Portada :: Colombia :: Dilogos del gobierno con el ELN
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-06-2004

Acercamientos Gobierno y ELN
Demasiadas interpretaciones

Hernando Lpez
Voz

La sorpresiva propuesta del presidente Uribe Vlez para establecer dilogos con el ELN, con asistencia del gobierno de Mxico, dio para todo tipo de interpretaciones.


Al terminar la Cumbre de Guadalajara (Mxico), hace menos de dos semanas, el presidente lvaro Uribe Vlez sorprendi al pas y al mundo con una propuesta al Comando Central del ELN para establecer dilogos de paz con la facilitacin del presidente mexicano Vicente Fox. Al parecer, la iniciativa para este viraje fue del Premio Nobel de Literatura Gabriel Garca Mrquez, quien siempre ha estado detrs de los acercamientos con los elenos desde el gobierno anterior.

Garca Mrquez contribuy a los contactos iniciales con el ELN durante el gobierno de Andrs Pastrana, que permitieron establecer los dilogos en La Habana (Cuba), mientras con las FARC-EP siempre se ha mostrado cerrado, sectario y hasta excluyente. Hace algunos meses, Yolanda Pulecio, madre de Ingrid Betancourt, acudi al destacado escritor para que interpusiera sus buenas relaciones ante el comandante Fidel Castro para lograr ayuda en el propsito del acuerdo humanitario con las FARC. Gabo, casi displicente, le respondi: "ninguna relacin tengo con las FARC y tampoco Fidel". As, de forma tajante, cerr cualquier posibilidad de ayudar en la liberacin de los retenidos.

Sin embargo, a juicio de algunos analistas consultados por VOZ, en esta ocasin la iniciativa de Garca Mrquez fue aceptada por Uribe Vlez, al menos por tres razones: porque le es til en la campaa reeleccionista; para legitimar el proceso con los paramilitares que contina enredado; y para aislar a las FARC-EP, al fin y al cabo el hueso ms duro de roer.

Uribe Vlez considera que ser fcil la negociacin con los elenos; al decir de algunos analistas del Establecimiento, el ELN est sumido en una dura crisis, "reconocida" por Antonio Garca, y no tiene alternativa: O pacta con el Gobierno Nacional de manera rpida o se deja absorber por las FARC. Es la manera superficial y acomodaticia de analizar la situacin del ELN. "Sin que pase por su mejor momento, dicen los analistas de izquierda consultados por VOZ, est lejos de considerarse derrotado y obligado a pactar la rendicin digna como ofrece el gobierno".

Los puntos sobre las es
Incluso no se sabe hasta qu punto ser til la mediacin o facilitacin de Fox, quien seguramente querr llevarse para Mxico la sede de los dilogos, porque lo que ste busca es el reencauche de su imagen, deteriorada por sus estrechos lazos con Bush y muy distante a soluciones polticas a conflictos como el colombiano.
La mejor demostracin de que el ELN no est considerando una entrega fcil como lo suponen los amigos del gobierno, fue la intervencin de Francisco Galn en el saln del Senado de la Repblica en el Foro sobre las Minas Antipersonales. En la lectura del mensaje del COCE est claro el contenido de lo que seran los preceptos para eventuales acuerdos humanitarios, como los que pretende el gobierno de Uribe, aunque de manera unilateral e impuestos a la guerrilla.

El ELN reclama la bilateralidad de los acuerdos y los compromisos mutuos, incluyendo la liberacin de los presos polticos y prisioneros de guerra. El cese de fuego propuesto es bilateral y temporal. En esas condiciones las cartas sobre la mesa quedaron expuestas de manera clara. El proceso de dilogo se podra dar pero sin expectativas exageradas y atendiendo realmente qu es lo que pretende el presidente Uribe Vlez. Si se trata de un marketing poltico para fortalecer el camino de la reeleccin o una real voluntad de paz. Esta ltima en duda, porque no hace el mismo gesto en direccin a las FARC-EP, para la cual no hay propuesta distinta que el "Plan Patriota" de diseo gringo y de agudizacin de la confrontacin armada.

En coincidencia con la presentacin de Pacho Galn en el Senado de la Repblica, una Corte del Estado de Columbia de los Estados Unidos le notific a Simn Trinidad una orden de captura con fines de extradicin. Es una maniobra yanqui y de presin a las FARC para lograr la libertad de los tres americanos retenidos, aunque en el fondo no dejan de ser palos atravesados en el camino de eventuales acercamientos y dilogos de paz (ver recuadro). Aunque el gobierno recibi con cautela la notificacin, es evidente que el imperio le est dando un mensaje claro a Uribe Vlez sobre quin es el que manda al fin de cuentas.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter