Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-03-2008

Ante la crisis completa del rgimen
La salida es obrera y socialista

Partido Obrero




La Presidenta ataca el paro de los grandes pulpos y pequeos y medianos productores agropecuarios desde la caja' de De Vido, los fondos de Santa Cruz, la reprivatizacin de YPF y la creciente entrega del petrleo; desde los sobreprecios de Skanska, la 4x4 que Varizat tir contra los docentes de su provincia y el pago de la deuda externa con la plata de la Anses; desde una inflacin imparable, techos salariales y, por ltimo, desde las patotas de la burocracia que ella ungi como sus aliadas, que van al ataque de los trabajadores que luchan, o desde los piquetruchos como D'Ela, que encubren las fechoras del oficialismo.

El paro agropecuario expresa el agotamiento definitivo de la poltica de devaluacin monetaria, que segn la misma Presidenta enriqueci a los grandes exportadores.

Pero no slo a los agrarios, sino tambin a los automotrices, mineros, petroleros y siderrgicos.

Y no slo a ellos, sino a los punteros del oficialismo que manejan los subsidios del transporte, del gas, de la luz y de los grandes negociados de obras pblicas.

Ahora estamos ante una lucha por el reparto de la renta econmica entre diversos sectores capitalistas, cuyas consecuencias las paga el pueblo con caresta y superexplotacin.

La Federacin Agraria Argentina e incluso muchos chacareros autoconvocados han desvirtuado el carcter independiente de su lucha al aliarse con la Sociedad Rural y con los pulpos agrofinancieros, que sern los mayores beneficiarios de la reivindicacin de suspender los aumentos de las retenciones a las exportaciones.

Los pulpos y los terratenientes tienen valuaciones fiscales irrisorias, que han conservado hasta el presente gracias a los Kirchner, los Scioli, los Schiaretti o los Binner.

La oligarqua est presente en los dos lados de la trinchera: los kirchneristas Cresud, Werthein, Urqua, Grobocopatel son grandes latifundistas y agroexportadores.

La Sociedad Rural y los grandes bancos sustentan, en Amrica Latina, la ofensiva de Bush contra los procesos populares o de liberacin nacional.

El componente popular de los cortes de ruta agrarios est desnaturalizado por la direccin poltica y los reclamos del movimiento: bajar las retenciones, que son los de la gran propiedad capitalista agraria.

El Partido Obrero destaca, en esta crisis, el derrumbe completo de la poltica econmica oficial, que es tambin una expresin de la crisis capitalista mundial.

El gobierno kirchnerista acabar cediendo en toda la lnea a las exigencias de los grandes intereses agrarios.

La salida a este derrumbe no pasa por tomar partido por cul sector capitalista se queda con el fruto del trabajo de la clase obrera y de los productores independientes. Pasa por impulsar la nacionalizacin de la gran propiedad agraria y su arrendamiento a los chacareros necesitados de tierra y al servicio del poblamiento agrario, o por la explotacin pblica directa por los obreros del campo.

Pasa por la nacionalizacin del comercio exterior y por sobre todo de los puertos privados (por donde los grandes pulpos contrabandean la exportacin sin pagar retenciones), bajo control de productores y obreros, para asegurar que los beneficios de la produccin sirvan a la industrializacin agraria y a superar las grandes carencias sociales.

Ante la crisis abierta llamamos a los trabajadores a no permitir que la burocracia siga manejando las paritarias y a intervenir en ellas para imponer un salario mnimo igual al costo de la canasta familiar y el fin de la flexibilizacin laboral.

Se ha abierto una crisis de largo alcance, econmica, pero por sobre todo, poltica. El nacionalismo burgus concluye en un fracaso. El gobierno matrimonial est definitivamente hipotecado. Impulsemos una alternativa obrera y socialista.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter