Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2008

Modelacin y metamorfosis de la opinin pblica
El caso de la guerra en Irak

Jos Arturo Salcedo Mena
Rebelin


 

La opinin pblica es uno de los efectos principales que pueden producir los medios de comunicacin, es un sujeto receptor que sufre la presin de los mensajes de los medios de comunicacin.[2]

Lo anterior confiere a los medios una realidad que es determinante como ejercicio del poder. Los medios de comunicacin poseen la virtud de tener efectos sobre las opiniones, actitudes y conducta de la gente; y en ocasiones se orientan hacia la produccin y la transformacin de los significados acerca de los acontecimientos. De aqu la necesidad de una actitud crtica que pueda desentraar esos procesos de la produccin, transformacin y difusin de los significados.

El objetivo de este trabajo es exhibir la manera en que los medios de comunicacin principalmente estadounidenses produjeron y transformaron el sentido de la guerra en Irak y la manera en que influyeron en la opinin pblica. Para tal efecto, se realiz un estudio del contenido de los mensajes emitidos por los medios de comunicacin durante los aos 2003 y 2004 aos en que da comienzo y fin la guerra de Irak, as como el efecto de stos sobre el receptor.[3] Se evidencia el contraste entre una prensa demasiado crtica que surgi al fin de la guerra y su docilidad antes de ella, tendencia preocupante de los medios de comunicacin estadounidenses (de mentalidad sesgada, en el sentido de que editores y reporteros no divergen demasiado de lo que todos los dems estn escribiendo).

En un principio, los medios de comunicacin se mostraron a favor de la guerra; incluso haba un moderado consenso por parte de los liberales. Dos de los ms fuertes partidarios de la participacin de Estados Unidos fueron el Washington Post y el New York Times. Desde septiembre de 2002, ambos diarios comenzaron una campaa de histeria que aseguraba que el rgimen de Saddam Hussein era una amenaza para la paz mundial, pues posea armas de destruccin masiva y tena vnculos con la red terrorista Al Qaeda. El 7 de marzo de 2003, el Post public en primera plana las declaraciones del Presidente Bush en cuanto a que no dejar al pueblo estadounidense a merced del dictador iraqu y sus armas.[4] El mismo da, el New York Times sostuvo que Bush se ha decidido a ordenar el ataque tras recibir los ltimos informes de inteligencia que comprueban que Irak posee armas de destruccin masiva, esperando decapitar el liderazgo del pas al comienzo de la guerra.[5] Un sondeo publicado por el diario estadounidense The Washington Post y ABC News sostuvo que casi tres de cada cuatro estadounidenses (74%) apoyaban en ese momento la guerra en Irak.[6]

Para mediados de 2003, los mismos peridicos mantuvieron una cobertura subordinada a la Casa Blanca, los medios de comunicacin estadounidenses ... se convirtieron no slo en fuentes del argumento oficial a favor de la guerra sino que la legitimaron.[7]

Finalmente, el Times abandonara a Bush a finales de 2003, cuando varios periodistas, como Jayson Blair, aceptaron que falsearon sus reportajes en lo que toca a la guerra de Irak.[8] El Post lo hara el 12 de agosto de 2004, cuando acept que su cobertura, previa a la guerra, se centr ms en difundir la versin oficial sobre la presencia de armas de destruccin masiva en Irak y los lazos del rgimen de Saddam Hussein con la red terrorista Al Qaeda, que en cuestionar y verificar los argumentos del gobierno.[9] Al mismo tiempo, las cadenas de televisin se volvieron primero neutrales y luego cada vez ms hostiles.

Junto con la postura de los medios de comunicacin en torno a la guerra, cambi la opinin pblica no hay que olvidar que la opinin pblica se puede crear, controlar y modificar desde la perspectiva de los medios y sus mensajes.[10] Hay tres razones por las que primero los medios de comunicacin y despus la opinin pblica se volvieron en contra de la guerra. La primera es que los costos de la guerra ascendieron estrepitosamente, superando los clculos que se haban previsto. El Congreso Estadounidense calcul que el conflicto y sus secuelas costarn 75 mil millones de dlares, de los cuales la mitad es insumida por los gastos de transporte de tropas y armamentos.[11] Adicionalmente, 62.5 mil millones de dlares aproximadamente es lo que costar la reconstruccin de Irak. Los estadounidenses, al conocer el costo econmico de la cruzada americana en Medio Oriente, pidieron que los millones de dlares que se gastan en la guerra y ocupacin fueran utilizados para algo que los beneficiara de manera directa como educacin, vivienda, salud y empleos.[12]

La segunda razn fue el incremento de tropas en Irak; para enero de 2004, el nmero de soldados norteamericanos era de 2,500. El 15 de abril de este ao, derrocado ya el rgimen de Saddam Hussein, el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos anunci que ... aumentar el nmero de tropas que combaten en Irak para hacer frente a desafos presentados en materia de seguridad.[13] A medida que se elevaba el nmero de norteamericanos involucrados en la defensa del terreno y en los combates, aumentaba el nmero de los que eran heridos o muertos. Para julio de 2004, 904 soldados haban muerto.[14]

La tercera razn por la que Estados Unidos se puso en contra de la guerra no fue tanto la crtica de los editoriales de los peridicos, como la presentacin amarillista y algunas veces tendenciosa de noticias. Los medios norteamericanos se tornaron muy parciales en algunos casos; con ms frecuencia, fueron engaados, deliberada y hbilmente, o se engaaron a s mismos. Ya no se habla de la insistencia de los medios sobre la existencia de un supuesto programa nuclear iraqu -que fue desmantelado por los inspectores de la Unscom antes de la guerra-, de que haba armas de programas biolgicos en Irak -que tambin fueron destruidas por la Unscom despus de la primera guerra del Golfo-, de que an existan armas qumicas de destruccin masiva en territorio iraqu que eran en realidad armas de campo de batalla cuyo alcance y potencial eran limitados-, y de las relaciones del rgimen de Hussein con Al Qaeda y otras organizaciones terroristas -que fueron solamente especulaciones[15]-, sino del video difundido impertinentemente de la decapitacin de un rehn estadounidense en Irak que result ser falso.[16]

Por otra parte, las fotografas difundidas de nios incinerados por los bombardeos estadounidenses dio la impresin de que muchos miles de nios iraques haban muerto. A lo anterior se deben sumar las declaraciones del Comit Internacional de la Cruz Roja que describan la intervencin como una catstrofe humana.[17] Adems, los medios de comunicacin estadounidense llegaron a un punto tal que informaron sobre los ataques llevados a cabo por soldados estadounidenses sobre Faluja, ... a pesar de la suspensin de las hostilidades... por el administrador civil estadounidense en Irak, Paul Bremen.[18]

Otros hechos que perjudicaron mucho la imagen de Estados Unidos durante y despus de la guerra y que indign sobremanera a la comunidad periodstica norteamericana y por consiguiente a la poblacin, fueron los ataques al Hotel Palestine en Bagdad (donde se alojaba la prensa internacional) el 17 de agosto de 2003, cuando soldados norteamericanos confundieron una cmara de video con un lanzamisiles. Adems, das antes soldados norteamericanos abrieron fuego en Khaldiya (a unos 80 km. de Bagdad) sobre un vehculo de prensa marcado AP y haban disparado contra un camargrafo de la agencia Reuters mientras grababa en el exterior de la crcel de Abu Ghraib.[19] Murieron tres reporteros durante estos eventos, sin embargo la magnitud de estas muertes fueron multiplicadas por tres por los medios de comunicacin norteamericanos.

El deslindamiento de los medios de comunicacin y la Casa Blanca lleg a un pico decisivo cuando se inform sobre los abusos contra prisioneros iraques. Las fotos publicadas muchas veces y sin censura de soldados estadounidenses que vejaron por diversin a prisioneros iraques en la crcel Abu Ghraib, caus la conviccin de que era habitual que se diera ese trato a los soldados prisioneros capturados por Estados Unidos. Como lo advirti John Warner, Presidente de la Comisin de Fuerzas Armadas en el Senado, estas acciones indignantes y totalmente inaceptables de la conduccin militar, socavaron buena parte del trabajo... de nuestras fuerzas contra el terrorismo[20].

Finalmente, la crisis del gobierno, en cuanto a la legitimacin que le dieron en su momento los medios de comunicacin, estara por dems evidente cuando publicaron el hecho de que altos funcionarios de la administracin de Bush abogaban por la invasin a Irak aun antes de que ste asumiera la presidencia. Los hechos del 11 de septiembre de 2001 result ser una oportunidad para invadir Irak; incluso, el da 12 del mismo mes Paul Wolfowicz, Subsecretario de Defensa, ya hablaba de atacar Irak. A pesar de no existir razones suficientes para vincular el 11-S con el rgimen iraqu, los neoconservadores iniciaron una campaa de mentiras que convenci al pueblo estadounidense de que Saddam Hussein estaba atrs de la tragedia.[21]

A pesar de que en su momento los medios de comunicacin fueron el brazo propagandstico de Bush para legitimar la guerra y de haber sido el instrumento para convencer al pueblo estadounidense de que apoyaran la guerra, aceptaran definitivamente que no ejercieron su papel de cuestionar y criticar la lnea oficial del gobierno. The New York Times, CNN, The Washington Post y The Columbia Journalism Review, entre otros, aceptaran oficialmente su subordinacin a la opinin oficial adems de haber jugado un papel importante en la legitimacin de la misma.[22]

La cobertura televisiva no slo nacional sino tambin internacional se hizo desde un principio cotidiana e intensa. Reporteros y editorialistas, a mitad del conflicto, actuaran contra los intereses norteamericanos. Incluso, se lleg a generar la idea de que Estados Unidos estaba combatiendo una guerra injusta y sin esperanza.

Todos estos acontecimientos reportados por los medios de comunicacin estadounidenses provocaron que la sociedad norteamericana analizara y criticara fuertemente la guerra en Irak. El 23 de junio de 2004, una encuesta realizada por la cadena de televisin CNN y el diario USA Today revel que los estadounidenses haban llegado al convencimiento mayoritario de que la intervencin militar en Irak haba sido un error; el sondeo indic que el 54 por ciento de los estadounidenses pensaba que el Gobierno del presidente George W. Bush haba cometido un error al invadir Irak.[23]

La poblacin estadounidense comenz a presionar al gobierno para que diera por culminada su intervencin; vidas humanas perdidas, aunadas a la frustracin de padres de familia al observar que sus hijos son enviados a la muerte, ha causado la oposicin a la ocupacin estadounidense. El 20 de marzo de 2004 miles de personas se manifestaron en Nueva York para pedir el retorno de tropas y el fin de la ocupacin en Irak adems de pedir el rechazo del gobierno de Bush en las urnas.[24]

Se puede prever que en breve habr un desmoronamiento del liderazgo norteamericano, si es que no lo estamos presenciando ya, que se acelerar dada la reaccin meditica respecto a la ocupacin de Irak. Ms congresistas se sumarn en contra de la ocupacin y se opondrn a enviar ms refuerzos. Es probable que George Bush II pierda definitivamente la batalla de la propaganda tanto en su pas como en el extranjero porque los medios de comunicacin estn enseando a odiar al jefe del poder ejecutivo de la nacin ms poderosa.

Si bien es cierto que los medios reflejan la opinin pblica, tambin es cierto que muchas veces los medios son los que dan forma a las percepciones pblicas e incluso la opinin pblica es modelada por los medios de acuerdo con intereses que no son perceptibles en primera instancia como en el caso que trata este escrito.

Una dramatizacin artificial de los acontecimientos en pblico es el primer paso a una percepcin pblica negativa del proceso. Esto es exactamente lo que ocurri en torno a la guerra de Irak. Los medios de comunicacin, como se corrobor en este ensayo, pueden modificar y controlar la percepcin y la experiencia del lector-espectador sobre los temas de mbito poltico. Los medios de comunicacin condicionan cada vez ms las decisiones polticas mediante la seleccin de lo que muestran. En Estados Unidos eso se llama foreign policy by NBC, es decir, que los medios de comunicacin determinan la poltica exterior de este pas.

Los lectores-espectadores, como lo seala Sheldon Rampton[25], deben pensar seriamente en la era de la informacin en que viven, y las maneras en que los medios de comunicacin pueden funcionar como instrumentos de propaganda; es necesario que el lector-espectador, antes de dejarse bombardear de informacin por los medios, debe educarse a s mismo, volverse pensador crtico-analtico, para evitar que instituciones, gobiernos y corporaciones le digan qu pensar.

Fuentes consultadas:

AFP / DPA /Tlam, Bush afirm que se avanza ante una feroz resistencia. Cada da estamos ms cerca de Bagdad, dijo, Ro Negro Online (www.rionegro.com.ar), Argentina, 1 de abril de 2003.

AP, Sigue Pentgono cinco lneas sobre abuso a prisioneros en Irak, esmas.com, Mxico, 4 de mayo de 2004.

AP / EFE, Regresa a Irak 3 Divisin de Infantera de Estados Unidos, en esmas.com, Mxico, 26 de julio de 2004.

Cason, Jim y David Brooks, Los medios desprestigiados por su papel atizador de la guerra contra Irak, Centro de Medios Independientes de Colombia (colombia.indymedia.org/news/), Colombia, 14 de marzo de 2004

CNN, La violencia de las tropas norteamericanas provoca caos en Faluja, en www.cnn.com , 12 de abril de 2004.

Dwyer, Bernie, El empleo de la propaganda en la guerra de Bush contra Irak, en Soberana (www.soberania.org), Espaa, 5 de septiembre de 2003

EFE, Admite el Post haber favorecido a la Casa Blanca, en esmas.com, Mxico, 13 de agosto de 2004.

EFE, El periodista del New York Times que falseaba sus reportajes reconoce sus engaos, en elmundo.es , Espaa, 22 de mayo de 2003.

EFE, Ven estadounidenses como error guerra en Irak, en esmas.com, Mxico, 25 de junio de 2004.

Europa Press, Irak.- El vdeo de la decapitacin del rehn estadounidense es falso, informa Sky News, en es.news.yahoo.com, Espaa, 7 de agosto de 2004.

Monzn, Cndido, Opinin Pblica, comunicacin y poltica, Tecnos, Madrid, 1996.

Noticieros Televisa, Marchan miles en EU contra ocupacin en Irak, esmas.com, Mxico, 5 de septiembre de 2004.

Notimex, Aumentar EU tropas en Irak, en esmas.com, Mxico, 16 de abril de 2004.

Pedraza, Jos ngel, La prensa del jueves. Estados Unidos ataca Irak, en www.terra.es, Espaa, 20 de marzo de 2003.

Reporteros sin Fronteras, Reporteros sin Fronteras indignada por los simulacros de investigacin del Pentgono, en Reporters sans frontirs (http://www.rsf.fr), Francia, 23 de septiembre de 2003.

Stauber, John y Sheldon Rampton, The Uses of Propaganda in Bushs War on Iraq, The Washington Post, United States of America, 9 de septiembre de 2003

Winkler, Herbert, Bush capitula en combate por fondos, en Listn Diario (listin.com.do), Repblica Dominicana, 26 de marzo de 2003.

Yehya, Naief, Guerra y propaganda. Medios masivos y el mito blico en Estados Unidos, Paids, Mxico, 2003.



[1] JOS ARTURO SALCEDO MENA es profesor de las asignaturas de Poltica Mundial I y Poltica Mundial II y del Seminario de Poltica Exterior de Mxico en la Facultad de Estudios Superiores Acatln Universidad Nacional Autnoma de Mxico. Estudi la Licenciatura en Relaciones Internacionales en el Instituto Tecnolgico y de Estudios Superiores de Monterrey, y la Maestra en Ingeniera en Imagen Pblica en el Colegio de Consultores en Imagen Pblica. Tiene adems el ttulo de Consultor en Imagen Pblica.

[2] Cfr. Monzn, Cndido, Opinin Pblica, comunicacin y poltica, Tecnos, Madrid, 1996, p. 162

[3] Esta tcnica de investigacin para el anlisis de opinin pblica se conoce como anlisis de contenido (cfr. Monzn Cndido, ibdem, p. 158).

[4] Pedraza, Jos ngel, La prensa del jueves. Estados Unidos ataca Irak, en www.terra.es, Espaa, 20 de marzo de 2003.

[5] Idem.

[6] AFP / DPA /Tlam, Bush afirm que se avanza ante una feroz resistencia. Cada da estamos ms cerca de Bagdad, dijo, Ro Negro Online (www.rionegro.com.ar), Argentina, 1 de abril de 2003.

[7] Cason, Jim y David Brooks, Los medios desprestigiados por su papel atizador de la guerra contra Irak, Centro de Medios Independientes de Colombia (colombia.indymedia.org/news/), Colombia, 14 de marzo de 2004

[8] Cfr. EFE, El periodista del New York Times que falseaba sus reportajes reconoce sus engaos, en elmundo.es , Espaa, 22 de mayo de 2003.

[9] Cfr. EFE, Admite el Post haber favorecido a la Casa Blanca, en esmas.com, Mxico, 13 de agosto de 2004.

[10] Cfr. Monzn, Cndido, ibdem, p. 165.

[11] Cfr. Winkler, Herbert, Bush capitula en combate por fondos, en Listn Diario (listin.com.do), Repblica Dominicana, 26 de marzo de 2003.

[12] Estas peticiones se hicieron a manera de manifestaciones contra la guerra. Una de ellas fue la del 20 de marzo de 2004 que se llev a cabo en varios estados de la Unin Americana.

[13] Cfr. Notimex, Aumentar EU tropas en Irak, en esmas.com, Mxico, 16 de abril de 2004.

[14] Cfr. AP / EFE, Regresa a Irak 3 Divisin de Infantera de Estados Unidos, en esmas.com, Mxico, 26 de julio de 2004.

[15] Naief Yehya, en su libro Guerra y propaganda. Medios masivos y el mito blico en Estados Unidos (Mxico, Paids, 2003) trata de manera amplia algunos sino es que todos los mitos que se crearon en torno a la Segunda Guerra del Golfo y la campaa de histeria que desataron los medios de comunicacin para legitimar, junto con el Gobierno estadounidense, la intervencin en Irak.

[16] Cfr. Europa Press, Irak.- El vdeo de la decapitacin del rehn estadounidense es falso, informa Sky News, en es.news.yahoo.com, Espaa, 7 de agosto de 2004.

[17] CNN, La violencia de las tropas norteamericanas provoca caos en Faluja, en www.cnn.com , 12 de abril de 2004.

[18] Idem.

[19] Cfr. Reporteros sin Fronteras, Reporteros sin Fronteras indignada por los simulacros de investigacin del Pentgono, en Reporters sans frontirs (http://www.rsf.fr), Francia, 23 de septiembre de 2003.

[20] AP, Sigue Pentgono cinco lneas sobre abuso a prisioneros en Irak, esmas.com, Mxico, 4 de mayo de 2004.

[21] Stauber, John y Sheldon Rampton, The Uses of Propaganda in Bushs War on Iraq, The Washington Post, United States of America, 9 de septiembre de 2003

[22] Es posible consultar los mea culpa en las pginas web de los medios de comunicacin.

[23] Cfr. EFE, Ven estadounidenses como error guerra en Irak, en esmas.com, Mxico, 25 de junio de 2004.

[24] Noticieros Televisa, Marchan miles en EU contra ocupacin en Irak, esmas.com, Mxico, 5 de septiembre de 2004.

[25] Citada por: Dwyer, Bernie, El empleo de la propaganda en la guerra de Bush contra Irak, en Soberana (www.soberania.org), Espaa, 5 de septiembre de 2003



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter