Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2008

La complacencia de Obama con Israel

Joe Mowrey
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Ya es suficiente. Apenas puedo seguir leyendo los invariablemente inspidos comentarios que estn apareciendo por doquier acerca del reciente discurso de Barak Obama sobre la raza. Alguien va y escribe algo inteligente para l, con retrica estereotipada, y la Derecha no puede dejar de sacar ventaja al tiempo que la Izquierda no puede dejar de babear. Qu inasible confusin! Sigo esperando que alguien, en alguna parte, POR FAVOR, seale hacia grano gigante que hay en la nariz retrica de Obama. Pero nadie parece dispuesto a hacerlo. Nadie parece querer decir que el problema real tiene que ver con El Discurso.

No quiero mencionar ninguna de las maravillosas y jugosas citas que utiliza. Es fatigoso ponerse a discutir sobre esa clase de discursos tan simplistas. El racismo es malo. Los estadounidenses son buenos. Quin en su sano juicio criticara las monas referencias a la pequea Ashley y a Martin Luther King? Una frase (y algn que otro repaso a esa frase) proporciona toda la base que necesitamos para analizar el impresionante momento de complacencia histrica. En referencia a los comentarios crticos hechos por su pastor sobre Estados Unidos (que, por cierto, fueron valoraciones correctas de hechos histricos), Obama dice: Sencillamente, no representaban el esfuerzo de un dirigente religioso que habla con claridad contra las injusticias que percibe, sino que expresaban una visin profundamente distorsionada de este pas: una visin que considera que el racismo blanco es endmico y que todos los errores de EEUU estn muy por encima de todo lo que conocemos como aciertos de EUUU; una visin que interpreta que los conflictos de Oriente Medio estn ante todo enraizados en las acciones de aliados incondicionales como Israel, en lugar de emanar de las perversas y odiadas ideologas del Islam radical.

As es. Lo primero de todo, quin piensa actualmente que el racismo blanco no es endmico en este pas? Y quin no es consciente de que la mayor parte de lo que est bien en EEUU es en realidad poco ms que una serie de mitos floreados que tapan nuestro profundamente asentado narcisismo y nuestra desenfrenada historia de belicismo blico imperialista? Pero la hipocresa ms audaz en todo ese discurso es la aseveracin de que los conflictos en Oriente Medio emanan de las perversas y odiosas ideologas del Islam radical. Por supuesto, el colonialismo e imperialismo occidental y europeo ni siquiera se cuestionan y nuestro incondicional aliado, Israel, no tiene nada que ver con la situacin. El Islam radical surgi precisamente en las frtiles arenas de la cuna de la civilizacin sin provocacin ni contexto histrico racional algunos.

Alabar a Israel en un discurso sobre el racismo es como elogiar la historia de la Sudfrica blanca en un discurso sobre derechos civiles. Acaso sucede que el hecho de que Israel es un estado sionista ha desaparecido de la mente de los que rodean a Obama?

Una breve puesta a punto: El sionismo es la ideologa poltica que promueve la exclusividad de los judos en Israel sobre cualquier otro grupo racial, religioso y tnico. El sionismo, por definicin, es racismo. Israel, con apoyo y financiacin total de los EEUU, viola flagrantemente el derecho internacional y se consagra a oprimir y a limpiar tnicamente de forma sistemtica al pueblo palestino, as como a implantar un sistema de apartheid no slo en Cisjordania y Gaza, sino en el mismo Israel. La ilegal colonizacin de la tierra palestina es un crimen internacional y un modelo de racismo institucionalizado que no tiene parangn en ningn lugar del mundo, que es ampliamente ignorado e incluso apoyado por la mayora de las supuestas naciones civilizadas. Y lo ms importante, y en gran medida ignorado en las escasas discusiones sobre las ilegales actividades provocadas por los asentamientos israeles, es que los mismos asentamientos son racialmente exclusivos. Slo para judos. A los palestinos ni siquiera se les permite conducir por las mismas carreteras que a los israeles en el propio territorio palestino. Me pregunto cmo respondera el Sr. Obama si Canad decidiera construir inmensas ciudades slo para blancos en territorio estadounidense. Me pregunto si estara dispuesto a abstenerse de conducir por el conjunto de carreteras slo para canadienses que conectaran esas ilegales colonias. Sera slo una medida precautoria porque, al fin y al cabo, Canad es ese incondicional aliado nuestro.

Esos supuestos liberales deberan examinar su conciencia antes de arrodillarse ante el altar del entorno de Obama. Sobre el asunto de la raza tiene muchas cosas maravillosas, aunque inspidas, que decir. En efecto, tiene una nica plataforma y perspectiva desde la que abordar ese y otros temas. Desgraciadamente, est tambin demasiado ocupado vendindose al lobby israel y a una inmensa coleccin de intereses corporativos para estar actualmente a la altura de las circunstancias en nada que sea de inters.

A nivel superficial, Barak Obama puede constituir el ms aceptable de los dos males que se nos viene ofreciendo desde hace bastante tiempo. Pero no es otra cosa que el menor de dos males. No nos est ofreciendo ms que la continuacin del militarismo corporacionista y de las polticas imperialistas de Estados Unidos, as como la prolongacin del incuestionable apoyo a un rgimen racista en Israel. Durante los ltimos sesenta aos (al menos), hemos adoptado el menor de dos males en la posicin que exhibimos sobre el planeta. Si queremos cambiar ahora en nuestro pas y en el mundo, deberemos encaminarnos hacia una autntica revolucin social y no aceptar ms de las mismas citas de retrica poltica. No importa de qu color sea el candidato ni lo inspirados que puedan ser sus discursos y eslganes, lo importante es examinar honestamente cuanto est en su cabeza, en su corazn y en su cuenta bancaria (y de quin transita por ella).

Obama representa el mismo viejo vino escanciado en una botella con una etiqueta nueva. Y la botella es demasiado opaca para ver en su interior, aunque los progresistas estn dispuestos a tragar el contenido suficiente para poder mirar en su interior. Por citar una lnea ms del discurso de Obama: Porque pienso que la raza es una cuestin que esta nacin no puede permitirse ignorar en estos momentos. Yo podra aadir algo ms: Mal vamos si Obama no tiene valor para incluir la intolerancia israel hacia el pueblo palestino, patrocinada a nivel estatal, en su definicin de racismo!

Joe Mowrey es un activista antibelicista defensor de los derechos del pueblo palestino. Vive en Santa Fe, Nuevo Mexico, con su igualmente traicionera esposa y sus cuatro perros conspiradores. Puede contactarse con l en: [email protected]

Enlace con texto original en ingls:

http://www.counterpunch.org/mowrey03262008.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter