Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2008

Discurso en la clausura del evento "Cubanos residentes en el exterior contra el bloqueo y el terrorismo". La Habana 21 marzo 2008
Dos Cuba, dos emigraciones y un gran fracaso

Ricardo Alarcn de Quesada
La Jiribilla


Quiero recordar como lo he hecho varias veces, recientemente a un norteamericano, que fue quien ms se esforz por combatir la distorsin y la mentira al comienzo de la poltica agresiva contra Cuba, el profesor Wright Mills. l public un libro en 1960, con un ttulo muy sencillo, Listen Yankee, o sea, Escucha yanki.

Hoy se podra usar la misma expresin, para decir: Escucha yanki, escucha castellano, escucha francs, escucha alemn, escucha mucha gente.

En ese libro l plantea que haba dos Cubas: la real, la verdadera, la que nosotros conocemos, los cubanos que vivimos ac y los cubanos que viven en otras partes, pero la llevan en el corazn; y la otra, la fabricada artificialmente por los medios de comunicacin al servicio de una poltica agresiva contra esa Cuba.

Si hay un rea en la que se refleja con toda claridad ese contraste es en la emigracin. Si hay quienes han sido manipulados groseramente, distorsionados sistemticamente, por muchos aos, han sido ustedes, queridos compatriotas que viven fuera de Cuba, los emigrantes cubanos.

En estos mismos das se conmemoraba el aniversario de aquella reunin secreta en la Casa Blanca, en que el presidente Eisenhower aprob el llamado Programa Cuba, que tena como un elemento fundamental, precisamente, ese: fabricar una oposicin adentro de Cuba y fabricar afuera una supuesta organizacin de exiliados cubanos que le permitiera a la Agencia Central de Inteligencia dirigir, canalizar su respaldo a esa oposicin fabricada adentro, ocultando su mano a travs de esa supuesta organizacin exiliada; si algo se puede decir de la poltica norteamericana, es que no puede ser ms inmovilista, ms aburridamente repetitiva, porque es exactamente la poltica hoy, exactamente la misma.

La famosa Ley de Ajuste Cubano, que ha sido mencionada ac, no lo olviden nunca, compatriotas, es una ley con dos filos dirigidos contra la nacin cubana aqu adentro y afuera.

No se olviden que los legisladores se tomaron el trabajo de repetir, en cada prrafo de esa ley, la condicin principal: los llamados beneficios que la misma dara a quienes llegasen a EE.UU. estaban condicionados a que lo hubieran hecho el da Primero de Enero de 1959 o despus.

Qu significaba eso? Ante todo, la discriminacin contra quienes eran entonces la mayora de la emigracin y, al mismo tiempo, tratar de emplear ese instrumento legal para socavar la sociedad cubana, ofrecindoles a los cubanos lo que el imperio no le ha ofrecido ni le ofrece a ninguna otra nacionalidad en el planeta.

Cunta discusin hay ahora en que le reclaman que se reforme el sistema migratorio, que se ajuste el estatus de millones; hablan de 12 millones, ninguno de ellos cubano, sometidos a las peores vejaciones, maltratos, persecuciones; pero nadie les ajusta su estatus.

No se lo ajustaron, no lo han hecho nunca a ninguno de los cubanos que llegaron all antes del Primero de Enero de 1959, y eran muchos, y eran muy importantes, hasta el extremo de que en la ley se tomaron el trabajo de aclararlo. No, a los que vinieron antes no; a esos batistianos o ahijados de batistianos, porque hay uno por ah bastante notorio, que fue cargadito por el dictador, y para vergenza de esa supuesta democracia norteamericana, ese seor y su hermanito, el otro ahijado, son supuestos representantes del pueblo de EE.UU, dedicados a perseguir a la nacin cubana adentro y afuera, como lo reflejan esas monstruosas restricciones que ustedes con toda justeza han denunciado y condenado.

Por qu fue Jos Mart a Norteamrica a organizar el Partido Revolucionario Cubano, a organizar a los cubanos y a los puertorriqueos para la lucha por la independencia? Por la sencilla razn de que en aquella parte del planeta vivan muchos cubanos, vivieron siempre muchos cubanos, que nunca se beneficiaron por ninguna Ley de Ajuste, que nunca se beneficiaron por ningn programa federal, sino todo lo contrario: fueron perseguidos sistemticamente, como hizo el presidente Ulises Grant, que los reprimi con saa y los insult, que les impuso los peores castigos a los emigrados cubanos que intentasen apoyar al movimiento patritico, a la guerra por la independencia iniciada por Carlos Manuel de Cspedes, que fue lo que llev al Padre de la Patria a hacer el descubrimiento fundamental de nuestra historia: El propsito de EE.UU. es apoderarse de Cuba, ese es el secreto de su poltica.

Eso no lo dijo Fidel Castro Fidel Castro lo repiti hace poco, eso lo dijo Carlos Manuel de Cspedes en 1870. Y dnde lo dijo? En uno de sus numerosos mensajes a la emigracin cubana, de la que se habla muy poco, como si no hubiera existido; pero que en el siglo XIX fue mucho ms importante, ms numerosa, ms decisiva que en todo el siglo XX.

Recordemos que solo en 10 meses posteriores al 10 de octubre de 1868, segn las informaciones oficiales espaolas, solo por el puerto de La Habana emigraron hacia EE.UU. unos 100 000 cubanos, cuando la Isla tena un milln de habitantes. Dejo a ustedes sacar las conclusiones del caso.

Cuntos supuestos conocedores de Cuba, cuntos analistas de Cuba se toman el trabajo de pensar que Cuba siempre fue esa realidad, nacin de inmigrantes y de emigrantes?, esa es la otra parte oculta. Cunto tiempo nos cost descubrir que en nuestra comunidad nacional, en nuestra sociedad, haba mucha gente esclavizada, discriminada, perseguida, que procedan de Hait y de las otras islas caribeas, muchas de ellas gente que solo recibieron los derechos a una vida humana, que se les reconociera sus derechos como personas, cuando se produjo aqu el triunfo revolucionario el Primero de Enero de 1959?, antes fueron segregados, ignorados, desconocidos, incluso, como seres humanos.

Los compaeros de mi generacin, o los que se tomen el trabajo de ir a la Biblioteca Nacional o ir a los archivos de Bohemia, esa revista tan decisiva en la historia de Cuba, que celebra por estos das su centenario, ah pueden ver la atencin que, incluso, nuestra prensa le dio en los aos cuarenta y en los aos cincuenta, cuando se produca otra gran ola migratoria de cubanos que iban hacia EE.UU. a buscar un empleo, a buscar mejores oportunidades pensaban ellos, y a afrontar tambin la discriminacin y los vejmenes que esa sociedad reserva para todos los emigrantes, especialmente los latinos.

Quienes tanto hablan siguiendo las instrucciones del gobierno de EE.UU., que vienen desde los tiempos de Eisenhower, de ese supuesto exilio, de esa nacin que ha escapado de la Isla en busca de la libertad y todo el resto de las tonteras que repiten sin sonrojarse, por qu no dedican un parrafito a reclamar los derechos de esos cubanos que fueron hasta 1958 la segunda comunidad de inmigrantes de este hemisferio en EE.UU.?

Para eso no tienen que citar el Granma. Para eso les basta buscar los medios oficiales norteamericanos. Si yo digo que los cubanos ocupaban el segundo lugar, solo despus de Mxico, por el nmero de inmigrantes en EE.UU. es porque estoy citando al Servicio de Inmigracin y Naturalizacin. Ya no se llama as, ahora es parte de ICE, Inmigracin y Ciudadana, pero sigue publicando sus estadsticas anualmente.

Hasta el ao 1958 haba tres grupos: Mxico, Cuba y despus el resto del hemisferio. Ya no pueden hacerlo as. Ahora tienen que poner, por sus nombres y apellidos, uno por uno, a los pases de la Amrica Central, a algunos pases de la Amrica del Sur y a algunos pases caribeos, todos los cuales estn por encima de Cuba en el nmero de inmigrantes en EE.UU., a pesar de que ellos no tienen Ley de Ajuste y de que solo respecto a Cuba existe un plan de desestabilizacin, de atraer, de fomentar, como parte de ese proyecto de destruccin de la Revolucin Cubana, usando como instrumento a organizaciones de denominados exiliados y presentando a los emigrantes como si hubieran sido todos ellos supuestos exiliados polticos.

Exiliados y emigrados fueron las decenas de miles de compatriotas que a lo largo del siglo XIX y del siglo XX se vieron forzados a irse all, pero al hacerlo no rompan con su patria, sino que se la llevaban consigo, y la supieron mantener viva en los peores momentos, en los das ms difciles de nuestras guerras por la independencia, y a todo lo largo del tiempo transcurrido desde entonces.

Se pudiera decir que tambin hay dos emigraciones: la verdadera, la real, y la inventada, la fabricada por la Agencia Central de Inteligencia, cumpliendo con un plan premeditado que tiene como finalidad destruir a Cuba, o, para emplear la expresin del Padre de la Patria, apoderarse de Cuba.

Y cmo tratan de apoderarse de Cuba? Cules son los instrumentos, los medios que emplean para ello? Ustedes los han discutido, los han examinado y se han pronunciado con relacin a ellos. Por una parte, el llamado bloqueo econmico, comercial y financiero. Por qu no empleamos el lenguaje exacto? El intento de genocidio, porque se trata de eso y no de otra cosa, y no porque lo diga yo, sino porque lo dijeron ellos.

Alguien me hablaba por ac de un libro que he citado varias veces, y me preguntaba si era de la Editora Poltica, y le dije: No, no, no es de la Editora Poltica; es del US Printing Office, de una cosa que se llama Departamento de Estado. Esos documentos que yo citaba ni existen en espaol: Foreign, Relations of the United States, volume VI, Cuba 1958-1960. Tengo que decirlo en ingls, me perdonan la pedantera porque es el ttulo.

No, no, compaeros, no fue la Editora Poltica, son parte de los documentos desclasificados por el gobierno norteamericano. Algn da desclasificarn documentos correspondientes a la fecha de hoy, lo que pasa es que ese da hay que esperar que se d dentro de 30 aos, ese sencillo detalle.

Bueno, pero en ese libro publicado en los aos 90, que es nada ms que una recopilacin de documentos desclasificados, ah estn expuestos los anlisis internos en la Casa Blanca, no del ao 2008, sino del ao 1959 y 1960.

Felipe lo conoce, porque lo ha citado en algn discurso en la ONU y yo tambin, y tendremos que hacerlo toda la vida, hay un documento clave que explica el genocidio: La mayora de los cubanos apoyan a Castro. Tenemos que adoptar de inmediato medidas para negarle recursos financieros y materiales para causar hambre y desesperacin y provocar el cambio de gobierno, se lee en la pgina 885. Provocar hambre y desesperacin, a quines? A los cubanos. Ellos no se ocultaron para decirlo; por supuesto, ocultaron durante 30 aos esa poltica que fue aprobada por el presidente Eisenhower.

Qu cosa es provocar hambre y desesperacin en un pueblo? Busquen la Convencin sobre el crimen de genocidio para que vean si no es exactamente eso, cualquier poltica encaminada a causar sufrimientos a un grupo humano.

Bueno, pues hay un grupo humano, que se llama el pueblo de Cuba, que es vctima del genocidio ms prolongado de la historia, el ms largo, el que va a cumplir medio siglo. Y cul es su propsito? Su propsito es negarle al pueblo cubano sus derechos democrticos. Ah!, como la mayora est con Castro, vamos a castigar a esa mayora y vamos a hacerla sufrir hasta que dejen de apoyar a Castro.

Puede sorprender a alguien que algunos hayan flaqueado? Que algunos no hayan podido resistir el nivel de sufrimiento y de desesperacin, provocado sobre todo un pueblo, por la mayor superpotencia de la historia? Qu tiene de raro que algunos compatriotas no hayan podido resistir, con la misma tenacidad que la inmensa mayora de los cubanos, todo este tiempo? Es al contrario, es causa de admiracin el hecho de que la poblacin de Cuba hoy sea el doble de aquella que tena cuando se empez a aplicar contra ella esta poltica y que la inmensa mayora de los cubanos que viven en otros pases, ni han dejado de ser cubanos, ni han traicionado a su patria (Aplausos).

Ustedes han hablado de varios puntos importantes en los que tenemos, como una meta, como un propsito, seguir luchando para lograr que los medios de comunicacin se den por enterados y acten con apego a lo que se dice ser su misin en la vida, que es informar. Yo no quiero referirles a ellos, aqu hay algunos representantes de esos medios, ningn argumento del gobierno cubano, lo que les sugerira es que repasaran las conclusiones del Tribunal de Nuremberg, y, en particular, el alegato presentado por el fiscal, norteamericano por cierto.

l les dedic una parte muy importante, que yo no s por qu no se encuentra con tanta asiduidad en los medios de prensa internacionales, a pesar de que, incluso, fue hace poco el aniversario del fallo de ese tribunal; ese Fiscal se levant y apunt no ya solo a los acusados inmediatos, a los criminales nazis que estaban sentados en el banquillo de los acusados, sino se dirigi a los otros: a los que saban del crimen, pero no lo combatieron; a los periodistas, a los informadores que saban, pero no informaron.

Algn da, algn fiscal se levantar para preguntarle a alguno: Y usted dnde estaba durante el medio siglo de genocidio contra el pueblo de Cuba? (Aplausos.) Dnde estaba usted cuando pasaron como va a ser el prximo abril los 30 aos del vil asesinato de Carlos Muiz Varela, dnde estaba usted que no denunci a los asesinos por sus nombres, que son conocidos, que estn ubicados en documentos oficiales norteamericanos? Cmo es posible que en 30 aos todava Carlitos est muerto y no se le haya hecho justicia?

Dnde estaban, mientras Posada Carriles y Orlando Bosch se paseaban libremente por las calles de Miami y, al mismo tiempo, cinco compatriotas nuestros, que no le han hecho dao a nadie, que tuvieron el herosmo, la osada incomparable de ir all a ese pas, a lo peor de ese pas para, sin emplear la fuerza ni la violencia, tratar de descubrir los planes de los terroristas y salvar vidas...? Si alguien lo hubiera hecho en los aos 70, a lo mejor Eulalio Negrn no habra sido asesinado como lo fue en Nueva Jersey, no en Cuba, all, all muy cerca del corazn de Nueva York, o Carlos no hubiera sido asesinado a plena luz del da en San Juan, si hubiramos contado con Gerardo, con Ramn, con Antonio, con Fernando y con Ren entonces.

Cuntas vidas de cubanos de aqu o de all no existen hoy, no se salvaron gracias al sacrificio de nuestros hermanos.

Dnde estaban ustedes, preguntar ese fiscal futuro, estoy seguro de que lo va a hacer, dnde estaban cuando el gobierno de EE.UU. le reconoci al Tribunal de Miami que el inters principal para ese gobierno al castigar a nuestros Cinco compaeros era proteger a esos grupos terroristas? Dnde estaban cuando el tribunal accedi a la peticin del gobierno de que no bastaban las cuatro cadenas perpetuas ms 75 aos de prisin?, que, adems de eso, haba que incapacitarlos a los Cinco para siempre, para que nunca ms pudieran volver a poner en riesgo la actividad de los terroristas. Por qu nadie ha publicado eso?

Los que silencian el terrorismo anticubano, los que silencian el genocidio contra Cuba, no son acaso tan culpables como los terroristas y los genocidas?

Ese fue el principio de Nuremberg, yo no lo estoy inventando; bsquenlo, que eso est publicado. Hace 60 aos fue un principio consagrado, precisamente reclamado por juristas norteamericanos que comprendan que, para evitar la repeticin de esa horrenda experiencia de la Segunda Guerra Mundial, haba que ser consecuentes y exigir no solamente a los culpables inmediatos, reales, de un crimen, sino a todos los que incumplan una obligacin tica elemental al no denunciarlo y combatirlo en su tiempo.

Dos Cuba, dos emigraciones y un gran fracaso; un gran fracaso de una poltica que no ha podido contra nosotros, que no ha sido capaz de doblegar ni al abnegado, heroico y sufrido pueblo que habita en esta isla asediada, ni a los miles y miles de hermanos y hermanas que son portadores de esas mismas virtudes dondequiera que se encuentren.

Por eso, estimados amigos, compatriotas, quiero saludar este encuentro de cubanos residentes en el exterior, porque han sido capaces de debatir los temas ms importantes, ms cruciales para la patria; de adoptar decisiones, conclusiones orientadas hacia lo prctico, y, sobre todo, porque han sido capaces de lanzar un mensaje al mundo que es muy importante.

Si hay una nacin que tuvo que afanarse, ms que ninguna otra, por conquistar su independencia, por llegar a ser ella, fue la cubana. Si hay un pueblo que tuvo que afrontar obstculos, riesgos enormes, sobre el cual se alz la amenaza de la extincin, incluso cuando estaba naciendo, es el pueblo cubano, y desde aquellos das era el pueblo cubano viviendo y combatiendo en la Isla, y el pueblo cubano viviendo y combatiendo ms all de los lmites de esta Isla. Sigue siendo hoy esa la verdadera Cuba, la Cuba que no pueden distorsionar ni fabricar; la Cuba que desde La Habana y desde todos los rincones del planeta vuelve a proclamar ahora y siempre:

Viva Cuba Libre!

Muchas gracias

Discurso pronunciado por Ricardo Alarcn de Quesada, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en la clausura del evento Cubanos residentes en el exterior contra el bloqueo y el terrorismo, efectuada en el Hotel Nacional, La Habana, el 21 de marzo de 2008.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter