas en la sombra- que desemboque en un referndum donde el pueblo vasco pueda pronunciarse. Si as sucediera, estoy seguro de que al da siguiente de celebrarse la consulta, ETA dejara de existir por decisin propia.

Es posible que al Gobierno espaol, le est pasando por delante el ltimo tren que podra evitar la prolongacin indefinida del problema vasco y el sufrimiento de mucha gente. El problema es que, una cosa es ser Gobierno, y otra ostentar el poder. Y ste sigue en manos de los que ladran aquello de Por el imperio hacia Dios.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter