Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-04-2008

La poltica arqueolgica israel en Jerusaln Este
Excavando conflictos

Yigal Bronner y Neve Gordon
Counterpunch

Traducido para Rebelin por LB


"La arqueologa se ha convertido en un arma de desposesin", afirm recientemente el arquelogo israel Yonathan Mizrachi en una entrevista telefnica que nos concedi. Se refera al modo como la arqueologa est siendo utilizada en Silwan, un barrio palestino de la parte antigua de Jerusaln donde los israeles estn llevando a cabo excavaciones arqueolgicas en el marco de una campaa concertada para expulsar a los palestinos de su hogar ancestral.

Dicho esfuerzo est orquestado por una organizacin de colonos judos llamada Elad, acrnimo hebreo que significa "a la ciudad de David". Durante varios aos Elad ha utilizado mltiples frmulas para expulsar de sus hogares a los palestinos de Jerusaln Este y reemplazarlos por colonos judos. Al da de hoy existen en Silwan cerca de una docena de tales puestos de avanzada. Ms an, prcticamente todas las zonas verdes del abarrotado vecindario han sido transformadas en nuevos sitios arqueolgicos que han sido vallados y rodeados de vigilantes armados. En dos de esos nuevos sitios arqueolgicos los colonos judos ya han construido casas.

Aunque la balanza de poder se inclina claramente a favor de los colonos judos, los vecinos de Silwan han iniciado una campaa denominada "Ciudadanos por Silwan" dirigida a detener las excavaciones. Les secundan en su empeo varios acadmicos extranjeros de gran renombre y un puado de acadmicos israeles que tratan de ayudarles para que puedan permanecer en sus casas. Entre dichos colaboradores estn David A. Bell, decano de facultad y profesor de humanidades de la universidad John Hopkins; Judith Butler, profesora de retrica y literatura comparada de la universidad de Berkeley en California; Lorraine Daston, directora del Instituto de Historia de la Ciencia Marx Planck de Berlin; Natalie Zemon Davis, profesora emrita de historia de la universidad de Princeton; Rashid Khalidi, profesor de estudios rabes de la universidad de Columbia; Thomas W. Laqueur, profesor de Historia de la Universidad de Berkeley en California; Sheldon Pollock, profesor de snscrito y de estudios Indios de la universidad de Columbia; Marshall Sahlins, profesor emrito de antropologa y ciencias sociales de la universidad de Chicago; y Robert A. Schneider, profesor de historia de la universidad de Indiana en Bloomington y editor de The American Historical Review. Nos reunimos con David Shulman, profesor de Estudios Sudasiticos y con Yaron Ezrahi, profesor de Ciencias Polticas, ambos de la universidad Hebrea de Jerusaln, en su calidad de signatarios israeles. Se encuentran conspicuamente ausentes de la lista prominentes arquelogos israeles, muchos de los cuales dependen para su subsistencia de fondos procedentes de la Autoridad de Antigedades de Israel.

El barrio de Silwan est situado a tiro de piedra del Monte del Templo y de la mezquita de Al Aqsa, es decir, entre dos de los lugares ms sagrados y sensibles de Oriente Medio. Aunque el objetivo de la arqueologa es estudiar la historia de los pueblos excavando y analizando su cultura material, sus inscripciones y dems vestigios, a menudo ha sido puesta al servicio del nacionalismo. Por ejemplo, en Israel ha sido utilizada de forma caracterstica para subrayar el pasado judo y bblico del pas y diferenciar as el sionismo de otras empresas coloniales ms convencionales. A fin de cuentas el sionismo siempre se ha presentado a s mismo como un retorno a la patria juda original y no como una conquista de territorios extranjeros.

Segn el antiguo Testamento, el rey David proclam a Jerusaln como su capital pero posteriormente los judos fueron conquistados y expulsados de la ciudad. Hace cuatro dcadas Israel ocup Jerusaln Este durante la Guerra de los Seis Das y desde entonces los arquelogos israeles no han cesado de intentar (infructuosamente) obtener pruebas de la presencia del rey David en ese rea. Ocasionalmente han llegado incluso a abstenerse da documentar la arraigada presencia musulmana, que constituye el legado cultural de los habitantes palestinos. Y, en cualquier caso, el hecho de que ni una sola estructura musulmana haya sido preservada en todo el parque nacional que se ha creado en Silwan delata claramente esta estrategia de arrasamiento. Al concentrarse casi exclusivamente en desenterrar los restos del reino de Judea, ignorando los ulteriores 3.000 aos de historia, los arquelogos israeles han violado varias de las reglas ticas establecidas por el Congreso Arqueolgico Mundial. Entre ellas se encuentran el reconocimiento del legado cultural indgena, incluyendo sitios, lugares, objetos, artefactos, restos humanos, as como el estableciendo de "colaboraciones y relaciones equitativas entre arquelogos y poblaciones indgenas cuya herencia cultural aquellos investigan.

In 1998 la organizacin Elad recibi un espaldarazo decisivo cuando la Autoridad Israel de Proteccin de la Naturaleza y Parques Nacionales y el Ayuntamiento de Jerusaln contrataron los servicios de la organizacin de colonos como subcontratista encargado de gestionar La Ciudad de David, el parque nacional situado en Silwan. Posteriormente Elad, que recibi fondos gubernamentales y un permiso para realizar excavaciones arqueolgicas en el rea, subcontrat esos trabajos a una agencia estatal, la Autoridad Israel de Antigedades.

Revestida de la autoridad que le confieren diversos brazos del gobierno israel, la organizacin Elad aceler sus esfuerzos para judaizar Jerusaln Este. El grupo cabilde con xito para que el ayuntamiento decretara el derribo de 88 hogares palestinos con la intencin de construir un parque arqueolgico en el vecindario, un plan que ha sido momentneamente suspendido debido a la presin internacional.

Ms recientemente la Autoridad Israel de Antigedades comenz a excavar bajo los hogares de algunos vecinos de Silwan sin informales previamente. Temiendo que las excavaciones acabaran destruyendo los cimientos de sus viviendas los vecinos apelaron a la Corte Suprema Israel. La misma noche en la que dieron registro de entrada a su apelacin la polica israel asalt sus viviendas y arrest a cinco personas.

La Corte Suprema de Justicia israel dict una orden de suspensin contra la Autoridad de Antigedades forzando la interrupcin provisional de las excavaciones arqueolgicas ms recientes, pero no est excluido que el tribunal israel se pronuncie a favor de Elad cuando se vea el caso. Al fin y al cabo, en el pasado el Tribunal israel siempre se ha mostrado remiso a actuar en contra de Elad, negndose, por ejemplo, a expulsar a la organizacin de colonos del parque nacional an despus de haberse demostrado que el que el Estado se salt varios protocolos bsicos cuando le concedi inicialmente la autorizacin para gestionar el parque.

Los acadmicos que han acudido en auxilio de Silwan son conscientes de que los palestinos que all residen se han convertido en un smbolo de la lucha por el control de Jerusaln, una lucha que, dada la proximidad del barrio con respecto al Monte del templo y a la mezquita de Al Aqsa, podra fcilmente degenerar en algo ms que otro mero ciclo de violencia israelo-palestina hasta convertirse en una conflagracin que incendiara todo Oriente Medio.

David Shulman, el organizador de la campaa, envi una protesta a Benjamin Kedar, profesor de Historia en la Universidad hebrea de Jerusaln y presidente del comit directivo de la Autoridad Israel de Antigedades, a Shuka Dorfman, director general de la Autoridad Israel de Antigedades, y a Tzipi Livni, ministra israel de Asuntos Exteriores. Shulman y su campaa reclaman a las autoridades israeles que detengan las actividades de Elad y desposean a la organizacin de colonos ultra de toda autoridad para gestionar ninguna excavacin arqueolgica en el futuro. Ahora le toca a otros acadmicos de todo el mundo sumarse a su llamado.

Fuente: http://www.counterpunch.org/bronner04112008.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter