Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2008

Andrs Izarra detalla numerosos ejemplos que muestran como el diario viola sistemticamente su libro de estilo
El ministro de Informacin de Venezuela se dirige a El Pas acusndolo de parcialidad y manipulacin

Andrs Izarra
Rebelin



Caracas, 25 de marzo de 2008

Javier Moreno
Director, Diario El Pas
Miguel Yuste 40
28037 Madrid, Espaa

Estimado Sr. Moreno:

Hemos visto con alarma como la lnea editorial de El Pas ha sido de una evidente parcialidad periodstica con una clara manipulacin de informacin en contra del Venezuela y su pueblo. Nos preocupa profundamente la violacin del derecho de los lectores de El Pas a recibir una informacin veraz, lo ms completa posible, principio establecido en el libro de estilo de su diario.

Como ejemplo del contenido sistemticamente distorsionado sobre Venezuela, tan slo durante el ao 2007, El Pas calific al presidente electo de Venezuela, Hugo Chvez, de autoritario 34 veces, 10 de dictador, 7 de totalitario, ms un sinnmero de veces caudillo y populista. El Presidente de Venezuela ha ganado 3 elecciones presidenciales con un apoyo popular y una participacin electoral nunca antes visto durante los ltimos 50 aos de democracia. Tambin gan un referndum revocatorio - mecanismo que muy pocas democracias poseen en el mundo - con un amplio margen de 20 puntos porcentuales. Adems, el Presidente Chvez ha sido el primero en reconocer un resultado electoral adverso, como ocurri con el referndum del pasado 2 de diciembre, a pesar del ajustado resultado.

Entre el 15 de enero y el 15 de marzo de este ao se publicaron en El Pas 142 artculos sobre Venezuela, es decir, una cobertura asombrosa de 2,4 artculos diarios. De estas publicaciones 5 fueron editoriales y 21 artculos de opinin, todos ellos con una tendencia claramente negativa y contraria al gobierno venezolano. En el editorial publicado el 27 de enero bajo el ttulo Operacin Balboa se habla de un Chvez que por momentos deja de ser un mero engorro diplomtico para convertirse progresivamente en un peligro pblico latinoamericano. El 6 de febrero en el editorial llamado Unin de voces se califica como inmanejable el hecho de que el Presidente Chvez se haya convertido en el nico canal por el que las FARC van liberando rehenes con cuentagotas, esto justamente despus de que Chvez lograra la histrica liberacin de las primeras dos rehenes, Clara Rojas y Consuelo Gonzlez.

El 14 de febrero se public otra editorial fuera de lugar con el nombre Chvez lo tiene crudo en la que se distorsiona gravemente la situacin econmica de Venezuela al asegurar que la ciudadana hace colas como en la mejor poca de la Unin Sovitica, y se calumnia al gobierno de manera temeraria al hablar de cmo se debe gestionar la produccin de petrleo con honradez y competencia en el negocio, valores de los que no parece andar sobrada Caracas. En Venezuela ha habido una drstica disminucin de la pobreza, de acuerdo a la CEPAL en 18,4 puntos porcentuales durante el periodo 2002-2006, llevando el desempleo a su ms bajo nivel histrico: 6,2%. Esto ha provocado una ampliacin radical de la base de consumo, que ha trado como subproducto escasez temporal de ciertos rubros, pero que nada tiene que ver con comparaciones odiosas como las realizadas porEl Pas, ya que la poblacin venezolana nunca ha estado tan bien alimentada como lo est hoy da. Esta mejora en la calidad de vida de los venezolanos tiene una relacin directa con la redistribucin equitativa y honrada de la mayor fuente de riqueza del pas, el petrleo.

Los esfuerzos por relacionar a Chvez con las FARC para desacreditar su rol como mediador de paz tambin se ven reflejados en mltiples artculos de opinin entre los que se pueden destacar los siguientes: el 16 de enero, Joaqun Villalobos escribi el artculo Legitimidad a cambio de rehenes maltratados, donde alega que Chvez con el reconocimiento poltico a las FARC, reaviva la violencia colombiana, le abre las puertas de su pas a la cocana y lo convierte en protector de unos crueles narcoterroristas. El 17 de enero, se public y recicl en El Pas un editorial de The Washington Post titulado Chvez aliado de las Farc donde de manera ridcula se afirma que Chvez promociona abiertamente a grupos de narcotraficantes y secuestradores". El 23 de enero, Miguel ngel Bastenier, en un artculo de opinin llama a Chvez garrulo y le acusa de bucear en el absurdo de pedir a la comunidad internacional que retirara a las FARC de la lista de organizaciones terroristas.

Estos ataques se produjeron despus de que el Presidente Chvez hubiera planteado que para lograr la solucin del conflicto habra que dejar de tildar a los grupos guerrilleros (FARC y ELN) como terroristas, siempre y cuando el proceder de estos grupos se ajuste a los Convenios de Ginebra que regulan el Derecho Internacional Humanitario. Esto ha sido igualmente sugerido por el Comit Internacional de la Cruz Roja, Amnista Internacional y familiares de los rehenes, por nombrar slo algunos de quienes apoyan esta postura. Sin embargo, El Pas no ha acusado a ninguno de estas organizaciones y personas de prestigio de promover el narcotrfico o el terrorismo.

El editorial del 11 de marzo, "Tregua para Colombia", vuelve a tratar de relacionar a Chvez con las FARC, esta vez dando por cierta la informacin hallada por el ejrcito colombiano en una computadora que supuestamente encontraron en el campamento bombardeado en Ecuador, "al venezolano no le conviene que Bogot siga escarbando en el ordenador personal de Reyes, donde pueden aparecer sus concupiscencias con una guerrilla que se dice tan radical, socialista y bolivariana como l mismo. Tratar como cierta sin verificacin alguna la informacin de esa presunta computadora ha sido la regla en El Pas, muestra de ello es la noticia firmada por Maite Rico el 6 de marzo, Bogot denuncia una 'pinza bolivariana' donde sin escrpulo periodstico se afirma: Los documentos de los ordenadores incautados a Ral Reyesdejan en evidencia no slo que las FARC han encontrado santuarios perfectos en Venezuela y Ecuador, sino que adems los presidentes de ambos pases, Hugo Chvez y Rafael Correa, consideran a la vieja guerrilla marxista como un aliado en su proyecto ideolgico-poltico regional. La veracidad de los datos de la computadora de Reyes tuvo que ser puesta en tela de juicio incluso por el Secretario General de la OEA, Jos Miguel Insulza, quien declar el 19 de marzo: La Interpol va a decir si esas computadoras tenan esa informacin antes del 1 de marzo y si esa no ha sido manipulada ni alterada (...) Sobre esto pedira que no se pierda la cabeza como se ha hecho en los ltimos das. He visto muchas evidencias producidas en bruto y muchas no corresponden a la realidad.

Despus de considerar estos ejemplos podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que el medio que usted dirige, Sr. Moreno, ha violado los principios establecidos en su propio libro de estilo que asegura la presentacin diariamente de una informacin veraz, la transmisin del periodistaa los lectores noticias comprobadas, y la abstencin de incluir en ellas sus opiniones personales. Finalmente, ha violado la norma de acudir siempre a las dos partes en casos conflictivos y la obligacin de contrarrestar la informacin con por lo menos dos fuentes.

El desprecio de su diario por la verdad y la negacin del acceso a la informacin veraz con referencia a Venezuela es recurrente, y evidencia una clara campaa contra el Presidente Chvez y su gobierno. Le rogaramos que vuelva su lnea editorial a lo que El Pas fue en sus comienzos, un referente para la tica periodstica.

Sinceramente,

Andrs Izarra
Ministro del Poder Popular para Comunicacin e Informacin
Republica Bolivariana de Venezuela


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter