Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2008

Posibilidades y limitaciones de la cooperacin Unin Europea - Centroamrica
Cooperando para el desarrollo o a favor de las corporaciones?

Luis Guillermo Prez Casas
Pueblos


Centroamrica convoc el inters de la comunidad internacional cuando pueblos tradicionalmente oprimidos se alzaron en armas contra los regmenes dictatoriales que les gobernaban, apoyados militar, econmica y polticamente por Estados Unidos. Muchos negaron la naturaleza estructural de dichos alzamientos, para explicarlos en el contexto de la guerra fra. No debe olvidarse, sin embargo, que el triunfo sandinista en Nicaragua y la lucha insurreccional del Frente Farabundo Mart para la Liberacin Nacional (FMLN, El Salvador) y de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG ), tuvo amplio apoyo en Europa.

El apoyo de Europa sera decisivo para que avanzaran los procesos de paz en Centroamrica, que comenzaron con el de Contadora y concluyeron con el de Esquipulas (dcada de los ochenta), apoyados por el dilogo poltico externo ms antiguo que la Unin Europea haya sostenido con otra regin del mundo, iniciado en 1984 y conocido como el Dilogo de San Jos. La cooperacin europea estuvo orientada a la pacificacin y democratizacin de la regin, luego se ampliara a la integracin, desarrollo econmico y social. Sin embargo, lo esencial de los acuerdos de paz pactados sigue sin cumplirse ms de tres lustros despus para el Salvador y Nicaragua, y a ms de 10 aos de los acuerdos de paz en Guatemala. No hay conflicto armados internos, pero la regin sigue siendo una de las ms violentas del mundo, las nuevas democracias no crean trabajo ni seguridad social y la migracin es la nica opcin de supervivencia individual, familiar y colectiva para millones de personas. La impunidad frente a los graves crmenes del pasado y del presente es casi total, la desigualdad social se profundiza ante la evasin fiscal de los ms pudientes y la corrupcin permea muchas de las estructuras del poder pblico.

Hambre y desnutricin

El informe del Programa Mundial de Alimentos y de la Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe (CEPAL), entregado el 3 de junio de 2007 al secretario general de la Organizacin de Naciones Unidas (ONU) indica lo siguiente: desde una perspectiva histrica, entre los aos 1940 y 2004 se habran producido ms de 2,6 millones de muertes asociadas a la desnutricin en la regin centroamericana. () Cabe agregar que este nmero de muertes evitables es mucho mayor que el total de vctimas de los conflictos armados en la regin durante las dcadas en cuestin.

Segn este informe, slo en Guatemala mueren cada da ms de 100 menores de cinco aos por causa de la desnutricin y el hambre. En 2004 murieron 39.000 nios y nias por esta causa. Segn el Informe sobre Desarrollo Humano 2007-2008 publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Guatemala es el pas ms atrasado de la zona y est considerado como una nacin de prioridad alta, ocupando en la clasificacin el puesto 118. Entre los 177 pases a los que se hace seguimiento, tras Guatemala se encuentra Honduras, en el nmero 115, con uno de los ndices de desarrollo humano (IDH) ms bajo de la regin; Nicaragua en la posicin 110 y El Salvador en la 105. La paz poltica en la regin no se ha acompaado de la paz social, ni la evolucin hacia la estabilidad macroeconmica de medidas efectivas para la superacin o al menos la disminucin de los grandes desequilibrios sociales. Los buenos propsitos de la cooperacin europea para el desarrollo se quedaron solamente en un enunciado. Incoherencias

Es necesario destacar algunas incoherencias en la cooperacin para el desarrollo de la Unin Europea, que deben ser superadas a corto y medio plazo para que la cooperacin est verdaderamente al servicio del desarrollo. No deben aprovecharse de la cooperacin, para mantener el status quo, ni polticos sin escrpulos que buscan consolidar prcticas clientelistas, ni elites que consagran modelos excluyentes de crecimiento econmico.

En el Acuerdo Marco de Cooperacin de 1993 entre la Unin Europea y Centroamrica se destac el papel de la Comunidad Europea frente al proceso de integracin econmica, liberalizacin comercial y ajustes estructurales de las economas que adoptaron los gobiernos de la regin. Se reconoci as la necesidad de acompaar estas reformas con la promocin de los derechos sociales de los sectores menos favorecidos, y convencidos de que la cooperacin comunitaria constituye un elemento importante en la eliminacin de los problemas de extrema pobreza por los cuales atraviesa la regin. Se reconocieron las asimetras entre las dos regiones, se introdujo una clusula de favorabilidad [1] para los centroamericanos y, segn el artculo 20, se estableci incluso la necesidad de que la cooperacin europea contribuyera a paliar los efectos negativos de los ajustes estructurales sobre los ms desposedos.

En el Documento de Estrategia Regional de la Comisin Europea (CE) para Amrica Central 2002-2006 se acepta que una de las principales debilidades del proceso de integracin centroamericana es la ausencia de mecanismos apropiados de participacin de la sociedad civil. Se reconocen los desequilibrios existentes y que los eventuales beneficios no son suficientemente visibles para la mayora de la poblacin. Tambin se afirma que es menester encontrar modalidades de accin y programas destinados a reducir las desigualdades econmicas y promover una distribucin equitativa de la renta, tanto a escala regional como a nivel interno de cada Estado.

En diciembre de 2003 se firm en Roma un nuevo Acuerdo de Dilogo Poltico y Cooperacin entre la UE y Centroamrica, que est en proceso de ratificacin. Fuimos muchas las voces que cuestionamos dicho acuerdo porque se negoci a espaldas de la sociedad civil, sin transparencia alguna. No se sustenta en una evaluacin de los aciertos y desaciertos del firmado en 1993, ni en la especificidad del Dilogo de San Jos, ni en los obstculos o desafos que seala el Documento de Estrategia Regional de la CE para el perodo 2002-2006. Es ms, regln por regln es idntico al firmado con la Comunidad Andina el mismo da. Hubisemos esperado que este nuevo acuerdo llenase los vacos anteriores pero, por el contrario, supone retrocesos importantes al no reconocer las grandes asimetras entre las dos regiones ni la gran vulnerabilidad ambiental de la regin, as como al haber dejado de lado la clusula de favorabilidad.

Preocupaciones sociales y econmicas de la UE

Aunque se consagra que las partes confirman su compromiso de fomentar el desarrollo sostenible y contribuir a la consecucin de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), el principal inters de la Unin Europea al promover este acuerdo con Centroamrica y la Comunidad Andina fue el de dar un paso adelante hacia las negociaciones de un Acuerdo de Asociacin que incluir una zona birregional de libre comercio. La cooperacin de la UE y de los Estados miembros debe contribuir al propsito de cumplir los ODM y, efectivamente, hace parte de las preocupaciones expresadas en la estrategia regional 2007-2103 para Centroamrica de la CE y de las estrategias por pas para el mismo periodo.

Lo social no ha estado ausente de las preocupaciones de la cooperacin europea, pero no ha existido suficiente complementariedad, coordinacin y coherencia entre los aportes a la cooperacin de los Estados miembros y de la UE entre su estrategia regional y por pas. La Declaracin de Pars sobre la eficacia de la cooperacin (2005) constituye un marco referente sobre el cual falta an mucho por concretar. Se debe involucrar mucho ms a la sociedad civil en el diseo de las estrategias, la ejecucin de programas o proyectos, el monitoreo y la evaluacin.

Objetivos y presupuesto

Se establece como objetivo global de la Estrategia Regional 2007-2013 para Centroamrica el de apoyar el proceso de integracin poltica, econmica y social en el marco de la preparacin del futuro Acuerdo de Asociacin con la UE. Se destinan 75 millones de euros. Se dedicarn 20 millones al fortalecimiento del sistema institucional para el proceso de integracin centroamericana, apoyo restringido a aquellas instituciones que participen en temas estrictamente relacionados con el proceso de integracin regional.

Por otro lado, se destinarn 47 millones de euros a la creacin de una unin aduanera centroamericana y la aceptacin de estndares internacionales, como el marco normativo de la Organizacin Mundial del Comercio (OMC) para asegurar y facilitar el comercio global, medidas sanitarias y fitosanitarias, desarrollo de un enfoque regional relativo a las regulaciones tcnicas de bienes y estandarizacin sobre la base de normas internacionales, para promover la libre circulacin de bienes y evitar las barreras tcnicas al comercio. Para el buen gobierno regional y aspectos de seguridad se prevn 8 millones de euros: mitigar el impacto de la libre circulacin de bienes, capitales y personas debido al incremento de la integracin regional, especialmente en el proceso de creacin de una Unin Aduanera y el desarrollo de un mercado interno.

En mayo de 2006 se celebr en Viena la IV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la UE - Amrica Latina y Caribe. La Declaracin Final subraya la importancia de una estrategia birregional para la negociacin de Acuerdos de Asociacin que incluyen reas de libre comercio. Si bien Centroamrica es un socio comercial marginal dentro del comercio de la UE (tomados conjuntamente Centroamrica y Panam suman cerca del 0,4 por ciento de las exportaciones y del 0,3 de las importaciones europeas), la importancia de este Acuerdo es ms de carcter geoestratgico para la UE.

En el Acuerdo de 2003, en las cumbres de Guadalajara y Viena se insisti en el establecimiento de una Unin Aduanera Centroamericana, la entrada en funcionamiento del Mecanismo de Solucin de Controversias Comerciales, la firma del Tratado Centroamericano sobre Inversin y Comercio de Servicios y el nombramiento de un negociador nico. Pero, sin que dichos requisitos se cumpliesen, la UE decidi iniciar las negociaciones. La primera ronda se realiz en San Jos de Costa Rica en octubre de 2007.

Constataciones

Benita Ferrero-Waldner, comisaria de la UE de Relaciones Exteriores y Poltica de Vecindad, con ocasin del lanzamiento de estas negociaciones del Acuerdo de Asociacin record que la CE aprob un paquete de ayuda de 840 millones de euros para el periodo 2007-2013 destinado a Centroamrica. Declar que se encontraba convencida de que el futuro Acuerdo "nos servir para mantener un dilogo poltico ms eficaz y reforzar la cooperacin, as como nuestros lazos econmicos basados en un mejor marco reglamentario que permita incrementar los intercambios comerciales y las inversiones, contribuyendo as al bienestar de nuestras respectivas sociedades."

Sin embargo en la primera ronda se confirmaron varias sospechas, como que el reconocimiento de las asimetras por parte de Europa sera una excepcin y no la regla general. Adems, qued claro que no habr ms dinero para la cooperacin que el estipulado en la estrategia regional y estrategias por pas. Asimismo, los llamados temas de Singapur (competencia, compras gubernamentales e inversiones), que fueron excluidos de las negociaciones de la OMC, y que pedimos fueran excluidas de las negociaciones por el impacto negativo que pueden tener sobre los pueblos centroamericanos, aparece como uno de los pilares ms ofensivos de la UE.

Se confirm igualmente que los europeos se niegan a discutir sobre los subsidios que otorgan a la agricultura (a la que destinan cerca del 50 por ciento del presupuesto anual de la UE) porque dicen que lo harn nicamente en el marco de la OMC. No habr tampoco transparencia ni interlocucin real con la sociedad civil, solamente sesiones breves de informacin, y qued patente que los enunciados sobre derechos humanos no tendrn mecanismos de seguimiento o supervisin Tememos que estas negociaciones del Acuerdo de Asociacin con la UE no sean ms que la reedicin del Tratado de Libre Comercio entre EE UU y Centroamrica (CAFTA). Por tanto, debemos reiterar que el artculo 177 del Tratado Constitutivo de la CE y el Consenso Europeo para el Desarrollo, de noviembre de 2005, establecido entre el Consejo, los representantes de los gobiernos de los Estados miembros, el Parlamento Europeo y la CE, obliga a la UE en su poltica exterior a promover el desarrollo econmico y social sostenible de los pases en desarrollo.

Obligan tambin a la integracin gradual de estos pases a la economa global; a la lucha contra la pobreza (incluyendo la consecucin de los ODM); y a contribuir al objetivo general de desarrollar y fortalecer la democracia, el Estado de derecho, la solidaridad y la justicia, as como al respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales. La promocin del desarrollo sostenible debe implicar polticas responsables que contribuyan a la proteccin de la persona con el respeto y realizacin integral de sus derechos humanos y la proteccin y renovacin de la naturaleza y de su biodiversidad. En Centroamrica esto pasa por el respeto de los derechos de los pueblos indgenas, la defensa de los derechos de las mujeres y de las comunidades de afrodescendientes. Ese es el reto, impedir que el libre mercado sepulte la democracia y que se acenten las desigualdades como causa progresiva de la desestructuracin social y de la violencia.

Nota

[1] Artculo segundo: La UE teniendo en cuenta la situacin especial de los pases centroamericanos como pases en desarrollo, pondr en prctica esta cooperacin de la manera ms favorable posible para tales pases.

 


* Luis Guillermo Prez Casas es abogado especializado en derechos humanos. Publicado originalmente en el n 30 de la revista Pueblos, febrero de 2008, especial COOPERACIN.

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter