Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-04-2008

60 aos y da a da
Entre Betancourt y Tibet, buscando a Palestina

Liliana Cordova Kaczerginski
Rebelin

Traducido del francs para Rebelin por S. Segu



Para nosotros, militantes solidarios con Palestina desde hace decenios, los Festivales Betancourt-Tbet son como una bofetada tras otra: sentimos una indignacin infinita.

Una sola mujer, presentada como una nueva crucificada por los sicarios de las FARC (sic), ha conseguido movilizar decenas de miles de manifestantes. Una mujer valerosa, de ello no cabe duda; ni comunista, ni de extrema derecha, Ingrid Betancourt se ha comprometido contra la corrupcin y la violencia, y en favor de los derechos humanos en un pas como Colombia, infestado de paramilitares, con un gobierno (enfeudado al To Sam) que protege a los narco-paramilitares que asesinan cada da a sindicalistas y militantes sociales. Sin duda se trata de un compromiso irreprochable que corresponde adecuadamente a un determinado estado de opinin, harto de compromisos subversivos. Icono valiente que ha hecho salir a las calles a miles de personas, muchas ms que lo hicieron en favor de Patricia Troncoso durante su huelga de hambre de 100 das por el derecho a la tierra del pueblo mapuche, en Chile.

Pero se olvidan de indicar que el rgimen de Uribe no cuenta con los favores de los demcratas estadounidenses, los cuales, sin denunciar la ocupacin de Iraq, rechazan la firma de un tratado de libre comercio con Colombia a raz del genocidio de campesinos, sindicalistas y otros opositores populares.

Y China, detestable y criminal para con su propia poblacin huno, es un blanco fcil. La CIA y otros agentes (Reporteros sin Fronteras, pongamos) se hallan all, visibles o invisibles, y todos los intelectuales orgnicos estn en pie de guerra.

Pero los palestinos y Palestina, que desde hace ya 60 aos no dejan de curar y rumiar sus heridas, vctimas cotidianas de crmenes cotidianos perpetrados por un ocupante racista y represivo... Iraq, que cada da pierde un poco ms de su poblacin, su arquitectura, sus riquezas y sus instituciones... este bao de sangre es percibido por una opinin formateada por CNN, TF1 y Le Monde como algo sucio, pero legtimo. Siempre culpando a los verdaderos malvados: los islamistas, los comunistas, los antiimperialistas todos revueltos.

Los derechos humanos made in USA, establecidos para mejor controlar el mundo, estn en punto muerto en materia de racismo jurdico especfico de su propia casa (procedimientos judiciales y prisiones) y geogrfico (recordemos Nueva Orleans), hacia su poblacin afroamericana y otros daos colaterales: represin de los inmigrantes en su frontera meridional, control de los alimentos y su calidad pervertido por las multinacionales de las semillas; enfermos sacrificados por los laboratorios que fabrican medicamentos de punta para los ms ricos.

Para nosotros toda la tierra, dice el yanqui formateado;

Para nosotros la tierra de Palestina, dice el judo israel formateado;

Para nosotros el Tbet, dice el chino;

Para nosotros Colombia, dicen los uribistas.

Han colgado grandes banderolas del Golden Gate, en San Francisco, en homenaje al Tbet; en Pars los retratos de Ingrid estn en todas partes. Ustedes, palestinos, iraques, afganos, sindicalistas y campesinos colombianos, egipcios, Patricia Troncoso, enfermos sin poder de compra ustedes debern esperar su turno, de momento no tenemos tiempo para dedicarles: hay que darse prisa para llegar a la mani por Ingrid, para apagar la antorcha olmpica jugar al escondite con los polis por Tbet y el Dalai Lama.

Pero no yo.

Yo fui y sigo siendo una disidente, una resistente a la opresin que nos acecha, por la emancipacin, por una Palestina por fin liberada del colonialismo, por fin dessionizada.

Liliana Cordova Kaczerginsky, IJSN: International Jewish Solidarity Network

UNIPOMA; Universidad Popular Mariategui, Francia

S. Segu pertenece a los colectivos de Rebelin y Cubadebate. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, el traductor y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter