Portada :: Chile :: Libros y Documentos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2008

Un estudio sociolgico
Los pinginos en el imaginario chileno

Marco Coscione
Rebelin


 

 

 

 

La imagen de Chile que hbilmente se est vendiendo al extranjero es la de un modelo a seguir. Crecimiento econmico, Tratados de Libre Comercio con muchsimos pases del mundo, privatizaciones, apertura total al comercio mundial, poca industrializacin y finalmente uno de los nicos dos Acuerdos de Asociacin Estratgica vigentes en la regin con la Unin Europea. El Jaguar de Amrica Latina parece vivir uno de los momentos de mejor esplendor econmico de su historia, tambin gracias a la fuerte demanda de cobre sobre todo proveniente desde China.

Cuando los grandes medios de comunicacin, los acadmicos y los polticos nos relatan este cuento tan entretenido se olvidan de contarnos el otro Chile, el Chile chico, hecho de nias y nios en riesgo social, familias enteras comiendo en los comedores populares, los sin techo de las vegas, los pobladores en las tomas (las favelas chilenas), los familiares de los desaparecidos que todava buscan verdad y justicia, los mapuches y sus activistas defensores en huelga de hambre, los objetores de conciencia de la Red Chilena de Objecin de Conciencia que luchan para que (en un pas todava en cierta medida militarizado) se les reconozca el derecho a pensar y a servir la patria sin armas Se olvidan de contarnos la tragedia de Antuco y las cotidianas muertes al interior de las Fuerzas Armadas, que prontamente son etiquetadas como suicidios.

Todas estas son imgenes que casi nunca aparecen en los medios europeos y, tambin por esta razn, no es casual escuchar oraciones como Chile est bien. Sin duda Chile se encuentra en una posicin privilegiada, respecto a otros pases, pero Chile tambin sigue siendo uno de los pases ms desigual del planeta: segn los datos del Human Development Report 2007/8 del Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas, Chile es el pas nmero 13 en el mundo por desigualdad entre ricos y pobres. Es difcil pensar que a esta grande desigualdad se acompae un alto grado de desarrollo, pero la estabilidad de las instituciones y el bajo grado de organizacin de la sociedad civil y de los movimientos sociales ayudaron a que esta imagen de Chile fuera predominante.

Sin embargo, en los ltimos aos se est viviendo un cierto despertar por parte de los ciudadanos y las organizaciones sociales: el Foro Social Chileno hoy en da ya es una realidad. Naci en 2004 en respuesta a la cumbre de la Asia-Pacific Economic Cooperation (APEC) y en aquel entonces las movilizaciones llevadas a cabo por los manifestantes fueron duramente reprimidas por carabineros. Este ao se realizar la tercera edicin.

En el mes de marzo de 2006 se cerr el capitulo de la toma de Pealolen, la ms grande de la historia chilena (1700 familias, por un total de 14000 personas) gracias al trabajo incesante de sus habitantes organizados que obtuvieron por parte del gobierno nuevos bloques de casas donde vivir y el compromiso que en el terreno desalojado se construya el Parque del Encuentro, 24 hectreas que suplirn la falta de reas verdes pblicas en la comuna: 2,5 m por habitante, mientras el estndar internacional establece un mnimo di 9 m.

En agosto de 2007, el gobierno anunci que el ex centro de tortura Yucatn, en la calle Londres (pleno centro de la capital) ser la sede del Instituto de los Derechos Humanos, una decisin que premia la constancia y la lucha del Colectivo 119 as como de las otras asociaciones de familiares de las vctimas de la dictadura.

Pero quizs el movimiento que ms impresion la sociedad chilena haya sido el movimientos de estudiantes secundarios que en mayo 2006 se despert nuevamente pidiendo reformas a corto y medio plazo. Actores Secundarios es un interesantsimo documental sobre el movimiento estudiantil de los primeros aos ochenta: en aquel entonces las peticiones de los estudiantes se centraban en el derecho a tener Centros de Alumnos elegidos democrticamente, pero lo que se peda para los colegios en realidad se estaba pidiendo para la sociedad chilena. Quemar la foto de la directora significaba quemar la foto del dictador, y reivindicar ms democracia en los colegios significaba luchar para el fin del rgimen pinochetista. En aquel entonces los secundarios no tuvieron miedo en salir a la calle y enfrentar cara a cara el sistema. Hubo presos y muertos pero los estudiantes de secundaria se convirtieron en verdaderos actores principales marcando el principio de un declino que se concretizar con el referndum de 1988. Las imgenes de este documental son poco conocidas en el extranjero, pero tampoco en Chile parecen ser muy famosas.

Ms conocida result ser la pelcula Machuca (2004), de Andrs Word, grabada en parte en la toma de Pealolen, que en realidad en los aos setenta todava no exista, pero que para la realidad actual representaba perfectamente el panorama de pobreza y la idea de desigualdad que se quera presentar. La nica y ltima vez que estuve en la toma, haba un cartel que deca se buscan comparsas; as es, comparsas, verdaderos pobladores para representar una realidad falseada por la pantalla. En la pelcula se revive un programa (en realidad de no grande xito) promovido por el gobierno de la Unidad Popular: el objetivo de este experimento educativo era hacer convivir chiquillos pobres y chiquillos ricos en el mismo colegio. Este programa, as como la nueva amistad entre Machuca y Gonzalo, se rompe con la llegada de los militares. Machuca nos presenta el mundo de la educacin en Chile, en los aos setenta, pero este mundo no se aleja mucho de la situacin actual. La profunda desigualdad de la sociedad chilena se refleja perfectamente en el sistema educativo y, sin duda, el mismo sistema educativo, que se ha ido implementando en los ltimos 18 aos, ha aumentado mucho esta desigualdad.

Pocas horas antes que terminara la dictadura el viejo Pinochet se encargaba de dejar su marca estampada en el mbito de la sociedad, que ms que ningn otro, sienta las bases del futuro de un pas. El 10 de marzo de 1990 la junta militar aprobaba la LOCE, Ley Orgnica Constitucional de Enseanza, con los aplausos de la derecha, del Opus Dei, de los Legionarios de Cristo y del empresariado. La LOCE significa liberalismo en mbito educacional: anula casi totalmente el papel del Estado en el sistema educativo, resalta la libertad de enseanza por encima del derecho a una educacin de calidad y transforma la educacin en otro sector ms de la economa chilena, privatizndolo y dejndolo sujeto a las leyes del mercado. A partir de 1990 cuatro de cada cinco alumnos adicionales, en la educacin bsica y media, empez a estudiar en un colegio particular subvencionado y solo uno en un colegio pblico: de esta manera, la proporcin del alumnado en el sistema pblico ha bajado de 2/3 a menos de la mitad, mientras el particular subvencionado aumentaba de 1/3 a ms del 40%. La mitad del financiamiento adicional fue destinada al sector particular subvencionado, que inicialmente abarcaba 1/3 de la matrcula [Riesco, 2006]. Si pensamos que a comienzo de los aos 80 casi el 80% de los estudiantes iba a colegios pblicos y ahora el 50% (el 40% a colegios particulares subvencionados y el 10% a colegios privados), es evidente el intento de favorecer al sistema privado ms que al sistema pblico. Pues supuestamente, gracias a la competencia, tendra que haber mejorado la calidad de la enseanza, pero lamentablemente as no fue. La modificacin de la LOCE est al centro del programa que ha movilizado a los estudiantes en todo el pas, a partir de mayo 2006. El objetivo de estas movilizaciones era cambiar el sistema educacional mercantilista que se ha establecido en Chile. Para los estudiantes el derecho a la educacin tiene que ser reafirmado y debe prevalecer sobre la libertad de enseanza. Los estudiantes secundarios vuelven a ser protagonistas y las calles de la principales ciudades del pas se llenan de dibujos de pinginos. Por qu les llaman as? Los uniformes que los secundarios llevan los hacen parecer a los pinginos, sobre todo cuando salen del colegio y todos juntos esperan la micro. Parecen pinginos que para protegerse del fro se quedan todos bien juntitos. Por qu todos los estudiantes llevan una uniforme? En seguida contestaramos que sta es una manera para no crear desigualdades entres los chavales y para que ellos se sientan todos iguales. Pero luego te das cuenta que es simplemente una manera muy formal de esconder las diversidades, en realidad muy visibles. Cada colegio tiene su propio uniforme, y claro, los uniformes de los colegios ms ricos no se parecen nada a los ms pobres. Una segunda gran diferencia la hacen los complementos: pulseras, zapatillas, reloj, mvil, mochilas, gorros. Son estos pequeos objetos, juntos a los rasgos y modos de los chiquillos, que marcan la diferencia. Es una lastima decirlo, pero se nota muy bien quien proviene de una familia rica o de una familia pobre. Entonces por qu seguir llevando estos uniformes?

Cuando viva en Chile me preguntaba qu puede significar la palabra uniforme en una sociedad que ha vivido 17 aos de dictadura y 18 aos de democracia o democracia entre comillas, una democracia formal, muy estable pero que poco hizo para resolver las enormes desigualdades del pas. Una sociedad que todava no se ha quitado de encima mucho de lo que la junta militar dej en sus aos. Puede el uniforme significar la voluntad misma de encajar a los estudiantes y as a la educacin en esquemas establecidos desde los cuales no se puede salir?

Cuando la Presidenta Bachelet en su primer discurso oficial en el Parlamento, la esperada cuenta pblica del 21 de mayo, afirm que no tolerara actos vandlicos, daos a las cosas o personas [Bachelet, 2006], recordaba fehacientemente las imgenes de los enfrentamientos entre manifestantes encapuchados y carabineros en la protesta del primero de mayo y los 1.200 secundarios presos en la primera gran manifestacin, el 10 del mismo mes. Sin embargo, Bachelet nunca imagin que sus palabras pudieran provocar una reaccin tan decidida de los estudiantes: miles de colegios tomados en todas las regiones; el apoyo de los padres que llevan comidas a los hijos que ocupaban los colegios, la solidaridad de los profesores y el gran aporte de los universitarios. La del martes 30 de mayo de 2006 fue la manifestacin ms grande en la historia del movimiento estudiantil secundario. Una gran manifestacin que se suma a las de los aos ochenta cuando los secundarios no tenan miedo a enfrentar a la dictadura, cara a cara y por la calle. Tan brutal fue la respuesta de los carabineros que la misma presidenta, mirando las imgenes por la tele tuvo que expresar su indignacin y prometer la remocin del coronel Osvaldo Jara, a cargo de las Fuerzas Especiales de los Carabineros. El jueves primero de junio Bachelet reconoce que la movilizacin de los estudiantes secundarios ha puesto la mirada de toda la sociedad en la educacin y sus desafos. Esta es una gran oportunidad para generar nuevos y ms amplios consensos, pero tambin reacciona con decisin y, con sus modos de mam latinoamericana, contestando a las peticiones de los secundarios. La oferta es buena: duplicar el presupuesto para la educacin y comprometerse con la deroga de la LOCE200 es algo ms que simples palabras, es la voluntad de un cambio de fondo en la educacin del pas, un cambio que sin la fuerza de los estudiantes habra demorado todava mucho tiempo. Este cambio tena que salir del dilogo constructivo entre las partes y es por esta razn que se cre el Consejo Asesor Presidencial para la Calidad de la Educacin, formado por 74 miembros (seis estudiantes secundarios), que debera plantear una revisin de la educacin en Chile. Un consejo ciudadano como se define l mismo, y no un organismo legislativo [CAP, 2006]. Pese a las diferentes visiones que coexistieron en el Consejo, ste concuerda en el hecho de que se requieren cambios sustantivos en la institucionalidad educativa, los que deben comenzar con una ley sustitutiva de la actual LOCE y afirma tambin que es necesario fortalecer el derecho a la educacin [CAP, 2006]. Sin embargo, en las propuestas de la Presidenta no se hablaba de cambiar el sistema de descentralizacin, que profundiz las desigualdades entre comunas ricas y pobres y cristalizando una de las caractersticas menos democrtica del sistema chileno: la escasa movilidad social. El mismo Consejo Asesor critic la municipalizacin de la educacin afirmando la necesidad de modernizar y fortalecer tcnicamente la administracin y gestin de la educacin de propiedad pblica, hoy en mano de los municipios, corrigiendo las inequidades en el acceso a los recursos que genera el actual sistema de financiamiento, por las distintas capacidades financieras de los municipios y por el financiamiento compartido [CAP, 2006]. El obstculo principal para el dilogo entre el gobierno y los estudiantes segua siendo la gratuidad total de los medios de transporte. Segn el gobierno los costos son demasiado altos, 166 mil millones de pesos al ao. Eso es equivalente a 33 mil nuevas viviendas sociales o atender 230 mil nios ms en salas cuna. Es mucho dinero. Mi deber como Presidenta aadi la Bachelet es atender las necesidades de todos los sectores [Bachelet, 2006b]. El gasto pblico en educacin en el 2006 estaba en el orden del 4% del PIB mientras a principios de los aos 1970 alcanz el 7%. El coste de las ofertas presentadas por la Presidenta est alrededor de los 60 millones de dlares [Fazio, 2006], cuando una empresa minera puede remesar al exterior utilidades por 300 millones de dlares a la semana [Riesco, 2006b].

De verdad es tan difcil gastar ms en educacin? O la educacin no es una prioridad? Y seguro no es un problema de recursos porque hay recursos y muchos. El precio del cobre ha subido tanto que los excedentes del cobre en 2006 han alcanzado niveles inesperados. Aprovech el pas esta nueva riqueza? La Presidenta hizo un llamado a la prudencia en el manejo de estos excedentes, y por cierto los que ms la felicitaron fueron los grandes empresarios chilenos y extranjeros que nuevamente vern crecer sus ganancias con nuevas inversiones en el extranjero.

El 9 de junio la Asamblea decide terminar con las tomas: por una razn o por otra la situacin vuelve a la normalidad: la experiencia de los polticos y los titulares de la prensa ayudan a cerrar el captulo y a llevar otra vez adentro de las instituciones los debates y las decisiones que ahora inevitablemente hay que tomar. Esteban Lizana, vocero del Lastarria, fue el que ms se enoj con los voceros de la ACES, les acus de arrancarse con los tarros al exigir un tan alto porcentaje de representacin en el Consejo Asesor Presidencial como nueva exigencia para terminar con las protestas [La Nacin, 2006f]; l y sus compaeros de colegios estaban seguros que si la Asamblea hubiese aceptado la propuesta de junio de la Presidenta habra pasado a la historia de manera gloriosa [La Nacin, 2006e].

Hubiese aceptado o no, creo que los estudiantes en general han pasado a la historia, tanto como lo hicieron sus padres en los aos 80. As lo reconoce por ejemplo Jorge Pavez, Presidente Nacional del Colegio de Profesores de Chile: la sociedad toda debe estar agradecida por la gran leccin que nos han dado: de democracia, de educacin, de constitucin de sujetos sociales y polticos, de audacia, de responsabilidad ciudadana [Pavez, 2006]. El movimiento de los pinginos ha interesado toda la opinin pblica, llevando la educacin al centro de la agenda poltica y poniendo al gobierno de Michelle Bachelet ante su primera crisis de gobierno.

A finales del ao escolar el caso de corrupcin en Chile Deportes y la tragedia de los militares muertos en Caete dejaron a los pinginos en segundo plano. El 11 de diciembre de 2006 el Consejo Asesor present su informe final, donde apareca un diagnstico general de la educacin, los puntos ms urgentes para solucionar y se planteaban algunos cambios que sin embargo tendran que concretarse con el trabajo conjunto de gobierno y congreso. Sin embargo, con la muerte de Pinochet, pocos se dieron cuenta.

En 2007 los estudiantes vuelven al coro, vuelven a jugar un papel ms secundario aunque sigan con espordicas tomas o manifestaciones. Estn presentes, pero ahora el debate se ha trasladado entre las salas del palacio. El 2007 ha sido el ao de las discusiones al interior del Gobierno y del Congreso y de varios proyectos de Ley: el 9 de abril de 2007 la Presidenta someti a la Cmara de Diputados el Proyecto de Ley que establece la Ley General de Educacin y deroga la vieja LOCE. Solamente el nombre de este proyecto denota el cambio: educacin y no enseanza. En su mensaje Michelle Bachelet subraya que el concepto ms restrictivo de enseanza represent una involucin respecto a la tendencia histrica abierta en 1920, cuando al aprobar la ley de obligatoriedad del nivel primario, se introdujo el concepto de Educacin en reemplazo del tradicional concepto de Instruccin [Bachelet, 2007]. El proyecto es sin duda un paso adelante aunque no se ponga bien el acento donde segn estudiantes, profesores y profesionales de la educacin habra que ponerlo para cambiar el actual sistema discriminatorio y excluyente presente en el pas: volver a un sistema de educacin pblico de calidad. Adems, nada cambia con respeto a la municipalizacin: el proyecto no recoge las indicaciones del Consejo Asesor de poner trmino a este sistema. Este es un tema muy importante porque si por un lado parece que el Estado quiera retomar un rol principal, por otro deja a los municipalidades las mismas facultades que antes. Es de creer que se vayan perpetuando las mismas desigualdades que antes?

El proyecto del gobierno ha abierto un gran debate y la oposicin, que hasta este momento se haba quedado en un segundo plano (a veces defendiendo por intereses o ideolgicamente un sistema perdido), vuelve a ser un actor ms en el escenario hasta presentar su propia propuesta para la nueva Ley General de Educacin, para contrastar el camino comenzado por el gobierno. Y as hay tiempo para un nuevo acuerdo entre los partidos polticos de la Concertacin y de la Alianza antes de que empiece el 2008, el ao de la educacin, segn la Presidenta. Sobre todo un acuerdo que posibilite una rpida tramitacin de la nueva Ley General de Educacin en el Congreso.

Los crticos de este pacto, los que haban luchado por un cambio ms profundo durante los ltimos dos aos, afirman que la vieja estructura de mercado no se cambia, pero s se regular a travs de las instituciones pblicas y se controlar ms tambin a travs de la comunidad educativa, de manera que todos los actores jueguen un papel en la construccin de una educacin de calidad. Poco o mucho? Se poda haber hecho ms? El sistema chileno permite ir ms all de este pacto?

Responder a estas preguntas ahora no es fcil, hay que esperar de ver como seguir el proceso legislativo en el Parlamento. Sin embargo, la lucha de los secundarios ha dejado su marca, al lado de la que dej el viejo Pinochet. Una marca distinta y ms profunda. Hasta este momento, los jvenes siempre haban estado al margen de la sociedad post-dictadura. Su insatisfaccin se expresaba en una total indiferencia hacia la poltica. Se hablaba de la generacin no estoy ni ah, que reflejaba perfectamente el individualismo y el conformismo presentes en toda la sociedad chilena [Gmez Leyton, 2006; p. 115]. Sobre todo porque despus de la cada de Pinochet el movimiento estudiantil se disgreg, los estudiantes empezaron a mirar ms hacia dentro de los colegios que hacia fuera, donde seguan los mismos problemas sociales que antes. Durante la transicin pas la idea de que ya no era necesario movilizarse y que los gobiernos de la Concertacin poda resolver todo desde arriba. Pero la actual generacin de jvenes se preocupa mucho de su futuro, de la cosa pblica, de la poltica y sobre todo ha entendido que puede jugar un papel determinante y protagnico en su gestin. En este sentido las protestas de los pinginos son dirigidas tambin a la sociedad civil adulta que se ha olvidado de luchar para mejorar el futuro de sus hijos y se ha dedicado a vivir hedonsticamente el presente neoliberal [Gmez Leyton, 2006; p. 115].

Los estudiantes supieron unir a las reivindicaciones econmicas y de mejoramiento de las infraestructuras en los colegios con el cuestionamiento del edificio entero del sistema educativo y su expresin ms concreta, la LOCE, una de las leyes de amarre heredada por el rgimen dictatorial. La horizontalidad del movimiento, el apoyo de otros actores sociales en todas las regiones, la claridad de sus demandas, su madurez cvica a pesar de que los actores son chiquillos menores de edad y por esta razn todava no tienen derecho al voto, la organizacin en las tomas y en las movilizaciones, el utilizo de Internet, de los blogs de los correos electrnico para difundir sus reivindicaciones, la manera de representacin en la ACES sin dirigentes o liderazgos sino simplemente voceros, el alto nivel de adhesin social que provocan, sorprendieron al pas entero y en particular a la clase poltica que a partir de la transicin a la democracia haba marginado a los jvenes afuera de la esfera pblica [Gonzlez, Cornejo y Snchez, 2006].

 Los pinginos nos han mostrado la otra cara de la moneda: un pas de profundas desigualdades, donde los carabineros parecen todava actuar segn una lgica militar y de represin de un, no bien identificado, enemigo interno; donde las instituciones quizs no estn verdaderamente preparada para un gobierno ciudadano, pero tienen que confrontarse con un nuevo despertar que poco a poco se hace evidente. Cambiar la imagen del pas?

 

 

Bibliografa

 

Riesco, Manuel (2006), El Pinginazo, El Mostrador, 11 de junio de 2006, Santiago de Chile,
[http://www.cendachile.cl/files/Pinguinazo_MR.pdf / pgina Web consultada en fecha 04/02/2008].

 

Riesco, Manuel (2006b), El movimiento pingino II parte y final, en Crnica Digital, 16 de junio de 2006, Santiago de Chile, [http://www.cronicadigital.cl/modules.php?name=News&file=article&sid=4307 / pgina Web consultada en fecha 09/02/2008].

 

Consejo Asesor Presidencial para la Calidad de la Educacin (CAP, 2006), Informe Final, 11 de diciembre de 2006, Santiago de Chile, [http://www.consejoeducacion.cl/articulos/Informefinal.pdf / pgina Web consultada en fecha 04/02/2008].

 

Gmez Leyton, Juan Carlos (2006) La rebelin de las y los estudiantes secundarios en Chile. Protesta social y poltica en una sociedad neoliberal triunfante, OSAL Ao VII, N20, Mayo-Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina, [www.clacso.org.ar/difusion/secciones/osal/Descargables/articulos-general/gomez-leyton.pdf / pgina Web consultada en fecha 04/02/2008].

 

Bachelet, Michelle (2006), Discurso Presidencial, Cuatro aos de Gobierno, Cuatro grandes transformaciones, cuatro reas de desarrollo, Santiago de Chile, 21 de mayo de 2006 [www.gobiernodechile.cl/21mayo2006/indice_discursos.asp / pgina Web consultada en fecha 09/02/2008].

 

Bachelet, Michelle (2007), Mensaje n. 55-355 de S.E. la Presidenta de la Repblica con el que inicia un Proyecto de Ley que establece la Ley General de Educacin, 9 de abril de 2007, Cmara de Diputados, Santiago de Chile, [http://www.mineduc.cl/biblio/documento/200704111034430.proyecto%20de%20ley.pdf / pgina Web consultada en fecha 09/02/2008].

 

La Nacin (2006e), "This is the end...", 11 de junio de 2006, Santiago de Chile, www.lanacion.cl.

- (2006f), Quiebre estudiantil: voceros cuestionados por sus pares, 8 de junio de 2006, Santiago de Chile, www.lanacion.cl.

 

Gonzlez Juan, Cornejo Rodrigo, y Snchez Rodrigo (2006), Estamos dando clases: Significados y perspectivas de la movilizacin nacional de estudiantes en Chile, Observatorio Chileno de Polticas Educativas Universidad de Chile, en Boletn Referencias N. 19, Foro Latinoamericano de Polticas Educativas, Argentina, Buenos Aires, 7 de julio de 2006, [http://www.foro-latino.org/flape/boletines/boletin_referencias/boletin_19/Doc_Referencias19/Chile/selec_doc_base/gonzales_cornejo_sanchez.pdf / pgina Web consultada en fecha 09/02/2008].

 

Pavez, Jorge (2006), Qu ha significado la movilizacin de los estudiantes secundarios para la sociedad chilena?, en Boletn Referencias N. 19, Foro Latinoamericano de Polticas Educativas, Argentina, Buenos Aires, 7/7/2006, [http://www.foro-latino.org/flape/boletines/boletin_referencias/boletin_19/Doc_Referencias19/Chile/puntos_de_vista/JorgePavez.pdf / pgina Web consultada en fecha 09/02/2008].

 

Fazio, Hugo (2006), La rebelin de los pinginos y los amarres de Pinochet, CENDA, Santiago de Chile, [www.cep.cl/Cenda/Cen_Documentos/Cartas_Semanales/2006/040606_Pinguinos.doc / pgina Web consultada en fecha 11/02/2008].

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter