Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-04-2008

El disfraz judicial turco

Txente Rekondo
Rebelin


El escenario turco se nos vuelve a presentar inmerso en una nueva crisis. El proceso judicial iniciado para ilegalizar o no al gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) presenta una vez ms un falso debate en torno a la poltica de aqul pas. Muchas informaciones nos presentan esta situacin como un nuevo pulso entre las fuerzas laicistas del estado y los impulsores de un islamismo, representado por el AKP. Sin embargo este tipo de lecturas simplistas no hace sino disfrazar la compleja coyuntura turca.

La lucha por el poder entre los defensores del establishment (burocracia estatal, sectores polticos y sobre todo los militares) y el AKP, con el apoyo de sectores del capital turco temerosos de que la crisis traiga prdidas a sus intereses monetarios, es la clave de la reciente y sobresaltada historia poltica de Turqua. El deseo de los primeros para mantener sus privilegios les conduce a mantener una oposicin radical a los intentos reformistas auspiciados por el gobierno, de ah que aprovechen cualquier tema (la cuestin chipriota o kurda, el acceso a al UE, el velo o los programas militares) para maniobrar contra el AKP.

No se trata pues de una defensa del laicismo, pues a pesar de que oficialmente la religin ha sido apartada de los asuntos estatales, sta ha impregnado buena parte de la actividad estatal en las ltimas dcadas.

La historia se puede repetir y las fuerzas partidarias del status quo vuelven a intentar derrotar judicialmente a una fuerza poltica que cuenta con el respaldo de buena parte de la poblacin. Si en el pasado ya se han producido situaciones similares (ms de veinte partidos polticos prohibidos, en su mayora de carcter islamistas, kurdo o de izquierdas), en esta ocasin el apoyo popular que sustenta el gobierno del AKP es mucho ms elevado, y podra incrementarse en el futuro. Por otro lado, la reaccin internacional tambin sera diferente, y la pasividad del pasado no se repetira, de hecho, algunas voces ya han apuntado al coste que debera pagar Turqua (acceso a la UE, proyectos econmicos).

El precio poltico es ms que evidente, pero a determinados sectores tambin les preocupa el peaje econmico. De momento, la reciente crisis tendr consecuencias econmicas importantes a medio o largo plazo. La economa turca est expuesta a la influencia de los movimientos de capital internacionales y depende en buena medida del comercio y los acuerdos internacionales, cualquier recesin motivada por la crisis tendr severas consecuencias en el desarrollo econmico del pas.

El ltimo pretexto ha sido la legislacin promovida por el AKP en torno al uso del pauelo islmico en las universidades, lo que se presenta como "un atentado a la laicidad del estado turco". Si embargo esta medida ha sido promulgada en clave reformista y siempre guardando un interesado equilibrio. El permiso para portar el pauelo afecta a las estudiantes, pero no alas profesoras. Adems coincide con otra medida "reformista", como es la "reevaluacin" del Hadith (as tradiciones orales que relatan las palabras del profeta Mohammad), y que buscan un ainterpretacin ms moderna del Islam.

Las lites oligarcas parecen mostrar sus intenciones, y en esta ocasin le ha tocado el turno a la judicatura, un mecanismo "sagrado, incuestionable y no criticable" que est puesto al servicio de esa minora influyente que quiere seguir controlando los resortes del estado turco. Algunos analistas han definido a la actual situacin como "golpe burocrtico o juristocracia".

De todas formas este proceso ilegalizador no es el nico, ya que desde hace tres meses est abierto una solicitud similar contra otro partido parlamentario, el pro-kurdo Partido de la Sociedad Democrtica (DTP). Y ser probablemente la poblacin turca la que acabe pagando todava ms la nueva desestabilizacin turca, siendo ofrecida para el sacrificio poltico (ilegalizaciones) y militar (carta blanca a la represin militar).

Algunas formaciones turcas afirman por la boca pequea que "las urnas son las que deben castigar a los partidos polticos", pero al mismo tiempo no tienen ningn problema en aprovechar la coyuntura que se crea bajo el manto del furor ilegalizador.

En Turqua tambin estn circulando algunas teoras que aaden al pretexto kurdo e islamista algn apunte de tipo conspirativo. Las recientes detenciones de determinados miembros cualificados de la sociedad turca podran estar relacionadas con una investigacin gubernamental destinada a desmantelar la llamada trama "Gladio" turca, conocida como Ergenekon. Esta estructura nacida durante la Guerra Fra, y autora de buena parte de las muertes polticas sin esclarecer del pasado, tendra lazos muy fuertes con las fuerzas defensoras del status quo.

Al AKP se le plantean tres opciones, una reforma constitucional consensuad, pero que no cuenta con el respaldo suficiente; el cambio de artculos constitucionales (el 68 y 69) que frenaran en parte las medidas judiciales o dificultaran las mismas, y que sera llevado a una consulta popular; y finalmente, un adelanto electoral, haciendo coincidir las elecciones municipales del prximo ao (marzo 2009) con las legislativas.

El 2008 va a estar inmerso en un clima muy tenso, sin la estabilidad que demanda la sociedad turca. Estas actuaciones "golpistas" pueden tirar por tierra (tal vez lo que se pretende) la poltica del AKP, y al mismo tiempo "devastar los indicadores econmicos". Adems, el pas "deber hacer frente a importantes retos y presiones internacionales y las tensiones internas podran incrementarse", mientras que "el problema kurdo se complicara todava mucho ms".

Sin olvidar tampoco la influencia que una ilegalizacin del AKP tendra de cara al resto del mundo islmico. Tanto desde Occidente, como desde formaciones polticas islamistas, se observa con atencin la evolucin del AKP, al que algunas fuentes lo situaran en una especie de puente entre el Islam y la democracia, y la materializacin de una formulacin poltica de estilo "demcrata-islamista".

Las fuerzas del establishment kemalista seguirn utilizando todos los resortes, legales o conspirativos, que le quedan para frenar el cambio estructural que se puede presentar en Turqua. Si una intervencin militar parece descartarse de momento (no cuenta con el apoyo internacional necesario ni de las fuerzas empresariales del pas), los ataques contra los kurdos podra incrementarse (ataques militares, ilegalizacin del DTP, e incluso algunos pogromos), y ser de nuevo los chivos expiatorios de la crisis turca.

De materializarse los procesos contra el AKP y el DTP, nos encontraramos con las provincias del sudeste del estado turco (la mayor parte del norte kurdo ocupado por Turqua), donde el 90 por ciento de la poblacin habra apoyado a esas do formaciones, sin representacin. De ah que algunos analistas turcos sealen que "el sistema no se colapsar por ello, pero la situacin democrtica sera cuando menos precaria".

Las manobras recientes no son pues un mero movimiento legal, sino que esconde detrs importantes impulsos polticos. Por ello, esta nueva crisis se nos presenta bajo el manto de un disfraz judicial que intenta esconder los verdaderos intereses que la impulsan.

TXENTE REKONDO.- Gabinete Vasco de Anlisis Internacional (GAIN)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter