Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2008

Entrevista con el escritor venezolano Luis Britto
Amrica Latina y la creacin como rebelin

Yinett Polanco
La Jiribilla


Invitado al 1er. Festival Internacional de Narradores Jvenes La Habana 2008, vuelve a Cuba el intelectual venezolano Luis Britto. Escritor, dramaturgo, historiador y profesor universitario, fue ganador del Premio Casa de las Amricas en dos ocasiones: en 1970 con Rajatabla y en 1979 con Abrapalabra, Premio Nacional de Literatura de Venezuela en 1980. Ha publicado adems Los fugitivos y otros cuentos (1964), Vela de armas (1970), La orga imaginaria (1983), Venezuela tuya (1971), As es la casa (1971), El tirano Aguirre o La conquista de El Dorado (1975, Premio Nacional de Teatro), Suena el telfono (1979), y los ensayos Ciencia, tecnologa y dependencia (1975), La mscara del poder: del gendarme necesario al demcrata necesario (1988), El poder sin la mscara: de la concertacin populista a la explosin social (1989), El imperio contracultural: del rock a la posmodernidad (1991) . Partidario de concebir este tipo de encuentros como un gigantesco taller literario donde se rompa el mito de la soledad del escritor, Luis ofreci en la inauguracin que tuvo lugar en la sala Che Guevara de la Casa de las Amricas, la conferencia magistral Literatura nuestra, a propsito de la cual naci esta conversacin.

En su conferencia afirmaba que en las ltimas dcadas han disminuido los experimentos con el lenguaje en la literatura latinoamericana y hay una vuelta al lenguaje comn. Significa esto que ha decado el nivel de esta literatura?

Los experimentos no necesariamente significan que baje o suba el nivel pues el nivel se refiere a la adecuacin del experimento con el fondo de lo que se quiere narrar, es una vinculacin compleja, soy muy partidario de los experimentos narrativos pero lo cierto es que se los emplea cada vez menos. Cosas como los universos narrativos de Lezama Lima, por ejemplo, o todas las intrincaciones que haca Sarduy son cada vez menos frecuentes. A veces hay un elemento fantstico pero transmitido en lo posible con un idioma difano. Simplemente verifico eso, no necesariamente significa una prdida de calidad en la literatura pero me parece que una de las finalidades de la literatura es experimentar con el lenguaje.

Se refera a que de algn modo el policiaco propio del continente era aquella literatura donde estaba presente la conflictividad social

El policiaco es un gnero que corresponde a la creencia en un orden, un orden que puede ser restablecido bien por el aficionado culto o bien por el solitario romntico como en la serie negra de Estados Unidos. En Amrica Latina ese orden usualmente no existe, no se puede creer ni en los aficionados inteligentes ni en la polica, porque esta frecuentemente es un conjunto de canallas peores que los delincuentes, ms bien ella es la autora usualmente de los delitos, est confusamente mezclada con el sicariato, en Colombia con el paramilitarismo y en otros sitios con los escuadrones de la muerte. Entonces nuestra novela de la violencia poltica es el equivalente de la novela detectivesca o novela negra, porque a esa realidad corresponde otro tipo de narratividad, un gnero que uno podra llamar especfico de la realidad latinoamericana.

Tambin ha establecido a la novela del exilio como un gnero propio de Amrica Latina, a pesar de las diferencias notables de calidad entre ellas

En todos los gneros hay gradaciones de calidad, no es lo mismo Rayuela, novela que inaugura eso, que muchos de los bodrios posteriores, algunos de ellos con la confesa intencin de utilizar polticamente la situacin del exilio, por ejemplo se ha insistido mucho en una novela del exilio cubano, pero y el exilio chileno, y el chicano dentro de Estados Unidos? Al parecer hay ciertos exilios que lo son ms que otros, pero es un gnero considerable. Hay pases como Ecuador cuyo segundo ingreso principal ―el primero es el petrleo son las partidas que envan los emigrados ecuatorianos, que son la mano de obra fundamental de Espaa. Amrica Latina es un continente en proceso de desarraigo.

De hecho usted se refera a que Amrica Latina ha sido constantemente amenazada como proyecto, como cultura

S, la negacin de Amrica Latina y el Caribe es el tema constante de los medios de comunicacin. Sera un continente inviable, sin cultura, sin futuro, sin proyecto, sin perspectivas econmicas, pero justamente la afirmacin de Amrica Latina es en gran parte el contenido de la literatura nuestra. Hay todo un proyecto de negacin de Latinoamrica desde que esta se form, eso ha seguido hasta hoy, pero en alguna forma cada vez que alguien inventa algo, crea. Hay una magnfica novela de Philip K. Dick, el que hizo esa novela en la que se bas la pelcula Blade Runner que se llama El hombre en el castillo. En ella Estados Unidos perdi la Segunda Guerra Mundial, la mitad es una zona alemana y la otra mitad es una zona japonesa, no hay cultura de Estados Unidos, lo nico que quedan son las colecciones americanas, toda la trivia de pequeas cosas de antes de la Guerra y hay un artesano cuya funcin era falsificar trivia como yesqueros, que se atreve a crear un producto nuevo, lo cual plantea un escndalo, porque se supone que una nacin vencida no crea. Entonces el balance de esa tremenda gravitacin del mundo se ve vencido por un simple individuo, falsificador, imitador de tonteras, que de repente se decide a crear una cosa. Eso mismo sucede en nuestro continente, Amrica Latina ha sido repetidamente derrotada desde la poca de la conquista, luego por todas las dependencias que hemos tenido y, sin embargo, ejercemos esa rebelin que es la creacin la cual se complementa con la rebelin armada.

Usted afirm que haba sido la palabra la que nos haba salvado porque nos constituye

S, eso se explica si pensamos que tenemos una conciencia de que existe Amrica Latina y el Caribe, pero eso no existe en lo poltico, porque somos ms de 25 unidades polticas diferentes; no existe en lo comercial, porque estamos muy fragmentados a pesar de intentos como el MERCOSUR o el ALBA; no existe en lo estratgico, porque nuestros ejrcitos estn separados, estaban unidos en un Pacto absurdo hecho por Estados Unidos que fracas cuando las Malvinas; esa unin est planteada en lo diplomtico muy dificultosamente, pero resulta que en las letras nos encontramos enteramente cmodos leyendo a un argentino, un cubano o a un brasileo, sentimos que eso nos toca, nos corresponde, no nos es extrao ni indiferente, no hay esa divergencia cultural como cuando vamos a leer a un finlands, cuando debemos ponernos una bufanda y un abrigo para cambiar de temperatura literaria.

Esto pudiera sonar un poco paradjico porque usted afirmaba que las hegemonas regionales econmicas se haban convertido de algn modo en hegemonas en la literatura

Efectivamente. Cuando Argentina era el pas del futuro por la magnitud de su produccin y la cantidad de habitantes que tena, haba grandes editoriales que distribuan libros y haba un excedente de ellos que nos hacan conocidos a los autores argentinos, por ejemplo a Eduardo Mayea lo le en mi juventud por libros importados, lo mismo suceda con Mxico, haban grandes editoriales para un gran mercado lector, se exportaba un excedente y uno conoca la produccin mexicana. Para nosotros conocer a los colombianos, vecinos de Venezuela, lo debamos hacer tambin a travs de alguna de estas casas editoras, cit el ejemplo de que a Garca Mrquez lo le a travs de la Editorial Sudamericana de Buenos Aires y a otros magnficos escritores colombianos los le de casualidad como Germn Espinosa, autor de Los cortejos del diablo, o un genio como Andrs Caicedo Estela, un novelista que se suicid a los 25 aos, a quien conoc porque en un concurso literario donde se enviaban los trabajos annimos insist en que le dieran un premio y nos carteamos. Conocemos la literatura de los confines del mundo, sabemos del ltimo estornudo de alguien en Madrid, pero no conocemos a nuestros vecinos o tenemos que ir a hacerlo precisamente all o porque nos publica una editorial espaola como Planeta o Alfaguara. Chile tuvo grandes editoriales como Zig Zag y en parte a travs de ella conocimos a Gabriela Mistral, a Neruda. Cuando la dictadura la cerr hubo un problema para la difusin literaria, hay como una zona escura de dcadas de la literatura chilena de la cual nos llegan pocas noticias. Lamentablemente el espritu que es la literatura depende de estas precariedades, repentinamente le apagan la luz y el espritu se queda a oscuras.

Refirindose al espritu de la literatura, ha afirmado que los talleres literarios deben servir como confesionarios, pero luego de su conferencia se gener un debate sobre las pias intelectuales, no pueden acaso convertirse los talleres literarios en una marca en la escritura de un autor, en un crculo literario en s mismo?

S, podra ser, pero lo importante de un escritor es que un escritor es maligno, sobrevive a todo, a las mafias, a la represin poltica, el escritor sobrevive hasta a la muerte, gran parte de los escritores de los cuales hablamos son gente muerta que no dej ms que unas pginas ensuciadas y sin embargo ah estn presentes; entonces si el escritor es capaz de resistir todo eso, debe resistir tambin todas estas pias. Soy un caso atpico, no pertenezco a ninguna mafia literaria, lo cual bast para condenarme en Venezuela, mis amigos son mecnicos de aviacin o submarinistas; la gran ventaja del submarinismo es su silencio. No hay que confundir la creacin con la sociabilidad, en muchos casos se ve la literatura como un elemento social de encuentros y desencuentros y no se trata de eso porque lamentablemente el hecho creativo es solitario.

Se refera a la aparicin en la actualidad de una tendencia de novelas ntimas contra el predominio hace unos aos de una narrativa ms tica

Esta narrativa uno la podra llamar personal, vale decir que ciertamente no ignora la tica, por ejemplo, en la novela de Carlos Noguera Los cristales de la noche, muchos de los personajes estn marcados por la lucha armada, estuvieron presos, fracasaron, su destino se quebr, sus relaciones personales se arruinaron, pero en la novela lo que importa es el proceso personal, ntimo, cmo ve ese personaje su vida actual, ms que la peripecia externa de la lucha armada o de la participacin poltica. Esa es la explicacin y hay una gran cantidad de novelas centradas en experiencias interiores, se mencion a Diamela Elquit, una escritora chilena centrada en cosas muy impenetrables de masoquismo, de imposibilidad de vivir, de relaciones contrariadas, lsbicas a veces, situaciones lmites que casi lindan con la necrofilia. En Amrica Latina hay una situacin externa que nos avasalla, pero tambin hay una realidad interna que merece consideracin de los autores.

Contaba que cuando gan el Premio Casa de las Amricas en Venezuela lo silenciaron durante algn tiempo, qu sucedi en el resto del continente?

Arnaldo Orfila Reina, que fue el fundador de Siglo XXI, pas por Venezuela y me busc porque le interes el libro y lo public en Mxico. En virtud de esa publicacin en Mxico y en otros sitios, llegaron a conocerme en muchos lugares, fue algo extraordinario porque me abri paso hacia una gran cantidad de amigos, quiz tambin de enemigos, pero de todos modos lo nico malo es la indiferencia.

En qu trabaja en la actualidad Luis Britto?

Acabo de publicar un libro llamado Amrica nuestra, integracin y revolucin, donde se examinan las posibilidades y las vas para la integracin de Amrica Latina, y para las revoluciones latinoamericanas. Estoy preparando tambin un libro sobre las intervenciones de Estados Unidos y tratando de hacer una novela sobre la inteligencia artificial, y un libro de micro relatos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter