Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-04-2008

Un regalo de cumpleaos para Mubarak

Sami Moubayed
Asia Times

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens



DAMASCO Los egipcios comenzaron a hablar urbanamente sobre un Egipto post Hosni Mubarak cuando su presidente sufri un intento de asesinato en Etiopa en 1995. Este evento, junto con otra tentativa mientras iba en camino a Port Said en 1999, record a los egipcios la intempestiva muerte de Anwar Sadat en 1981.

Ms recientemente, se desmay mientras haca un discurso en 2004. Mubarak cumple 80 en mayo. La gente tiende a detenerse y reflexionar a los 80 pensando en lo que hizo y lo que no hizo durante su vida. A menudo se obsesionan por cmo la historia los calificar. Eso podra valer especialmente para quien ha sido presidente de un pas como Egipto durante 26 aos quien vio de primera mano el asesinato de su predecesor en 1981.

No sabemos si Mubarak tuvo oportunidad de ver el drama televisivo King Farouk en 2007. Trat del ltimo rey de Egipto, mostrando como gradualmente la calle se volvi en su contra, por una variedad de razones (muchas de ellas econmicas) en julio de 1952. Incrdulo, Faruq observa como egipcios de a pie lo maldicen en la calle y desgarran su retrato repitiendo "Ya Farouk, ya Antiqa". Lo entristece la clera pblica y decide al caer la cortina no luchar para quedarse en el poder, abdicando con relativa facilidad a favor de su hijo infante, Ahmed Fuad II. Faruq lo comprendi que se haba equivocado a los 32 aos. Mubarak no lo ha logrado a los 80.

Oficialmente y en pblico, Mubarak se jacta de ciertos hechos que slo muestran un lado de la moneda egipcia. La economa ha crecido a una tasa de un 7% y la inversin extranjera asciende a 11.000 millones de dlares por ao. Esto, junto con la relativa estabilidad en Egipto, son logros por los que el lder egipcio debe ser recordado. Junto con Arabia Saud, Egipto sigue siendo un peso pesado rabe, 30 aos despus de firmar la paz con Israel, y sigue marchando por la delicada cuerda floja del nacionalismo rabe mientras recibe ayuda militar de EE.UU.

El comercio con EE.UU. asciende a 8.000 millones de dlares. Si Mubarak se saliera de su zona de confort y leyera lo que dice la prensa regional e internacional, sin embargo, se dara cuenta de lo preocupado que est el mundo por Egipto. Ms de un 53% de los egipcios estn bajo la edad de 24 y estn cualquier cosa menos contentos con el anciano lder egipcio. La salud del presidente, la clera hirviente en la calle egipcia, y las ltimas elecciones municipales y aldeanas que tuvieron lugar el 8 de abril en las que sus partidarios ganaron fcilmente, obteniendo ms de un 70% de los escaos.

Lo que hace que esas elecciones sean particularmente importantes es que segn la nueva ley electoral, 140 jefes de municipalidades tendrn que decidir en las prximas elecciones presidenciales, programadas para 2011. Durante las elecciones, hubo disturbios en una fbrica de tejidos estatal en la ciudad industrial de Mahallah al-Kobra, que resultaron en la muerte de dos trabajadores, en 100 heridos y el arresto de ms de 300.

Los trabajadores estn enfurecidos, temerosos por la inflacin, los aumentos de precios y la escasez de pan, afirmando que la privatizacin (propugnada por el gobierno egipcio) los har perder sus puestos de trabajo. Aunque el nico sindicado reconocido es la Federacin General de Sindicatos, dirigida por el Estado, muchos trabajadores son miembros de otros sindicatos ms pequeos que son poderosos en el mbito de las bases en Egipto.

Estos sindicatos organizados son muy influyentes ms a veces que la propia Hermandad Musulmana y no son favorables a Mubarak, para decir lo menos. La mayor preocupacin de Mubarak con razn es lo que la calle islmica har a Egipto una vez que se haya ido. Como el nacionalismo rabe y egipcio fracas en la tarea de asegurar la salvacin para los egipcios de a pie, el Islam poltico y la religiosidad se han introducido durante los ltimos 20 aos de gobierno de Mubarak.

Previamente, el Islam poltico era popular slo entre los pobres de las ciudades. Ahora ha infiltrado a la alta sociedad y es igualmente popular con los egipcios ricos. Aunque ilegalizada, la Hermandad Musulmana est bien cimentada en la base y manipula el aumento en el precio del pan, estrangula a cerca de 30 millones de egipcios. Para impedir un enfrentamiento y por temor de la furia tanto de la Hermandad como de los sindicatos, el gobierno sigue subvencionando los alimentos con 13.700 millones de dlares.

De Mubarak a Mubarak

Entre todos estos motivos de queja est la primordial preocupacin de que el nmero uno en la agenda del presidente no es el pan ni la Hermandad sino la sucesin de su hijo, Jamal, quien es vice-secretario general y presidente del comit poltico del gobernante Partido Nacional. Tambin ha sido incluido recientemente como miembro en el consejo supremo del partido de 50 miembros.

En 2000, cuando comenzaron a aparecer rumores de que era un presidente a la espera, Mubarak dijo: No creo los rumores, carecen de base. Por su parte, Jamal dio una entrevista al Financial Times, diciendo: No estoy obsesionado por esto y no me posiciono. Unas pocas semanas despus, en una feria del libro en El Cairo, agreg: Hablando francamente, el que yo llegue a ser presidente no es algo que est sobre la mesa, jams se me ha ocurrido, y no es un tema en la mente de mi padre.

La mayora de los egipcios, sin embargo, piensa de otra manera. La nueva ley electoral le permite presentarse en las elecciones de 2011 en las que, despus de una manipulacin, el gobernante Partido Nacional descalificar a todos los candidatos serios, produciendo una sucesin democrtica. Cualquier partido que desee presentar candidatos para las elecciones presidenciales de 2011 debe tener no menos de un 5% de representacin en el parlamento (cerca de 23 diputados). Eso sera fcil para el Partido Nacional, que ya ha comenzado a prepararse para las elecciones, programadas para dentro de menos de cinco meses.

EE.UU. y Mubarak

EE.UU. est preocupado por una serie de temas en Egipto. Los responsables en Washington estn divididos sobre cmo tratar a Egipto, un pas que ha recibido miles de millones de dlares en ayuda econmica y militar de EE.UU. desde 1979. Un argumento dice que Washington debera recortar su ayuda financiera a Mubarak a fin de presionarlo para que democratice.

Recientemente, el Congreso de EE.UU. trat de regular la ayuda a Egipto, afirmando que debera darse prioridad a la democratizacin y a la reforma educacional. Los egipcios rechazaron a secas cualquier dictado sobre los gastos, diciendo que esto puede ser discutido conjuntamente por Washington y El Cairo. Otros argumentan que sera como darle un tiro en el pie a EE.UU.

Despus de todo, ms democracia slo fortalecera a los islamistas, como lo hizo con Hamas (una rama de la Hermandad egipcia) en Palestina. Argumentan que el dinero que va a El Cairo no es gastado en extranjeros, sino que la mayor parte es utilizada para comprar armas y tecnologa de EE.UU. Los legisladores en EE.UU. afirman que un Egipto poco cooperativo podra causar una tragedia para los intereses estadounidenses en el mundo rabe.

Reconocen lo importante que ha sido Mubarak actuando como mediador, facilitador y negociador del proceso de paz de Oriente Prximo, entre los palestinos e Israel, y entre las dos facciones palestinas que estn a matar entre ellas, Hamas y Fatah. Comprenden que si Mubarak decide ser obstinado, puede obstaculizar el paso de barcos de EE.UU. por el Canal de Suez y detener toda la colaboracin de seguridad respecto a grupos islmicos como al Qaeda.

Mubarak se da cuenta de que estos son sus puntos fuertes, y los manipula brillantemente ante EE.UU. Quiere mantener su relacin con EE.UU., pero insiste en reformas polticas mnimas y muy cosmticas. Por mucho que algunos en EE.UU. quieran castigar a Mubarak por sus polticas, saben perfectamente que lo necesitan para proteger los intereses estadounidenses en la regin.

El presidente egipcio no est contento con la presin que recibe de EE.UU. En junio de 2006, por ejemplo, el gobierno paraliz las actividades del Instituto Internacional Republicano, un grupo de EE.UU. que promueve la democracia en Egipto, porque un miembro dio una entrevista a un peridico local diciendo que Egipto no estaba haciendo lo suficiente para generar un cambio democrtico serio.

El Informe por Pases sobre Derechos Humanos (2006) del Departamento de Estado de EE.UU. dijo que el historial de derechos humanos de Egipto sigue siendo pobre, y que continan los serios abusos en numerosas reas. En 2007, el Informe Internacional de Libertades Religiosas del Departamento de Estado critic al gobierno egipcio por prejuicios contra los coptos (cristianos). Haba slo seis cristianos en el parlamento de 454 escaos (cinco nombrados, uno elegido) y slo dos en el gobierno egipcio de 32 miembros.

Sealaron que no hay cristianos en puestos altos como ser alcaldes o comisionados de polica, y notaron discriminacin y persecucin de los 2.000 bah's y 200 judos del pas. Bajo una presin semejante y de muy malas ganas el gobierno egipcio decidi convertir la Navidad copta (6 de enero) en da festivo nacional en diciembre de 2003. La reforma al respecto, sin embargo, termin ah.

Los estadounidenses se haban mostrado crticos de Mubarak por ponerse del lado de su aliado africano, el presidente Ahmad al-Bashir de Sudn, afirmando que no se deba imponer sanciones a Jartum por la violencia en Darfur. Aunque Egipto apoya con soldados la fuerza de Mantenimiento de la Paz de Naciones Unidas y la Unin Africana en Darfur, se niega a condenar a la tribu rabe Yanyauid (respaldada por el gobierno sudans) e insiste en que la violencia en el lugar no puede ser descrita como genocidio.

Una fuente particular de tensin es el caso de Ayman Nour, ex miembro del parlamento que fue candidato contra Mubarak en la eleccin presidencial de 2005 (terminando en segundo lugar), que actualmente est en la crcel por falsificacin.

Numerosos egipcios y EE.UU. afirman que est encarcelado por su posicin poltica. En mayo pasado, el presidente George W Bush habl en la Conferencia sobre Democracia y Seguridad en Praga, saludando a Nour por su nombre y diciendo que es uno de muchos disidentes que no han podido sumarse a nosotros, porque estn injustamente encarcelados.

Personas informadas en Washington afirman que aunque est contento con los esfuerzos de Mubarak por la paz en Oriente Prximo, Bush est muy desilusionado por la falta de progreso en los antecedentes de derechos humanos de Egipto. Dejando en claro su posicin, el presidente de EE.UU. apoy que se diera a Israel 30.000 millones de dlares en ayuda militar de 2009 a 2018 (un aumento de un 25%) mientras que a Egipto se le otorg slo 13.000 millones para el mismo perodo de 10 aos.

Mubarak se queja de que esta ayuda no es benevolencia por parte de los estadounidenses; es cumplimiento de compromisos hechos con su predecesor, Anwar Sadat, durante los das del presidente Jimmy Carter. Cuando Egipto firm los Acuerdos de Paz de Camp David en 1978, fue expulsado de la Liga rabe (que haba co-fundado durante la Segunda Guerra Mundial) y fue totalmente aislado dentro del mundo rabe.

Posteriormente se arriesg por los estadounidenses una vez ms durante la liberacin de Kuwait en 1991 y despus de los ataques del 11 de septiembre de 2001, cuando comparti inteligencia sobre al Qaeda, y reprimi a islamistas egipcios. Y qu recibe a cambio? Espionaje israel en territorio egipcio, donde en 2007, un hombre fue acusado de robar documentos de la Agencia de Energa Atmica de Egipto y de pasarlos al Mossad, el servicio de inteligencia israel.

Los estadounidenses miraron para otro lado y hasta la fecha no han hecho nada por lograr que Israel cambie de actitud, a pesar del tratado de paz que une a los dos antiguos enemigos. Eso explica el motivo por el que medios dirigidos por el Estado en Egipto no se han mostrado demasiado entusiastas sobre la Conferencia de Paz de Annapolis del ao pasado, en EE.UU., afirmando que equivale a un fracaso porque no hubo una intencin seria en Washington de llevar la paz al mundo rabe.

Mientras Mubarak trabajaba a toda hora por mediar para lograr progreso en la paz palestino-israel, fue informado en diciembre de 2007 (justo despus de Annapolis) de que Israel quera construir 300 casas ms en el este de Jerusaln, cerca de Beln enviando ondas de choque por toda la calle palestina. Entonces criticaron a Egipto por no hacer lo suficiente por impedir el contrabando que tiene lugar en la frontera Gaza/Sina, que es controlada por Egipto.

Qu crceles quieren que mejoremos? pregunt un responsable egipcio. Son las mismas crceles en las que se mantuvo a Omar Abdul Rahman [el clrigo ciego que actualmente est en una prisin de EE.UU. por los atentados de 1993 en el World Trade Center] y a Ayman Zawahiri [el hombre que es la mano derecha de Osama Bin Laden]. En lugar de quejarse por la democracia en Egipto, los estadounidenses deberan enviar notas de agradecimiento ms grandes y ms claras a El Cairo.

Mubarak da a entender que si los estadounidenses no cambian de curso, podra volverse hacia la Unin Europea, cuyo comercio con Egipto ha aumentado en ms de un 5% en los ltimos aos, llegando a 11.500 millones de euros (18.200 millones de dlares).

Se da cuenta de que los estadounidenses entraran en pnico si se decidiera a obstruir el paso de barcos de la Armada por el canal, o si se echara atrs y contemplara la situacin en Palestina sin levantar un dedo para ayudar. La gran hermana Egipto como lo llaman los rabes, sigue siendo un mediador verosmil en las disputas entre rabes. Mubarak recientemente desair al gobierno de Bush al negarse a enviar tropas a Afganistn o Iraq, ni antes ni despus de ambas invasiones. Tambin podra acomodarse cmodamente frente a Irn. Slo la semana pasado, envi una invitacin a su homlogo iran, Mahmud Ahmadineyad, pidindole que visite Egipto.

Es posible que el presidente egipcio haya verdaderamente visto la serie del Rey Faruq, pero que no haya comprendido la moral del drama de televisin. El matrimonio en 1939 de la princesa Fawzia (hermana del rey Faruq) a la casa real de Tehern mostrado majestuosamente en la pantalla no debiera haber inspirado a Mubarak. Ms bien, debiera haber sido el ltimo episodio, en el que estudiantes y trabajadores en las calles en 1952 muy similares a las que vimos en Mahalla al-Kobra en 2008 llamaron al rey a renunciar. La supervivencia no depende de los estadounidenses. Tampoco depende de Irn o de la UE. Depende de la paciencia que puedan tener 76 millones de egipcios.

Mubarak debera volver a ver la serie Rey Faruq, y aprender de ella. Debera prestar atencin sobre todo al ltimo episodio, que muestra por qu y cmo cay en desgracia el ltimo rey de Egipto en 1952 a pesar del respaldo que tuvo tanto de EE.UU. como de Gran Bretaa. Alguien debiera enviarle una copia en DVD como regalo para su cumpleaos nmero 80.

----------

Sami Moubayed es un analista poltico sirio.

(Copyright 2008 Asia Times Online Ltd. All rights reserved

http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/JD19Ak02.html





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter