Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-04-2008

Ms all de la nostalgia del "New Deal"

Howard Zinn
The Nation


Resulta sorprendente que ningn candidato Demcrata a la presidencia haya apelado a la memoria del New Deal y a su inaudita serie de leyes a favor de los necesitados.

El New Deal fue tentativo, cauto; lo bastante atrevido para sacudir los pilares del sistema, pero no para substituirlos. Ayud a los grandes agricultores comerciales, pero no a los aparceros. Los ms pobres de los pobres fueron excluidos, sealadamente los negros. Como jornaleros, trabajadores inmigrados o empleados domsticos, no cumplan los criterios para acceder al seguro de desempleo, a un salario mnimo, a la seguridad social o a los subsidios agrarios.

Sin embargo, en el presente clima de guerra infinita y desapoderada codicia, apelar al legado de los aos 30 sera un enorme paso hacia adelante. Tal vez el impulso de un proyecto as podra llevar a la nacin a traspasar los lmites de las reformas de Franklin Delano Roosevelt [FDR], particularmente si hubiera un clamor popular que viniera a exigirlo. Un candidato que apuntara al New Deal como modelo de legislacin innovadora apelara a la enorme reputacin de que FDR y sus polticas gozan en este pas, una admiracin no igualada por ningn otro presidente desde Lincoln. Imagnense la respuesta del electorado ante un candidato Demcrata que se expresara as:

Nuestra nacin est en crisis, como lo estaba cuando Roosevelt tom posesin. En aquel tiempo, las gentes necesitaban desesperadamente ayuda, necesitaban empleo, necesitaban vivienda, proteccin para la vejez. Necesitaban saber que el gobierno estaba con y para ellos, no con y para las clases ricas. Y eso es lo que el pueblo norteamericano necesita hoy.

Yo har lo que hizo el New Deal, responder al fracaso del sistema de mercado. El New Deal puso a millones de personas a trabajar, a travs de la Works Progress Administration, en todo tipo de trabajos, desde la construccin de escuelas, hospitales y zonas de juegos y deportes, hasta la composicin de sinfonas, la pintura de murales y la interpretacin de piezas musicales, pasando por la reparacin de calles y puentes. Eso mismo podemos hacer hoy por los trabajadores vctimas del cierre de empresas, por los profesionales desplazados por una economa fallida, por las familias que precisan de dos y hasta de tres ingresos para sobrevivir, por los escritores y los msicos y los otros artistas que luchan por vivir con cierta seguridad.

El New Deal's Civilian Conservation Corps, en su momento culminante, lleg a emplear a 500.000 jvenes. Vivan en los campos, plantaron millones de rboles, ganaron millones de hectreas de tierra, construyeron 150.000 kilmetros de vas forestales, protegieron hbitat naturales, recuperaron las reservas pisccolas y proporcionaron ayuda de emergencia a poblaciones amenazadas por inundaciones.

Eso mismo podemos hacer hoy, trayendo a casa a nuestros soldados destinados en los frentes blicos o en las bases militares que tenemos en 130 pases. Reclutaremos a los jvenes, no para combatir, sino para limpiar nuestros lagos y nuestros ros, para construir vivienda para los necesitados, para hacer ms hermosas nuestras ciudades, para estar prontos a la ayuda en desastres como el del Katrina. Los militares necesitaba mucho tiempo para reclutar a hombres y mujeres jvenes para a guerra, y por buenas razones. No tendremos nosotros ese problema a la hora de alistar jvenes en tareas de construccin y no de destruccin.

Podemos aprender del programa de Seguridad Social y de la Carta de Derechos de los soldados, que fueron programas gubernamentales eficaces, capaces de hacer por los ancianos y por los veteranos de guerra lo que las empresas privadas no podan hacer. Podemos ir ms all del New Deal, extendiendo el principio de la seguridad social a la seguridad sanitaria, con un sistema de salud pblico totalmente gratuito. Podemos extender la Carta de Derechos del soldado veterano y convertirla en una Carta Civil de Derechos que ofrezca educacin superior pblica para todos.

Tendremos billones de dlares para pagar esos programas, si somos capaces de hacer dos cosas: si concentramos nuestra fiscalidad en el 1% ms rico de la poblacin, y no slo en sus ingresos, sino tambin en su patrimonio acumulado, y si disminuimos drsticamente nuestra ciclpea mquina militar, declarndonos una nacin pacfica.

No prestaremos atencin a quienes se quejen de que eso hipertrofia estatal. Hemos visto hipertrofia estatal orientada a la guerra y a los beneficios de los ricos. Nosotros nos serviremos de la intervencin gubernamental a gran escala para beneficiar al pueblo.

Qu refrescante sera, si un candidato presidencial nos recordara la experiencia del New Deal y se avilantara a desafiar a la elite empresarial, como hizo Roosevelt en vsperas de su reeleccin de 1936! Refirindose a unas clases ricas determinadas a derrotarlo, dijo a una gran multitud reunida en Madison Square Garden: Son unnimes en el odio que me profesan. Bienvenido sea ese odio! Creo yo que un candidato que mostrara hoy un arrojo semejante ganara de calle en las encuestas.

Las innovaciones del New Deal se nutrieron de exigencias militantes de cambio que arrastraron al pas cuando FDR comenz su presidencia; los grupos de aparceros; los consejos de desempleados; los millones de huelguistas en la Costa Oeste, en el Medio Oste y en el Sur; las irrupciones masivas de desesperados en busca de comida, de alojamiento, de puesto de trabajo: un torbellino que socavaba los fundamentos del capitalismo estadounidense. Necesitaremos una movilizacin ciudadana similar hoy para arrancar del control empresarial a quienquiera resulte elegido presidente. Para llegar a los niveles del New Deal, para rebasarlos. Es una idea, cuyo tiempo ha llegado.

Howard Zinn es coautor, junto con Anthony Arnove, de Voices of a People's History of the United States [Voces de en la historia del pueblo estadounidense]. Su libro ms reciente es A Power Governments Cannot Suppress [Un poder que los gobiernos no pueden suprimir].

Traduccin para www.sinpermiso.info: Roc F. Nyerro





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter