Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2008

A wonderful world (un mundo maravilloso)

Pablo Rieznik
Espai Marx


Este es un mundo maravilloso es lo que repeta el estribillo de un famoso tema de Louis Armstrong. Algo muy similar plante recientemente la revista inglesa The Economist en un largo editorial sobre el panorama econmico social mundial de las ltimas dcadas. Por eso, y ms all de la crisis presente deca el artculo -, lo que aparece es un mundo inesperadamente prspero y pacfico, resultado del paciente trabajo desenvuelto por el capitalismo global. No habra que dejarse impresionar entonces por el caos financiero y econmico planetario actual. Con humor britnico el editorial de marras concluye recordando la consigna del Foro Mundial que debutara en Porto Alegre algunos aos atrs: otro mundo es posible. Y ser an mucho mejor: la globalizacin capitalista lo est haciendo (1)..

Pobreza y fraude estadstico

El editorial de marras, siguiendo la tradicin anglosajona, privilegia los datos que probaran su tesis con la asepsia propia de la estadstica y la contabilidad. El ms significativo sera la disminucin de la extrema pobreza que caracteriza a las personas que viven con un ingreso mximo de un dlar por da. La poblacin en estas condiciones, segn los datos del Banco Mundial, ha cado vertiginosamente en el ltimo cuarto de siglo, en todo el mundo y en China en particular. La editorial, claro, no toma nota de las crticas de los especialistas a la a la metodologa con la cual el Banco Mundial estima el poder adquisitivo del dlar para las diversas economas ni la arbitrariedad de establecer la medida de extrema pobreza en el nivel de un dlar por da, como si un ingreso superior a los 30 dlares mensuales, permitiera caracterizar a una persona como no pobre. El asunto es tan ridculo que en China, inclusive representantes de institutos oficiales de estadstica reclamaron meses atrs que se eleve la equivalencia en la moneda local a esa lnea de extrema pobreza, que se contabiliza no en un dlar sino en 20 centavos de dlar y que subestima groseramente la realidad (2). Parece que no solo en el INDEC se cuecen habas.

Un importante trabajo sobre la pobreza en el mundo seala que la lnea de la pobreza debera situarse en un nivel superior (entre 2 y 3 dlares diarios) al de un dlar diario para ser ms realista. Y si el umbral de pobreza se considera no en el nivel de 1 sino de 2,15 dlares diarios, la pobreza mundial habra aumentado durante los noventa. La poblacin mundial que subsista por debajo de este umbral en 1987 ascenda a 2.549 millones de personas y se situ en 2.812 millones en 1998. Bien es cierto que, excluyendo a China del cmputo, el crecimiento de la pobreza sera an mayor, pasando de 1.797 millones de personas en 1987 a 2.178 millones en 1998. Pero en China, adems, la mayor parte de la reduccin de la pobreza se produjo antes de que se iniciara la apertura comercial y financiera, con lo que no puede ser esta ltima el principal motor de la cada de los niveles de pobreza de ingreso en este pas (3). Aunque la pobreza no haya bajado, The Economist indica que una gran cada de la tasa de natalidad en el mundo, evit una catstrofe demogrfica. En realidad, el menor nmero de nacimientos por habitante se debe contradictoriamente al aumento descomunal de la explotacin de la mujer y de los nios incorporados al circuito de la produccin capitalista

Mujeres y nios esclavizados

La revista norteamericana Forbes, en su nmero de enero ltimo (4), acaba de detallar en una larga nota el aumento pavoroso del trabajo infantil en condiciones de semiesclavitud en la lndia. El caso importa porque, junto con China, India es tomada como el ejemplo de las bondades del capitalismo cuando este avanza sobre los pases atrasados. Slo en 2007 420 mil chicos menores de 18 aos fueron empleados en la India en el cultivo de algodn realizado, con las ms modernas semillas genticamente modificadas y en tierras compradas por gigantes capitalistas como es el caso de Monsanto, citado por la revista. Segn una investigacin de la fundacin Global Research, que estudia las condiciones del trabajo rural en India, en el caso de las modernas empresas algodoneras estudiadas en cuatro provincias indias, el 54% de la fuerza trabajo estaba constituida por menores de 14 aos ilegalmente contratados (5). Segn Forbes cuando estos nios, que trabajan de sol a sol, estn en blanco, cobran 20 centavos de dlar la hora. Y para el Banco Mundial no son ms pobres! Hay que agregar que en la tropa de nios semiesclavos figuran cantidad de hurfanos de padres que eran pequeos productores rurales y que se suicidaron en masa en la India en los ltimos aos, arruinados por hipotecas impagables en medio del enorme progreso capitalista en el campo. Una epidemia que dio lugar a campaas especiales de variadas ONGs que difundieron el asunto ya hace dos o tres aos. En toda Asia, segn datos de la Organizacin Internacional del Trabajo, 100 millones de chicos trabajan en la agricultura en la zona del Asia-Pacfico.

Otro meduloso trabajo, publicado esta vez en Francia en el ao 2005 sobre este tema, revela las aristas ms terribles de esta incorporacin en masa a la produccin de mujeres y chicos: el volumen alcanzado por la trata de personas a nivel mundial (principalmente mujeres y nios!) supera ahora la del trfico de esclavos en los siglos XVI y XVII. Y buena parte del trfico actual est dirigido a la explotacin sexual organizada bajo criterios capitalistas (6). En Asia, cuyo desarrollo The Economist no cesa de alabar, tenemos el caso de Tailandia cuyo producto bruto se encuentra determinado en parte muy significativa por el turismo sexual. Recordemos que esta industria fue promovida estatalmente con el suministro de prostitutas en masa para los ejrcitos invasores en Asia, primero en Corea y luego en Vietnam.

La semana pasada, uno de los ms importantes diarios italianos titul en letra catstrofe: 600 mil esclavos en Europa (7). El informe se sencillamente devastador: los esclavos del 2000 son sobretodo mujeres y nios listos para satisfacer un mercado siempre exigente y en expansin: pedopornografa, disfrute sexual, comercio de rganos, trabajo forzado (Es la) compraventa de carne viva. Son 27 millones de esclavos en un negocio de 30 mil millones de dlares, segn cifras aproximadas y que siempre subestiman la escala del fenmeno. El trfico de personas rivaliza ya en el mercado internacional con otros negocios tambin prsperos, dira The Economist, como son el de las drogas y el de las armas. S, un mundo maravilloso.

Paz, salud y tecnologa

Haciendo gala no ya de humor ingls sino ms bien de cinismo, la revista britnica justifica su tesis sobre un mundo ms pacfico con el argumento de que en las ltimas dcadas cay el nmero de vctimas en guerras y conflictos armados. Esto no lo cree ni el editorialista de turno obligado a admitir que las cifras que menciona pueden contener errores y ser poco confiables. Por supuesto, no hay ni una palabra sobre la masacre humana en Irak donde las vctimas se contabilizan en centenares de miles, ni tampoco sobre el mayor campo de concentracin a cielo abierto en Palestina o sobre la barbarie en Yugoslavia y Afganistn, en plena poca de globalizacin. Y sobre Rusia que ha sufrido con la restauracin la mayor debacle econmica y social que se conozca en la historia contempornea sin mediar una guerra? Ni una mencin. Y sobre la catstrofe ambiental gigantesca que se desarrolla en China con la invasin de la produccin capitalista? Tampoco.

Al hablar de lo que The Economist llama las mejoras en el nivel de la salud de la poblacin mundial, los datos tienen el mismo rigor que las cifras que utiliza sobre la pobreza del Banco Mundial; es decir, son un fraude. El propio artculo, adems, aclara en menos de un rengln que las supuestas evidencias de un mejor pasar para la humanidad en trminos de salud en el planeta, no incluyen a frica. Lo que no aclara es que el continente es arrasado por la extensin del SIDA que mata a millones de seres humanos en la perspectiva indita de un genocidio continental sin precedentes desde la peste que diezm a la Europa medieval. Esto, mientras los grandes laboratorio fabrican drogas y vacunas contra la variante de la enfermedad en el llamado primer mundo, que ha reducido enormemente la mortalidad en EEUU y Europa. Los negros, como se sabe, no seran seres humanos, es lo que faltara agregar al respecto.

The Economist debe admitir que entre los datos que maneja y manipula hay que incluir el incremento de la desigualdad a nivel planetario pero adjudica el fenmeno a la tecnologa que ahorra trabajo humano. Lo que no explica es porque un beneficio para la especie sustituir la penosa labor del hombre por la mquina- se transforma en penuria miserable para millones de hombres, mujeres y nios del planeta entero. Pero es adems otra macana porque lo que caracteriza el crecimiento de la actividad capitalista en las ltimas dcadas es la bajsima inversin en lo que se denomina investigacin y desarrollo y nuevo equipamiento, con relacin a los ciclos previos. Por otra parte, que significa tecnologa as a secas? El uso de los avances ms importantes en la industria de punta de la informtica se concentra en las instituciones financieras y en el negocio burstil mundial, que estn cayendo como patitos en una kermese. La revista britnica no slo se jacta de las cifras de crecimiento econmico de los ltimos aos en momentos en que inicia el derrumbe. Ni se le ocurre ponderar el parasitismo y la especulacin que dominaron las recientes expansiones econmicas que incluyen la prostitucin, el narcotrfico, la trata de mujeres y chicos, y la burbuja de un capital ficticio sin precedentes destinado a desmoronarse. Ninguna cifra de crecimiento de la actividad capitalista puede sustituir el anlisis sobre su naturaleza y dinmica especfica.

Crecimiento y miseria

El progreso econmico del capital no es incompatible con la mayor explotacin del trabajo ni con la miseria social sino que recrea uno y otra cosa sin csar. Y no slo en China e India. Una reciente encuesta en el corazn de la primera economa del mundo, EEUU, revela que el ingreso disponible de los hogares yanquis aument era de la globalizacin con la incorporacin de la mujer al mundo del trabajo y, por supuesto, con el endeudamiento creciente. Pero el salario de los trabajadores cay, es decir la tasa de explotacin aument y el progreso histrico general que implica arrancar a la mujer de la esclavitud hogarea se transforma en un retroceso en las condiciones de vida y del desamparo familiar que enajena al hombre y la mujer en el mundo globalizado.

Lo que vale para todas las poca del desarrollo capitalista se acenta en una poca de decadencia histrica como la presente. Un siglo y medio atrs, un medio de prensa tambin ingls, que no era The Economist, se deca: (con el capitalismo) han despertado a la vida unas fuerzas industriales y cientficas de cuya existencia no hubiese podido sospechar siquiera ninguna de las pocas histricas precedentes. Por otro lado, existen unos sntomas de decadencia que superan en mucho a los horrores que registra la historia de los ltimos tiempos del Imperio RomanoLas fuentes de riqueza recin descubiertas se convierten, por arte de un extrao maleficio, en fuentes de privaciones". Eran las palabras de un discurso pronunciado por Karl Marx el 14 de abril de 1856 y publicado en el peridico People's Paper del 19 de abril de 1856 (acaban de ser recordadas en la pgina web de una organizacin socialista tambin britnica).

(1) The Economist, 26/1/08

(2) Economistas chinos piden que Gobierno aumente el umbral de pobreza del pas en www.noticias.notiemail.com

(3) Ver Olivi, Iliana, Globalizacin para reducir la pobreza. el modelo chino? en www.realinstitutoelcano.org/documentos/202.asp

(4) publicado el 25 de enero de 2008

(5) citado por Forbes.

(6) ver Prostitution, la mondialisation incarne en Alternatives Sud, 2005 revista publicada por el Centre Tricontinental de Blgica

(7) ver Corriere de la Sera, 13 de febrero.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter