Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-04-2008

Afganistn se sita en el centro del escenario

M. K. Bhadrakumar
Asia Times Online

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Tres o cuatro declaraciones aparentemente inconexas a lo largo de la pasada semana han bastado para que la guerra contra el terror en Afganistn adquiera nuevos matices y significados. El mircoles 16 de abril, el Presidente Mahmud Ahmadineyad declar, durante una visita a la ciudad santa de Qum, que los Estados Unidos invadieron Afganistn e Iraq sirvindose del pretexto del ataque terrorista del 11 de Septiembre.

Un da antes, el Ministro turco de Asuntos Exteriores, Ali Babacan, que se haba desplazado a Londres, expres pblicamente su escepticismo por la actuacin de la Organizacin del Tratado de la Alianza del Norte (OTAN) en la guerra afgana. Y advirti que la OTAN se la estaba jugando. El lunes, dirigindose a una audiencia de estudiantes en la Universidad Tsinghua en Pekn, el Presidente de Pakistn, Pervez Musharraf, inst a China y Rusia para que ayudaran a estabilizar Afganistn. No obstante, en un anlisis final, es la sensacional revelacin de antiguos dirigentes de la Alianza del Norte sobre sus actuales contactos con los talibanes, lo que hace que las directrices de combate utilizadas en la guerra afgana no tengan sentido alguno.

El monopolio de los Estados Unidos sobre la guerra afgana est empezando a ser objeto de serio desafo pblico. La intil administracin de George W Bush en Washington se enfrenta a una ardua tarea si es que quiere conseguir dominar las ecuaciones que a mltiples niveles estn surgiendo.

Mientras tanto, se plantean toda una serie de preguntas. Son esas declaraciones y posiciones pblicas en esencia ms prudentes y profilcticas que provocativas? Hay una autntica preocupacin en la regin de que EEUU sea sencillamente incapaz de seguir adelante con la guerra? O significa que hay indicios de un desafo concertado regional ante la misin estadounidense?

La declaracin de Ahmadineyad representa la primera vez que Tehern ha cuestionado abiertamente, ante los dirigentes del ms alto nivel, la razn de ser de la intervencin estadounidense en Afganistn. Sugiere que el terrorismo es el pretexto ms que la razn de la intervencin estadounidense. El dirigente iran sostiene que la intervencin estadounidense estuvo basada en la geopoltica. Considerando que Irn (bajo el anterior presidente Mohammed Jatami) facilit en 2001 apoyo logstico a la intervencin estadounidense en Afganistn, la declaracin del mircoles significa una reconsideracin importante de los hechos por parte de Tehern. Admadineyad ha absuelto implcitamente al rgimen talibn de cualquier papel en los ataques del 11-S contra Washington y Nueva York.

Las afirmaciones de Babacan, comparadas con la matizada declaracin iran, implican que se ha posicionado desde la perspectiva turca de ser una de las principales potencias de la OTAN. Babacan dijo en una entrevista con el peridico Telegraph de Londres, que la OTAN se est exponiendo al desastre al confiar demasiado en la fuerza para derrotar a los talibanes. Distanci a Ankara de la estrategia de la contrainsurgencia estadounidense subrayando que el cambio hacia un enfoque mucho ms militarista iba a ser contraproducente y que, en ltima instancia, iba a servir para socavar al gobierno afgano.

Babacan rechaz enrgicamente las crticas estadounidenses de que Turqua se haba negado a desplegar tropas en las agitadas regiones del sur y este de Afganistn. Insisti en la continuada lgica de la poltica turca hacia Afganistn, centrada en actividades de reconstruccin que tienen como objetivo ganar sus corazones y mentes [de los afganos]. De manera significativa, advirti que los afganos podran empezar a percibir a las fuerzas de seguridad de la OTAN como ocupantes y que la situacin sera muy complicada. Pero l, tambin, evit hacer crticas a los talibanes.

Es interesante ver que Babacan hizo esas matizaciones en una entrevista en la que subray la creciente alienacin de Turqua respecto a Europa. Tambin, el lunes, se celebr en Ankara otra ronda de consultas turco-iranes sobre cooperacin bilateral en seguridad regional, lo cual es bastante significativo.

Musharraf ha ido un paso ms all. Expres que confiaba en que la Organizacin para la Cooperacin de Sanghai (SCO, en sus siglas en ingls) pudiera jugar algn papel en la estabilizacin de Afganistn. Aadi: Si la SCO puede tambin jugar su baza, necesitaramos entonces asegurar que no se va a producir una confrontacin con la OTAN. La SCO est integrada por China, Rusia, Kazajstn, Kirguizistn, Tayikistn y Uzbekistn como miembros de pleno derecho, e Irn y Pakistn como observadores.

Musharraf es famoso por sus comentarios espontneos, pero el hecho de que hiciera esa declaracin en Pekn merece que se le preste atencin. Pakistn ha intentado convertirse en miembro de pleno derecho de la SCO. Los indicios sealan que Pekn est, en principio, apoyando la demanda pakistan. Hay informaciones recin aparecidas de que Washington est presionando para tener un papel ms intrusivo en el control de la seguridad del arsenal nuclear de Pakistn.

Musharraf ha endosado virtualmente un llamamiento del Presidente de Uzbekistn Islam Karimov en la reciente cumbre de la OTAN de Bucarest (2-4 abril), con objeto de que el formato Seis ms Dos del perodo de 1997-2001 (en el que los seis eran los pases que bordeaban Afganistn y los dos eran Rusia y EEUU), que haba intentado conseguir la reconciliacin inter-afgana entre los talibanes y sus oponentes, se ampliara a un nuevo formato de Seis ms Tres, que incluira ahora a la OTAN, junto con China, Kirguizistn, Tayikistn, Uzbekistn, Irn, Pakistn, Rusia y EEUU.

Mosc y Tashkent tienen una posicin coordinada a este respeto. Y Washington se encuentra en un dilema a la hora de responder a la oferta uzbeca de cooperacin con la OTAN, que implicara el abandono virtual de los planes de la Alianza de ampliarse a las antiguas repblicas soviticas de Ucrania y Georgia.

Sin embargo, el pasado lunes, en un rotundo discurso en la base de las fuerzas areas de Maxwell-Gunter en Montgomery, Alabama, totalmente dedicado a la estrategia estadounidense en Afganistn, la Secretaria de Estado estadounidense Condoleeza Rice invoc exactamente a los grandes iconos de la Guerra Fra: George Marshall, Harry S Truman, George Frost Kennan y Dean Acheson. Envi un contundente mensaje a Mosc de que la victoria de la OTAN en Afganistn no es slo esencial, sino alcanzable.

Rice puntualiz: Los sucesos en Afganistn harn avanzar nuestros intereses regionales ms amplios en aras a combatir el terrorismo violento, resistiendo la actuacin desestabilizadora de Irn y afianzando la libertad poltica y econmica en el Sureste y Centro de Asia. Y el xito en Afganistn es una prueba importante para la credibilidad de la OTAN.

Rice ignor framente la oferta ruso-uzbeca de cooperacin. Merece que se examine con toda atencin la declaracin de esta semana en Kabul de los altos dirigentes de la antigua Alianza del Norte (AN) en contra de anteriores actuaciones.

Los dirigentes de la AN disfrutan del apoyo de Rusia, de los estados de Asia Central, de Irn y, por extensin, de Turqua. Sayyed Agha Hussein Fazel Sancharaki, portavoz de esos grupos, que ahora estn bajo el paraguas del Frente Nacional Unido (FNU), revel a Associated Press que el anterior presidente afgano Burhanuddin Rabbani y el alto comandante de la AN de Panjshir, Mohammed Qasim Fahim (que desempea tambin actualmente el puesto de asesor de seguridad del Presidente Hamid Karzai) se han estado reuniendo con los talibanes y otros grupos de la oposicin (al parecer, el Hezb-i-Islami dirigido por Gulbuddin Hekmatyar) durante los ltimos meses en un intento de lograr la reconciliacin nacional. Afirm que en esos encuentros han participado personas importantes de los talibanes.

Efectivamente, Fahim (que fue jefe de inteligencia con el difunto Ahmad Shah Massoud) y Rabbani (que perteneci a la original los Siete de Peshawar, dirigentes muyahaidines que tuvieron su campo de accin en Pakistn en la dcada de 1980) tendran viejos vnculos con Hekmatyar y altos dirigentes talibanes como Jalaluddin Haqqani. Rabbani dijo a Associated Press que la guerra, que ya duraba seis aos, debera resolverse mediante negociaciones.

Estamos en el Frente Nacional y yo mismo creo, mediante negociaciones, se llegar a la solucin para el proceso poltico en Afganistn , dijo. Rabbani aadi que los lderes de la oposicin discutiran pronto y designaran probablemente un equipo formal de negociaciones para que iniciara conversaciones con los talibanes. Critic a Karzai por no intentar entablar el dilogo con los talibanes. Le dije a Karzai que cuando una persona empieza algo, tiene que acabarlo. En la cuestin de las negociaciones, no se debe dar un paso adelante y otro paso atrs. Esta labor debe proseguirse de forma organizada.

Es lgico que las potencias regionales especialmente Rusia, Uzbekistn e Irn- observen cuidadosamente el dilogo inter-afgano entre el Frente Nacional Unido y los talibanes. Al parecer, lo que impulsa ese dilogo es que la cumbre de la OTAN de Bucarest acab decidiendo el envo de slo pequeos incrementos de tropas, lo que pone interrogantes acerca de la viabilidad y perspectivas de las operaciones de la OTAN. Pero, es eso todo?

Puede esperarse que todas esas diversas tendencias continen, durante un cierto perodo, evolucionando a la vez hasta que algunas empiecen a aventajar a las otras. Parece que las geopolticas de la energa estn tomando la delantera con prontitud. El pasado viernes, Musharraf hizo alardes con el Presidente chino Hu Yintao del tpico de un gasoducto que conectar Irn y China a travs del territorio pakistan; Irn est presionando para entrar en la Organizacin para la Cooperacin de Shanghai; est a punto de formarse un cartel del gas en la sptima reunin ministerial de pases exportadores de gas que tendr lugar en el mes de junio en Mosc.

La National Offshore Oil Corporation de China ha confirmado que estn progresando las conversaciones para llegar a un acuerdo sobre el gas por valor de 16.000 millones de $USA en relacin al campo de gas de Pars, al norte de Irn, que le pisar los talones al acuerdo por 2.000 millones de $USA firmado en marzo entre la China Petroleum and Chemical Corporation e Irn, a fin de desarrollar el campo petrolfero iran de Yadavaran.

Un famoso experto, Igor Tomberg, del Instituto de Economa Mundial y Relaciones Internacionales de la Academia de Ciencias Rusa, escribi recientemente: Probablemente, Irn y Rusia no competirn la una contra la otra sino que ms bien unirn sus esfuerzos en el mercado del gas. El presidente iran ha sugerido ms de una vez a su colega ruso que sus pases deben coordinar sus polticas sobre el gas y posiblemente dividirse los mercados del gas. Adems, podran llegar a un acuerdo por el cual Rusia continuar suministrando gas a Europa, mientras que Irn exportar su gas a Oriente. Esto socavara los planes para diversificar los suministros hacia Europa, que dependen en grado sumo de los Estados Unidos.

Afganistn es un centro vital de los ricos recursos de Asia Central y Oriente Medio. Por utilizar las palabras del discurso de Rice Montgomery: Que nadie lo olvide, Afganistn es una misin prioritaria para los Estados Unidos, no una opcin a elegir.

M K Bhadrahumar ha servido como diplomtico de carrera en el Servicio Exterior de la India durante 29 aos, durante los cuales, entre otros, desempe los cargos de embajador en Uzbekistn (1995-1998) y Turqua (1998-2001).

Enlace con texto original en ingls:

http://www.atimes.com/atimes/South_Asia/JD19Df02.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter