Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2008

Crucial batalla poltica e ideolgico en la vanguardia proletaria
Mineros debaten si nacionalizan o no las minas

econoticiasbolivia




Tres corrientes poltico-ideolgicas batallan sin cuartel en el 30 Congreso de la legendaria Federacin Sindical de Trabajados Mineros de Bolivia (FSTMB) para definir si Bolivia avanza o no hacia la nacionalizacin de las ricas minas, controladas hoy por hoy por grandes capitales transnacionales.

En las primeras deliberaciones del Congreso, que se celebra en Oruro, se destacan tres claras tendencias: los nacionalizadores, los defensores de las empresas transnacionales y los autogestionarios.

'Es la lucha de clases. Es la lucha entre dirigentes de la minera estatal y los de la privada por la nacionalizacin de las minas. Hay una fuerte lucha ideolgica para definir si el proceso revolucionario va hacia adelante o retrocede', dijo el ex dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Jaime Solares, ahora representante sindical por la mina estatal de Huanuni.

Segn Solares, el 30 Congreso minero definir una tesis poltica y elegir a los dirigentes de la Federacin de Mineros que impulsarn la lucha de los trabajadores para concretar sus postulados.

'La lucha de clases significa la guerra entre ricos y pobres', dijo al sealar que las fuerzas del 'sindicalismo revolucionario harn frente al reformismo de Evo Morales y combatirn a la burguesa () Hay que profundizar la revolucin del octubre con la verdadera nacionalizacin del gas y el petrleo, la nacionalizacin de la minera mediana y de todas las empresas capitalizadas', agreg.

Tendencia revolucionaria

Los reportes del Congreso, citados por la minera Cepromin, sealan que los sindicalistas revolucionarios, que demandan la nacionalizacin de todas las minas bolivianas y la expulsin de las transnacionales, estn representados por los delegados de Huanuni, Vinto y Caracoles, adems de contar con el apoyo de los rentistas o jubilados mineros.

Esta tendencia aboga por una nacionalizacin de la minera a fin de que el Estado se beneficie de los grandes recursos econmicos de los metales, ganancias que en la actualidad estn siendo aprovechadas por las empresas privadas que pagan impuestos bajsimos al Estado.

Una investigacin documentada de Econoticiasbolivia revel que en la ltima dcada, un puado de transnacionales y de empresarios locales de la minera se apoderaron en beneficio propio de ms de cuatro mil millones de dlares, dejando socavones vacos, mucha miseria en los pueblos del altiplano y slo 90 millones de dlares en impuestos y regalas para el Estado. Esto quiere decir que 'por cada 100 dlares que genera la minera, 98 se quedan en manos de las transnacionales y de las empresas chicas y cooperativistas, mientras que el Estado slo recibe 2 en impuestos y regalas' (ver: Sigue el saqueo minero de Bolivia).

Cifras y razones suficientes para que la vanguardia del proletariado boliviano haya levantado la bandera de la nacionalizacin.

La fuerza transnacional

Frente a ellos, sin embargo, las transnacionales que dominan la minera boliviana han movilizado a sus trabajadores para defender sus intereses, conformando la segunda gran tendencia presente en el Congreso Minero y que pugnan por defender las concesiones privadas y los contratos de riesgo compartido. Sus principales representantes provienen de los sindicatos mineros de Porco, Bolvar e Inti Raymi y de las concesiones que tiene la siniestra Glencore, que opera en Bolivia bajo el nombre de Sinchi Wayra.

La transnacional Glencore, -creada por el magnate petrolero suizo israel Marc Rich, a quien la revista Time calific en el 2001 como 'el ejecutivo ms corrupto del planeta', perseguido por el FBI por los delitos de fraude, trfico de petrleo y evasin de impuestos, condenado por la Corte Federal de Nueva York e indultado dos veces por los presidentes de Estados Unidos Bill Clinton y George W. Bush- ha heredado dolosamente los millonarios negocios mineros del ex presidente Gonzalo Snchez de Lozada, derrocado por el pueblo en octubre del 2003 (ver: Glencore, maa y figura).

Despus de fugar a Estados Unidos y pese que tena un juicio por genocidio en Bolivia, que le impeda transferir sus bienes y riquezas, Snchez de Lozada entreg ilegalmente sus concesiones mineras a Glencore. Ahora, Glencore, junto la Empresa Minera Inti Raymi de propiedad de la multinacional Newmont Mining Corporation en alianza con los herederos de la familia Mercado y la Empresa Minera Unificada (EMUSA), manejan las minas que generaron en los ltimos 10 aos el 80 por ciento de los millonarios ingresos mineros (ver: Sigue el saqueo minero de Bolivia).

Los autogestionarios

La tercera tendencia, mucho ms dbil numricamente que las anteriores, est representada bsicamente por la delegacin sindical de Avicaya, postula la creacin de una empresa social autogestionaria sin dependencia de la empresa privada ni del Estado.

Los dirigentes de Avicaya advirtieron de que en vista de que el Gobierno de Evo Morales no se atrevi a nacionalizar dicha mina, 'en un mes seremos dueos de la concesin minera'.

Debates cruciales

El debate ya ha comenzado y en las ltimas horas se han conformado cinco comisiones de trabajo, que expedirn informes a la plenaria que elegir al nuevo Comit Ejecutivo Nacional y definir la lnea poltica de la histrica organizacin que aglutina a miles de trabajadores del subsuelo.

El magno acontecimiento obrero se desarrolla desde el da lunes 24 de marzo en Villa Chuquia, poblacin civil aledaa al campamento minero de la privada Inti Raymi, ubicada aproximadamente a 35 kilmetros al noroeste de la ciudad de Oruro.

Los debates en las comisiones de trabajo (Poltica, Econmica, Social, Orgnica y Redaccin) y la posterior conformacin del nuevo Comit Ejecutivo, definirn la lnea poltica y de accin de la FSTMB hasta el ao 2010.

Crticas y divisionistas

En el acto de inauguracin realizado el pasado lunes, el Secretario Ejecutivo saliente, Roberto Chvez, seal que 'de ninguna manera permitirn la injerencia del Gobierno y mucho menos de la derecha que pretende dividir al pas', acot que de este Congreso emerger una directiva que regir los destinos de la clase proletaria boliviana e inclusive del pas.

Por su parte, segn un informe de Cepromin y difundido por Abi, el mximo dirigente de la COB, Pedro Montes, cuestion la actitud de los dirigentes cvicos de Santa Cruz que junto a las prefecturas pretenden dividir al pueblo boliviano, 'piensan destrozar y enfrentar a hermanos de clase y eso no lo vamos a permitir (...) por eso tenemos que buscar la unidad de todo el pueblo y del sector minero especialmente', Montes finaliz sealando que frente a la arremetida de la extrema derecha y la 'media luna', saldrn a las calles si es necesario.

Contra la oligarqua

A la reunin nacional de 51 sindicatos asisten aproximadamente 500 delegados, de los cuales 350 son titulares y 150 son adscritos. Se espera que en este Congreso se afilien ms de una decena de nuevos sindicatos mineros y se ratifique la convocatoria de la directiva saliente para enfrentar a la oligarqua y los 100 clanes separatistas que conspiran para echar abajo al indio presidente (ver: Los mineros apuntan a los 100 clanes).

Las delegaciones asistentes son: Huanuni, Colquiri, Colquechaquita, Amayapampa, Potos, Andacaba (Potos), Porco (Potos), Inti Raymi (Oruro), Bolvar (Oruro), Avicaya (Oruro), Paitit (Santa Cruz), Rentistas Mineros y la Confederacin Nacional de Amas de Casa Mineras, entre otros.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter