Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-03-2008

Indeterminismo versus determinismo
Una reflexin sobre el proceso de Convergencia en Educacin superior

Mercedes Martnez Arranz
Rebelin


El cientfico francs Laplace sent las bases de lo que se llam determinismo cientfico, sentenciando que si en un momento dado conociramos las posiciones y velocidades de todas las partculas del Universo, entonces podramos conocer cul sera su comportamiento en cualquier momento del pasado o del futuro: Una inteligencia que conociera en un momento dado todas las fuerzas que actan en la Naturaleza y la situacin de los seres de que se compone, que fuera suficientemente vasta para someter estos datos al anlisis matemtico, podra expresar en una sola frmula los movimientos de los mayores astros y de los menores tomos. Nada sera incierto para ella, y tanto el futuro como el pasado estaran presentes ante su mirada." Pero parece ser que el seor Laplace no tena razn. Unos aos ms tarde la ciencia moderna vena a demostrar que en el Universo no slo no haba nada determinado sino que la indeterminacin era un hecho contrastable empricamente. All por el 1916 W.Heisenberg formulaba su Principio de Incertidumbre o de Indeterminacin que sentenciaba que era imposible saber el momento y la posicin de una partcula al mismo tiempo y con la misma exactitud, es decir, que si sabe a qu velocidad se mueve un cuerpo, no se puede calcular donde se encuentra y viceversa, es decir, que Heisemberg dio con la formula que pona en evidencia que dos magnitudes que en el mundo mecnico determinista estaban cannicamente conjugadas, estaban sometidas a una ley que mostraba la precisin mxima o la indeterminacin mnima con la que podan ser halladas estas dos magnitudes ( momento y posicin): ∆ p ∆ q ≥ h/2 Es decir que lo que la fsica moderna, la mecnica cuntica ha puesto en jaque es el determinismo, demostrando que ni tan siquiera en los hechos fsicos responden a leyes deterministas, sino que las leyes nos muestran que la indeterminacin es un hecho.

Sin embargo, en el mundo de todos los das, el mundo donde nos desenvolvemos, el mundo de las relaciones sociales, parece ser que todo est determinado y bien calculado. En el mundo de todos los das est determinado de la peor manera posible, est todo construido de tal modo que el mbito de la libertad y del buen vivir sea slo para unos pocos privilegiados, mientras que el resto de los mortales pasa hambre, siente angustia, desilusin, desesperanza y muerte, s, sobre todo muerte, muchas muertes. y como todo est as determinado poco o nada podemos hacer para cambiar el curso de los acontecimientos.

Pongamos un ejemplo de la mentira del Determinismo y de sus graves efectos para la sociedad. He elegido el ejemplo del Determinismo en la educacin para mostrar qu esconde la falacia del Determinismo. Ante la actual reforma del sistema educativo en educacin superior no hemos dejado de or a las autoridades acadmicas que el Proceso de Convergencia en Educacin Superior es un destino al que tenemos que dirigirnos y al que estamos inexorablemente determinados, no han dejado de repetirnos la necesidad de no poder dejar de formar parte de este proyecto europeo para la educacin. Todas las universidades europeas tenemos que formar parte de esta manera tan posmoderna de entender la educacin , porque esta Europa es tan posmoderna que entiende que todo tiene que ser equiparable, en la que todo tiene que ser vendible, en la que todo, absolutamente todo tiene que ser mercanca. Las universidades europeas tenemos que converger en el modo de amoldarnos a los intereses de las empresas. Todo est determinado, todo est atado y bien atado para que en el 2010 el conocimiento se convierta en una mercanca. El nuevo Proceso de Convergencia en Educacin Superior ( EESS) implica un nueva manera de entender la educacin, que consiste en que el proceso educativo no est centrado en transmitir conocimiento, es decir, en ensear contenidos, sino que est centrado en ensear a tener capacidades de liderazgo, destreza, y diferentes habilidades, y, para ello, el proceso de enseanza aprendizaje que hasta ahora se centraba en que unos aprenden y otros ensean algo(es decir, algn contenido), ahora se centre en aprender a aprender . No hay que explicar mucho que esto de aprender a aprender es un absurdo, un sin sentido, pero un sin sentido necesario para convertir el conocimiento en mercanca, como dira Hegel una sin razn necesaria para que la historia siga su curso. Es pues un sin sentido, una sin razn necesaria para enmascarar la conversin(o reconversin) del conocimiento en algo rentable para las empresas que no para la sociedad. All por el 1997 en el tratado de Lisboa se deca que la universidad era un terreno por conquistar y que la educacin tena que convertirse en un negocio rentable, y, desde entonces hasta ahora, todos los pases de Europa han puesto motores a toda mquina para conseguir el objetivo pactado: hacer de la universidad un gran negocio europeo. Para ello se inventaron este proceso de convergencia, en el que todo queda atado y bien atado en el que todo est determinado, con un solo rumbo y una sola direccin: la direccin de las empresas.

Las universidades europeas, hasta ahora, han formado en contenidos, es decir, han enseando matemticas, fsica, historias, etc, es decir, que formaban a futuros matemticos, historiadores, fsicos, filsofos, etc. Ahora al no ser central el tener que formar en contenidos sino en habilidades y destrezas, las universidades formarn currantes que sepan un poco de mates, un poco de historia, un poco de ingls- que nunca viene mal- y un poco de qu se yo, porque las empresas necesitan que esos currantes sepan un poco de algo, pero no mucho, slo lo justo y necesario para sus intereses. Es a los empleadores a los que primero se pregunt a la hora de lanzarse a esta aventura de construir una nuevo modelo europeo de educacin, y cuando se le pregunta a un empresario qu necesita, evidentemente responde con la boca bien ancha: Fuerza de trabajo barata, muy barata y los pases europeos se pusieron todos como locos a cumplir el deseo de sus empresarios y comenzaron a poner a las universidades europeas patas arriba.

Se podra pensar que es tarea difcil poner una universidad patas arriba, poner cabeza abajo una institucin con todos sus estamentos, rectores, decanos, profesores, estudiantes, unos siempre empeados en ensear y otros empeados en aprender; s, podramos pensar que es muy difcil atacar un lugar donde uno se siente como en un oasis dentro de la ciudad, donde uno se siente libre porque aprende y porque cada vez sabe ms, donde unos y otros se siente tiles porque ensean libremente y aprenden libremente, un lugar donde el pensamiento fluye porque se pone en juego el dilogo y el saber, porque hay libertad de pensamiento, porque es un juego interesante precisamente por su desinters, porque su nica meta es el saber mismo, aunque luego a uno le sea muy til lo que ha aprendido. Como deca, podra parecer muy difcil desmoronar una universidad con todos sus estamentos tan estamentales.pues no, no ha sido nada difcil meterle mano a esta institucin, y, por qu? Porque los empresarios son muy listos- tienen mucho dinero y muchas ganas de tener mucho ms- y se han llevado de calle al los que pesan ms, no porque sean ms numerosos, sino porque son ms pesados: han contado con el visto bueno(o con la vista gorda), de rectores y decanos, que no han rechistado ante esta reconversin educativa, ante la prdida de autonoma de la universidad respecto de la sociedad, ante su prdida de libertad para transmitir conocimientos sino que, ante la sorpresa de muchos estudiantes y algn que otro profesor, nuestros rectores son los impulsores de este proceso de convergencia en educacin superior y estn encantadsimos de que se deje de ensear y se empiece de una vez a aprender a aprender. No s, quiz es que quieren dejar de trabajar para la universidad y quieren empezar a trabajar en la empresa.

Desgraciadamente nos enfrentamos a una gran paradoja (o parajoda, segn se mire) pues nuestros rectores o se han vuelto locos o estn traicionando a la comunidad cientfica, pues han puesto la universidad al servicio de las empresas, y eso les parece muy bien. No s que pensarcreo que me inclino ms porque les haya motivado ms algn inters que alguna paranoia. Nuestros rectores han dejado de ser rectores, nuestros decanos han dejado de ser decanos, pues su funcin ya no consiste en servir y proteger a la comunidad cientfica sino que ahora consiste en servir a las empresas, y por eso no dejan de repetir que el proceso de convergencia es un hecho absolutamente determinado.

La fsica cuntica nos ha enseando que el universo no hay nada absolutamente determinado. La nico determinado que existe es lo que a uno se le mete en la cabeza. A unos se les ha metido en la cabeza que la educacin se convierta en un negocio rentable, a otros se nos ha metido en la cabeza que la educacin es un derecho y no un negocio. La diferencia entre lo que a unos y a otros se nos ha metido en la cabeza es que la cabezonera de los primeros, convertir la educacin en un negocio, es un delito, y la de los otros, defender que la educacin siga siendo un derecho, es un deber.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter