Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2008

Etanol para ir a donde?

Jos Honorio Martnez


Con la justificacin de enfrentar el calentamiento del planeta provocado por el derroche energtico en los estados industrializados, el gobierno de estadounidense viene promoviendo la iniciativa de los agrocarburantes. Esta iniciativa no contribuye en nada a mitigar el calentamiento del planeta, ya que los agrocarburantes generan tantas emisiones de CO2 como los combustibles fsiles, pero si abre un campo ilimitado de ganancias para las corporaciones automotrices y las agroindustrias alimentarias.
Entre los agrocarburantes impulsados se encuentran el etanol y el biodiesel. El etanol es un alcohol que se obtiene principalmente del maz y la caa de azcar, el biodiesel es un aceite que se puede obtener de muchos cultivos, siendo uno de los ms explotados el de la palma de aceite.
Este trabajo trata lo que viene aconteciendo con el impulso del etanol en Latinoamrica.

El proyecto

Por medio de la ley de poltica energtica de 2005, el gobierno estadounidense estableci la obligacin para las refineras norteamericanas de duplicar la cantidad de etanol mezclada en la gasolina para el ao 2012.
En enero de 2007, el gobierno puso la meta de producir 35 mil millones de galones de etanol en 2017[i]. La produccin mundial de etanol en el ao 2005 fue de 9.660 millones de galones participando Estados Unidos con 4.298 millones de galones[ii].
En Estados Unidos la produccin de etanol se hace principalmente a partir de maz. Una tonelada de maz produce 413 litros de etanol que equivalen a 109 galones. Para alcanzar la meta prevista en el ao 2017, se requiere de una produccin de 320 millones de toneladas de maz destinadas exclusivamente a la produccin de etanol. En 2006, Estados Unidos produjo 330 millones de toneladas de maz, sin embargo, slo 50 millones de toneladas se destinaron a la produccin de etanol. El resto se distribuyeron as: 155 millones de toneladas a forrajes, 55 millones de toneladas fueron exportadas, 50 millones de toneladas se guardaron en la reserva de granos y 26 millones de toneladas se procesaron como fructuosa- para consumo humano directo[iii].
Estados Unidos no podr cumplir la meta a menos que reste tierras a otros cultivos, que disponga del maz destinado para otros usos o que ampli en gran escala la frontera agrcola. Estas tres posibilidades son bastante remotas, lo que ha llevado al gobierno estadounidense a mirar con apetito las tierras latinoamericanas. Para producir la meta de los 35 mil millones de galones de etanol, Estados Unidos necesita unas 44 millones de hectreas.

Brasil a la vista

Brasil ha sido el primer pas considerado por el gobierno estadounidense para su empresa. Esta escogencia esta motivada es dos razones, una, que este pas cuenta con grandes extensiones de tierra disponibles, y dos, que viene produciendo etanol a partir de la caa de azcar desde la dcada del setenta con rendimientos superiores a los que se obtienen en Estados Unidos con el maz. La caa de azcar da 7.300 litros de etanol por hectrea con respecto a los 3.000 litros de etanol por hectrea que se obtienen con el maz.
Estados Unidos no cuenta con suelos potenciales para la siembra caa de azcar, este ha sido por vocacin agrolgica un cultivo de los suelos del trpico.
El gobierno estadounidense propuso al gobierno brasileo producir 29 mil millones de galones anuales para el mercado mundial de etanol bajo su control. En 2006, Brasil export a Estados Unidos 526,3 millones de galones de etanol.
El asesor del gobierno brasileo, Marco Aurelio Garca defiende una posible alianza diciendo que: Brasil tiene tecnologa y poco capital. Los Estados Unidos tienen mucho capital y un enorme inters estratgico en los biocombustibles. Una postura similar es defendida por el exministro de Agricultura de Brasil, Roberto Rodrigues, actualmente co-presidente del Consejo Interamericano de Etanol, creado en el 2006 a partir de un acuerdo con el Estado de Florida y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para promover el uso del etanol. Rodrguez junto con el Presidente del BID Lus Alberto Moreno y Jeb Bush, hermano del presidente Bush, encabezan la Comisin Interamericana de Etanol encargada de promover la Poltica Hemisfrica del Etanol del gobierno Bush.

En Brasil los cultivos destinados a la produccin de agrocombustibles ocupan una superficie similar a la extensin conjunta de los Pases Bajos, Blgica, Luxemburgo y Gran Bretaa. Son destinadas actualmente 6 millones de hectreas al cultivo de caa de azcar para producir etanol, un 60% de estas tierras esta en poder de 340 grandes refineras de etanol. All labora medio milln de trabajadores en condiciones similares a las de hace cuatro siglos[iv]. Los trabajadores son subcontratados y cosechan manualmente. Los contratistas les fijan topes de corte de 12 toneladas diarias, al proveerlos de lo necesario para su subsistencia los endeudan, y los mantienen hacinados en ranchos que no cuentan con dormitorios, baos ni cocinas. Cuando llega el momento de la paga muchos trabajadores, enfermos por las condiciones de trabajo, salen a deber a los contratistas. Hay trabajadores que comprometen a los hijos menores en el cumplimiento de los topes de corte fijados, y en cada zafra muchos trabajadores mueren debido a los accidentes en el corte o el transporte de la caa.
Para alcanzar los topes fijados, un trabajador debe laborar 10 a 12 horas por da. El salario mensual oscila entre 150 y 200 dlares. En la zafra de 2007, se cortar caa genticamente modificada. Es ms liviana y elimina ms agua por lo que se supone dar mayores ganancias a los empresarios. Pero los trabajadores tendrn que cortar tres veces ms para llegar a las 12 toneladas[v]. La produccin de un litro de etanol requiere tres a cinco litros de agua de riego y genera hasta 13 litros de aguas residuales.

Para alcanzar la meta sugerida por el gobierno estadounidense, Brasil tendra que destinar 30 millones de hectreas al cultivo de caa, y muchos semi-esclavos ms. Los pequeos propietarios estn forzados a deshacerse de sus tierras o subordinarse a las grandes refineras. Cientos de miles ya han sido desplazados por la configuracin de Repblica de la soya, un rea de ms de 50 millones de hectreas que incluye territorios del sur del Brasil, norte de Argentina, Paraguay y el este de Bolivia.

Predicar liberalismo, aplicar proteccionismo

En los Estados Unidos, la industria del etanol se ha afianzado gracias a la poltica agrcola proteccionista[vi]. Durante el ao 2005, los subsidios directos al maz llegaron a 8.900 millones de dlares[vii]. Adicionalmente, existen otros apoyos como crditos tributarios, donaciones y prstamos gubernamentales que estn incluidos en la legislacin energtica aprobada en 2005.
El crdito fiscal del gobierno federal para el etanol es de 51 centavos de dlar por galn, en los primeros 15 millones de galones sacados, los productores obtienen una reduccin tributaria adicional de 10 centavos de dlar por galn. Complementariamente existe la norma de combustible renovable que obliga a emplear el etanol mezclado con gasolina en los vehculos motores.
El Congreso estadounidense aumentar los prstamos a los productores de etanol de 200 millones de dlares a 2 mil millones.

El maz es la material prima principal en la generacin de agrocarburantes en Estados Unidos, esta decisin se ha debido a las influencias que ejercen las corporaciones agroalimentarias en las polticas de Estado. En especial, Archer Daniels Midland Company (ADM), que es el productor de etanol ms importante en el mercado. Entre 1980 y 1997, ADM recibi subsidios por diez billones de dlares. En 2006, ADM fue el principal productor de etanol produciendo ms de 1,070 millones de galones, cuatro veces ms que el segundo productor: Vera Sun Energy. Actualmente, ADM proyecta incrementar la produccin en un 47% para el 2009[viii].

La industria del derroche

El inters en el desarrollo del etanol lo tienen compaas como General Motors, Ford y Chrysler las cuales producen y comercializan los nuevos modelos de automviles a etanol-gasolina.

Estados Unidos con 7% de la poblacin mundial, consume el 51% de la energa del mundo, 35% en su territorio y ms del 16% en sus transnacionales dispersas por el planeta, y genera un 33,2% de las emisiones de CO2, a pesar de ello, el gobierno norteamericano rechaz aceptar el protocolo de Kyoto.
El sistema de transporte privado tiene una alta cuota de participacin en las emisiones generadas, sin embargo, la industria automotriz prosigue su carrera aprovechando los problemas medio ambientales para hacer nuevos negocios.

En Estados Unidos circulan ms de 250 millones de automviles. Incluyendo todos los vehculos motorizados terrestres son ms de 300 millones, ms de uno por habitante y un promedio de ms de tres por familia. Para sostener este estilo de vida, los norteamericanos consumen quinientos setenta millones de metros cbicos de gasolina al ao[ix].

En la sociedad norteamericana el carro es como una extensin de las personas, una pieza que encaja en el organismo social con una coherencia fsica y animista tan fuerte como para producir el caso de conductores que en sus testamentos piden ser enterrados en la misma fosa con su automvil. El automvil es centro cultural, en l se come y se va a cine, en l se copula y en l se muere. La vida entera transcurre en l. Hay familias que circulan perpetuamente en el mobil-home sin salir nunca de las autopistas[x].

En el ao 2005, el gobernador de Montana, Brian Schweitzer, refirindose al tema dijo: estn tratando de cambiar el modo de vivir del norteamericano, estara dispuesto a invertir como estado ms de 1.2 billones de dlares para convertir 120 billones de toneladas de carbn provenientes de las minas del este de Montana (en trminos lquidos un cuarto del tamao de todo el Medio Oriente) en 180 billones de combustible lquido, utilizando la patente de la compaa SASOL, en asociacin con las compaas Shell, BP, Exxon y General Electric.
Tales declaraciones no obedecen a un razonamiento de uso racional de la energa sino al clculo capitalista que renta en el derroche energtico.

En Estados Unidos, en la actualidad existen unos 6 millones de vehculos que pueden funcionar con diversas mezclas de etanol y gasolina o biodisel. Pero slo hay 1.100 surtidores de E85 y 1.000 de biodisel sobre un total de 170.000 estaciones de gasolina que existen. Para llenar el tanque de 25 galones de un vehculo deportivo con etanol se necesitan ms de 450 libras de maz, lo cual contiene suficientes caloras para alimentar a una persona durante un ao.
En la ltima reunin de Bush con los gerentes de General Motors, Ford y Chrysler fueron publicitados tres vehculos que funcionan con etanol-gasolina. El Chevrolet Impala de GM que usa E85 (una mezcla de 85 % de etanol y 15 % de gasolina); el Ford Edge serie Hy, que funciona tambin a hidrgeno, y el Jeep Gran Cherokee de DaimlerChrysler que se mueve con una mezcla de biodisel llamada B5[xi].

Actualmente, once de las doce mayores transnacionales del mundo se dedican a la fabricacin de automviles y de combustible para ellos o a la produccin de energa.
Cada ao se producen cerca de 80 millones de autos, pero el consumo es poco ms de 60 millones. La industria automotriz que es la causante principal del calentamiento global ha encontrado en la obligatoriedad de incorporar una mezcla de etanol en la gasolina, y en la transformacin de hecho de los automviles, una magnifica oportunidad para aumentar sus ganancias.

La industria del hambre

En el inters por el etanol convergen las transnacionales agroalimentarias. Muchas de estas lideran la produccin de cultivos transgnicos: Syngenta, Monsanto, Dupont, Dow, Bayer, BASF, y otras dominan el comercio mundial de cereales Cargill, Archer, Daniel Midland, Bunge.
Segn sus ingresos, en 2006 10 compaas controlan el 57% del mercado de semillas comerciales. Las tres compaas principales son Monsanto, Dupont y Syngenta que controlan el 39% del mercado. Monsanto tiene el 20% del mercado mundial de semillas comerciales.

El proceso de monopolizacin de la estructura productiva ha sido intensivo, incluso en los Estados Unidos, donde al final de la segunda guerra mundial haba 6 millones de familias de agricultores, hoy en da no llegan a 2 millones. Cada semana durante 50 aos, ms de 4 mil familias han quebrado debido a los monopolios. Cargill, ADM, Dreyfus y Bunge, han comprado y dividido el territorio para no competir entre s, de tal manera que en cada condado los agricultores slo encuentran un comprador que les impone precios bajos. Por otro lado, las mismas empresas han comprado casi todas las tiendas vendedoras de insumos y han hecho alianzas estratgicas con la industria biotecnolgica y agroqumica. Los precios de los insumos resultan demasiado altos y se imponen precios a las cosechas demasiado bajos[xii].

En la actual fase del proceso de acumulacin capitalista los alimentos dejan de ser un pilar econmico del proceso de acumulacin interno para convertirse en un factor poltico de dominio mundial. Con miras a fortalecer su dominio sobre las distintas naciones del mundo, los Estados Unidos destinan enormes cantidades de recursos para financiar la produccin agroindustrial. Segn Rosset, el precio interno del trigo en Estados Unidos est 40% por debajo del costo de produccin, y el del maz en un 20%. Estos precios dumping se imponen a nivel internacional y permiten la colocacin de los excedentes exportables del pas del norte. Con ello, quiebran la capacidad de competencia de los pases compradores e imponen una crisis estructural en ellos, en tanto, el precio se mantiene artificialmente bajo durante perodos prolongados[xiii].

En Estados Unidos, 70 % del maz que se produce ha sido modificado genticamente, en Mxico cerca del 90 % de las semillas mejoradas de maz son controladas por Cargill.
Las corporaciones agroalimentarias ya consideran a Brasil como la Arabia Saudita del etanol. Cevasa que es la mayor productora de caa de azcar en Brasil; fue comprada en un 63% por Cargill. Bunge disputa el control de la fbrica Vale do Rosrio, en Morro Agudo (SP). Noble Group anunci la compra de la fbrica Pertibru Paulista, en Sebastianpolis do Sul (SP). ADM abrir una fbrica de semillas en Rondonpolis (MS) y Dreyfus anunci la adquisicin de cinco fbricas del grupo Tavares de Melo, para convertirse en la segunda mayor productora de etanol del pas. Hasta el especulador George Soros adquiri una fbrica en Monte Alegre (MG).

Mientras que el hambre en Amrica Latina llega a 52 millones de personas, las grandes corporaciones, con ayuda de los estados, dedican miles de millones de dlares para la produccin de nuevos agrocarburantes.
En abril de 2007, el BID anunci inversiones por 3.000 millones de dlares para proyectos de agrocombustibles en Brasil, El Salvador, Republica Dominicana y Hait. Del 2004 al 2007, el capital invertido en agrocombustibles se ha incrementado ocho veces.

Expansin etlica

Los cultivos de caa para producir etanol se extienden en toda la regin. En El Salvador[xiv], el presidente Elas Saca anunci la siembra de 600.000 manzanas de caa de azcar, Ecuador planea expandir en 50,000 hectreas la produccin de caa de azcar, y habilitar 100,000 hectreas de bosque natural para plantaciones de aceite de palma.

En Argentina fue reglamentada la ley 26.093 en febrero de 2007, con la cual se crea un rgimen de desgravaciones e incentivos para la produccin de biocombustibles.
En Colombia, a partir de la Ley 693 de 2001 se fijaron subsidios a los ingenios azucareros que controlan la produccin de etanol[xv]. La ley 693 estipula que la gasolina colombiana deber tener 10% de etanol en 2009 y que en 20 aos deber alcanzar una proporcin del 25%.

Pure Biofuels Corporation anunci en junio de 2007 la construccin de su primera planta en el Puerto del Callao en Lima, con una capacidad 52.000 galones por ao y se espera que empiece a funcionar en el 2008. La compaa ha asegurado el arrendamiento a largo plazo de 60,000 hectreas de tierra, en el este del Per, las cuales se expandirn a 100.000 hectreas en los siguientes meses. Esta producir combustible de los cultivos de palma africana y esta situada junto a la refinera de Pampilla.

En Mxico, la fiebre del etanol lleg en el ao 2006, donde la empresa Destilmex, subsidiaria de Zucarmex -una de las principales productoras de azcar del pas y duea de cuatro ingenios-, inici la construccin de su primera planta de etanol en Navolato y planea la construccin de otras dos ms. La empresa proyecta la utilizacin de maz para la produccin de etanol. Para sus primeras dos plantas, Destilmex necesitar cerca de 600 mil toneladas de maz anuales, que le rendirn 75 millones de galones destinados a la exportacin a Estados Unidos[xvi].

En Bolivia, el gobierno promulg la Ley 3546 del 28 de noviembre del 2006 que tiene por objetivo la creacin de la Empresa Complejo Agroindustrial de San Buenaventura (declarando a dicho emprendimiento como de prioridad nacional) para la produccin de azcar, biocombustibles en base al etanol, alcohol anhidro y alcohol deshidratado, as como tambin la produccin de palma africana para la produccin de aceite y biodiesel, como fuentes de energa renovable y compatible dentro del marco de la produccin ecolgicamente sostenible[xvii].

En resumen

Lo que el gobierno estadounidense est imponiendo es una solucin al cambio climtico, sino un nuevo negocio capitalista. Que como la mayora de sus negocios, deja a su paso la devastacin de los trabajadores y del medio ambiente. En este caso, con el agravante que incrementa la hambruna ante el alza de los alimentos, y la escasez -artificiosa- de los mismos.

Llama la atencin que mientras se pregona el libre desarrollo de las fuerzas del mercado, sea a travs del apoyo del Estado como progrese la empresa del etanol, tanto es Estados Unidos como en Amrica Latina, es ostensible el rol que juegan los subsidios y prstamos del Estado para hacer rentable el negocio etlico.

Los Estados Unidos cuentan con numerosas posibilidades tecnolgicas -el uso de la energa elica y fotovoltaica, el desarrollo de programas de ahorro y eficiencia de energa, y la racionalizacin del sistema de transporte, privilegiando el transporte pblico- para enfrentar las demandas energticas, sin embargo, dichas opciones no arrojan tantas ganancias como la del etanol y el biodiesel.

La fiebre del etanol se inscribe entre las muchas fiebres que han consumido a los pueblos latinoamericanos. El etanol contina el ciclo abierto con el oro y la plata, el guano y el salitre, el caucho y tabaco, el azcar y el caf, el estao y el cobre, el petrleo y el carbn, es la prolongacin del modelo de explotacin y saqueo vigente por ms de quinientos aos. La diferencia de esta fiebre es que puede ser una fiebre terminal, ya que amenaza con la hambruna masiva y la deforestacin sin lmites.

En el afn compulsivo de ganancia convergen agroindustriales y latifundistas, corporaciones y gobiernos, que siguen fielmente la empresa de la desposesin de los pueblos.

[i] http://www.whitehouse.gov/stateoftheunion/2007/initiatives/energy.es.html [ii] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID=%7B9C29AA99-77ED-454B-87D2-D5A61C7418D5%7D&language=ES [iii] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID={60528C95-B655-494C-A9EC-8F35C690ACF2}&language=ES [iv] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID={CA526B4C-9821-4F14-A578-849267AADB70}&language=ES [v] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID={E289E76A-00C0-4235-9E4E-4C67FC9847D5}&language=ES [vi] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID=%7B9C29AA99-77ED-454B-87D2-D5A61C7418D5%7D&language=ES [vii] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID=%7B9C29AA99-77ED-454B-87D2-D5A61C7418D5%7D&language=ES [viii] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID=%7B9C29AA99-77ED-454B-87D2-D5A61C7418D5%7D&language=ES [ix] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID={989135E9-8B84-402F-B462-4C0459B05CB5}&language=ES [x] El planeta americano, Verd, Vicente, Anagrama Barcelona. P.139. [xi] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID={989135E9-8B84-402F-B462-4C0459B05CB5}&language=ES [xii] Rosset, Peter. Cmo confluyen las resistencias en Estados Unidos? en Rebelda No.10 agosto del 2003. [xiii] Rubio, Blanca, La fase agroalimentaria global en Amrica Latina. En Impactos del libre comercio, plaguicidas y transgnicos en la agricultura de Amrica Latina, Red de Accin sobre plaguicidas y alternativas en Mxico, Mxico 2003. P.34. [xiv] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID={AFCA59CE-859A-4A86-A140-BE2221E0C69F}&language=ES [xv] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID={C77DA895-21F5-4E5E-A9B0-382F81509604}&language=ES [xvi] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID={88B7314B-BEFA-450D-B202-9926A226E947}&language=ES [xvii] http://www.visionesalternativas.com/article.asp?ID={D4A1D8DA-AD63-4F2D-A8EF-9CA908A6C878}&language=ES


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter