Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2008

La clase obrera se rebela contra las leyes laborales heredadas de la dictadura

Jos Cademrtori I.
Rebelin



Est a la vista que los trabajadores asalariados de las ms diversas actividades econmicas y oficios ya no soportan ms seguir siendo pisoteados por las leyes laborales actuales. La mayor parte de stas se impusieron durante la dictadura, cuando ellos se encontraban amordazados y reprimidos y los patrones aplaudan la violencia de los esbirros pinochetistas. La llamada ley Piera sigue siendo la base del actual Cdigo del Trabajo. La contrarreforma destruy gran parte de las conquistas sociales logradas en cincuenta aos de lucha. Por eso este Cdigo necesita una revisin a fondo. La paz social, basada en el temor a perder el empleo, de la que tanto se jactaban los grandes empresarios hasta no hace mucho, por fin se est acabando.

Los conflictos laborales, las paralizaciones, las grandes movilizaciones obreras estallan por todas partes. Y no es por culpa de los agitadores o de la supuesta debilidad de la Presidenta y su Ministro del Trabajo. Simplemente la paciencia rebals el vaso.

Est muy bien que se haya empezado por poner fin a situaciones tan abusivas como las prcticas antisindicales, la subcontratacin o los tribunales del trabajo, entre otras. Que se presione por facilitar la contratacin colectiva, la necesidad de afianzar el derecho a la huelga, reponer la negociacin por ramas, poner fin al escndalo de los Rut como razones sociales, para permitir empresas ficticias, etc.

Lleg tambin el momento de debatir uno de los artculos del Cdigo ms nefasto para los trabajadores: El No 161 que en la ley Piera llevaba el No 6. Segn un reciente informe de la Direccin del Trabajo, el 53% de todos los despedidos peridicamente por los empresarios, lo son debido a la aplicacin del artculo 161. Es la causa principal, lejos la mayor causal de desvinculacin que afecta a los trabajadores. Muy atrs quedan argumentos como no asistir a sus labores sin justificacin, incumplimiento de las obligaciones contractuales y muchas otras.

El fatdico artculo 161 contrapesa el efecto positivo de las nuevas contrataciones. Constantemente los organismos oficiales estiman el nmero de nuevos empleos que se crean. Pero nunca muestran estadsticas del nmero de empleos destruidos, lo cual explica en gran parte el nmero de desocupados forzosos que no baja de los 500.000 trabajadores,

El artculo 161 tiene la gran ventaja para los empleadores que les basta afirmar que el o los despidos se deben a necesidades de la empresa. Aqu se consideran conceptos tan amplios y vagos como la modernizacin la racionalizacin, cambios en el mercado o en la economa, nacional o mundial.

En la mayora de los casos no se trata de que la empresa tenga prdidas o caiga en la bancarrota. Pueden ser simplemente una reduccin temporal de las ganancias, o tambin una fusin o venta de la empresa a otra mayor a la cual le conviene reducir personal o simplemente cerrarla para disminuir la competencia con otras filiales. El problema social que se genera es grave cuando se trata del cierre de la armadura de camionetas en Arica, ciudad que ya est viviendo una seria crisis de empleos o el caso de Bellavista que est golpeando a la ciudad de Tom., en los que ha sido determinante la cada del dlar o la crisis norteamericana.

Algunos podrn decir que el despido por el artculo 161 compensa a los trabajadores con el derecho a la indemnizacin. Pero ya se sabe que para evitarla los patrones contratan muchas veces por menos un ao, aunque luego de un tiempo vuelvan a contratar por otro perodo igual, ya que la ley exige tener un ao completo trabajando para tener acceso a la indemnizacin. Es lo que sucede, por ejemplo, con los profesores que son contratados por diez u once meses y as jams tendrn derecho a la indemnizacin.

Es frecuente tambin que muchos empleadores, alegando falta de recursos o reservas que debieron haber hecho, obligan al personal a pactar sumas inferiores o formas de pago a plazo, lo cual anula los objetivos de la indemnizacin. Slo cuando la unidad y la organizacin de los afectados son grandes, los despedidos pueden obtener una indemnizacin justa an mayor que la establecida en la ley.

Por todo esto nada ms justo que derogar o cambiar profundamente el artculo 161. De este modo se contribuye positivamente a reducir los niveles actuales de desempleo que amenazan elevarse an ms si la crisis econmica norteamericana no es contrarrestada con polticas internas. Se dara un paso importante contra la incertidumbre y temor a la prdida del empleo en que viven millones de familias de trabajadores. As como los patrones estn constantemente reclamando estabilidad para realizar sus negocios es justo que tambin se les otorgue la mayor estabilidad posible a quienes contribuyen para la seguridad y riqueza de unos pocos.

- Jos Cademartori I. fue ministro de Economa del gobierno de Salvador Allende. Miembro del Consejo Editorial de Crnica Digital.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter