Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-04-2008

Uno o dos estados? Ninguno!
La cuestin del sionismo

Jonathan Cook
CounterPunch


El conflicto palestino-israel es uno de las ms difciles del mundo, y lo mismo se podra decir acerca de si su resolucin puede lograrse mejor con un solo estado que abarque a los dos pueblos o por una divisin de la tierra con dos estados separados, uno para los israeles y el otro para los palestinos.

El filsofo Michael Neumann ha dedicado dos artculos, uno en el ao 2007 y otro a principios de esta semana, para CounterPunch, con el fin de desacreditar la idea de un estado como poco prctica y, por tanto, no tenerla en consideracin. En respuesta, Kathy Christison ha lanzado una enrgica defensa, exponiendo claramente los meandros de la lgica Neumann.

Prefiero abordar el argumento central de Neumann: que al menos es posible imaginar un consenso detrs de dos estados, mientras que los israeles nunca aceptarn un Estado nico. Este argumento constituye el lema de los seguidores de la idea de dos estados, pintando a los partidarios de un solo estado como una multitud de soadores y perdedores.

Neumann escribe que la idea de que Israel debera admitir un solo estado es para rerse y que no existe oportunidad alguna para que los israeles acepten un estado nico que dara a los palestinos algo tan remoto como sus derechos.

Segn Neumann, a diferencia de la solucin de un estado, los medios para la realizacin de dos estados estn a nuestro alcance: la supresin del medio milln de colonos judos que viven en los territorios palestinos ocupados. Luego, Neumann escribe, "una solucin de dos Estados que dara a los palestinos un Estado soberano, porque eso es lo que significa la solucin de dos Estados. No significa un estado y otro no-estado; ningn palestino que proponga la solucin de dos Estados lo aceptar a menos que se asegure su soberana.

Hay algo sorprendentemente ingenuo acerca de su argumento de que, slo porque existe algo llamado solucin de dos Estados, tiene que dar lugar necesariamente a dos estados soberanos. Cules son los requisitos mnimos para calificar a un Estado como soberano, y quin lo decide?

Cierto, las mltiples soluciones de dos estados propuestas por Ariel Sharon, Ehud Olmert y George Bush, apoyadas por la mayor parte de la comunidad internacional, fallaran, segn el criterio de Neumann, ya que no se basan en la eliminacin de todos los colonos.

Pero una alternativa a la solucin de dos estados que requiere la retirada de Israel de las fronteras pre-1967 an no se podra admitir; por ejemplo, un ejrcito palestino - equipado y entrenado por Irn? Que se encargue de controlar las fronteras de Cisjordania y de Gaza. Contara esto? Y con qu probabilidad Neumann cree que Israel y los EE.UU. otorgaran ese tipo de soberana al Estado Palestino?

Neumann reiteradamente nos recuerda que aquellos que tienen el poder son los que dictan las soluciones. En cuyo caso podemos estar seguros de que cuando llegue el momento Israel y sus patrocinadores, los Estados Unidos, van a imponer su propia versin de la solucin de dos Estados y que sin duda se alejar del autntico artculo que Neumann defiende.

No importa. Dejemos de lado la lgica, por el momento, y volvamos al principal argumento: que la creacin de dos estados es de por s ms viable y prctica que el establecimiento de un solo estado. Sin embargo, aun con todas las pruebas disponibles, no es as como lo ven los actuales dirigentes de Israel.

El Primer Ministro Ehud Olmert ha expresado en varias intervenciones el temor de que la poblacin palestina que vive bajo control israel - tanto la que se encuentra en los territorios ocupados como la de dentro de Israel - llegue al punto que supere la poblacin juda, tal y como los demgrafos esperan; en los prximos aos, Israel ser comparada con la Sudfrica del Apartheid. En sus palabras, Israel se enfrenta a una inminente y poderosa "lucha de un hombre, un voto", siguiendo la lnea del movimiento contra el Apartheid. Segn Olmert, la lgica poltica se deriva inexorablemente hacia la creacin de un estado en Israel y Palestina. Este fue el sentimiento que dirigi a sus delegados en una reciente conferencia en Herzliya:

"Tuvimos miedo de que la realidad que estaba viviendo Israel, nos obligar a la creacin de un estado binacional. En 1948, la obstinada poltica de todos los rabes, el fanatismo anti-Israel junto con nuestra fortaleza y el liderazgo de David Ben Gurion nos salv de tal estado. Durante 60 aos, luchamos con valenta sin igual, a fin de evitar la realidad del bi-nacionalismo, y con el fin de asegurarnos de que Israel existe como Estado judo y democrtico con una slida mayora juda. Tenemos que actuar con este fin y entender que esta realidad binacional se est creando y en muy poco tiempo estar fuera de nuestro control".

Las energas de Olmert se estn consumiendo con la bsqueda de un programa poltico alternativo que se pueda vender al resto del mundo. Ese es el motivo por el que l, y antes el mismo Sharon, comenz hablando de un Estado Palestino. Sin embargo, nunca acept la solucin ideal de dos Estados la que Neumann quiere propuesta en el ao 2002. Luego, Arabia Saudita y el resto del mundo rabe prometieron a Israel paz a cambio de su retirada de las fronteras pre-1967. Reiteraron su oferta el ao pasado pero Israel ha hecho caso omiso de ellas.

En lugar de buscar una versin alternativa a los dos estados - la falsa solucin de dos estados esta se ha convertido en la oposicin por defecto de la poltica israel. Slo hace falta que Israel y los palestinos dividan la tierra, mientras que la ocupacin contina y la soberana de los judos sobre la Palestina histrica se mantiene, con el sello de la comunidad internacional. En otras palabras, la Gazificacin de Cisjordania.

Cuando Olmert advierte que sin dos estados "Israel est acabado", est pensando principalmente sobre la forma de detener el surgimiento de un Estado nico. Por lo tanto, si hacemos caso de Neumann, Olmert es un soador, porque teme que un estado nico no es slo una solucin no factible sino tambin que se encuentra peligrosamente cerca. Sharon, al parecer, sufri el mismo engao, debido a que el problema demogrfico fue el principal impulso para su retirada de Gaza.

O tal vez ambos han entendido mejor que Neumann qu se entiende por el estado judo y qu condiciones polticas son incompatibles con ste.

La divisin de la tierra, tal y como pide Neumann, de manera equitativa, sera el momento en que la lucha por parte de Israel para mantenerse como un estado judo entrara en su fase crtica y difcil. Esta es, precisamente, la razn por la que Israel ha bloqueado cualquier divisin de la tierra hasta el momento y tiene intencin de seguir hacindolo.

En el caso inimaginable de que Israel dividiera la tierra, un estado judo no sera capaz de vivir con las consecuencias de tal divisin por mucho tiempo. Finalmente, el mantenimiento de un estado tnico israel resultara insostenible: ambientalmente, demogrficamente y, en definitiva, fsicamente. La divisin de la tierra, simplemente, acelera la auto-destruccin inherente del estado judo.

Veamos slo algunas de las consecuencias para el estado judo de una verdadera solucin de dos estados.

En primer lugar, dentro del mismo reconocido Israel, la disminucin de sus fronteras provocara una inmediata y muy grave escasez de agua. Esto se debe a que en la devolucin de Cisjordania a los palestinos, Israel perdera el control de los grandes acuferos de montaa que son en la actualidad la mayor parte de su suministro de agua, no slo para Israel, sino tambin para los colonos judos que viven ilegalmente en los territorios ocupados. Israel ya no sera capaz de robar el agua, pero esperaran que se pueda negociar dentro de un mercado libre. Debido a la poltica del agua en Oriente Medio, esto no sera para nada sencillo.

Podemos entender el porqu examinando la situacin actual del agua. Por el momento, Israel se aprovecha de casi todos los desages de agua proporcionada por ros y acuferos dentro de Israel y en los territorios ocupados para el uso de su propia poblacin, permitiendo a cada palestino la mnima cantidad que necesita cada da, de acuerdo con la Organizacin Mundial de la Salud.

Este mes, la Autoridad del Agua de Israel, en una cruda advertencia, inform de que se ha contaminado con agua de mar la mayor parte de los acuferos costeros, que es la principal fuente de agua dulce de Israel dentro de las fronteras reconocidas.

Aunque se les permita a los palestinos una adecuada racin de agua de sus propios acuferos de la montaa que ayude a construir una economa moderna, no quedara suficiente para satisfacer la sed de Israel. Y esto sera antes de considerar la posibilidad del exceso de demanda sobre los recursos hdricos por parte de todos los palestinos que decidieran ejercer su derecho al retorno, no a sus hogares en Israel, pero s al nuevo estado palestino soberano. Adems, el soberano estado judo tendra todos los motivos para continuar sus polticas de judaizacin, tratando de atraer el mayor nmero de judos del resto del mundo como sea posible, con lo que an se recortaran ms los recursos de agua.

La insostenibilidad ambiental de dos estados que trataran de absorber gran parte de la poblacin producira inevitablemente una crisis del agua a nivel regional. Adems, en caso de que los judos de Israel, sensores de la escasez de agua, empezarn a ser un nmero importante, Israel tendra una razn an ms apremiante para localizar agua, por medios justos o injustos.

Cabe esperar que en un corto perodo de tiempo Israel, con el cuarto ejrcito ms poderoso del mundo, tratar de fabricar razones para la guerra contra sus vecinos ms dbiles, en particular los palestinos, pero, posiblemente, tambin con el Lbano, en un intento de robar su agua.

La escasez de agua, por supuesto, sera un problema para hacer frente en un Estado nico. Pero por lo menos en un estado habra mecanismos para reducir esas tensiones, para gestionar el crecimiento de la poblacin y el desarrollo econmico, y para dividir equitativamente los recursos hdricos.

En segundo lugar, con la ocupacin de mano de obra intensiva, gran parte del enorme ejrcito ciudadano del estado judo se convertira en supervit para defender sus necesidades. Adems de los enormes trastornos sociales y econmicos, el desmantelamiento del complejo militar del pas modificara fundamentalmente el papel de Israel en la regin, daara su relacin con la nica superpotencia mundial y cortara sus vnculos econmicos con los judos de la Dispora.

Israel no tendra por ms tiempo los laboratorios de los territorios ocupados para la realizacin de pruebas por parte de su equipo militar y sus estrategias para la batalla. Si Israel escogi luchar contra los palestinos, tendra que hacerlo con una guerra adecuada, aunque sea muy desigual entre ambas partes. Sin duda, los palestinos, como Hezbol, encontraran rpidamente patrocinadores para su brazo regional y as poder formar su ejrcito o las milicias.

La experiencia y la reputacin que Israel ha adquirido - por lo menos entre los militares de los EE.UU. - en hacer funcionar una ocupacin y la elaboracin de nuevos y sofisticados medios, supuestamente para controlar la "mente rabe", rpidamente se pierde, y con ella la utilidad de Israel por parte de los EE.UU para continuar gestionando la ocupacin en Irak. Adems, la alianza estratgica entre Israel y los EE.UU. para dividir el mundo rabe, a partir de la ocupacin y mediante la firma de tratados de paz con algunos estados, viviendo en un estado de guerra permanente con otros, se comenzara a deshacer.

Con la decadencia de las relaciones especiales entre Israel con Washington y la influencia de sus grupos de presin, as como la prdida de miles de millones de dlares anuales en subsidios, la Dispora juda comenzara a perder inters por Israel. Israel podra caer en el anonimato de Oriente Medio: otra Jordania. En tales circunstancias, se producira un gran xodo de los judos Asquenaz ms privilegiados, muchos de los cuales disponen de un segundo pasaporte.

En tercer lugar, el estado judo no sera tan judo como algunos podran pensar: actualmente uno de cada cinco israeles, no es judo si no que palestino. Partiendo de la visin de Neumann sobre los dos estados, si todos los colonos judos tuvieran que abandonar los territorios ocupados y regresar a Israel, qu pasara con todos los palestinos con ciudadana israel? Estos palestinos han sido ciudadanos de Israel durante seis dcadas y han vivido legalmente en la tierra que ha pertenecido a su familia durante muchas generaciones. Tambin estn creciendo en nmero a un ritmo ms rpido que la poblacin juda, la razn por la que se hace referencia popularmente en Israel como una "bomba demogrfica de relojera".

Segn la visin de Neumann de dos estados, 1,3 millones de ciudadanos seran expulsados por la fuerza de Israel, siendo una violacin del derecho internacional por un Estado democrtico en una escala sin precedentes en la era moderna, y un acto de limpieza tnica an mayor que la guerra de 1948 que origin Israel. La pregunta sera: por qu molestarse siquiera de la promocin de dos Estados si se tiene que lograr a partir de esas condiciones terribles?

Suponiendo que el nuevo Estado judo mantiene, tal y como hace Israel actualmente, la pretensin de ser democrtico, estos ciudadanos tendran derecho a continuar viviendo en sus tierras y ejercer sus derechos. Dentro de un estado judo que ha terminado oficialmente su conflicto con los palestinos, aumentara la demanda de los ciudadanos palestinos para la igualdad de derechos y el fin de su estatus de segunda clase.

Lo ms importante es que insistiran en recuperar dos derechos que desafan la misma base del estado judo: se esperar tener el derecho, respaldado por el derecho internacional, de poder casarse con palestinos de fuera de Israel y llevarlos a vivir con ellos y, el Derecho al Retorno de sus parientes exiliados sobre una base similar a la Ley del Retorno para los judos. El judasmo israel estara en juego, ms an de lo que est hoy, desde su minora palestina. Se puede suponer que los dirigentes de Israel reaccionaran con gran ferocidad para proteger el judasmo del estado.

An as, estos argumentos hacen viable la solucin de dos estados de Neumann respeto a la de un estado nico? Los dirigentes de Israel, continuaran su lucha feroz para proteger sus privilegios tnicos mediante la prevencin, como lo estn haciendo ahora, del surgimiento de un Estado nico? S, lo haran y lo harn. Mientras Israel contine siendo un estado tnico, se ver obligado a profundizar la ocupacin y la limpieza tnica que intensifique sus polticas de prevencin de la aparicin de una autntica poltica palestina influenciable - por las razones que cito ms arriba y por muchas ms que no he citado. En verdad, tanto la solucin de un estado como el verdadero acuerdo de dos estados son imposibles dada la determinacin de Israel de seguir siendo un estado judo.

El obstculo a la solucin no es la divisin de la tierra, pero s el sionismo, la ideologa de la supremaca tnica que es la actual ortodoxia en Israel. Mientras que Israel sea un estado sionista, sus lderes no permitirn ni un estado ni dos estados reales.

La solucin, por lo tanto, se reduce a encontrar la forma de cmo derrotar al sionismo. Resulta que la mejor manera puede ser enfrentndose a las ilusiones de los partidarios de dos Estados y explicarles por qu Israel est en permanente mala fe en la bsqueda de la paz. En otras palabras, si dejamos de distraernos a nosotros mismos con el Santo Grial de la solucin de dos estados, podramos canalizar nuestras energas en algo ms til: desacreditar a Israel como un estado judo y la ideologa del sionismo que defiende. La respetable fachada del sionismo podra derrumbarse.

Sin el sionismo, el obstculo para la creacin de uno o dos estados sera finalmente eliminado. Y si ese es el caso, entonces por qu no potenciar la bsqueda de la solucin ms justa que se adapte mejor a israeles y palestinos?


Jonathan Cook es escritor y periodista, basado en Nazaret, Israel. Su nuevo libro, Israel y el Choque de las Civilizaciones: Irak, Irn y el Plan para Rehacer Oriente Medio ha sido publicado por Pluto Press. Su pgina Web es www.jkcook.net. Este artculo ha sido publicado originalmente en (12/03/2008).

http://www.revistapueblos.org/spip.php?article845

Traducido para Pueblos por Mireia Gallardo



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter