Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-03-2008

Entrevista al cineasta italo-alemn Dario Azzellini
Mercenarios y nuevas guerras

Jorge Boccanera
Nmada



El nuevo escenario mundial dominado por la globalizacin neoliberal trajo una serie de cambios en los conflictos armados, con el protagonismo de las Compaas Militares Privadas (CMP). Slo dos ejemplos: se estima que son 180 mil en Iraq y 160 mil en territorio colombiano, los empleados de estas empresas contratistas de seguridad que mueven cifras millonarias y actan con impunidad. Al crecimiento de las CMP se agrega el fenmeno paramilitar (los paras) en pases como Guatemala y Colombia, donde se llega a incorporar a campesinos.

El escritor y cineasta Dario Azzellini, licenciado en Ciencias Polticas y especialista en el tema, public en 2003 en Alemania el libro El negocio de la guerra, reeditado en Italia, Francia, Espaa, Venezuela, Indonesia y Bolivia, en versiones actualizadas y ampliadas.

-Qu diferencias hay entre el mercenario de ayer y el soldado privatizado de hoy?

-Los mercenarios eran mal vistos, ofrecan servicios individuales o en pequeos grupos, operaban en contextos ilegales enrolados en ejrcitos extranjeros. En cambio, las CMP tienen un estatus legal y presentan a los mercenarios como empleados de seguridad, de operaciones especiales, tcnicos. Se manejan como cualquier otra empresa transnacional; algunas son imperios: la DynCorp tiene 30 mil empleados, cotiza en bolsa y posee subempresas. En 2003 la Computer Sciences Corporation (CSC) compr a la DynCorp en casi mil millones de dolares. Operan en un contexto de impunidad organizada. Al no ser militares no pueden ser juzgados por cortes militares; y en muchos casos firman contratos que les garantizan impunidad frente a las cortes civiles. Hay CMP de Gran Bretaa, Rusia, Israel y otros pases, pero la mayora son estadounidenses y operan slo con el consenso explcito del Pentgono. Los servicios que ofrecen en su pgina web van de manejar armas sofisticadas a repartir correo.

-Existe el reclutamiento entre ex militares sudamericanos?

-Al principio reclutaban en Estados Unidos, Inglaterra, Islas Fiji (por su desempeo como tropas de la ONU) y de Nepal (los Ghurkas). Con la guerra de Iraq, empezaron a reclutar en America Latina: Chile, Brasil, El Salvador, Per, Honduras, Ecuador, Nicaragua, Colombia. En Argentina esa tarea la realiza la empresa Neskowin, radicada en Uruguay. Se trata de ex militares que han servido a ejrcitos brutales. Muchos de ellos expulsados de las Fuerzas Armadas por sus crmenes.

-Las CMP reclutan abiertamente con avisos en los diarios. Ofrecen empleos muy bien remunerados.

-Depende. Hay salvadoreos en Iraq, cobran 500 dlares al mes, pero la gente con ms experiencia est entre 2 y 3 mil, y puede llegar a 7 mil dlares. Ahora, por una misin especial de combate puede ascender a los 1.500 dlares diarios.

-Se implantan nuevas formas de organizacin social en los territorios donde trabajan? Pienso en Guatemala...

-Lo de Guatemala concierne a lo paramilitar, el otro lado de la privatizacin de la guerra. All, las patrullas PAC han formado un paramilitarismo semilegal, manejado por el ejrcito. Una de sus estrategias fue la destruccin del tejido social a travs de violaciones masivas de mujeres indgenas y asesinatos brutales. Se obligaba a los indgenas campesinos a ingresar a sus filas y asesinar a sus compaeros. Hubo casos de violaciones colectivas a las mujeres de un mismo pueblo, de modo que todos fueran cmplices y se destruyera toda confianza y solidaridad en las comunidades.

-Si las CMP se encargan de buena parte de la conduccin de la guerra, para qu sirven los ejrcitos regulares?

-Las CMP no los sustituyen, sino que realizan el trabajo que los ejrcitos no pueden cumplir por impedimentos legales. Los ejrcitos siguen siendo necesarios porque las CMP no forman a su gente, eso corre a cuenta de los ejrcitos ya que es algo costoso: en formar un Green Berret estadounidense se tarda 18 meses a un costo de 257 mil dlares.

Pero las CMP son complementarias, ya que tambin pueden ser contratadas para formar a soldados de ejrcitos regulares. La MPRI en Croacia fue consultada sobre las tropas croatas en la ofensiva militar que desplaz a 200 mil serbios de la Krajna, y acab encargndose de la formacin del ejercito croata. En Iraq, Dyncorp trabaja en la formacin del nuevo ejrcito y la polica.

-Existe algn tipo de control? Qu posicin toman la ONU, la Unin Europea, la Unidad Africana, la OEA?

-Las convenciones de la ONU y la Organizacin de la Unidad Africana para la proscripcin de actividades de mercenarios aceptan de manera implcita su uso por parte de gobiernos reconocidos. Hubo CMP en varias operaciones de la ONU donde se les contrata para la formacin de policas, o como guardaespaldas y hasta para misiones de paz. Operan en Hait, Afganistn y la ex Yugoslavia. Aunque las declaraciones condenen a los mercenarios, se fomenta el negocio.

Impunidad en Iraq

-Se dice que en Iraq una de cada ocho personas que trabaja en tareas militares o de seguridad, pertenece a alguna CMP.

-En julio pasado Los ngeles Times public una investigacin basada en datos del ejrcito de Estados Unidos que hablaba de 180 mil empleados de CMP en tierra iraqu.

-Qu tareas cumplen las CMP all?

-Durante la invasin en marzo de 2003, muchos de los sistemas de armamento altamente desarrollados de los buques de guerra en el Golfo fueron manejados por especialistas de varias CMP, as como los sistemas de armas de vehculos areos no tripulados Predator, Global Hawks y los aviones de bombardeo B-2 Stealth. En Iraq, estos empleados patrullan, cuidan edificios, infraestructura y son guardaespaldas de representantes iraques y estadounidenses. Incluso el personal en las crceles militares en Iraq pertenece a las CMP. Los de CACI y Titan estuvieron implicados en los casos de tortura en la crcel de Abu Ghraib. Tambin trabajan en esas empresas 50 mil iraques mal pagos, al cuidado de los oleoductos.

-Un caso resonante en Iraq fue la matanza de Fallujah en 2004, de empleados de Blackwater.

-Los cuatro estadounidenses asesinados all y arrastrados por las calles por una multitud, fueron presentaron en un primer momento como civiles, pero eran de combatientes de la Blackwater, que escoltaban transportes. La empresa tambin operaba detrs de las lneas enemigas, en las zonas controladas por la resistencia. Sus empleados participaron en enfrentamientos y evacuaciones armadas de soldados estadounidenses heridos.

-Hace poco fue expulsada Blackwater de Iraq tras una matanza de civiles y sin embargo volvi a operar.

-El gobierno le quit la licencia despus de que un grupo de guardaespaldas, acompaando un convoy, abri fuego y mat a 17 civiles. Aunque se aleg que reaccionaron en defensa propia a un ataque con bombas, se comprob que no haban estallado explosivos. Los muertos eran civiles, mayormente nios y mujeres. A Estados Unidos le molest la medida del gobierno iraqu contra Blackwater; la decisin sigui vigente unos das para acallar las protestas y luego se revoc, seguramente por presin de Estados Unidos que les asegura inmunidad. Segn una investigacin del congreso estadounidense, los 1.100 empleados de esa empresa en Iraq estn implicados en 195 enfrentamientos armados. En 163 de los casos hicieron fuego primero, aunque se supone que realizan labores defensivas. El ao pasado un mercenario ebrio de Blackwater, asesin a un custodio del vicepresidente de Iraq. Lo sacaron rpido del pas y no pas nada. En 2006 la empresa despidi a 122 empleados por abuso de armas, de alcohol y drogas.

-Las CMP tuvieron en Iraq ms de mil muertos, bajas que no constan en ninguna parte.

-Es una de las razones para emplear a CMP. En los recuentos oficiales de las bajas no aparecen sus muertos, ya que las fuerzas de ocupacin contabilizan soldados cados y los de las CMP son civiles.

El caso Colombia

-Podra explicar brevemente la participacin de las CMP en Colombia? Hay 160 mil empleados? Qu papel cumple all el ejrcito estadounidense?

-Hay diferencias. Las CMP activas all son unas 20 con cerca de 2.000 empleados. Los 160 mil son los colombianos que se desempean en empresas de seguridad. Respecto a paramilitares, haba 13 mil antes de la supuesta desmovilizacin. Del ejrcito de Estados Unidos, hay una estimacin oficial de unos 400 militares en Colombia. Pero creo que son alrededor de 2.000.

-Usted dice que Colombia es el laboratorio de las guerras privadas, su apreciacin tiene que ver el petrleo?

-S, desde hace ms de 20 aos. Polticos, ejrcito, polica, narcotrfico, ganaderos, paramilitares, ejrcito estadounidense, la agencia antidrogas norteamericana DEA, compaas transnacionales y CMP, forman constelaciones cambiantes para imponer intereses contra organizaciones campesinas, sindicatos, movimientos sociales y, ante todo, contra los movimientos insurgentes armados. De Colombia interesa el petrleo... y el oro, la biodiversidad, el agua y su posicin geoestratgica: nico pas sudamericano con acceso al Atlntico, al Pacfico y al Amazonas. Adems, tiene frontera comn con Ecuador y Venezuela, pases que por su afn de soberana no son bien vistos por Estados Unidos. Colombia es la guardia pretoriana de Washington en Sudamrica.

-Empresas como la Texaco contratan CMP?

-Casi todas las empresas petroleras trabajan con CMP, en Angola o en Colombia; tambin Repsol en Argentina. Texaco estuvo implicada en la organizacin de grupos paramilitares en la zona de Puerto Boyac a partir de 1983. Las empresas bananeras multinacionales en la regin de Urab lograron acabar con todo el trabajo sindical en las plantaciones asesinando a ms de 400 sindicalistas por medio de paramilitares de fin de 1980 a mediados de 1990. En Colombia hay muchas empresas transnacionales que trabajan con paramilitares: Coca-Cola, Corona Goldfields, Drummond Coal, Nestl y la Chiquita; sta ltima ha sido condenada en Estados Unidos por apoyar a paramilitares colombianos.

Podra hablarme de la DynCorp en territorio colombiano?

-Es la CMP con ms personal en la guerra colombiana, que incluso participa en las fumigaciones de cultivos de droga. Es estadounidense, cuenta con 88 helicpteros y avionetas del gobierno de Washington. Sus ingresos aumentaron de 6,6 millones de dlares en 1996, a 30-40 millones anuales a partir del 99. Desde 1991, la empresa ha obtenido ms de 300 millones de dlares en el marco de la campaa militar de Estados Unidos contra el narcotrfico en Latinoamrica. La DynCorp emplaza pilotos y mecnicos, los entrena para vuelos de inspeccin y transporte de tropas para la destruccin de reas de cultivo. Acompaan operaciones de la polica. Estos Grupos de Bsqueda y Rescate (Search and Rescue Teams, SAR) suelen formarse por ex soldados de elite del ejrcito estadounidense; que tienen a cargo la evacuacin de personal militar en peligro, oficialmente slo en la guerra antidroga. No obstante, un veterano de la DynCorp inform que son empleados tambin en misiones de combate contra la guerrilla. En las fumigaciones los lmites con las operaciones militares son fluidos: para proteccin, se ametralla la zona desde el helicptero y acto seguido, acompaan a las misiones con piezas armadas de artillera, ya que la guerrilla busca proteger a los pequeos agricultores de coca de las fumigaciones, pues stas son parte de la guerra. Las fumigaciones destruyen todo tipo de cultivos y causan daos severos y enfermedades.

-Las CMP en Colombia propiciaron masacres. Pero a la hora de hablar culpables la informacin es confusa...

-Es difcil por la naturaleza de las CMP establecer la responsabilidad. Un caso seguro fue el del oleoducto de Cao Limn. All, la vigilancia de los campos de extraccin le toca a la CMP Arriscan, de Florida. Sus equipos vuelan Cessnas 337 (Skymaster) con cmaras de vigilancia de video y de infrarrojo, e informan al ejrcito sobre cualquier movimiento guerrillero. Pilotos que trabajaron all informan que operaron como apoyo secreto de patrullas antiguerrilla, seleccionando objetivos militares. En 1998, helicpteros de la aviacin colombiana atacaron a presuntas unidades de las FARC, ubicadas a 50 kilmetros del oleoducto, matando a 18 civiles, entre ellos siete nios. El ejercito responsabiliz a las FARC, aunque el FBI confirm la utilizacin de una bomba racimo estadounidense y la tripulacin del helicptero fue hallada culpable. Los objetivos de esta operacin habran sido establecidos por AirScan. La investigacin se fren porque al video de la misin le faltaba la pista sonora y los paramilitares asesinaron a un testigo.

-Y est el caso de los diputados regionales

-Estaban en poder de las FARC y murieron en cautiverio en un fuego cruzado. La situacin es poco clara. El ejercito culpa a las FARC y stas alegan que un grupo militar no identificado atac su campamento y los diputados perecieron en el enfrentamiento. Se habra tratado de mercenarios contratados por el padre de uno de los secuestrados. Hay unidades especiales del ejrcito de Estados Unidos buscando a tres agentes de la CIA que se dice trabajaban para una CMP y estaran retenidos por las FARC.

Los paras

-Hay complicidad entre paramilitares y carteles de la droga? Qu incidencia tienen las FARC en el narcotrfico?

-Los paramilitares se financian con el narco. Sus lderes se hicieron ricos tambin con el despojo de tierras. Se estima que los paras controlan el 70 por ciento del negocio de coca y un 100 por ciento de la produccin, refinacin y trfico de herona. Por su parte, las FARC cobran impuestos en sus zonas a los traficantes que compran hoja y pasta de los campesinos cocaleros. Estos campesinos estn en el rubro porque la poltica agraria colombiana e internacional, la falta de apoyo, no les deja alternativa. Como las FARC no puede implementar otra poltica agrcola, defiende a los campesinos del ejrcito y los narcos, y cobran impuestos de los traficantes. Este punto es problemtico, ya que las mayores ganancias al final van a la oligarqua y a los paramilitares. Tambin se dieron conflictos en zonas indgenas donde las FARC intent fomentar el cultivo para cobrar impuestos. Las comunidades se negaron. Pero no hay pruebas de que las FARC procesen o distribuyan cocana. Es un negocio de paras, oligarcas y ejrcito colombiano.

-Hace das se dio la noticia de condenas para algunos comandantes paramilitares, como Salvatore Mancuso, hubo otros importantes: Carlos Castao, Diego Bejarano...

-Son lderes agrupados en AUC. Los Castao eran tres hermanos, Fidel, Carlos y Vicente, supuestamente muertos, aunque nunca aparecieron los cadveres. Se especula que trabajaron con la CIA y viven con otra identidad. Mancuso fue el jefe militar de las AUC y es propietario de una finca cerca de la del presidente lvaro Uribe. Es de familia siciliana y ha sido enlace con organizaciones criminales de Italia, principalmente con la Ndraghetta de Calabria, que maneja el dinero del narco-paramilitarismo colombiano, el lavado, las inversiones. Es el socio de mayoreo de coca de los colombianos en Europa. Los paras son el comodn en la imposicin de los intereses de la oligarqua, militares, gobierno, narcotrfico y compaas transnacionales y no existiran sin su proteccin.

-A Castao usted le adjudica la frase: Asesinamos a los sindicalistas porque no dejaban trabajar a la gente. Con el mismo cinismo la AUC se disolvi formalmente en 2001 y hace dos meses los para buscando una cara legal se presentaron como partido poltico en elecciones municipales.

-Los paramilitares no poseen un programa poltico a excepcin de la defensa de las estructuras de poder existentes y los intereses de la economa privada. Lo expres Carlos Castao: Nosotros respetamos la propiedad privada, respetamos las inversiones extranjeras, respetamos la economa nacional. Uribe mantuvo, por lo menos desde 1981, contactos intensivos con narcotraficantes y paramilitares. Es el presidente de los paramilitares. Luego de las elecciones para el congreso en marzo de 2002, Mancuso anunci que las AUC haban alcanzado su primer xito: tenan un 35 por ciento de representacin entre los 268 diputados que ingresaron por diferentes sectores. Ese ao Uribe gan las elecciones a la presidencia, y una de las primeras felicitaciones provino de las AUC: es un presidente digno, dijo Mancuso, conocido personal de Uribe. Ya desde antes, los paramilitares haban condecorado a Uribe como su candidato y su oficina de campaa estaba en los campamentos de las AUC. Tras cinco dcadas, el ala ms sanguinaria de la oligarqua de la extrema derecha conquist el poder estatal. El escndalo de la parapoltica en los ltimos 10 meses en Colombia evidenci qu tan estrechos son los lazos entre poltica y paramilitarismo. Actualmente hay varios diputados uribistas presos por nexos directos con los paras. Y no fueron los polticos quienes pusieron a su servicio los paramilitares, si no a la inversa. El desarme que en 2003 negoci Uribe con los paramilitares fue una farsa. Al inicio de las negociaciones eran supuestamente 13.500 segn datos de varias investigaciones. Si en total se desmovilizaron 31.500 y quedan unos 8.000 sin desarmar, las cuentas no dan... no?

-Se desmovilizan y luego se reciclan...

-La primera desmovilizacin muestra cmo funciona: en noviembre de 2003, 855 miembros de las AUC (Bloque Cacique Nutibara, de Medelln) entregaron 110 fusiles de asalto Kalashnikov, pistolas automticas, revlveres, rifles y armas de fabricacin casera. Jos Miguel Vivanco, director de la divisin de las Amricas de la organizacin para los derechos humanos Human Rights Watch, calific el acto de espectculo de la impunidad. Luego de una resocializacin de tres semanas, los para retornaron con crditos y empleos a las barriadas que haban aterrorizado anteriormente. Del total, 698 fueron empleados por autoridades comunales y 200 para tareas de vigilancia en las barriadas. Diez das antes Amnista Internacional haba informado que los paramilitares eran paulatinamente reciclados por servicios de vigilancia o habran recibido armas y uniformes como soldados campesinos. Se sabe que gran parte de los desmovilizados del BCN conforman hoy el Bloque Hroes de Granada, activo en la misma zona de Medelln. Y aunque se habl de que iban a ser juzgados por sus crmenes las investigaciones slo implican a unos 500 de los 31.500. La desmovilizacin fue tambin un negocio. Consiguieron impunidad para sus crmenes y legalizaron sus fortunas. Tambin vendieron plazas de supuestos jefes paramilitares a narcos, para que ellos tambin se puedan legalizar; e integraron mucha gente al programa de desmovilizacin para ampliar su base social.

-Es verdad que Colombia tiene ms vctimas por motivos polticos que la dictadura de Pinochet?

-S, aunque eso no hace mejor a la dictadura chilena. La comparacin me parece til para develar qu sucede en Colombia, con una supuesta democracia, reconocida en el mundo. Una democracia formal, con elecciones, aunque en realidad funciona como un estado narco-paramilitar. El presidente Uribe, en un reporte de la DIA (Defense Intellingence Agency) de 1991 sobre los narcos ms importantes de Colombia, ocupa el nmero 82 de la lista. El reporte de Estados Unidos afirma que Uribe trabaj para el Cartel de Medelln y que era estrecho amigo de Pablo Escobar, a quien apoy en su momento a que se postule de candidato

para el congreso con los Liberales, el partido de Uribe en ese entonces, cuando era alcalde de Medelln. El documento agrega que el padre de Uribe fue asesinado por su implicacin en el narco, mientras Uribe insiste en que fue asesinado por las FARC.

Paras: de la ilegalidad a los comicios

En Colombia, segn Azzellini, ms de 2000 sindicalistas han sido asesinados durante los ltimos 15 aos, por estas fuerzas que evitan combates directos con la guerrilla. Sus ataques son dirigidos principalmente a civiles desarmados, campesinos, sindicalistas, activistas de derechos humanos, miembros de partidos y organizaciones de izquierda.

Se calculan en 38 los grupos paramilitares de Colombia, que en 2003 dicen haber depuesto las armas. Hace dos meses, los ex comandantes de Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) Salvador Mancuso y Carlos Castao (ya muerto) fueron condenados a 40 aos de crcel por asesinatos de dirigentes gremiales. Mancuso dijo alguna vez sobre sus ideas de fuerzas paramilitares: las saqu de los israeles cumplir solo 8 aos de prisin, dada la amnista del presidente Uribe a los desmovilizados. En noviembre pasado, uno de sus ex jefes, Ever Veloz, confes el asesinato de 1.500 personas en el Valle del Cauca entre 1995 y 1996, y la complicidad de los paras con las fuerzas armadas y las empresas bananeras. Ahora, los paras, con nexos entre legisladores colombianos, intentan actuar en la legalidad por medio de la formacin de un partido poltico. Con miles de crmenes encima, a fines de octubre presentaron sus candidatos a elecciones municipales.

Las nuevas guerras

El libro El negocio de la guerra enumera algunas caractersticas de las nuevas contiendas: la no diferencia entre combatientes y civiles, la destruccin de la infraestructura econmica, la cooperacin de actores estatales y no estatales, las asimetras extremas entre las partes en conflicto, la accin en espacios desestatizados, donde se borran los lmites de toda codificacin jurdica y poltica, y la sobredeterminacin a travs del etnicismo, el racismo o el fundamentalismo.

El Pentgono estim que de los 87.000 millones de dlares para la gran campaa de Iraq (incluyendo Afganistn y Asia central), 30.000 millones de dlares seran destinados a pagar CMP.

Las CMP, que prefieren que las llamen guardia privadas o managers de riesgo, han sufrido en Iraq hasta fines de 2004 unas 1.280 bajas. En octubre pasado el gobierno de Iraq orden a la empresa de seguridad Blackwater salir del pas luego de haber disparado contra la poblacin civil. La empresa, que cuenta con 20 mil efectivos y una fuerza area propia, reinici sus actividades cinco das despus. Pero a causa de los crmenes renunci Richard Griffin, alto jefe del Departamento de Estado.

Ya en 2005, el brigadier general Karl Horst adverta al Washington Post sobre los mercenarios en Iraq: Estos tipos andan sueltos por el pas haciendo cosas estpidas. No hay ninguna autoridad sobre ellos.

Este artculo ha aparecido en NMADA, revista de la UNSAM (Universidad Nacional de General San Martn), Argentina. Nmero 8 / ao 2 / diciembre de 2007.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter