Portada :: frica :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-04-2008

Zinbawe ahora es un problema

Jess Garca Pedrajas
Rebelin


Como ha ocurrido con la mayora de los pases que obtuvieron su independencia en el siglo pasado, Zimbawe ha tenido el honor de recibir a los enviados del Imperio: al principio saludan al nuevo gobierno como libertador y democrtico para, en breve espacio de tiempo, sugerirle cmo deben actuar tanto en lo econmico como en lo social y poltico para poder disfrutar del sello democrtico (otorgado por organismos tan fiables como la ONU, el FMI, el Banco mundial o la llamada Comunidad Internacional). Resulta curioso leer las crticas publicadas al gobierno de este pas (personalizado en su presidente) en una carta enviada al peridico Pblico el da 31/03/2008: habla, en primer lugar, del sistema colonial y racista en el que una minora blanca tena la absoluta propiedad de las tierras como de un conjunto de propiedades rentables, supongo que lo mismo poda decirse de las plantaciones de algodn del EEUU sureo anterior a la emancipacin, a este argumento cabe objetar tambin la aparente incongruencia cuando se comenta que la expropiacin de las tierras de los blancos depauper an ms la economa, lo que no cuadra mucho con esa citada rentabilidad, que hubiera provocado una economa ms saludable, a no ser que esa riqueza estuviera concentrada en los pocos blancos dueos de la tierra y no revirtiera en un bienestar para el total de la poblacin; por otra parte, entiendo que no se cuestiona en ningn momento la moralidad o justicia (no legalidad, ese suele ser el argumento preferido de los dictadores, que hacen las leyes a su gusto) del reparto de la propiedad de las tierras, s al acaparamiento en unas pocas manos se le puede llamar reparto.

A continuacin hace hincapi en la descarada corrupcin y falta de transparencia en las ltimas elecciones, a pesar de lo cual parecen haber dado la victoria a la oposicin, creo que en este caso se demuestra la inmensa torpeza de Mugabe, que amaa unas elecciones para perderlas, lo cual sera bastante sorprendente; de todos modos, segn la perspectiva occidental, el gobierno actual lo tiene crudo: si publica unos resultados en los que haya ganado, ser acusado de corrupcin y pasar a ser candidato a una prxima intervencin democrtica desde el exterior, en otro caso, ser que ha perdido las elecciones, con lo que tampoco podr quedarse con el poder. En cuanto a las dudas sobre s aceptar o no ceder el poder, puede preguntar a los actuales gobiernos de EEUU o Mxico la mejor forma de hacerlo, tras recuentos cuando menos sospechosos.

No se plantea aqu ni la posible corrupcin, ni el probable autoritarismo del gobierno (lo de rgimen suele ser tambin un trmino empleado como excusa para invadir otros pases), se trata, ms bien, de aclarar los verdaderos motivos por los que se pone a Mugabe en el disparadero: su poltica nacionalista, equivocada o no, impide o dificulta el acceso de las multinacionales a sus recursos naturales, principalmente cromo, nquel, litio y oro. Esa razn se acerca ms a la verdad, pues es la que permite catalogar al gobierno de Zimbawe con el criterio occidental, es decir, si se trata de un gobierno manejable o no; no creo que a ningn pas imperial le moleste (antes bien, suele propiciar ese tipo de regmenes) el hecho de que exista una dictadura ms o menos encubierta en un determinado pas, tan slo se preocupan de que los que ocupan el poder sean favorables a sus intereses.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter