Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2008

Conflicto con el sector agropecuario
Paren la mano. El camino es el dilogo y no la violencia

Adolfo Prez Esquivel
Alai


 

Es necesario hacer un llamado a la serenidad y al dilogo entre el gobierno nacional y los productores agropecuarios, a fin de resolver el conflicto vigente desde hace ms de 13 das.

Reclamar que "paren la mano" quienes pretenden imponer su voluntad a travs de la violencia y no por el dilogo. Es lamentable la prepotencia de grupos piqueteros liderados por Dlia, al igual que dirigentes camioneros, de los Moyanos, que no ayudan con su actitud y que son grupos de choque para defender al gobierno.

Es el peor de los caminos elegido. Igualmente el cacerolazo con ollas de acero inoxidable que salieron a defender sus intereses sectoriales y no a buscar soluciones justas y dignas para todo el pueblo. Recordemos que fueron los que aplaudieron y acompaaron la "mano dura" que quiso imponer Blumberg y para condenar la pobreza.

Existen medios para avanzar en el dilogo, y el gobierno es responsable de asumirlo y evitar que se llegue a un enfrentamiento entre trabajadores. Es un retroceso en la vida democrtica del pas. No todos los productores rurales estn en las mismas condiciones.

Los grandes productores rurales y empresas transnacionales se enriquecen a travs de la soja y las exportaciones ganaderas, privilegiando el capital financiero sobre el capital humano. Los hechos son ms que elocuentes. Estn transformando el pas en productor de monocultivo de soja transgnica, con las graves consecuencias que tiene esa explotacin irracional con daos irreversibles sobre el medio ambiente y los recursos naturales, la devastacin de los montes naturales y de la biodiversidad. Provocando la expulsin de los pueblos indgenas y campesinado. Esos sectores en estos ltimos aos han ganado fortunas que no estn dispuestos a distribuir y se oponen a las retenciones. Las retenciones son necesarias para que el pas salga del pozo en que lo han sumergido los sectores canallas que lo han saqueado con total impunidad, generando el hambre, la miseria y prdida del patrimonio del pueblo.

Otra situacin que es necesario diferenciar es la que viven los pequeos y medianos productores rurales. Muchos de ellos con el campo hipotecado y sin recursos. Las retenciones no pueden ser de la misma magnitud que para los terratenientes. La equidad y justicia de polticas diferenciadas es lo que el gobierno debe establecer, entre los que ms tienen, con los que menos tienen.

Otro punto crtico es saber que se hace con las retenciones, dnde se destinan y cual es su impacto social, en educacin, salud, trabajo y desarrollo del pueblo. No olvidemos la crisis del 2001 y el saqueo que sufri el pas.

Se est en una etapa de recuperacin econmica sostenida y es necesaria la redistribucin de la riqueza en polticas superadoras, coherentes con las necesidades del pueblo y poner como prioridad el pago de la deuda interna. Evitar que mueran nios, indgenas y ancianos de hambre y enfermedades evitables. Generar fuentes de trabajo genuino y no el clientelismo poltico que tanto dao hace al pas.

Si las retenciones se dirigen correctamente en bien del pueblo, en la redistribucin de la riqueza para hacer realidad el pas que queremos, ser un triunfo de todo el pueblo argentino. Por eso les digo: Paren la mano. El camino es el dilogo y no la violencia

Adolfo Prez Esquivel es premio Nobel de la Paz.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter