Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2008

El feudalismo agroindustrial pretende amordazar al Presidente
Evo Morales expres en Ivirgarzama verdades que el Dilogo Nacional no debe ocultar

Wilson Garca Mrida
Rebelin


No quieren autonoma, slo la usan para conspirar y para no perder sus privilegios de casta, fue una de las expresiones lanzadas por el presidente Evo Morales el pasado 5 de abril en Ivirgarzama, corazn del subtrpico cochabambino. El Presidente boliviano pronunci un discurso de aproximadamente dos horas desnudando sin pelos en la lengua los propsitos de una reducida lite agroindustrial que, atrincherada en el oriente del pas, ha desatado una ola de terror meditico y campal como prolegmeno de un referndum que busca imponer, de facto, la separacin del departamento de Santa Cruz mediante un Estatuto Autonmico anticonstitucional y golpista. Por ese discurso franco y transparente, la ultraderecha que le hace coro al separatismo antinacional conden a Evo Morales estigmatizndolo hipcritamente como enemigo del dilogo.

..

Mientras el presidente Morales asista el sbado a la multitudinaria concentracin campesina de Ivirgarzama denunciando la escalada balcanizadora que subyace en el referndum autonomista convocado por la Prefectura de Santa Cruz para el 4 de mayo, el empresario estadounidense Ronald Larsen, propietario de ms de 15.000 hectreas de tierra frtil en el municipio de San Julin, provincia Cordillera del departamento de Santa Cruz, organizaba grupos de choque paramilitares ligados a la tristemente clebre Unin Juvenil Cruceista, para impedir las labores de saneamiento de tierras que emprendan tcnicos del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) bajo la direccin del viceministro de Tierras Alejandro Almaraz.

Los latifundistas que acaparan ricas tierras agrcolas, forestales y ganaderas en el oriente boliviano que abarca, adems de Santa Cruz, los departamentos nortinos de Pando y Beni alienados bajo la hegemona feudal-agroindustrial en la llamada media luna junto con el departamento petrolero de Tarija en el Chaco sureo, estn comandados por el presidente del Comit Cvico Pro Santa Cruz, Branco Marinkovic, quien se apropi ilegalmente, gozando de favoritismos durante regmenes pasados, de casi 27.000 hectreas de un vasto territorio ancestral perteneciente al pueblo indgena guarayo, incluyendo una Laguna llamada Corazn, importante reservorio acufero en aquellas tierras despojadas por el empresario de origen croata y de fuertes nexos con el capitalismo chileno.

Los federalistas feudales

Al igual que el norteamericano Ronald Larsen, el croata Branco Marincovic enfrenta procesos judiciales impulsados por el viceministro Almaraz y la respuesta de estos acaparadores delictivos de tierras ante la justicia boliviana la da el Prefecto de Santa Cruz, el masn Rubn Costas, quien encabeza la escalada separatista y golpista forzando un referndum que busca imponer un Estatuto Autonmico de corte abruptamente federalista, con el fin, entre otros, de impedir el proceso de saneamiento de tierras que, acaparadas, no cumplen una real funcin econmica y social.

Si el sistema judicial no estuviera cuoteado y realmente se ejerciera justicia en el pas dijo Evo Morales en Ivirgarzama, todos estos separatistas que atentan contra la unidad de Bolivia seran juzgados e iran presos por lo que estn haciendo. El Presidente del pas advirti adems que el Estatuto Autonmico que Rubn Costas pretende imponer el 4 de mayo para proclamarse Gobernador de la Repblica de Santa Cruz, destruir el Poder Judicial boliviano ya que las sentencias de la Corte Superior del Distrito cruceo sern inapelables y pondrn fin a los pequeos propietarios de la tierra para favorecer a los grandes terratenientes.

El discurso de Evo Morales en Ivirgarzama describa una realidad incuestionable en la coyuntura boliviana y reflejaba fielmente el sentimiento de la mayora indgena y rural del pas que sufre cotidianamente los abusos de este latifundismo expoliador que, por si fuera poco, tiene en su poder el control de los alimentos imprescindibles de la canasta familiar cuyos precios suben exorbitantemente. Como es sabido, los nuevos seores feudales bolivianos son a la vez potentados agroindustriales que gracias a dineros lavados por el narcotrfico durante la dictadura del general Hugo Banzer en los aos setenta, controlan hoy estratgicamente la produccin de alimentos bsicos como el aceite, el azcar y la carne, monopolizando vastas extensiones de cultivos de soya y caa, adems de latifundios ganaderos, sobre territorios originarios de los pueblos indgenas chiquitanos, moxeos y guaranes entre otros.

Sin embargo, portavoces polticos del separatismo, como el jefe de Podemos y ex primer mandatario Jorge Tuto Quiroga Ramrez, criticaron el discurso de Ivirgarzama como inoportuno y provocador, acusando a Evo Morales de sabotear el dilogo va Iglesia Catlica que es invocado por el propio Presidente.

Evo hizo gala otra vez de su doble discurso, declar Quiroga, negndose a reconocer que la denuncia presidencial en Ivirgarzama debe ser precisamente un punto vital en la agenda del necesario Dilogo Nacional.

El terrorismo petrolero

A los seores feudales del separatismo oriental, se suman los operadores de las compaas petroleras trasnacionales que operan especialmente en el Chaco sureo de Tarija y Chuquisaca, en cuya primera lnea figura el propio Tuto Quiroga.

En la problemtica petrolera tambin est presente el asunto de la territorialidad indgena. El heroico Pueblo Guaran soporta hoy no solamente los regmenes laborales de esclavitud y cautiverio que le son impuestos por los patrones terratenientes, sino tambin un violento avasallamiento de las compaas petroleras como Repsol, Chaco, Andina y Transredes que se niegan a cumplir especificaciones de las Naciones Unidas para preservar y proteger los bosques tropicales que pertenecen por derecho ancestral a las comunidades indgenas. Fuentes de la Asamblea del Pueblo Guaran aseguran que estas compaas petroleras financian, junto con USAID y otras agencias siniestras de la Embajada norteamericana, grupos paramilitares de choque organizados en torno a la Unin Juvenil Cruceista, adems de campaas mediticas racistas y separatistas que agravan el clima de tensin social en la zona.

A tal extremo son maltratados los pueblos indgenas en reas de exploracin y explotacin petrolera, que una carta remitida en octubre del ao pasado por la Asamblea del Pueblo Guaran a la trasnacional Repsol, en su sede de Madrid, Espaa, exigiendo el cumplimiento de acuerdos internacionales de proteccin cultural y ambiental, no ha sido respondida hasta hoy debido a que Repsol no tiene un interlocutor vlido en Bolivia, es decir tiene una gerencia fantasma. Esta ilegalidad debera ser motivo suficiente para la reversin de las acciones y activos de Repsol a propiedad estatal-comunitaria.

Para colmo de males, la poltica oficial petrolera que impulsa el gobierno de Evo Morales tras el Decreto de Nacionalizacin dictado el 1 de mayo del 2006, est contaminada por una solapada infiltracin de agentes de las trasnacionales dentro el propio aparato gubernamental, segn denunci con pelos y seas el ex Superintendente de Hidrocarburos, Vctor Hugo Sainz, quien fue destituido por el propio Evo Morales en un acto de lealtad del Presidente de la Repblica para con su jefe de campaa electoral en Cochabamba, el estalinista Jorge Alvarado (hoy embajador en Caracas), a quien Sainz acus con pruebas en la mano de cometer turbios e ilegales negocios cuando aquel presida la renaciente Yacimientos Petrolferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Segn las nuevas denuncias de Sainz, el actual Ministro de Hidrocarburos, Carlos Villegas, viene prohijando acciones decisivas de operadores de las trasnacionales desde la actual administracin estatal, con una larga lista de enemigos del proceso que actan desde el propio aparato gubernamental: Tatiana Genuzio, Horacio Romanelli, Carlos Tamayo, Jenny Reyes, Germn Caldern, Mario Adrin, Hernn Pea, Gonzalo Castro, Joaqun Moscoso, Javier Guzmn, Leonor Caballero, Javier Vega, Susana Anaya, Jenny Medinacelli y Roger Uzquiano.

El caso de Horacio Romanelli es estremecedor: se trata de un ex funcionario de Transredes, ligado a los tecncratas que trabajaron con Snchez de Lozada, que a pesar de haber sido destituido de YPFB por instrucciones del propio presidente Evo Morales en el 2006, es hoy un funcionario jerrquico de la Superintendencia de Hidrocarburos responsable, bajo amparo de Villegas, de negociar la transferencia de acciones nada menos que con la propia Transredes, una de las trasnacionales petroleras que oprime y conculca los derechos del Pueblo Guaran.

Dilogo y autocrtica

Bolivia atraviesa las horas cruciales de su crisis libertaria. La Conferencia Episcopal presidida por el cardenal Julio Terrazas, tom la decisin tras reunin que celebr en Cochabamba el pasado fin de semana de gestionar un acercamiento entre los polos del conflicto, en aras de preservar la paz y la democracia; pero en funcin a ello, exhort el Cardenal, debe haber una predisposicin de honestidad.

En efecto, el punto de quiebre de esta coyuntura ser de naturaleza tica. Bolivia reclama de sus polticos, gobernantes y opositores, transparencia en sus actos que son de inters pblico, y en esa lnea parece enmarcarse el discurso de Evo Morales en Ivirgarzama. Sin embargo, existen puntos dbiles en la actual gestin gubernamental, como el caso de las denuncias de Sainz en el mbito petrolero, y uno de ellos tiene que ver precisamente con algunos contenidos cuestionables de la nueva Constitucin Poltica del Estado en ciernes, donde se inserta un proceso de autonoma tan federalista y separatista como la que propugna el feudalismo agroindustrial del oriente.

Los intelectuales autonomistas del gobierno del MAS, ligados muchos de ellos a ONGs financieras, proponen la instauracin de gobernaciones indgenas que se yuxtaponen a las alcaldas municipales creando una perspectiva conflictiva, por choque de competencias territoriales, entre las llamadas autonomas indgenas y las autonomas municipales (que en esencia son lo mismo). Los constituyentes masistas no han sabido resolver la disyuntiva entre el espacio macro-territorial y las mancomunidades locales, yuxtaponiendo aquellos escenarios en el contexto de las autonomas departamentales, que son esencialmente separatistas desde su diseo original impuesto por tericos norteamericanos.

La posibilidad de superar estas limitaciones conceptuales avanzando hacia un diseo mancomunitario de autonoma integradora mediante articulaciones interdepartamentales de tipo mega-regional, y la necesidad de introducir una reforma al proyecto de nueva Constitucin haciendo viable ese diseo autonmico de nuevo tipo, bajo una hegemona democrtica con predominio de la sociedad civil sobre la sociedad poltica, podra ser una llave para avanzar victoriosos en el Dilogo Nacional.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter