Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-04-2008

La OTAN quiere meter en cintura al planeta

Michel Muller
LHumanit

Traducido por Caty R.


La transformacin de la Alianza heredada de la Guerra Fra en una herramienta policial planetaria de Occidente ya est programada. Cinco generales se han encargado de concebir la organizacin de una forma nueva.

La cumbre de Bucarest debe constituir una piedra angular en la transformacin de la OTAN, acaba de declarar el Secretario General de la Alianza, Jaap de Hoop Scheffer. En este sentido, la Organizacin del Tratado del Atlntico Norte debe tener mayores capacidades operativas y nuevas relaciones polticas con el fin de convertirse en una proveedora de seguridad claramente ms eficaz en un mundo cada vez ms globalizado y peligroso.

No se podra definir mejor el papel de esta especie de brigada contra el crimen planetaria que se quiere dar actualmente a la OTAN, una funcin que estara justificada por una presunta nueva peligrosidad del mundo. Por otra parte, Jaap Scheffer destaca que la participacin en la Cumbre de veinticuatro dirigentes, jefes de Estados miembros y socios, demuestra claramente y mejor que todo el cambio de rol de la OTAN como instrumento poltico-militar flexible al servicio, no slo de sus miembros, sino tambin, ms ampliamente, de la comunidad internacional. Es lo mismo que dijo Nicolas Sarkozy en Londres cuando se refiri al carcter central de la OTAN.

El final de una alianza defensiva

Por lo tanto ya no se trata de una alianza defensiva al servicio de sus miembros, sino de una nueva estructura poltica militar destinada a asegurar la hegemona planetaria del mundo occidental cuyo centro ideolgico y dirigente es la potencia estadounidense.

La estrategia de seguridad nacional de Estados Unidos tiene como objetivo final acabar con la tirana en el mundo, se puede leer en la actualizacin del documento presidencial del mismo nombre fechado en marzo de 2006.

El pretexto de la peligrosidad tambin se utiliza all para legitimar la militarizacin de las relaciones internacionales: Estados Unidos se encuentra en los primeros aos de un largo combate similar al que nuestro pas tuvo que enfrentar en los primeros aos de la Guerra Fra porque, afirma, una nueva ideologa totalitaria amenaza actualmente, la perversidad de una religin arrogante. Cualquier invento vale para justificar el destino natural de Estados Unidos de salvar el mundo y, por lo tanto, controlarlo en su provecho.

El contenido concreto -la hoja de ruta, se podra decir- de esta doctrina de la hegemona occidental, se desarroll en un documento titulado Hacia una gran estrategia para un mundo inestable publicado a finales del ao pasado por cinco altos oficiales ex jefes de Estado Mayor y algunos ex comandantes de la OTAN: el general alemn Klaus Naumann, el estadounidense John Shalikashvili, el Lord britnico Inge, el almirante francs Jacques Lanxade y el general neerlands Henk van den Breemen.

La hegemona de una unin occidental

Diluyendo su retrica en una salsa de buenas intenciones la lucha por la libertad, los derechos humanos, el desarrollo sostenible y tambin el librecambismo- estos seores afirman, adems, que frente a un mundo de amenazas asimtricas y de incertidumbre (nuevo concepto que sustituye al de inseguridad), es necesario poner en marcha un enfoque estratgico combinado e integral que incluya capacidades militares y no militares. Y, en consecuencia, la OTAN es la estructura ms apropiada para constituir el centro de una futura arquitectura de seguridad, con tal de que se transforme completamente para responder a los retos actuales.

A medio plazo, se trata de desarrollar un nuevo concepto estratgico para la OTAN saltando por encima de la rivalidad entre el polo de defensa europeo y la Alianza y amplindola con un nmero mayor entre miembros y socios (de Europa del Este, asiticos y africanos especialmente). A largo plazo los autores preconizan el abandono del concepto de la cooperacin EEUU-Europa en favor de una alianza de las democracias que va desde Finlandia a Alaska. Para aplicar este proceso sera necesario instaurar un comit de direccin compuesto por la OTAN como tal, Estados Unidos y Europa. Una idea que ya fue mencionada por Nicolas Sarkozy, que coronaba el emporio con un G7, 8 13 gobernando el mundo.

Compartir los costes de la guerra

Para entender lo que esconde este proyecto es necesario ir a su autntica fuente: el Proyecto para un nuevo siglo estadounidense elaborado en 1997 por los idelogos que actualmente estn en el poder en Washington: En este final del siglo XX, Estados Unidos es la principal potencia mundial. Despus de conducir a Occidente a la victoria en la Guerra Fra, EEUU se enfrenta (al mismo tiempo) a una oportunidad y a un desafo. Por lo tanto es necesario que Estados Unidos est dotado de una fuerza militar slida y lista para enfrentarse a los retos, tanto presentes como futuros, de una poltica exterior que promueva audazmente los principios estadounidenses en el extranjero y un liderazgo nacional que asuma las responsabilidades planetarias.

En la euforia belicista que sigui al 11 de septiembre de 2001, la oligarqua en el poder en Washington crey que podra reunir a en torno a ella una extensa coalicin militar. Fue un fracaso y, como se ha comprobado, Estados Unidos lleva todo el peso -en crecimiento exponencial- de una guerra sin fin en Iraq y un conflicto sin esperanza en Afganistn. Y es aqu, con la complicidad de las dos potencias nuclear europeas, Francia y Gran Bretaa, donde la OTAN se convierte en un elemento central -como fuerza destinada a aliviar a Estados Unidos tanto econmicamente como por el suministro de carne de can- del dispositivo estadounidense.

La trivializacin del arma nuclear

Los dos nuevos pilares de la doctrina segn el libro blanco de los generales -basndose en la idea de la fortaleza occidental asediada- son el concepto de gestin proactiva de las crisis, es decir, ser el primero en atacar al posible agresor, y tambin ser el primero en utilizar el arma nuclear ltimo instrumento de una respuesta asimtrica. Su inmenso poder de destruccin no debe verse en trminos absolutos, sino en funcin de los daos que su utilizacin podr evitar: la eficaz y conocida tctica del canalla

Y para dar toda su eficacia a esta nueva estrategia, se trata de dejar a los militares del campo de batalla el poder de decisin no slo tctico, sino tambin estratgico. Los proyectos mencionados por el jefe del Estado francs, tanto el ofrecimiento del arma nuclear francesa a una presunta fuerza europea, como su exigencia de aumentar los presupuestos militares de los pases de la UE, entran ntegramente en el proceso tal como lo imaginan los cinco generales En cierto modo, Nicolas Sarkozy ofrece la independencia de la poltica exterior francesa como derecho de entrada en la corte de los pases vasallos de la hegemona estadounidense.

Texto original en francs:

http://www.humanite.fr/2008-04-02_International_L-OTAN-veut-mettre-au-pas-la-planete

Michel Muller es periodista del diario l'Humanit y colaborador del Observatorio de la Globalizacin en Francia.

Caty R. pertenece a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter