Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-04-2008

Entrevista al activista y defensor de DDHH, Brahim Noumria (I)
Ni el Gobierno de Marruecos, ni sus aliados podrn matar la voluntad del pueblo saharaui de existir con dignidad

M.L. Gonzlez
Rebelin


Brahim Noumria tena diez aos cuando el ejrcito marroqu invadi el Shara Occidental. Las atrocidades de aquella poca y las que han seguido ocurriendo a lo largo de 33 aos de ocupacin son la historia de su propia vida. La viveza con la que narra la barbarie sufrida por su pueblo no esconde ni por un momento la profunda conviccin en la victoria y la justicia con la que los saharauis afrontan su futuro.

El testimonio de Noumria en esta entrevista, de la que hoy publicamos una primera parte, da voz a los miles de muertos, a los desaparecidos, a los torturados, pero sobre todo a los que no desfallecen y tienen claro que rendirse es lo nico que no van a hacer nunca.

Si tuviramos que hacer una radiografa de la vida cotidiana de los saharauis en los territorios del Shara Occ. qu imagen se vera? cmo son los das en cualquiera de las ciudades ocupadas?

En primer lugar, quiero agradecer a todos aquellos que dan una oportunidad, aunque sea mnima, para romper el embargo meditico al que nos somete Marruecos desde los finales del ao 1975. Y deberan de saber todos, incluidos ustedes en Rebelin, que con estas ventanas abiertas al futuro estamos, entre todos, salvando un pueblo, una cultura y sobre todo una causa justa.

La imagen ha sido distinta a lo largo de los aos de ocupacin. Al principio, en Noviembre de 1975 cuando an el ejrcito espaol dominaba en las ciudades de su ya ex colonia, los soldados de Marruecos atacaban a los ciudadanos indefensos, destrua pueblos (y cito slo algunos Hagunia, Tefarite, Dchera, Amgala, Bir Anzaran, Laguera, El Argoub, Hauza, etc.), mataba los ganados y envenenaba los pozos de agua.

Al tiempo que todo el desierto del Sahara Occidental se converta en un infierno por los bombardeos de la aviacin marroqu, el ejercito espaol rodeaba con alambrada las calles de los barrios habitados por saharauis e impona en ellos el toque de queda a partir de las seis de la tarde.

Yo entonces tena diez aos y estas imgenes quedaron grabadas en mi mente desde entonces; an hoy estn ah.

Entre 1976 y 1991 las cosas empeoraron. Se cuentan por miles los hombres y mujeres, de todas las edades, que fueron detenidos y desaparecidos, confinados en las mazmorras que se repartan en distintas ciudades tanto de Marruecos como del Sahara Occidental. Aqu podemos hablar del cuartel Militar de Bir Anzaran, el cuartel del Bir en la playa de El Aaiun, el cuartel del grupo de intervencin rpida de Dahla, el cuartel de la Legion en El Aaiun, el cuartel militar en Smara, el cuartel militar de Lahchaycha en El Aaiun, el cuartel militar de Ifni, o los cuarteles militares de la aviacin de ciudades como Marrakech, Agdaz, Galaat Magouna, Skoura, Darb Moulay Ali Cherif. En este listado faltan las prisiones de Kunaytira y, especialmente terrible, la de Lamsayed en la cual fueron enterrados vivos decenas de saharauis en una fosa comn.

En resumen, la imagen en aquellos aos es la del genocidio perpetrado por Marruecos contra el pueblo saharaui en todos los sentidos.

La situacin econmica de los saharauis era extremadamente dura. Marruecos marginaba toda la poblacin saharaui para obligarles a formar parte del ejercito marroqu y, para conseguir este objetivo, convirti las ciudades en autnticos campos de concentracin. Las autoridades marroques vaciaron todos los pueblos y juntaron a sus habitantes en las cuatro ciudades mayores del Sahara Occidental (El Aaiun, Smara. Bujador y Dahla).

El paro afectaba al 95% de la poblacin, por lo que la escala de la pobreza alcanz una cifra muy elevada. Los funcionarios de toda la administracin eran colonos provenientes de las ciudades marroques, y desempeaban tambin el papel de policas para as controlar todos los movimientos de los saharauis.

La verdad es que resulta muy difcil describir lo que se vivi en esos aos en el Shara Occidental, pero, para que los que lean esta entrevista puedan hacerse una idea, contar como ejemplo lo que sucedi en la ciudad Smara, el 20 de julio de 1976.

Ese da las autoridades de Marruecos decidieron emprender una campaa contra el Polisario en esa ciudad. Entraron en las casas y detuvieron a centenares de mujeres y hombres, todos bajo la misma sospecha. Muchas de aquellas mujeres tenan hijos y tuvieron que dejarlos solos al ser arrastradas por los soldados marroques que se las llevaban presas. Slo una consigui llevarse al suyo; se llamaba Ghalia Ment Baba Uld Sidi Omar.

Los que tuvieron la suerte de no ser detenidos me contaron tiempo despus que, pasadas unas horas, y dado que los militares haban roto todas las puertas de las casas, los nios a los que les haban arrebatado a sus madres, salieron como cachorritos a la calle a llorar de hambre.

Tambin me contaron que el hijo de Ghalia empez a llorar en el cuartel donde estaban y que su madre intent darle de mamar, pero que no pudo porque un gendarme marroqu se lo quit de los brazos y lo mat, golpendolo contra el suelo y gritando: ESTA MUJER ESTA DANDO DE COMER A UN FUTURO POLISARIO!

De formas parecidas fueron asesinados muchos nios y tambin muchos hombres y mujeres.

Sin embargo, ni los marroques ni sus aliados han podido matar nunca la voluntad del pueblo saharaui de existir con dignidad.

Despus de 1991, tras el alto el fuego entre el Frente Polisario y Marruecos, y la llegada de la MINURSO, las desapariciones continuaron, pero en mucha menor proporcin, si se comparan con la etapa del 1976 al 1991 en la que muchos saharauis llegaron a estar 16 aos desaparecidos y an hoy unos 526 siguen estndolo.

En esta ltima etapa, de 1991 hasta 2005, la poblacin ha seguido aguantando la barbarie de Marruecos, convencidos de que el referndum de autodeterminacin podr solucionar todo el horror causado por la invasin. Centenares de saharauis han sido condenados en estos aos a penas de prision altsimas slo por sus ideas polticas a favor de la independencia del Sahara Occidental.

La ultima etapa es la que comenz en mayo de 2005, es la etapa de la llamada INTIFADA SAHARAUI. Desde ese ao las calles han estado tomadas por todos los cuerpos de seguridad (gendarmera, fuerzas auxiliares, Grupos de Intervencin Rpida (GIR), Grupos Urbanos de Seguridad (GUS) etc.), los colegios en los territorios ocupados y en el sur de Marruecos, donde la mayora de los habitantes son saharauis, han sido convertidos en cuarteles para los cuerpos represivos policiales, concretamente para los de intervencin rpida y las universidades marroques en las que estudian los saharauis son el blanco de constantes y brutales intervenciones.

Una muestra de tremenda violencia ejercida por los policas marroques est en el rostro de la estudiante Sultana Khaya, detenida en una de esas intervenciones universitarias y a la que, en un traslado desde la comisara de Marrakech, la sometieron a torturas tan brbaras que hicieron que perdiera un ojo.

Todas las manifestaciones pacificas en los territorios ocupados han sido reprimidas por los cuerpos de seguridad. El allanamiento de las casas de familias saharauis, la tortura y las violaciones son casi diarias, los juicios sumarios a los presos polticos, las humillaciones y las represalias contra los activistas de Derechos Humanos, y sobre todo contra los miembros del Comit de Defensa saharaui (CODESA) son casi una costumbre.

En los hospitales no se dan certificados mdicos tras las palizas de la polica por miedo a las acusaciones posteriores e, incluso, las ambulancias han sido usadas para torturar a los manifestantes que piden pacficamente la independencia.

Yo aconsejo visitar los territorios ocupados porque nunca lo que se dice es tan explcito como lo que uno puede ver por s mismo.

Qu es lo que le lleva a usted a implicarse en la creacin del Foro para la Verdad y la Justicia (Seccin Shara) en agosto del ao 2000? qu se esperaba o qu se pretenda lograr con este foro y cundo y por qu desaparece?

La creacin del Foro por la Verdad y Justicia (Casablanca 1999) fue hecha por un grupo de militantes marroques, ex vctimas de las violaciones de DDHH cometidas por el rgimen de Hassan II, con el objetivo de presionar al Gobierno de Marruecos para que mejoraran las condiciones de todas las vctimas de tales violaciones. Y es que el pueblo marroqu sufri casi lo mismo que el pueblo saharaui, por lo que el enemigo de ambos es el rgimen de Marruecos.

A partir de esa idea, los activistas saharauis pensamos en trasladar la experiencia a los territorios ocupados del Sahara Occidental, teniendo en cuenta, adems, que los miembros fundadores del Foro en su mayora eran militantes de la organizacin ILALAMAM (actualmente agrupados en el partido Va Democrtica), que defienden la autodeterminacin e independencia del pueblo saharaui.

Fundamos el Foro por la Verdad y Justicia Seccion Sahara en El Aain, en el ao 2000. Lo de Seccin Shara (y no Seccin Aain) hizo que Marruecos se tragara el cebo y nos diera la autorizacin para empezar a trabajar. Sin embargo, cuando se cre la seccin Francia y se preparaba la puesta en marcha de la Seccin Blgica, se dieron cuenta de lo que significaba que existiera una seccin Shara, esto es, que haba en ese nombre un reconocimiento implcito de un territorio distinto a Marruecos.

En 2001, slo un ao ms tarde de haber sido creado, los miembros de la Seccion Sahara pasaban de 800, mientras que en todo el Foro por la Verdad y Justicia, en sus 17 secciones marroques, eran 1700, es decir, que constituamos ms del 50 % de la organizacin.

Nuestras relaciones con las ONGs internacionales eran mejor que cualquier otra ONG en Marruecos. En nuestras convocatorias participaban centenares de saharauis y las campaas que lanzamos para liberar a presos polticos tuvieron tal efecto que Marruecos tuvo que ceder ante la presin internacional que conseguimos movilizar. mejores campaas para la liberacin de los presos politicos saharauis en poco tiempo Marruecos tuvo que liberarles por la presion internacional. En definitiva, El Foro por la Verdad y Justicia Seccion Sahara es lo mejor que se ha hecho en los territorios ocupados desde el primer ao de la invasin. Y sus militantes, que en su mayoria estan en el CODESA, merecen ser premiados por dicho trabajo.

Lo que se pretenda lograr, bsicamente, era poner fin al terror que implanto Marruecos en las mentes de los saharauis a lo largo de los 25 aos de la invasin, hacer ver a la gente que tenan derechos fundamentales reconocidos internacionalmente y violados por Marruecos, y que en el mundo actual ningn lugar es remoto ni est lejos, que todo puede saberse en cuestin de minutos en todo el planeta.

Pero, sobre todo, que existe un derecho fundamental, el de la autodeterminacin, que tambin debamos defender porque es el derecho fundamental de nuestra existencia colectiva. Ese Foro fue lo que nos permiti hacernos con un instrumento de lucha muy potente sin necesidad de llevar un arma de fuego.

Por esa razn, cuando Marruecos dio cuenta de esa potencialidad hizo todo lo posible para hacernos callar, pero no lo consigui. Los responsables marroques en el Foro de Casablanca fueron sometidos a todo tipo de presiones (algunos de ellos fueron comprados o les ofrecieron puestos en el Consejo Consultivo Real de Derechos Humanos) y aun as no pudieron pararnos. Luego nos toc a nosotros, nos trasladaron de ciudad o nos expulsaron de nuestros trabajos, sin conseguir que detuviramos nuestra labor, as que Rabat opt por cerrar la oficina del FVJ Seccion Sahara.

Pese a todo no se puede decir que el FVJ Seccion Sahara haya desaparecido. Muy al contrario, sigue en la lucha pero con nombre distinto, Comit de Defensa saharaui (CODESA), que est integrado por los principales dirigentes del Foro VJ Seccin Shara.

Ver tambin:

Entrevista al activista y defensor de DDHH, Brahim Noumria (II)
Los amigos del pueblo saharaui en el mundo no pueden someterse al silencio pretendido por Marruecos



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter